La historia en la mirada: del porfirismo a la revolución

Publicado el jueves, 14 de Abril de 2011 por Arturo Mendoza en El punto crítico.

El cine es como un virus, quisiera que el espectador se dejara infectar con nuestra película y por los tiempos de antaño, afirmó el realizador José Ramón Mikelajáuregui, quien este viernes 15 de abril estrena su documental La historia en la mirada, que rescata más de 78 minutos de documentos fílmicos que parten del régimen porfirista al periodo revolucionario y la instauración del Congreso Constituyente.
Acompañado en la Cineteca Nacional por el historiador Carlos Martínez Assad, el cineasta Hugo Mendoza y la especialista en sonido Martha Poly, el director y productor de La historia en la mirada, celebró que un filme histórico fuera tomado en cuenta por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas para ser nominado al Ariel.
“Es un orgullo y una gran satisfacción que ocurra esto en un momento en el que el documental se es el género más importante de nuestro país, esta nominación nos dice que el pasado continúa siendo un tema de gran interés para los mexicanos”, señaló José Ramón Mikelajáuregui.
Egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica, el cineasta dijo estar convencido de que el cine es un fenómeno que ocurre dentro del metabolismo emocional, tanto de los realizadores como de los espectadores, y por ello este documental ha tocado de forma muy profunda las fibras sensibles de la gente.
“Vemos las calles, los barrios, las vestimentas, los movimientos políticos, los personajes, de una manera única, que nos transporta en tiempo y espacio a esos momentos tan convulsos para el país. Las personas que vemos en el filme son puros fantasmas, son espectros, pero son indudablemente iguales a nosotros, de ahí que imponga tanto su mirada cuando voltean hacia la cámara”, detalló José Ramón Mikelajáuregui.
Precisamente este aspecto, el de la gente mirando hacia la lente de los antiguos camarógrafos, es lo que unifica las diversas secuencias del filme a lo largo de casi hora y media. El director explicó que desde un principio se pensó en una forma narrativa que no fuera intrusiva con el material encontrado en los acervos de la Filmoteca de la UNAM.
“Queríamos que el espectador significara en su interior lo que estaba viendo, más que documentar mi idea era que el público viajara por las calles y la realidad de ese tiempo, creo que una de las secuencias clave de la película es la que ocurre en la hoy calle de Madero, del Centro Histórico, porque nos remite en una espacio conocido a algo que pertenece a otra forma de vida, a otra época”, relató José Ramón Mikelajáuregui.
El cineasta destacó que el material fue donado hace unos años a la Filmoteca de la UNAM y se encontraba en muy mal estado por tratarse de copias en positivo, algunos rollos estaban repletos de hongos, mientras que otros aparecían cortados por un intento de edición.
“Afortunadamente contamos con el apoyo del Conaculta, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia, que financió la restauración de dos horas de material. Es un proceso muy caro, estamos hablando de un costo de más de dos millones de pesos”, precisó el director.
El cineasta Hugo Mendoza, quien también ha labrado una sólida carrera como director, tuvo a su cargo la recomposición de cuadro de cada una de las secuencias, así como la edición del montaje.

Refirió que la música fue un elemento vital para crear a un intermediario y un guía emocional con el espectador. “La música de Eduardo Gamboa permitió unificar y dar más matices a las secuencia, en cierta manera, junto con el sonido logró hacer contemporáneo el pasado”.
En este sentido, la especialista en sonido, Martha Poly, expuso que trabajó junto con Carlos Aguilar, con efectos para vestir cada secuencia y acentuar la acción de las personas que aparecen a cuadro, dotando al filme de una esencia muy contemporánea.
A su vez, el historiador y guionista Carlos Martínez Assad, confesó que fue todo un reto ordenar las secuencias por fechas y periodos, e incluso descubrir a que momento pertenecía cada una.
“Hay mucha inexactitud en los filmes de la Revolución –indicó– incluso en los libros, a veces se ilustra determinado periodo con escenas que son de otros años, por ello pusimos un especial énfasis en la investigación, hay muchos elementos que ayudan, en nuestro caso nos basamos en materiales fotográficos de los hermanos Casasola para ubicar cada uno de los acontecimientos”.
El especialista puntualizó que La historia en la mirada representa una forma diferente de mostrar la Revolución Mexicana, centrándose en la gente y en quienes se dedicaron a capturar las imágenes de esa época.
“Es el único filme donde hay secuencias en donde los propios fotógrafos se filman unos a otros y donde las reacciones de la gente nos muestran todo un contexto del tiempo en que se encuentran, muchos de los transeúntes que aparecen no sabían a bien que eran esas cajas enormes que se asemejaban a las cámaras de los estudios, y eso nos lo hacen saber con sus rostros”, describió Carlos Martínez.
Afirmó que aunque aparecen los personajes acostumbrados de la Revolución como Francisco Villa, Venustiano Carranza o Francisco I: Madero, los personajes centrales son los mexicanos de hace 100 años.
“Como dije, hay mucha falsedad en los documentos cinematográficos del periodo revolucionario, no hay muchas imágenes de batallas de esas épocas, a veces los propios soldados hacían montajes actuados después de terminada la pelea, me sorprende incluso que hay fotos que fueron captadas en frente de los rifles de la tropa, obviamente no son reales, se trata de representaciones, por ello la importancia de lo genuino que de principio a fin se vislumbra en este material”, apuntó el historiador.
Finalmente, José Ramón Mikelajáuregui, señaló que en la futura edición en DVD y Blue Ray, del filme, se incluirán más materiales así como referencias históricas sobre los fotógrafos que retrataron esos tiempos de parteaguas para el país.
“Es un filme que deben ver sobre todo los jóvenes, para conocer otros lenguajes documentales. Por la influencia del periodismo estamos acostumbrados a que la realidad se filman de cierta forma, por ello lo especial de este trabajo es que es la realidad de nuestro pueblo no es un reportaje, sino una codificación sensible para ser descifrada por cada persona”, concluyó José Ramón Mikelajáuregui.

Un pensamiento en “La historia en la mirada: del porfirismo a la revolución”

  1. No pude verla completa cuando se exhibió en la TV abierta. ¿Es posible conseguirla en alguna parte o piensan volver a exhibirla en 2012? Es un documento maravilloso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s