El cine silente en Durango

El cine silente en Durango es el primer capítulo de  La Leyenda de MOVIELAND: Historia del Cine en el Estado de Durango (1897 – 2004) de Antonio Avitia Hernández.

En las postrimerías del siglo XIX, tanto los hermanos Lumière, en Francia; como Thomas Alva Edison, con su equipo de técnicos, en los Estados Unidos de América, habían inventado, de manera casi simultánea, con algunas diferencias técnicas y de concepción mecánica y con diferente nombre, sistemas de reproducción de imágenes en movimiento que genéricamente serían reconocidos como cinematógrafo. La primera proyección pública del cinematógrafo de los hermanos Lumière ocurrió el 28 de diciembre de 1895, en la ciudad de París, y dio origen formal al arte y a la industria que constituyeron un buen filón de actividad artística y laboral en la entidad.

En franca competencia comercial, tanto los inventores franceses como el estadounidense iniciaron la promoción de sus respectivos inventos en diversos países del mundo, incluyendo México, para lo cual habilitaron a sus propios promotores quienes, en los más diversos lugares y buscando recursos y patrocinios, exhibían las primeras películas de la historia del cinematógrafo y, además, filmaban las primeras vistas de imágenes en movimiento de los sitios que visitaban.

En 1896, Thomas Alva Edison designó en su Departamento de Kinematógrafo a James White, para que se encargara de realizar y supervisar una larga y atareada lista de producción de películas de cine silente. A mediados de 1897, James White, junto con el camarógrafo británico Frederick Blechynden, inició un complicado viaje de filmaciones. Los empleados de Edison, recorrieron los Estados Unidos, con la ventaja de que, por el hecho de que las compañías ferroviarias de ese entonces estaban deseosas de publicidad para muchos de los viajes en sus líneas, les ofrecían a los cinematografistas los viajes con todos los gastos pagados. Después de viajar por diversos lugares de los Estados Unidos, el itinerario de White y Blechynden se extendió a México, por la vía del Ferrocarril Internacional Mexicano, (Mexican International Rail Road), de capital estadounidense y por el Ferrocarril Nacional Mexicano. (1)

En agosto 1897, aprovechando la entonces última terminal del Ferrocarril Internacional Mexicano, que comunicaba de manera directa a Chicago, Illinois, con la capital del estado de Durango, arribaron a la Perla del Guadiana, los enviados de Thomas Alva Edison y, hasta donde se sabe, rodaron allí las siguientes cinco películas: Wash Day in México, Train Hour in Durango, Bull Fight # 1, Bull Fight # 2 y Bull Fight # 3.

De acuerdo con el Fondo American Memory (Memoria Americana), en el apartado Inventing Entertaiment: The Motion Pictures of the Edison Companies (Inventando el Entretenimiento: Las Películas de las Compañías de Edison) de la Biblioteca del Congreso de Washington, entre noviembre y diciembre de 1897 (circa), filmaron en la ciudad de Durango, Durango, México, una pequeña película de 50 pies de largo, con duración de 27 segundos, a 30 fps (30 cuadros por segundo). El título de la cinta es Wash Day in Mexico o Washday in México (El Día de Lavado en México, o Lavanderas). La Compañía Productora fue Edison Manufacturing Company, el productor del filme, James White y el camarógrafo Frederick Blechynden. (2)

En la cinta se observa a un grupo de mujeres que lavan su ropa en la rivera de la Acequia Grande, a un costado del Paseo de las Alamedas. Al fondo e izquierda, está el puente de Analco. (3) En primer plano se ve a un niño desnudo jugando a un lado de una lavandera. Todas usan rebozo como tocado sobre sus cabezas, a la usanza tradicional de las mujeres durangueñas de los siglos XIX y hasta mediados del XX. Durante el transcurso de la película una de las mujeres se levanta y sacude una prenda de vestir. Una pareja y un perro cruzan al fondo. Un paisano está recargado en un árbol y, en la ribera izquierda de la acequia, una alta mujer está de pie, mientras que otra mujer lava en medio de la corriente.

 

En el resumen del Catálogo de Películas de Thomas Alva Edison, con respecto a la cinta, se describe lo siguiente: In front of each bare headed woman is a flat rock, used as a wash board. Stream of water near by. Naked Mexican child is playing in the foreground (Al frente de cada lavandera agachada hay una roca plana, misma que usan como lavadero. A la orilla de la corriente del arroyo, en primer plano, hay un niño mexicano desnudo jugando).

En la página 39 del mismo catálogo se aclara que se trata de una película publicitaria del Ferrocarril Internacional Mexicano y se describe que:

Las interesantes vistas catalogadas fueron tomadas por los artistas de Edison, aprovechando los privilegios especiales que las compañías ferroviarias le otorgaron a la compañía del inventor. Bajo una inteligente y atinada dirección, el Ferrocarril Internacional Mexicano ha logrado incrementar su negocio de turismo año con año. Las vistas muestran a un pintoresco y maravilloso país, como puerta franca de entrada a la frontera sur de los Estados Unidos. (4)

En el final de la película, escrita a mano y directamente sobre el negativo, aparece una data de patente que reza: 31 de agosto de 1897, día martes por cierto, merced a lo cual, se puede suponer que esa sea la fecha real en que se filmó la cinta actualmente ubicada, accesible y reproducible en la Biblioteca del Congreso de Washington (13544. Library of Congress: FLA). En el inicio de la cinta se consigna la data del 24 de febrero de 1898, fecha posiblemente incluida por el laboratorio de Thomas Alva Edison, por lo que 1898 es el año
oficial de exhibición de Lavanderas, aunque en el catálogo de la Biblioteca del Congreso de Washington, se le ubica en 1897.

El Puente de Analco ya no existe, y la Acequia Grande, en la construcción de obras de vialidad urbana, fue entubada, de manera que la irreconocible ubicación actual de la locación de Wash Day in México, se sitúa en el Bulevar Dolores del Río, a la altura de las calles de Luna, Mina y Analco, en el barrio del mismo nombre, situado en el centro de la ciudad de Durango. A la derecha de la cinta, desde el punto de vista del espectador, se ubica el norte, a la izquierda el sur, al fondo el poniente y la ubicación del espectador con respecto a la cinta es el oriente.

