Archivo de la categoría: Cine y educación histórica

El cine como vehículo para comprender la historia

Historia del cine mexicano (1896-1929) de José María Sánchez García

José María Sánchez Garcia (Jaén, Andalucía, España, 1891?- México, D.F., 1959) es uno de los primeros periodistas de espectáculos que, en México, se especializan en la reseña cinematográfica y en el periodismo fílmico. Habiendo emigrado a la ciudad de México, se inicia como aprendiz de reportero hacia 1910; funda y dirige la revista taurina y de espectáculos Mefistófeles (1917-1919). En 1919, instalado en Los Ángeles, colabora para las publicaciones mexicanas Revista de Revistas, Zig Zag y El Universal Ilustrado y para la neoyorquina Cine Mundial. Regresa a México hacia 1937, justo en el despegue de la industria fílmica mexicana y, hasta su muerte, escribe para publicaciones nacionales dedicadas al cine y a los espectáculos (Mundo Cinematográfico, Novelas de la Pantalla, El Imparcial Cinematográfico, El Cine Gráfico, Cinema Repórter, El Exhibidor, Cine: Romances y Novelas y Cine Universal), así como para los diarios El Universal Gráfico y Novedades, y para los semanarios Hoy, Voz, Mañana y Siempre!, además de sus colaboraciones para el extranjero.

Historia del cine mexicano de Sánchez García
La Historia del cine mexicano, de 1896 a 1929, se edita por entregas semanales en la revista Cinema Repórter, entre 1951 y 1954, logrando un trabajo pionero: la primera aproximación sistemática a la historia primitiva del cine mexicano. La presente edición facsimilar de la Historia del cine mexicano permite poner al alcance del público en general y de los especialistas un trabajo de gran importancia que, con sus aciertos, hallazgos, errores y distorsiones es, durante décadas, la fuente casi única sobre ese pasado fílmico sepultado en el olvido con el nacimiento de la cinematografía sonora nacional. En la obra abundan las fotografías de personajes y de películas, recoge testimonios y correspondencia de veteranos, pioneros y sobrevivientes del período. Para la presente edición se prepara una introducción crítica que se complementa con índices de películas, de nombres, de imágenes e ilustraciones, de lugares, empresas y de salas de cine, que dotan a la obra de un valor adicional como material de consulta, además de su valor histórico e historiográfico intrínseco.
Federico Dávalos Orozco (México, D.F.). Maestro en ciencias de la comunicación y licenciado en sociología por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Profesor de asignatura de las materias Sociología del cine mexicano I y II en la misma Facultad. Entre otras obras, es autor de Albores del cine mexicano (1996); con Esperanza Vázquez Bernal escribe Filmografía general del cine mexicano (1906-1931) (1985) y Carlos Villatoro : pasajes en la vida de un hombre de cine (1999); dirige la redacción de Guía para la catalogación descriptiva de materiales audiovisuales (1993); es redactor e investigador para el Diccionario de directores del cine mexicano (Perla Ciuk, 2000) y para el Diccionario del cine iberoamericano: España, Portugal y América (2011). Ha publicado artículos de investigación en libros y revistas.

Está obra fue presentada por Federico Dávalos Orozco, Carlos Arturo Flores Villela y María del Carmen Carrara dentro del marco de las actividades pararelas que ofreció el pasado 29 Festival Internacional de Cine de Guadalajara.

Diplomado en Historia del Cine Mundial

 

La Cineteca Nacional, a través de su Departamento de Extensión Académica, convoca al Diplomado en Historia del Cine Mundial, mismo que busca enriquecer la cultura cinematográfica del público interesado para incentivar el análisis de la evolución del lenguaje cinematográfico a partir de fundamentos históricos y teóricos.

Fecha de inicio: 23 de junio.

Informes e inscripciones: Orianna Paz (opaz@cinetecanacional.net) y Liliana Santana (lsantana@cinetecanacional.net)

Tel: 4155 1238 Ext. 3264.

Diplomado Cineteca Historia del cine mundial, 2014

Conferencias magistrales en la Cineteca Nacional

La Cineteca Nacional presenta en colaboración con la Academia Mexicana de la Historia un ciclo de conferencias magistrales donde el hilo conductual será el séptimo arte y su relación con aspectos históricos. Las charlas se llevarán a cabo todos los miércoles de junio en la sala 4, Arcady Boytler a las 18:00 hrs. | ENTRADA LIBRE

Conferencias magistrales en la Cineteca Nacional, 2014
4 de junio:
Del cine mudo al cine sonoro
Impartida por el Dr. Aurelio de los Reyes
Película: Programa III: La revolución armada, exhibido en Pordenone, Italia.  A las 19:00 hrs. en la sala 1 habrá una función musicaliza en vivo por el pianista, José Serralde.

