Dos obras de Ferdinand Zecca

 Dos obras de Ferdinand Zecca

Historia de un crimen (1901)

Título Original: Histoire d´un crime

Ferdinand Zecca
Ferdinand Zecca

País: Francia
Año: 1901
Guión: Ferdinand Zecca
Director: Ferdinand Zecca
Decorados: Ferdinand Zecca
Fotografía: Ferdinand Zecca (BN)
Producción: Pathé
Duración: 110 metros (seis cuadros)
Intérpretes: Jean Liézer, Bretteau, Ferdinand Zecca

Según el sitio Cinematismo la película

Historia de un crimen es un film que desafía las expectativas. Ferdinand Zecca, alguna vez artista de entretenimientos devenido en director de cine, se aseguro el titulo del primer director dramático en la historia, con una producción que se ocupa del crimen y sus implicaciones sociológicas. Así como en tantas producciones de la época, Zecca esta tratando de desarrollar el medio en orden de crear el factor de “asombro” del que hablaba Gunning, actuando tanto como un innovador y como un entretenedor.

La película tiene dos famosas novedades técnicas: la edicion a traves de una transición disuelta, y el uso de escenas retrospectivas para desarrollar una narrativa no linear. La disolución no cayo tan bien como esperaba, Zecca abandono dicha técnica después de varias transiciones. La retrospectiva, por otra parte, se asentó valientemente en la construcción del terreno de las películas. La clave yace en el hecho de que en Historia de un Crimen Zecca muestra la posibilidad de la película de mostrar dos acciones paralelas dentro del mismo marco sin generar confusión, abriendo técnicamente la posibilidad de la edición paralela.

El inserto del sueño aparece como un marco dentro del marco principal en el cual notamos un prisionero durmiendo en su celda. Sobre la cama, la linealidad de la narrativa es quebrada por la secuencia del sueño, que es esencialmente una retrospectiva del crimen cometido por el prisionero. La secuencia de Zecca trabaja introduciendo la historia paralela en el fondo de la acción inmediata (o no acción en este caso). La reacción de la audiencia no es la de sorpresa, sino la de participación en la historia disparada por la técnica innovadora. Para crédito del director, es sorprendente cuan fácil manejo la introducción de una secuencia potencialmente desorientadora teniendo en cuenta el limitado vocabulario cinematográfico de la audiencia. Usando la secuencia del sueño recordando el crimen, más que una retrospectiva, Zecca le lleva a la audiencia un trabajo que fácilmente puede ser entendido, sin usar el intelecto para racionalizar la historia.

Ali-Babá y los cuarenta ladrones (1905)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s