En el caso de Train Hour in Durango, también conocida como La Llegada del Tren a Durango, (13543. Library of Congress: FLA 3871), que fue filmada durante el mismo viaje de White y Blechynden a Durango en agosto de 1897, se puede observar, según Howard Lamarr Wells cómo: la cámara, puesta frente a una larga cola de personas en espera del tren, captaba las subidas y bajadas de los pasajeros. (5) Por otra parte, sobre Train Hour in Durango se describe lo siguiente: Interesantes tipos de mexicanos observan la llegada del tren. Sombreros, sarapes y mantillas dan a la escena una muy distintiva apariencia extranjera. (6) De acuerdo con Leal / Barraza / Flores:

La cámara, fija, mira sobre las cabezas de una enorme multitud que espera un tren de pasajeros. Se ve una locomotora y vagones a una distancia de cerca de 50 yardas de la cámara. Los pasajeros suben y bajan del tren. Hay sobre todo hombres vestidos de manta y con sombreros de copas muy altas y a las angostas. El film puede dividirse con seguridad en dos momentos: en el primero llega el tren a la estación, y en el segundo se ve el descenso del pasaje. Entre la multitud se distingue, por su atuendo a un hombre gordo de corbata de moño, cachucha y traje. Usa bigote y esquiva el ojo de la cámara cuando se da cuenta de que lo está tomando. (7)

La película Bull Fight # 1, Pelea de Toros # 1 o Corrida de Toros # 1 (1631 Library of Congress: FLA 3524):

Muestra la gran arena de Durango, México, rodeada de grada en grada por asientos densamente atestados de espectadores. Un toro furioso es el centro de atracción. Picadores a caballo y hombres a pie provocan al fiero animal. Tomada como si la cámara ocupara el asiento de espectador. Primero se ve al matador con un capote; su posición respecto a la cámara impide ver simultáneamente al toro. En una segunda toma aparecen picador y banderillero. Al fondo, público detrás de una cerca. El toro es blanco manchado de negro. (8)

Joaquín Navarro "Quinito", uno de los primeros toreros filmados en Durango.

En el filme Bull Fight # 2, Pelea de Toros # 2 o Corrida de Toros # 2, (16432. Library of Congress FLA 4391) rodado también en la plaza de toros de Durango:

Los picadores tientan al toro con sus agudas bandilleros (sic) (banderillas). El matador clava de repente la espada y el toro cae. La cámara está en la posición del público. El film llega a la escena de los banderilleros, pero no se ve la muerte del toro. Hay un paneo muy primitivo. El Kinetógrafo, la cámara de filmación de Edison, se desplaza a izquierda y derecha, en el mismo plano, en busca de los sujetos fotografiados. (9)

La escueta relación de la cinta Bull Fight # 3, Pelea de Toros # 3 o Corrida de Toros # 3, (16432. Library of Congress: FLA 4393) reza lo siguiente:

La cámara está en la posición del público. El toro es inmenso, blanco y negro, y se acuesta de manera confusa en medio del redondel. (10)

Todo parece indicar que las películas Corridas de Toros I, II y III, fueron filmadas una sola tarde de toros de agosto o septiembre de 1897. En el DVD titulado Los Orígenes: Cine y Tauromaquia en México, 1896 – 1945, Título – 02, la Filmoteca de la UNAM reprodujo las cintas Bull Fight # 1, Bull Fight # 2 y Bull Fight # 3, aunque sin ninguna separación que indique el inicio y final de cada una. En el texto adicional del mencionado DVD, se aclara que José Centeno y Joaquín Navarro Quinito fueron los diestros que hicieron faena en esa, la primera tarde de toros filmada en la ciudad de Durango.

Hasta donde se sabe, White y Blechynden, los enviados de Edison, rodaron hasta catorce películas en México, cinco en la ciudad de Durango, otra, al parecer, en Sabinas Coahuila y el resto en la ciudad de México. A principios de 1898, la pareja de cinematografista continuó su viaje hacia el Continente Asiático filmando en Japón y China y para mayo del mismo año, se encontraban filmando en Hawai.

De acuerdo con las investigaciones hemerográficas de Pedro Raigosa Reyna, la filmación de películas en el estado de Durango continuó sólo hasta 1906 cuando un empleado de la Tabacalera Mexicana apodado El Brujo de Los Salones realizó:

  • Tres Vistas del Hospicio
  • Vista de la Casa Comercial del Señor Julián Medina.
  • Vista del Hotel París.
  • Vista, a Vuelo de Pájaro, de la Ciudad de Durango, entre otras, de las que no se tiene mayor información. (11)

En los días 16 y 17 de mayo de 1908, durante la celebración de la IV Exposición de Durango, en los terrenos destinados al entonces Hospital Nuevo de Durango (hoy Centro Cultural Durango), el estadounidense Julio Kemenydy, propietario de El Salón Rojo, una sala cinematográfica de la ciudad de México, filmó algunos actos de los festivales de las escuelas oficiales del estado. El material de Kemenydy fue exhibido un mes después en el
Teatro Juárez. (12)

En 1909, los empresarios de la Carpa Modelo, cuya labor consistía en tomar y exhibir vistas cinematográficas de los lugares que, en su trashumancia artística, visitaban, según los rumores y los datos de la prensa local, les correspondió en suerte filmar Los Sangrientos Sucesos de Velardeña, sobre la represión y masacre de los mineros del poblado del mismo nombre, en el municipio de Cuencamé, durante una procesión religiosa considerada como acto de protesta. Este importante suceso es considerado como antecedente y catalizador regional de la Revolución de 1910. (13)

La undécima parte de la película sobre el viaje realizado por el presidente Porfirio Díaz, de la ciudad de México a Ciudad Juárez, Chihuahua, en 1909, con el objeto de entrevistars con su homólogo estadounidense William Howard Taft, filmada por los hermanos Alva, en 40 partes, se tituló: Manifestaciones Populares al Señor General Díaz en la Estación de Gómez Palacio, Durango. (14) Desgraciadamente sobre la mayoría de las cintas de la ahora llamada Arqueología Cinematográfica de Durango solamente existe referencia de las mismas en los textos de historia del cine.