11 de junio:
La adolescencia
Impartida por María Paula Noval
Película: Voy a explotar (2008), de Gerardo Naranjo

18 de junio:
La cultura hispano-americana en películas norteamericanas, 1907-1920
Impartida por Alejandra Gómez Camacho.
Película: Ramona (1928), de Edwin Carewe.

25 de junio:
Transición del cine sonoro
Impartida por Eduardo de la Vega Alfaro.
Película: Águilas frente al sol (1932), de Antonio Moreno.

Aurelio de los Reyes da conferencia magistral en Zacatecas

Nota publicada en Express Zacatecas el 30 de mayo de 2014:

Presentó historiador imágenes reales de la Toma de Zacatecas

Aurelio de los Reyes dictó conferencia sobre la Revolución y el Cine, con la recuperación de los pioneros de la cinematografía documental

El destacado historiador Aurelio de los Reyes, doctorado en historia y literatura por la Universidad Autónoma de México (UNAM), realizó una amplia exposición sobre el tema de la Revolución y el Cine. Repasó el trabajo de los pioneros de la cinematografía documental, como fueron los hermanos Alva de quien mostró escenas breves pero verídicas de la Batalla de la Toma de Zacatecas.
El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, (Conaculta), el Gobierno del Estado de Zacatecas, el Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) “Ramón López Velarde”, a través de Cineteca Zacatecas, presentaron en la sala Antonio Aguilar tanto la conferencia magistral como un documental de corte histórico.
El evento estuvo coordinado por Héctor Ávila Ovalle, Guadalupe Dávalos, ambos de la Subdirección de Investigación y enseñanza del IZC, del subdirector del Centro Cultural Ciudadela del Arte, Manuel Meza.

Fotograma de la Batalla de la Toma de Zacatecas (Foto: Express Zacatecas)
Fotograma de la Batalla de la Toma de Zacatecas (Foto: Express Zacatecas)

Durante el desarrollo de la conferencia, el historiador mencionó los trabajos de los camarógrafos Enrique Rosas, Jesús Avitia, Guillermo Becerril y Antonio Ocañas, este último camarógrafo de Salvador Toscano, egresado de la Escuela de la Minería de la capital de la República.

El periodo que más interesa a este célebre historiador, es el que va del año 1900 a 1913, puesto que son los antecedentes de la revolución constitucionalista en la que se definen en la ciudad de Aguascalientes las leyes que nos rigen, donde se logró el reparto agrario y la creación de las nuevas instituciones, observó.

Mencionó el conferencista que el cinematógrafo fue un experimento científico registrado como tal por los hermanos Lumière, y quienes posteriormente hicieran de este invento un espectáculo, fue el propio pueblo.

Fue en la ciudad de México y en el interior de la República donde el propio Toscano había inaugurado algunos cines y la gente recibía las “actualidades” de un proceso revolucionario del cual era parte íntegra la cámara estática, que recogía las imágenes de las fiestas del centenario, de los paseos de Porfirio Díaz en Chapultepec.

Además de imágenes de la Decena trágica, de la muerte y funeral de Madero, entre otros sucesos, como la toma de posesión de Victoriano Huerta, el golpe de estado de Obregón a Carranza y toda la cronología de sucesos que tenían al país en una constante expectativa.

“El pueblo”, era protagonista de su propia historia, puesto que los personajes se podían ver así mismo en las “vistas” que los cineastas de la época pudieron captar.

La Revolución Mexicana fue la primera que se filmó a nivel mundial , enfatizó De los Reyes, los poderes fácticos de Porfirio Díaz, quien se dio cuenta del poder de propaganda del cine y los sucesos trágicos que derivaron en la Toma de Zacatecas y que fueron captados por aquellos camarógrafos y conservados en la Filmoteca de la UNAM.
Agregó, que en el año 2013, el material fílmico fue enviado a restaurar en la Global Studios de Canadá, donde gracias a un tratamiento especial se han podido proyectar en Fresnillo y en Zacatecas dentro de los festejos conmemorativos del Centenario de la Revolución.

El Dr. De los Reyes durante su conferencia. (Foto: Express Zacatecas)
El Dr. De los Reyes durante su conferencia. (Foto: Express Zacatecas)

El historiador dijo que el pueblo aguantaba las “peliculotas” de larga duración porque estaba inmerso en el proceso revolucionario. Los camarógrafos tenían un espíritu gremial, no de competencia, sino que todos se ayudaban entre sí, gracias a ello y a pesar de que se pueden contar muy pocos camarógrafos de esa época, es que se conserva cuantioso material cinematográfico de la Revolución.
Posterior a la conferencia se proyectó un documental con imágenes verídicas de la Toma de Zacatecas, del sepelio de Zapata, y del desfile de la Revolución, en que se puede apreciar un desfile de un ejército revolucionario disciplinado.

