Los orígenes de la crónica cinematográfica en México

Ya en una pasada entrega hablamos de Alfonso Reyes y Martín Luis Guzmán en su faceta de críticos de cine en la lejana segunda década del siglo pasado. Sus escritos fueron hechos en España durante la estancia que tuvieron en Europa. Hoy voy a escribir acerca del inicio de la crónica cinematográfica de las postrimerías del siglo XIX, que a la postre se convirtió en crítica de cine en México en los albores del siglo XX.

El fundador de la Filmoteca de la UNAM, Manuel González Casanova, en su libro Por la pantalla. Génesis de la crítica cinematográfica en México 1917-1919 editado por la Dirección General de Actividades Cinematográficas de la UNAM inserta parte de una crónica de Luis G. Urbina incluida en El Universal fechada el 23 de agosto de 1896, a raíz de la presentación del invento de los hermanos Lumière en los altos de la Droguería Plateros en lo que hoy es Avenida Madero en México, D.F., donde el poeta compara el kinetoscopio de Edison con el  cinematógrafo de los Lumière, dándole la ventaja el segundo:

urbina
Luis G. Urbina

El nuevo aparato ha sido aquí el vencedor del kinetoscopio […] desde luego [el cinematógrafo] tiene sobre sus rivales una ventaja: no es preciso ponerse en acecho, detrás de una lente, en postura incómoda, para sorprender lo que hay más allá del cristal vivamente iluminado.

Años antes, en 1882, José Tomás de Cuéllar, en La Linterna Mágica, comenta que “yo he copiado a mis personajes a la luz de mi linterna”. Enrique Chávarri, Juvenal, publica el 6 de septiembre de 1896 en El Monitor Republicano una inusual profecía al escribir “El día, figúrense ustedes, en que se pueda unir el cinematógrafo con el fonógrafo”. Otros grandes poetas mexicanos que incursionaron en la crónica cinematográfica fueron José Juan Tablada quien escribía su columna “Dominicales” en El Universal y Amado Nervo en “La Semana” de El Mundo. Tablada, en su artículo del 12 de diciembre de 1896 señala que “El primer sentimiento que ese espectáculo sugiere es de superstición y de fanatismo”, mientras que Nervo, en un escrito del 20 de marzo de 1898 recela del nuevo invento al declarar “Y ese espectáculo me ha sugerido lo que será la historia en lo futuro […} no más libros” para terminar aceptando lo inevitable y como buen profeta menciona que “[n]uestros nietos verán a nuestros generales en la brega junto al cañón ignívomo, impasibles junto a la granada florecida de fuego”.

José Tomás Cuellar

Al finalizar el siglo XIX había en la capital del país casi una treintena de salas de cinematógrafo, pero aún así no se les consideraba una competencia para el teatro, pues la verdad, no dejaban de ser unos barracones con poca seguridad e nula higiene. Por otro lado no existían películas suficientes para la programación por lo que se tenían que repetir constantemente las vistas, alternando con piezas musicales y grupos de actores, la mayor parte de las veces, improvisados. Esto propicio que ataques de la prensa y de grupos conservadores liderados por la iglesia presionaran a las autoridades de la ciudad a clausurar muchos de los locales. Así que al despuntar el siglo XX quedan en la ciudad de México sólo dos salas de cine. Todos los demás empresarios de cine se fueron de trashumantes a exhibir sus productos por pueblos y ciudades. Poco se escribe durante ese período ya que la producción y proyección de cintas es mínima.

Para 1904 se inician las proyecciones cinematográficas al aire libre donde se publicitan los productos de la cigarrera El Buen Tono. Ángel de Campo, Micrós, en su columna “Semana Alegre” escribirá una crónica con el seudónimo de Tick-Tack en El Imparcial-Diario de la mañana el 11 de septiembre de ese año con el simpático título de “Las incansables, alegres, paseadoras, ubicuas, muchachas ‘Confetti’”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s