La Revolución en la Pantalla. Durante el periodo armado de la Revolución Mexicana, el estado de Durango, fue un importante escenario de la guerra, sin embargo la entidad no fue de los lugares preferidos por los camarógrafos estadounidenses que filmaron las batallas, desplazamientos. invasiones, órdenes de jefes y demás acontecimientos propios del conflicto. Aun así hubo algunos documentales que se tomaron en la entidad, con
referencia directa a las tropas y jefes de algunas de las facciones que intervinieron en la complicada trama revolucionaria durangueña.

Las primeras cintas documentales sobre la Revolución en Durango fueron filmadas durante los primeros meses de 1914 por el periodista estadounidense John Reed, famoso por su libro México Insurgente, que es una colección de artículos y reportajes sobre su labor de investigación periodística, entre los soldados del general Tomás Urbina, integradas a la famosa División del Norte, que comandaba el general Francisco Villa. Los textos de Reed también se ocupan de otros ámbitos de la guerra revolucionaria. En este conjunto de escritos, Reed descubrió al mundo la forma de ser y sentir del pueblo armado durangueño, en su lucha por la libertad. Los artículos de Reed han sido traducidos a muchos idiomas. (15) De acuerdo con el investigador Aurelio De los Reyes, John Reed también actuó como camarógrafo de la Revolución y filmó:

Diez rollos de película, de los que sólo conservó uno con las siguientes escenas:

  1. La tropa. A la izquierda, con el sable, el capitán Fernando. En medio, con la bandera, Juan Sánchez. A la derecha, encorvado, Rafaelito.
  2. La tropa y el coche, en la Hacienda del Centro. A la izquierda, con el sable, el capitán
    Fernando. En medio, con el sable, coronel Pablo Seañez. A la derecha, con sombrero Stetson, Juan Vallejo y Longino Güereca. En el coche, Patricio y Fidencio.
  3. En el Cuartel de La Zarca. Muy oscura porque ahumaba un fuego de hojas de maíz. De pie con la bandera, Fernando.
  4. Juan Sánchez y los estandartes al frente de la casa de Urbina. Las Nieves.
  5. La tropa al frente de la casa de Urbina. Fernando y Gino Güereca.
  6. Ensillado en la mañana. Hacienda de La Mimbrera.
  7. Patio ruinoso de la hacienda de La Zarca, incendiado el año pasado por los orozquistas.
  8. La tropa formada delante de la casa de Urbina poco antes de partir.
  9. La tropa cargando contra el enemigo en La Cadena. (16)

Las escenas filmadas por Reed corresponden a los días de su convivencia con la tropa de Tomás Urbina, en diversos poblados, haciendas y rancherías de los municipios de Santa María del Oro, Indé, Villa Ocampo y San Juan del Río, entre otros. Durante su estancia en el norte de Durango, Reed estableció una entrañable amistad con Longino Güereca, a quien, en repetidas veces, menciona en sus escritos y filmaciones.

James White apoya su brazo en la cámara. Foto: Charles Musser's Before the Nickelodeon

Fritz Arno Wagner, otro camarógrafo reportero, filmó, entre marzo y abril de 1914, Toma de Gómez Palacio, Lerdo, Torreón y San Pedro de las Colonias. (17)

Por su parte el camarógrafo Herbert M. Dean, en marzo de 1914, dirigió a los operadores de cámara: Sherman Martin, Charles Rosher y Leland J. Burrud, para filmar Toma de Gómez Palacio y Torreón, cinta con una longitud de 2,600 pies que estuvieron distribuidos en las siguientes escenas:

  • 500 pies correspondían a tomas del incendio de un tren armado.
  • 200 a peleas en las calles de Gómez Palacio y en las afueras de Torreón.
  • 300 a duelos de artillería y ametralladora.
  • 100 mostraban las perforaciones hechas por los revolucionarios en los muros de adobe de las casas de Gómez Palacio, para evitar las barricadas de los federales en las calles.
  • 100 mostraban a las hermanas de la caridad en el campo de batalla socorriendo bajo el fuego a los heridos y a
    los moribundos.
  • 500 pies eran tomas desde los techos de las casas.
  • Había también escenas de los combates cuerpo a cuerpo entre los federales y los revolucionarios en las afueras de Torreón. Parte del material se integró a dos rollos que se agregaron al drama cinematográfico La Vida del General Villa (1914), de William Christy Cabanne. (18)

La Gran Confusión de Raoul Walsh. Ante las enormes posibilidades de explotación comercial de la épica revolucionaria mexicana y de tener opción a rodar la violencia guerrera masiva, sin costos adicionales, algunas compañías productoras estadounidenses de cine silente, cuyos negocios cada vez eran más rentables, decidieron actuar al sur de la
frontera y aprovechar la fama que se había generado alrededor del general Francisco Villa, El Centauro del Norte. Así, el 3 de enero de 1914, en Ciudad Juárez, Chihuahua, el general Francisco Villa firmó un contrato de exclusividad con la Mutual Film Corporation por 25,000 dólares. Se acordó que Villa trataría de realizar sus batallas a la luz del día y que no
podría permitir la presencia de otras firmas cinematográficas en el campo de batalla También se estipuló que, en caso de que los camarógrafos no lograsen escena satisfactorias durante las acciones de guerra, las tropas de Villa deberían escenificar acciones expresamente para la cámara.

Raoul Walsh durante la filmación de The Life of General Villa, 1914

En su libro La Vida de un Hombre. La Edad Dorada de Hollywood, el pionero del cine, Raoul Walsh, hombre acostumbrado a la guerra y a la acción, refiere que los funcionarios de la Mutual lo contrataron para que apoyara en la filmación de una película de ficción sobre la vida del general Francisco Villa y que debía filmar las escenas reales de la guerra,
enterarse de la vida de Villa y trabajar en conjunto con él. En el libro de Walsh se especifica que, en enero de 1914, Villa atacaría a Venustiano Carranza y que de inmediato ocuparía la ciudad de México, entre otras inexactitudes históricas.

