Carlos Noriega Hope

Tomado de: www.bicentenario.gob.mx/…/ForjadoresDeLaRevolucionMexicana. No se menciona al autor, pero puede ser Juan de Dios Bojórquez, quien fuera Secretario de Gobernación al inicio del sexenio Cardenista. Aunque no tengo la certeza de ello.

Carlos Noriega Hope en el extremo izquierdo

Al cumplir sus bodas de plata con la muerte, alguien se ha  acordado de Carlitos Noriega Hope. Realmente Noriega Hope merece lo recordemos. Fue un hombre muy valioso, con talento y grandes dosis de entusiasmo. Se nos fue joven, cuando estaba lleno de proyectos y parecía muy apegado a la vida. Noriega Hope era un buen escritor y sabia mucho de periodismo. Dirigió El Universal Ilustrado  antes de que Manuel Horta, llegara al Jueves de Excélsior. Si no hubiera muerto Noriega Hope, todavía estaría en competencia amistosa con este Manuel Horta, que sabe tanto de toros y es amigo de José G. Zuno. El Ilustrado fue una revista interesante y muy movida. Sus concursos hicieron época; pero quizás  ninguno tuvo tanta resonancia como el realizado por Noriega Hope en favor del cine nacional. Verdadero precursor de nuestro cine fue Silvestre Bonnard .

He citado la firma filmadora de Carlos Noriega Hope, porque su recuerdo esta unido a los primeros balbuceos de nuestro cine. Nadie tuvo tanta fe ni mayor confianza de lo que sería el cine mexicano como Noriega Hope, el hombre que alentó a nuestras incipientes estrellas, estimulando a los argumentistas y haciendo campañas para encarrilar a quienes, como él, confiaban en el futuro brillante de la industria que nacía. Carlos fue un hombre  de visión. Entrevió hasta donde llegaría nuestro cine y se dedico a pregonarlo. ¡Qué bien quedaría su busto en la ANDA si los  triunfadores de esta época le reconocieran su indiscutible merito!

Noriega Hope fue un miembro distinguido del Bloque de Obreros Intelectuales. Se le recuerda por su charla amena, la nerviosidad con que se acomodaba los espejuelos y los magníficos discursos que improvisaba en las comidas del bloque. Si presumir de orador, sorprendía en sus peroraciones con ideas originales, era caustico o gracioso y sabia acomodar el adjetivo cuando hablaba sobre temas disímbolos. Recordando al vate Frías, podríamos decir que a Noriega Hope “le abrumaba” el talento.

Lo más notable de Noriega Hope es que en su revista, fundada con fines comerciales, realizo una labor intensa de difusión cultural, dando a conocer a nuevos valores de la intelectualidad mexicana. Con el colaboraron asiduamente Francisco Zamora, llamado entonces Jerónimo Coignard; el Abate de Mendoza , Francisco Monterde, los poetas José D. Frías y Samuel Ruiz Cabañas , Rafael Vera de Córdoba y todos los bohemios de la época. En El Universal Ilustrado se dieron a conocer los estridentistas que capitaneó
Manuel Maples Arce. En él se leyeron las crónicas del Café de Nadie, que fundara Árqueles Vela y Liszt Arzubide.  El Ilustrado era la revista de las inquietudes y de los nuevos valores.

Noriega Hope alentó también a los artistas de cine y teatro, a pintores y escultores, a los músicos y todas las expresiones del folklore nacional. En su tiempo, Carlos fue el mejor animador de la vida artística y cultural de México. Fue un hombre lleno de proyectos y de iniciativas para enaltecer y dignificar la vida del mexicano. Prueba de su devoción a lo nuestro fue la magnífica colaboración que prestó al Dr. Manuel Gamio, cuando este notable investigador y etnólogo realizó la monumental obra sobre la zona arqueológica de Teotihuacán.

Hombres de tantas virtudes y merecimientos, tenía que morir joven. Noriega Hope se fue antes de llegar a los cuarenta años. Con él se perdieron grandes ideas, nobles ideales, infinidad de sueños e ilusiones. Era una mente viva, en constante ebullición. Se acabo súbitamente, cuando nadie lo esperaba. Pero dejo una huella, un  mensaje que sus amigos haremos pervivir: ¡No hay nada más grato que luchar por el engrandecimiento de la Patria!

*  *  *  *  *

Pocos hombres he conocido con tanta facilidad de palabra como la que tuvo Carlos Noriega Hope. Su profesión era el periodismo; pero cuando se ponía a improvisar un discurso lo hacía muy bien. Nada de citas sobadas y de lugares comunes. Eran charlas  naturales, que caían como el agua de un surtidor, fácil y espontáneamente. Carlitos se dedicaba a la crónica y sus mayores entusiasmos los paso al servicio del cine nacional, que estaba en pañales.

Pocas veces una revista de México ha alcanzado la importancia y el cartel de “El Ilustrado”, donde Noriega Hope llego a reunir a los mejores escritores e intelectuales de la época. Fue una revista de personalidad bien definida, que desarrolló labores útiles y campañas de trascendencia para la patria.

Carlos Noriega Hope fue un buen mexicano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s