La Revolución en el cine mexicano

La Revolución en el cine mexicano
Carlos Martínez Assad

 En el actual número de Relatos e historias en México correspondiente a agosto se incluye un breve ensayo sobre la Revolución en el cine mexicano. Todo lo que ayude a divulgar el cine mexicano debe ser apoyado. Transcribo el inicio del ensayo del Dr. Martínez Assad; para leer el texto completo, sólo en la edición impresa.

En cierto sentido, el cine inventó la Revolución.

Editó imágenes reales y tramas falsas para transmitir

una imagen distorsionada del proceso real que vivió

México hasta volverlo un mito. Pero la Revolución

aún tiene muchas historias que deben ser contadas…

 

Las imágenes del siglo XX  mexicano comenzaron a expandirse con el cine. Los cine documentalistas se desarrollaron paralelamente al régimen que fenecía. Los hermanos Alva se contaron entre los más destacados, filmaron un evento singular como lo fue el primer encuentro formal en el marco de la diplomacia entre México y Estados Unidos encabezado por los presidentes de los respectivos países en la importante plaza de Ciudad Juárez, que en poco tiempo se convertiría en escenario del inicio de la Revolución mexicana.

La sociedad había cambiado
El centenario camino de caballos y carretas que unió México con Santa Fe, terminó cuando el ferrocarril llegó a El Paso en 1881. En apenas diez años el poblado que se componía de unas cuantas casas, un fuerte militar y algunos comercios se transformó en una ciudad de casi once mil habitantes. El 14 de agosto de 1881 se comenzó la línea férrea en la parte mexicana cuando se colocó un primer simbólico clavo de plata en la orilla derecha del río Bravo, para quedar vinculada tres años después con la ciudad de Chihuahua y con la capital de la república. Su población no creció tanto, porque del otro lado se vivían las ventajosas condiciones del comercio, la variedad de mercancías, el empleo creciente y los bajos precios, resultando muy atractivo para los mexicanos. Ciudad Juárez tomó su nombre en 1888, cuando ya los reclamos sociales llegaban al régimen porque debían pagarse altos costos de los productos llegados del sur y los gravosos impuestos de las mercancías que se importaban.
Eso dio origen a la zona de libre comercio, lo cual fue aprovechado por el establecimiento de casas comerciales de mexicanos y de estadunidenses que se beneficiaron de la liberación fiscal. No obstante el crecimiento de El Paso continuó y en 1900 contaba con dieciséis mil habitantes y diez años después tenía cuarenta mil. Ciudad Juárez alcanzó en 1910 una población de once mil habitantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s