Walsh relata su entrada a México como si fuera parte de una interesante película de acción y narra la Toma de Durango por Pancho Villa (acción que nunca tuvo lugar en el tiempo y forma en que la describe Walsh) y el heroísmo de los camarógrafos estadounidenses de la Mutual en su búsqueda de imágenes en movimiento, de violencia, sangre, dolor y muerte, sin importar el uniforme de los fallecidos:

La batalla de Durango tocó a su fin casi antes de que diera comienzo. Hice que Miguel siguiera a Villa tan de cerca como me atrevía y Aussenberg, rodando con grandes dificultades encima de la cabina del camión, registró el avance. Era bueno, pero me sentí decepcionado. Quería colocar la cámara en línea de fuego y todo cuanto estaba haciendo era fotografiar a los rezagados rebeldes. (…) Conseguí tomas largas de los rebeldes dando alcance a los soldados gubernamentales en la plaza, así como trepando por los tejados para poder disparar hacia abajo, a las ventanas y a las puertas. Luego la caballería, con algunas sillas vacías, llegó resonando sobre el empedrado y apareció una bandera blanca en la ventana del palacio del gobernador. La batalla había tocado a su fin.(…) Hasta el momento, todo lo que tenía rodado era acción de retaguardia y escenas posteriores a los tiroteos. A los únicos federales que había fotografiado eran los que habían ya muerto. Deseaba mayor número de secuencias de vivos. ¿Qué hacer? (19)

Según el investigador Aurelio De los Reyes: Raoul Walsh, en su libro, acomoda a su favor los hechos que narra y se hace aparecer a sí mismo, como el protagonista de la filmación. Sin embargo, en sus errores, confusiones y ausencia de ubicación geográfica relató que, en 1914, Villa peleaba contra Carranza, cuando en realidad lo hizo contra Victoriano Huerta. La acción que Walsh describe como la Toma de Durango fue en realidad la Toma de Torreón. Al mismo tiempo, escamoteando créditos, ignorando y descalificando a todo el equipo fílmico de la Mutual, Walsh se adjudica los papeles de: director, guionista, camarógrafo y actor de la película.

A pesar de Walsh, la película La Vida del General Villa (The Life of General Villa), que representa una versión ficcionalizada de la biografía del caudillo duranguense, fue exhibida y distribuida en su tiempo, en muchos países, aunque actualmente no es posible ver una copia de la misma.

En la novena década del siglo XX el historiador Aurelio De los Reyes estableció lo referente a la ficha filmográfica de La Vida del General Villa en la que asienta su:

  • Argumento: Tomado tal vez de los relatos del propio Villa a varios periodistas norteamericanos, entre ellos John Reed (…)
  • Fecha: La dramatización se filmó durante los meses de marzo y abril de 1914, primero en locaciones en el estado de Chihuahua, mientras Villa preparaba la toma de Gómez Palacio, Lerdo, Torreón y San Pedro de las Colonias, y aun durante las peleas. Luego en los interiores de unos estudios en Hollywood, tal vez de la Fine Arts.
  • Estreno: Exhibición privada el 4 de mayo de 1914, y al público el 9 de mayo en el Lyric Theatre de Nueva York.
  • Contenido: Mostraba la juventud de Villa y lo justificaba en la muerte que dio a un soldado porfirista, por haber violado su hermana menor; el asesinato del federal lo convirtió en un forajido; la película lo reivindicaba al luchar en las filas maderistas. Durante la toma de Torreón, Villa encontraba y daba muerte al cómplice del asesino de su hermana.
  • La dramatización incluíabatallas reconstruidas en las que Villa tomó parte durante la Revolución de Madero contra Díaz en 1910-1911. (20)

La Vida del General Villa es, de hecho, la primera película de ficción filmada parcialmente en Durango.

Carranza protagonista. La Toma de Torreón proporcionó al general Villa una gran ascendencia sobre las tropas y oficiales de la División del Norte, en la guerra contra Victoriano Huerta, por lo que don Venustiano Carranza, el primer jefe del Ejército
Constitucionalista intentó neutralizar el ascenso del Centauro del Norte. A la sazón, en mayo de 1914, Carranza se estableció en la ciudad de Durango para desde allí ejercer el mando sobre las tropas de los generales Domingo Arrieta y Pánfilo Natera, con el afán de adelantarse en a la acción de la toma de Zacatecas, último baluarte del gobierno usurpador de Victoriano Huerta.

Durante la estancia de don Venustiano Carranza en la ciudad de Durango, en Niágara
Fallls, Nueva York, Estados Unidos, entre mayo y junio de 1914, se desarrollaron las conferencias diplomáticas motivadas por la invasión estadounidense de Veracruz. La estancia de Carranza en Durango fue documentada en un filme tomado por un camarógrafo de noticieros cinematográficos de la American Weekly quien, en el catálogo correspondiente, describió su cinta así:

En el problemático México: Escenas filmadas por nuestros corresponsales de guerra en Durango que describen un día de fiesta en honor al general Carranza. Subtítulo: 1. El juego nacional norteamericano es un juego popular en México. (21)

Otro filme, de la misma agencia, con data del 9 de agosto de 1916 fecha en que el Ejército Constitucionalista, después de vencer a la facción Convencionista, tenía el control casi total del país, describía de la siguiente manera el viaje de Carranza en plan de vencedor:

El General Carranza es festejado. El gobernante mexicano es bienvenido en su viaje triunfal por el país. Durango, México. (22)

El ocaso de Pancho Villa. En 1920, después de la asonada del Plan de Agua Prieta el general Francisco Villa, sin muchas opciones como guerrero decidió amnistiarse y retirarse a la vida privada en la hacienda de Canutillo en el estado de Durango. Sobre este
último periodo de la vida del emblemático caudillo durangueño, se filmaron hasta tres películas documentales Villa Íntimo (mexicana) y dos estadounidenses, tituladas ambas: Villa en Canutillo, que mostraban las siguientes escenas silentes.

