Función del 9 de mayo de 1901 en Toluca

cartel Principal 9 may 01
cartel del Teatro Principal de Toluca el 9 de mayo de 1901

El cine llegó a Toluca en 1896 con el kinetoscopio de Edison y el 2 de julio de 1898 se presenta la primera exhibición del “Cinematógrafo Lumière.”  Sin embargo, no he podido localizar información respecto a las películas exhibidas y el empresario que las trajo, ya que el señor fue Eduardo Hervet quien escribe la petición al ayuntamiento de Toluca. , es probablemente un gestor.*

El cartél más antiguo que he podido estudiar nos rebela, si sabemos leerlo con detenimiento,  importantes datos acerca de la primera infancia del cine en Toluca. El cartél en cuestión está fechado el jueves 9 de mayo de 1901 e invita al público a asistir al Teatro Principal a maravillarse con las 30 vistas que según la Empresa Delamare “equivale a más de 80 por haber muchas de gran duración”.

A todo lo ancho del cartél se lee Cinematógrafo “Lumiere.” y enseguida, Modelo “Exposición”. En su publicidad promueven “[e]sta empresa que ACABA DE LLEGAR DE PARIS, trae un bonito y extenso repertorio de vistas”. Es de suyo notorio el compromiso que tiene la empresa con el Circo Teatro Orrin de México, donde debutaría “desde el día 23 de este mismo mes”, por lo que permanecerán en esta ciudad “POCOS DÍAS.” Las funciones corridas iniciarán “a las 8 y ¾ en punto” considerándose que “éste espectáculo es la diversión de las familias y del público en general.” Coincidencia o no, el Circo Orrin estuvo en Toluca los días 23 y 24 de abril de 1901 un par de semanas previas a la función según se desprende de otro cartél publicitario encontrado en el Archivo Municipal de Toluca, teniendo como estrella al egregio clown mexicano Ricardo Bell.

El cartél fue impreso en el Taller Tipográfico 5 de mayo núm. 3 – Toluca, como se lee en la parte inferior del mismo. El programa compuesto por 30 vistas estaba dividido en tres partes con diez vistas por cada una. Al comienzo de cada grupo de vistas se programa una orquesta, quien ameniza la función tocando una obertura para la primera parte y para las siguientes partes simplemente sinfonías. No hay sustento para suponer que la orquesta tocaba mientras se mostraban las vistas, pero es lo más probable.

De las 30 vistas programadas, tres de ellas se anuncian como iluminadas: Escena de escamoteo por Chin Lic Son, La bella Serpentina Loie Fuller y Triunfo sobre Mefistófeles. Lo que sucedía en esa época es que algunas vistas se coloreaban cuadro por cuadro para crear la sensación de haber sido filmadas a color. El plato fuerte de la función eran las vistas de la Exposición de París con una duración de 15 minutos, sin embargo leyendo el programa nos damos cuenta que sólo es la 1ª serie que incluye: Inauguración por el Presidente Loubet, del gran Palacio; Puente Alejandro III; Los inválidos; Plataforma movible; El viejo París; Calle de las Naciones; Pabellones de Italia, Turquía, Estados Unidos, Austria, Alemania, Suiza, España, etc etc., y salida por el pabellón de Suecia.

Es notorio que del total de vistas presentadas, treinta, sólo se tenga una nacional: El jarabe Tapatío. También es probable que GRAN CORRIDA DE TOROS, por el afamado diestro “GUERRITA” sea una producción nacional. Existen varias vistas que nos remontan a las guerras del cambio de siglo, la de los Boers en el Transvaal, como se le conocía a Sudáfrica en ese entonces y la hispano-americana sobre la independencia de Cuba.

Completan el programa una serie de vistas sobre actos de magia, cómicos, históricos o exóticos, como se llamaban las escenas costumbristas de lejanas tierras.

Los precios oscilaban entre $3.00 por seis lugares en platea y 12 centavos por un asiento en galería. Otros precios consistían en pagar $2.00 por seis asientos en palcos primeros, 50 centavos por luneta y 25 centavos por palcos segundos.

Ahora bien, cruzando información disponible en los archivos y hemerotecas locales, mediante el análisis de carteles publicitarios, licencias para la exhibición, pagos al municipio y crónicas periodísticas, será posible escribir una historia sobre la llegada del cine a Toluca.

*En posteriores investigaciones descubrí que Eduardo Hervet sí era un empresario y no un gestor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s