Señaló que este material cinematográfico, que ha sufrido mucho, se conserva gracias al ingeniero Salvador Toscano, a su hija Carmen Toscano, última quien donó su acervos a la Filmoteca de la UNAM, así como al trabajo de investigadores y editores que ahí laboran.

El Dr. Aurelio de los Reyes conmovido por la respuesta de los zacatecanos prometió regresar a la capital y exhibir para un público más numeroso de ser posible, dijo, con la Orquesta típica de la ciudad de Zacatecas, como fondo musical de las escenas del cine sonoro.

 

Cine e Historia

Cine e Historia

Andrés de Luna

El pasado acumula hechos y los convierte en crónica colectiva. Lo cierto es que el hombre requiere de esta trama, legado que lo traslada a tiempos remotos o que le da una noción de la historia inmediata. Para algunos estudiosos, el pasado se coloca alrededor del individuo para cargarlo de presagios y darle algunos fragmentos de verdad. Esto quiere decir que el hombre puede establecer un diálogo con el porvenir en el momento en que es capaz de comprender y anudar lo que constituye la enseñanza del pasado.

Ahora bien, el pasado, para tener una utilidad y salir de las sombras donde en ocasiones se le tiene resguardado, debe convertirse en un saber histórico cuyos fundamentos sirvan desde las primeras etapas educativas.

Narra la vida en México del emperador y su fusilamiento. Juárez y Maximiliano de Miguel Contreras Torres, México, 1933.
Narra la vida en México del emperador y su fusilamiento. Juárez y Maximiliano de Miguel Contreras Torres, México, 1933.

El pasado es una noción que puede tener multitud de matices. Uno de ellos es la idea legendaria, que confunde y llega a forjar visiones equívocas sobre hechos que tuvieron otra realidad. Para nadie es secreto que se ha hecho un uso abusivo del pasado, por ello es indispensable hacer de la historia un punto esencial y dinámico que permita leer con mayor exactitud los hechos sustanciales que han conformado un país como el nuestro.

Debe dejarse de lado la idea de una historia oficial y otra historia crítica, más aún cuando los estudios actuales son clave para tener una óptica de mayor apertura, en donde cada periodo histórico comporta una manera de describirlo y analizarlo. Esto incluso para estudiantes de niveles iniciales, con más razón para aquellos que han ingresado a la educación secundaria. Resulta caduco hacer del pasado una sucesión de fechas y datos, que son un lastre capaz de impedir el flujo y el reflujo de una historia que debe ser materia viva, en donde caben y circulan un núcleo de ideas, incluso algunas contradicciones.

Melodrama ambientado en los tiempos de Maximiliano y los grupos juaristas. Sentencia de Emilio Gómez Muriel, México, 1949.
Melodrama ambientado en los tiempos de Maximiliano y los grupos juaristas. Sentencia de Emilio Gómez Muriel, México, 1949.

El estudiante poco a poco compone y recompone las imágenes de una historia en donde él está involucrado, en ocasiones de manera directa cuando se trata del saber histórico nacional, y como individuo ligado a las civilizaciones antiguas y al devenir moderno.

Además, el historiador de hoy cuenta con un inmenso archivo, forjado a lo largo de siglos de luchas y combates, de cambios sustanciales que constituyen hitos. Los maestros deben considerar que la historia es importantísima para trazar un marco de referencia, una ubicación en la cronología del mundo y del país.

En estos días contamos con una gran afluencia de datos, libros de toda índole y una serie de fuentes que hacen visible lo que antes parecía oculto entre las telarañas del pasado. En estos tiempos de computadoras e internet, de grandes bibliotecas y de métodos y sistematizaciones, lo que le queda al profesor es encontrar las vertientes que le permitan transitar por la historia con las herramientas necesarias para construir una mirada lúcida que además tenga interés para él y los educandos.

Los primeros años de Benito Juárez y los acontecimientos sociales en su natal Oaxaca. El joven Juárez de Emilio Gómez Muriel, México, 1954.
Los primeros años de Benito Juárez y los acontecimientos sociales en su natal Oaxaca. El joven Juárez de Emilio Gómez Muriel, México, 1954.

El historiador de nuestros días cuenta con técnicas auxiliares que le permiten establecer un contexto. Luigi Pirandello, dramaturgo italiano, encontraba que “un hecho es como un saco: sólo se sostiene si metemos algo dentro”. Así, la historia ha adquirido una definición apropiada en la medida en que somos capaces de explicar las continuidades, los cambios y las rupturas sociales que se suscitan a lo largo del tiempo. Esto constituirá un elemento que permita avanzar en el conocimiento histórico. Nunca debe perderse de vista que los hechos están sustentados en los líderes, los jefes, los jerarcas, pero sobre todo están los pueblos que han contribuido con sus esfuerzos y sus luchas para conseguir la expulsión de los conquistadores, la independencia y el establecimiento de una determinada ideología.