Villa íntimo. El licenciamiento de los villistas por los pagadores de la Secretaría de Hacienda. Francisco Villa deja las armas para dedicarse a la agricultura. Se despide del general Martínez y sale para la hacienda de Canutillo. Villa en la intimidad en el rancho del Amparo, propiedad de Raúl Madero. El licenciamiento de los villistas en Tlahualilo. Villa se despide para ir a Canutillo. (23)

En julio del mismo año de 1920, poco antes de la rendición del caudillo durangueño, el fotógrafo estadounidense O. A. Aultman, trabajando para la Pathé News filmó Villa en Canutillo (24)  y con el mismo nombre, en febrero de 1922, la Fox Film Corporation logró otra película documental sobre el mismo asunto, en este caso posiblemente C. J. Kaho fue el fotógrafo de la cinta. (25)

El gusano rosado. En esos años, se iniciaba en el mundo la producción de películas con fines educativos y, en 1922, en la Región Lagunera la Secretaría de Agricultura y Fomento
decidió producir una película sobre la funesta plaga del gusano rosado, misma que había llegado a los Estados Unidos, procedente de Hawai. A México arribó en una semilla de
algodón venida de Egipto, en el año de 1911 y en 1917 era ya una gran preocupación de los algodoneros laguneros y en los Estados Unidos, aun cuando se le había combatido con éxito la preocupación renació al momento en que el algodón mexicano llevaba a la plaga en sus exportaciones. El gusano rosado mermaba sobremanera la calidad de la fibra, causando graves pérdidas económicas a los productores de la zona limítrofe de los estados de Durango y Coahuila. La película fue realizada tomando como modelo las similares realizadas por los estadounidenses, aunque adecuando las imágenes a la realidad nacional, toda vez que en los filmes estadounidenses se exhibía un gran derroche económico que no
era compatible con las labores de los paupérrimos trabajadores bonanceros de la Región Lagunera. (26) La película sobre el gusano rosado se refiere especialmente al trabajo de la
Comisión Inspectora en los campos algodoneros de La Laguna e indica a los agricultores los medios que deben emplear para combatir a la devastadora plaga. (27)

La Aventura de la True Life Motion Picture Incorporated. En 1922, con la idea de conformar una compañía fílmica en la ciudad de Durango, el durangueño Rafael Trujillo Herrera, quien para entonces ya tenía alguna experiencia en la producción de películas y el montaje de estudios cinematográficos elementales en la ciudad de México, no dudó en establecer relaciones financieras y convencer a los inversionistas de la empresa texana True Life Motion Picture Incorporated, de montar unos estudios cinematográficos, en el local conocido como La Trinidad, aledaño al paseo de Las Alamedas, de la ciudad de Durango. La primera cinta que se produjo bajo el sello de la empresa, dirigida por Trujillo, inmediatamente después de su creación fue Vistas de la Ciudad de Durango. Posteriormente Trujillo se aventuró en el cine de ficción y filmó, en el mismo año de 1922: Luz de Redención y La Puñalada. Estas cintas fueron distribuidas por la International Pictures y existe una confusión con respecto al crédito de producción toda vez que unas fuentes consignan que las películas durangueñas de Trujillo fueron producidas por Ediciones Especial Cinematográfica y otras establecen que la producción corresponde a la True Life Motion Picture Incorporated.

Con respecto a los filmes de ficción de Trujillo, Gabriel Ramírez refiere lo siguiente:

Dos desconocidos melodramas de angustiosos desarrollos y previsibles finales serían los adaptados por Rafael Trujillo en Luz de Redención (sobre una novela de la condesa de Campoamor) y La Puñalada, de los cuales fue casi con seguridad director y guionista. El carácter de empresa familiar de las dos películas apenas si podía ser ocultado. (…) En el México rural de La Puñalada se desarrollaba una historia de amor romántico pronto empañada por la traición. Sin poder sobreponerse a esta grieta que se abría en su felicidad, los protagonistas se enfrentaban a un sombrío y triste destino con el héroe cayendo muerto a manos del infame seductor y la heroína desplomándose ante el final definitivo de sus sueños de dicha. No había mucho más, con excepción de la presencia en la película del popular torero Antonio Fuentes, colocado allí como inocente carnada para atraer parroquianos a la taquilla. (28)

Rafael Trujillo estaba realmente convencido de que Durango era el Hollywood Mexicano y al respecto declaraba:

En el futuro, la ciudad cinematográfica de México (Durango). Tiene a un paso – la carretera está por terminarse – el puerto de Mazatlán, con sus imponderables olas altas. Y rodeándolo encontrará vergeles floridos y desiertos inmensos y un cielo purísimo y una luz mejor, cinematográficamente hablando, que la de Los Ángeles. (29)

Se comenzaba a divulgar que Durango era el lugar ideal para la filmación. Sin embargo todavía faltaban como cuarenta años para que la carretera de Durango a Mazatlán arribara a las playas del Pacífico. La labor de convencimiento de Trujillo con los inversionistas estadounidenses de la True Life llegaba al grado que uno de los inversores opinaba:

Hay que crear elementos en este país. Mientras tanto, nuestro personal será extranjero. Verdaderas notabilidades. Nuestro fotógrafo de stills, de vistas fijas para propaganda, será Edward Weston. Llewellyn Bixby, el jefe de operadores. (30)

Según Gabriel Ramírez, para la True Life: “Entre los actores contaban ya con Guillermo Hernández, Lido Alberti, Etta Cielo, Josefina Maldonado”.

La aventura de la True Life continuó en 1923, cuando Trujillo se lanzó a realizar dos filmes más: uno la adaptación de la novela La Grande Ilusión, de Carlos Noriega Hope y el poema La Terciopelo, de José de J. Nuñez y Domínguez. Ambas películas son consignadas por Aurelio De los Reyes y Gabriel Ramírez.

La aventura de la True Life se terminó con su quinta película y su entusiasta creador se dedicó al cine, la literatura, el teatro y otras actividades creativas sin obtener mayor reconocimiento.

En el intento de repetir la hazaña de Trujillo, en los años setenta del siglo veinte, un personaje galán y simpático pero desquiciado, de apellido Limas, se paseaba en los cafés locales mostrando a los parroquianos unos croquis de los Estudios Cinematográficos de Durango que se iban a montar en La Trinidad y que él mismo se encargaba de promover. De Limas y los Estudios por él imaginados sólo quedó la referencia de otra bogedad para el anecdotario durangueño.

