Los cines de antes

Los cines de antes

cine Balmori

Cine Balmori

            La primera función de cine que se llevo a cabo en México fue en el Castillo de Chapultepec para Porfirio Díaz y su familia acompañados de la élite de la época y la segunda función se escenificó en los altos de la droguería Plateros en lo que actualmente es la avenida Madero en la ciudad de México. Por no contar con edificaciones adecuadas para la proyección de filmes se recurrió a los jacalones, sitios insalubres y peligrosos, por lo que al despuntar el siglo veinte se clausuraron la mayoría de ellos quedando la capital con solo dos cines. Fue por ello que se optó por instalar carpas para las funciones, siendo en varios casos promovidas por empresas, como fue el caso de la Cía. Cigarrera del Buen Tono.

teatro Arbeu            Uno de los cines más emblemáticos de aquella época fue uno muy famoso que se ubicaba en la esquina de Bolívar y Madero en lo que fue la casona de José Borda, uno de los mineros más ricos de la Nueva España, y que fue bautizado con el rimbombante apelativo de “Salón cinematográfico” por su propietario y fue hasta que el Germán Camus lo rentara que le cambió el nombre por el Salón Rojo. Hacia 1906 tuvo sus mejores tandas pues incluía dos salas de cine, un auditorio para presentaciones artísticas y un salón para bailes. Y para rematar tenía una escalera eléctrica, un museo para la exhibición de objetos ópticos y un cuarto con espejos cóncavos y convexos que asombraron a nuestros abuelos con sus imágenes distorsionadas. No en balde en la vieja Cineteca Nacional de Churubusco y Tlalpan junto con la sala Fernando de Fuentes estaba el Salón Rojo en el primer piso como homenaje a una construcción específicamente pensada para el cine. Yo no tengo noticia de otro cine en México que haya sido nombrado en honor de uno antiguo.

Otros cines que dejaron huella en el inconsciente colectivo de los habitantes de la capital fue el cine Regis que se ubicaba dentro del Hotel Regis en la esquina de avenida Juárez y Balderas donde hoy se ubica la plaza de la solidaridad junto a la Alameda Central. El hotel inaugurado en 1914 fue modificado por su dueño Rodolfo Montes en 1924 para ampliar un pequeño teatro hasta lograr un aforo de 950 personas. Previo a su desaparición debido al terremoto del 85 el cine se había convertido en lo que ahora se llama un cine de arte donde se proyectaban películas alternativas. También el cine Del Prado junto al hotel y pasaje del mismo nombre y donde ahora se ubica el Hotel Sheraton Centro Histórico frente a la Alameda Central fue en su momento cine de arte y al igual que su vecino fue destruido durante el evento del 85.

Por último quiero referirme a otro cine que dejó huella y que abrió sus puertas en septiembre de 1930: el cine Cine EncantoBalmori situado junto al conjunto habitacional del mismo nombre sobre la calle de Álvaro Obregón en la colonia Roma a pocos metros de donde se encuentra la Casa Lamm hoy en día. Los que nacimos a mediados del siglo pasado asistimos a varios de los cines que hubo en la colonia Roma: Vanguardias, Royal, Gloria, Morelia y Estadio, por mencionar algunos. Pero el Balmori era distinto, pues su constructor, el arquitecto Ignacio Capetillo y Servín le dio el mismo sello estético que caracterizaba a las colonias Juárez, Cuauhtémoc y Roma. Capetillo ya se había destacado al construir junto con Federico Mariscal el Teatro Esperanza Iris (hoy Teatro de la Ciudad) en 1917.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s