Por otro lado, una historia fácil, cómoda, sólo vería los nombres fundamentales sin detenerse a razonar en la masa que apoya, combate, hace uso de la suma de sus fuerzas y se coloca en el punto esencial de los hechos. Esto habla de una historia social. El estudiante debe tener claro que las nociones que se le explican y que se apoyan en los libros de texto son una parte de la gran aventura humana que significa cada periodo, sólo de esa forma entenderá que aún es difícil entender en términos cabales lo que ocurrió en las guerras chichimecas o lo que eran las ideas independentistas. Estamos involucrados en un proceso en el cual los profesores seleccionan datos, pues pocas veces tendremos la vastedad de información que nos permita hacer una descripción pormenorizada de los hechos. Eso sería impensable, sobre todo si se ubica que los acontecimientos siempre reportan una complejidad que sobrepasa al estudiante de educación primaria o al de secundaria. Lo que hace el maestro en estos niveles es entregar una síntesis que rompe el silencio sobre tal o cual periodo; esto hace que el estudiante quede listo para una información de mayores alcances en el momento en que logre interpretar y observar con detenimiento aquello que llega de una selección de datos, que se incrementará al pasado de los niveles educativos.

Escenarios y costumbres de la región maya y su colonización. La noche de los mayas de Cirano Urueta, México, 1939.
Escenarios y costumbres de la región maya y su colonización. La noche de los mayas de Chano Urueta, México, 1939.

Más que nunca, la historia debe elevarse por encima de las generalizaciones y mistificaciones del pasado; lo principal es crear una conciencia histórica, un motivo que logre ir de tiempos remotos al presente. Este viaje es siempre riesgoso y supone una claridad en el manejo de las informaciones. Es obvio que el libro de texto debe contener todas las llaves que permitan abrir la puerta y atisbar lo que es historia y sociedad, sin descuidar otros aspectos en torno al pasado.

Otro momento importante en el aspecto educativo es el uso de las imágenes fílmicas. Es importante mencionar que la recreación histórica es compleja y supone una actitud rigurosa. Baste relatar una anécdota en la historia de la pintura: Albrecht Altdorfer, un artista del Renacimiento alemán que viviera en la ciudad de Ratisbona, fue encomendado en 1528 por las autoridades de la zona del Rhin, para ejecutar el lienzo La batalla de Iso, en donde Alejandro el Magno derrota al monarca persa Darío III. Para preparar al pintor se le entregaron varios volúmenes con los textos de los historiadores romanos, ahí estaban las obras de Lucano entre otros. Disciplinado, el hombre leyó durante semanas este material. Luego se dio a la tarea de realizar el cuadro. El resultado es espectacular y la antigua pinacoteca de Munich lo tiene en su poder. Nada más habría que advertir algo: el combate se libró en el Medio Oriente y el artista se sitúa en un paisaje alpino. La batalla de Iso está impregnada del presente de Altdorfer; las incongruencias históricas en armas, uniformes y toda clase de utensilios se debe a que el pasado era ajeno a una idea de reconstrucción histórica. Por ello, el maestro debe tener en cuenta que en un buen número de cintas, los decoradores, modistas e incluso guionistas y realizador olvidaron aspectos esenciales que debieran tener.

Fin del imperio maya y su colonización española en el siglo XVI. Chilam Balam de Íñigo de Martino, México, 1955.
Fin del imperio maya y su colonización española en el siglo XVI. Chilam Balam de Íñigo de Martino, México, 1955.

El estudioso Marc Ferro, autor de varios tomos dedicados a los nexos entre historia y cine, refiere que “El cine no había nacido aun cuando la historia adquirió sus hábitos, perfeccionó su método, dejó de narrar para explicar”. Después dirá: “partir de la imagen, de las imágenes. No buscar sólo en ellas ilustración, confirmación o desmentido de otro saber y el de la tradición escrita. Considerar las imágenes tal cual, aunque sea para invocar otros saberes, para captarlos mejor… Queda por estudiar el cine, asociarlo al mundo que lo produce. ¿La hipótesis? Que el cine, imagen o no de la realidad, documento o ficción, intriga auténtica o pura invención, es Historia; ¿el postulado? Que lo que ha acontecido, las creencias, las intenciones, lo imaginario del hombre, es tanto la Historia como la Historia… Aquí se observa al cine, no como obra de arte, sino como producto, imagen-objeto, cuyas significaciones no son solamente cinematográficas. Vale por lo que atestigua. Así el análisis no se refiere necesariamente a la obra en su totalidad; puede apoyarse en extractos, buscar series, componer conjuntos”.