El Eclipse de Yerbanís. El Observatorio Astronómico Nacional, ubicado en Tacubaya, en cumplimiento de su actividad científica, filmó en Durango una película fuera de lo común, para la cual se construyó un aditamento especial, de 18 metros de longitud, con el
objeto de obtener una mejor vista cinematográfica del eclipse total de Sol que tuvo lugar el 10 de septiembre de 1923. La película fue realizada en Yerbanís, municipio de Cuencamé, por ser el lugar más apropiado para la observación del eclipse. Durante el acontecimiento se contó con la presencia de una buena cantidad de científicos nacionales y extranjeros y con un cordón de vigilancia del ejército. La cinta se realizó en medio del júbilo de quienes presenciaron el fenómeno. La película, tomada por el señor Ramón Alva de la Canal, se logró de manera satisfactoria y en la misma se observan la corona, entre las nubes, y los rosarios del eclipse. Actualmente la cinta con El Eclipse de Yerbanís y la cámara con la que se grabó el acontecimiento científico, se encuentran en la filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Según Aurelio de los Reyes, sobre el Eclipse de Yerbanís, se filmaron dos películas más, realizadas por particulares en otros lugares del país. (31)

Mexiquillo. Entre 1930 y 1931, al ingeniero zamorano Francisco García Urbizu, se le encargó la filmación de un documental que registrase los riesgos y las fatigas de la construcción de un tramo de la complicada carretera de Durango a Mazatlán, en los alrededores del poblado La Ciudad, municipio de Pueblo Nuevo. Para ese entonces García Urbizu, de manera independiente y con muchos esfuerzos, ya había realizado dos películas de ficción en Michoacán, su estado natal. A la sazón, García Urbizu actuaba como jefe de obra en la construcción de la carretera, situación que le daba mando sobre una cuadrilla de trabajadores camineros.

Usando su propio equipo que había mandado trasladar desde Zamora, Michoacán a Durango y aprovechando las imágenes de las caprichosas formaciones pétreas del famoso paraje conocido como Mexiquillo, además de cumplir con su comisión de filmar una película documental, García Urbizu, saliéndose de la rutina caminera, instruyó a los trabajadores bajo sus órdenes para que actuasen y vistiesen como soldados jenízaros y que hiciesen algunos movimientos entre las extrañas rocas de Mexiquillo. Otro personaje -trabajador actuó como un indígena nativo que intenta cazar un ave disparando una flecha con su arco. El resultado fue una película documental, parcialmente ficcionalizada, sin trama definida, pero visualmente atractiva en la que se hacen votos por la feliz terminación de la obra y por el futuro progreso del país. (32)

Es de señalar también que, durante la filmación de Mexiquillo, sus tomas finales fueron filmadas desde una avioneta en vuelo, dando una vista panorámica de las quebradas de la sierra. Hasta donde se sabe es posible que, las de Mexiquillo, sean las primeras tomas cinematográficas aéreas filmadas en Durango.

Por considerarlos de interés se reproducen los intertítulos que aparecen para aclarar las escenas de la cinta Mexiquillo:

  • Mexiquillo Revista Pro Turismo. Hermosos lugares que atravesará la carretera Matamoros – Mazatlán.
  • Durango, la Perla del Guadiana, donde principia lo más pintoresco de la carretera.
  • La enorme mole de fierro a la que legó su nombre el capitán Ginés Vázquez de Mercado.
  • Estación, justo orgullo de la ciudad.
  • El templo de Los Remedios.
  • El Salto, Dgo. Donde están los aserraderos de la Cía. Maderera de Durango, S.A., que expende sus magníficos productos de madera de construcción, cajas y envases en toda la República.
  • Durante la travesía barrancas profundas, elevados picachos, emanaciones de musgos y perfumes de montaña.
  • Rancho de Paso Resbaloso, en las inmediaciones de Mexiquillo.
  • Mexiquillo, a sesenta kilómetros de El Salto, lugar encantado; a lo lejos semeja una ciudad dormida.
  • Torres gigantescas, monumentos, castillos ¿Acaso han sido testigos mudos de civilizaciones pretéritas?
  • Esbeltas formas modeladas por el Artífice Supremo.
  • La mente se deleita en poblar de seres imaginarios aquellos fantásticos lugares.
  • A la entrada, como celoso vigía, del fondo del abismo surge un obelisco gigantesco en que se adivinan las huellas de las tempestades, las dentelladas de los siglos.
  • Y aquel país de ensueño rodeado de hermosos panoramas.
  • Y de innúmeras cascadas.
  • Con frecuencia las nevadas extienden su blanco sudario.
  • La Brigada Núm. 12 que trazó esta carretera.
  • La bajada a la costa mazatleca se inicia en el Puerto de Buenos Aires.
  • Rayando el firmamento sobre la elevada cordillera destacándose Los Frailes.
  • Mexiquillo Revista Pro Turismo. Hermosos lugares que atravesará la carretera Matamoros – Mazatlán.

La organización revolucionaria en el estado. La Fundación Carmen Toscano guarda en su acervo una extraña película silente durangueña cuyo título es: La organización revolucionaria en el estado, filme de propaganda política que, de acuerdo con su primer intertítulo, se trata de lo siguiente:

El C. Coronel Enrique Calderón R., gobernador electo del estado de Durango hace un recorrido por esta entidad federativa, antes de tomar posesión de su gobierno. (33)

Lo extraño de la película es que fue filmada a finales de 1935 y principios de 1936, cuando Enrique Calderón aún no era gobernador, aunque, según los créditos, la cinta fue realizada por el Departamento de Publicidad y Turismo, que fue creado, en 1936, ya durante el periodo de gobierno del mismo Calderón, que transcurrió de 1936 a 1940, con la constante de la Segunda Rebelión Cristera en los municipios del sur del estado.

La opinión de Pastor Rouaix, con respecto al periodo de gobierno de Calderón fue en el sentido de que: “Su actuación fue muy discutida y dejó, en general, un recuerdo poco grato entre los durangueños. En la campaña electoral de 1946 se presentó como candidato a la Presidencia de la República.” (34)

En la película se muestran diversos aspectos de la gira de Enrique Calderón, como gobernante electo, por diversos municipios del estado, sobre todo por ferrocarril, haciendo énfasis en la poca atractiva figura del coronel Calderón, hasta culminar con su toma de posesión del Poder Ejecutivo Estatal, ante el Congreso del Estado.

De cualquier manera, la cinta La organización revolucionaria en el estado representa un importante documento fílmico de la historia política de la entidad. Al parecer, esta fue la última película de cine silente filmada en Durango.

Los proyectos de proyección. El Teatro Victoria, bajo la administración del compositor durangueño Alberto M. Alvarado fue, el 17 de abril de 1898, el sitio en el que al parecer, un proyeccionista ambulante, realizó la primera exhibición de cine en la ciudad de
Durango. Posteriormente lugares públicos y atrios de templos servirían para proyectar las imágenes en movimiento y sorprender al público con el nuevo invento. Es de suponer que algunas de las películas filmadas en Durango a veces no fuesen proyectadas en la entidad. Los programas que llegaban eran los mismos que circulaban preferentemente por los lugares en donde había estación de ferrocarril para hacer accesible su transporte e instalación, e incluían las películas de los Lumiere y las primeras de filmadores nacionales, entre otras, al tiempo que paulatinamente se generaba el medio y largo metraje en el cine
silente.

Sobre los programas cinematográficos proyectados en el año de 1899, Leal / Barraza / Flores, documentan y describen las siguientes funciones:

El 21 de mayo, en la ciudad de Durango, por la empresa estadounidense del Ópera Phone, en el Teatro Coliseo. La misma empresa exhibe en la última semana de julio del mismo año en Mapimí. El 21 de julio, en la ciudad de Durango se presenta la empresa de Eugenio Bret, en el mismo Teatro Coliseo.

Otro espectáculo cinematográfico exhibido fue el llamado Exposición Imperial que fue proyectado entre julio y agosto en Ciudad Lerdo y en Gómez Palacio y en la ciudad de Durango y Mapimí en octubre de 1899. (35)

Norman Antonio Somerville, en su texto El Cinematógrafo Eléctrico da fe del comportamiento del público y refiere algunas de sus vivencias durante las primeras proyecciones de cine en Durango:

Al pie de la pantalla, docta, culta y musical señorita, nariz respingada, finos espejuelos, discreto chongo y amplia falda, se instalaba enfrente de un piano mohoso, abría la tapa, encendía un farolillo, ordenaba los libros de música, se enteraba a medias del argumento de la película e iniciaba la audición con trozos que pretendían corresponder al momento del drama que encima de su cabeza se desarrollaba. A veces se oía por el pasillo la carrera de algún chico, quien se llegaba hasta el oído de la concertista:

– Que dice mi mamá Lencha, la de por El Columpio, que si se sabe Siempre Tú… –

La ejecutante asentía con la cabeza y así, aunque interrumpía el programa musical, éste quedaba menos apropiado para la película pero más al gusto de la parroquia. (36)

Es sólo hasta el 19 de marzo de 1907 cuando se instala, en la calle de Teresa # 35, el Salón París, como lugar ex profeso para la exhibición comercial de películas cinematográficas en la ciudad de Durango. Dado el buen éxito económico de las empresas de cine, de allí en adelante, la demanda incrementaría el mercado de entradas de cine y paulatinamente se habilitarían como salas comerciales de proyección: el Teatro Bijou, el Salón Rojo, el Teatro Victoria, el Cine Alcázar, el Cine Olimpia, el Teatro Imperio y el Teatro Principal Ricardo Castro. (37)

Las estrellas del silente. Los altibajos en la seguridad personal para algunos miembros de las clases media y alta, durante el largo periodo de la violencia revolucionaria e Durango obligó a la emigración de los mismos a la capital del país o a los Estados Unidos. Uno de los emigrados fue José Ramón Gil Samaniegos (Durango, 6 de febrero de 1899 -Los Ángeles, California, 30 de octubre de 1968), quien, venido a menos, trabajó en diversos oficios como camarero, cantante e intérprete de vodevil, en la ciudad de Los Ángeles. A partir de 1916, con el nombre artístico de Ramón Novarro, Gil Samaniegos se dedicó a actuar en diversos papeles en películas de Hollywood hasta llegar a ser una de las figuras más importantes del cine silente. Ramón Novarro participó, como protagónico, secundario y actor de cuadro, en 50 filmes en los Estados Unidos, uno en México y en otro franco-italiano. Se destacó como galán protagonista en cintas como: El Prisionero de Zenda, Scaramouche, El Árabe y Ben-Hur. En México, Ramón Novarro es recordado por su papel de Juan Diego, en la película La Virgen que Forjó una Patria. Ninguna de las películas en las que Novarro participó fue filmada en Durango.

Dolores del Río

Por su parte Dolores Asúnsolo y López Negrete (Durango, 3 de agosto de 1904 ¿o 1904 o 1905?- Ciudad de México, 11 de abril de 1983), mejor conocida por su nombre artístico Dolores del Río participó como protagonista y actriz secundaria en 61 películas; 29 estadounidenses y 32 mexicanas. Su fama internacional fue fincada durante la época del cine silente en películas como Ramona. En Durango, Dolores del Río solamente participó en la filmación de la película La Cucaracha.

Los años de las cámaras ausentes. Después de la filmación de la película de propaganda política del gobernador Enrique Calderón, pasaron dieciocho años sin que, hasta donde se sabe, se volviera a filmar cine en la entidad. Durante la cuarta década del siglo XX, y ya en la época del cine sonoro en blanco y negro, algunos durangueños, radicados fuera de la entidad, como: el comediante Carlos López “Chaflán”, el compositor Silvestre Revueltas, la actriz Rosaura Revueltas, el escritor José Revueltas, la actriz Andrea Palma (Guadalupe Bracho Gavilán), el director Julio Bracho, el escenógrafo Jesús Bracho, entre otros, destacaron en sus respectivas actividades en diversas realizaciones fílmicas mexicanas.

Notas:

  1. McKERNAN, LUKE. Who‟s who of Victorian Cinema, www.victorian-cinema.net/white.htm
  2. Catálogo de Filmes de American Memory de la Biblioteca del Congreso de Washington.
  3. El puente de Analco y los demás puentes sobre la Acequia Grande estuvieron en uso hasta 1981, cuando se iniciaron las obras de entubamiento de la acequia. Las obras de entubamiento de toda la acequia se prolongaron hasta el año 2001.
  4. Catálogo de filmes de American Memory de la Biblioteca del Congreso de Washington.
  5. GARCÍA RIERA, EMILIO. México Visto por el Cine Extranjero, Tomo I, 1894/ 1940, México, ERA, 1987, p.17 a 18. Ver también: RAIGOSA REYNA, PEDRO. “La Llegada del Cine a Durango: Época Muda 1898-1929”, en: Memorias del Cinematógrafo. Cuadernos del Cine-Club Universitario-UJED. Durango (1898-1992). 94 Años de Cine, Durango, Consejo Editorial UJED, agosto de 1992, pp. 16 a 17.
  6. LEAL, JUAN FELIPE / EDUARDO BARRAZA y CARLOS FLORES. Anales del Cine en México, 1895-1911. Tomo 3. 1897: Los Primeros Exhibidores y Camarógrafos Nacionales, México, Ediciones y Gráficos Eón / Voyeur, 2003, pp.86 a 87.
  7. Ibid, p. 88.
  8. Ibid, pp. 97. La Plaza de Toros de Durango, en el siglo XIX estuvo ubicada adyacente a la Plazuela Baca Ortiz en el cuadrángulo que conforman las actuales calles de Francisco I. Madero, Francisco Sarabia, Baca Ortiz y Paseo de Las Conchas. El coso tenía entre 50 y 60 metros de diámetro y estaba construido de adobe y cantera, con tendidos de Sol y Sombra de madera, como se ve en la película también tenía arcos interiores
  9. Ibid, pp.99. Ver también: RAIGOSA REYNA, PEDRO. Op. Cit., p.17.
  10. Ibid, p.99. Ver también: RAIGOSA REYNA, PEDRO. Op. Cit., p.17.
  11. RAIGOSA REYNA, PEDRO. Op. Cit., p.17.
  12. Ibid, p.17
  13. Ibid, p.17
  14. Ibid, p.17
  15. Sobre las vivencias de Reed en Durango se ha filmado hasta tres películas: la mexicana Reed Mexico Insurgente (1970), dirigida por Paul Leduc y protagonizada por Claudio Obregón; la estadounidense Reeds, dirigida y protagonizada por Warren Beatty, y la soviéticomexicana Campanas Rojas (1986), dirigida por Sergei Bondarchuk y protagonizada por Franco Nero. Cabe aclarar que ninguna de estas tres películas fue filmada en el estado de Durango
  16. REYES, AURELIO DE LOS. Con Villa en México. Testimonios de Camarógrafos Norteamericanos en la Revolución. 1911-1916, México, UNAM / SG / INEHRM, 1985, p.391.
  17. Ibid, pp.389 y 390.
  18. Ibid, p. 390.
  19. WALSH, RAOUL. La vida de un hombre. La época dorada de Hollywood, Barcelona, Editorial Grijalvo, 1982, pp. 108 a 110.
  20. REYES, AURELIO DE LOS. Op. Cit., p. 390.
  21. Ibid, p.320
  22. Ibid, p.328
  23. REYES, AURELIO DE LOS. Filmografía del Cine Mudo Mexicano, Volumen II, 1920-1924, México, UNAM, 1994, pp. 64 a 65.
  24. Ibid, p. 152.
  25. Ibid, p.160.
  26. REYES, AURELIO DE LOS. Cine y Sociedad en México. 1896-1930. Volumen II (1920-1924) Bajo el Cielo de México, México, UNAM, 1993, pp. 164 a 165. El Gusano Rosado de la India (Pectinophora Gosyypiella Saunders) es una plaga importante del algodón que por buenas razones ha sido de las primeras en recibir atención de los especialistas en el manejo de las plagas en diversos países productores, incluyendo México. Debido al comportamiento característico de las larvas jóvenes, que penetran y permanecen en las bellotas. Las larvas de color rosado atacan botones, flores y bellotas. Los daños los produce en esta última etapa del órgano floral, en donde vive internamente alimentándose de la
    pepa del algodón, produciendo cocopa o algodón duro y la destrucción de la semilla.
  27. REYES, AURELIO DE LOS. Filmografía del Cine Mudo Mexicano, Volumen II, 1920-1924, México, UNAM, 1994, 158.
  28. RAMÍREZ, GABRIEL. Crónica del Cine Mudo Mexicano, México, Cineteca Nacional, 1989, p. 192.
  29. Ibid, p. 224
  30. Ibid, p.224.
  31. REYES, AURELIO DE LOS. Cine y Sociedad en México. 1896-1930. Volumen II (1920-1924) Bajo el Cielo de México, México, UNAM, 1993, pp. 168va 169.
  32. LÓPEZ PINELA, JANET / Antonio Avitia, Colima, 2004. Ver: RAIGOSA REYNA, PEDRO. “El Cine en Durango (1897-1930)”, en: VEGA ALFARO, EDUARDO DE LA (coordinador). Microhistorias del Cine en México, Guadalajara, Jalisco,vUniversidad de Guadalajara / UNAM / IMCINE / Cineteca Nacional / InstitutovMora, 2000, p. 128. Ver también: RAMÍREZ, GABRIEL. Op.Cit., p. 212. En algunas fuentes se asegura que Mexiquillo fue filmada en 1927, sin embargo durante la Muestra de Cine Mexicano de Guadalajara, se aclaró que su data es de 1931.
  33. MORAL GONZALEZ, FERNANDO DEL (Investigador y cineasta) / Antonio Avitia, México, 2004.
  34. ROUAIX, PASTOR. Diccionario Geográfico, Histórico y Biográfico del Estado de Durango, México, Instituto Panamericano de Geografía e Historia, Publicación No. 80, 1946, p. 69.
  35. LEAL, JUAN FELIPE / EDUARDO BARRAZA y CARLOS FLORES. Anales del Cine en México, 1895-1911. Tomo 5. 1899:¡A los Barrios y a la Provincia, México, Ediciones y Gráficos Eón / Voyeur, 2003, pp. 93 a 99.
  36. SOMERVILLE, NORMAN ANTONIO. Durango Nuestro. Imágenes de mi Tierra, México, Imprenta Xavier Gómez, 1951, p. 51.
  37. RAIGOSA REYNA, PEDRO. Op. Cit., pp.10 a 15.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s