Jerry in Mexico (1915)

Sobre esta cinta, Jerry in Mexico (1915), García Riera en su clásica obra México visto por el cine extranjero (Ediciones Era/Universidad de Guadalajara, 1987) no hace mención alguna sobre ella. Sin embargo, sí menciona Jerry and the Gunman (1915) de la misma casa productora, Cub Comedies, y con el mismo protagonista, George Ovey. La brevísima ficha filmográfica (pag. 52) indica que “[u]n bandido mexicano asalta un banco.” El comediante George Ovey personificó a Jerry en más de 80 cortos (2 rollos), los cuales se filmaban a un promedio de uno por semana; desde  The Stolen Case de 1915 hasta Jerry’s Best Friend de 1917.

Más allá del hecho que el bandido es mexicano, Black Gomez – el perfil cotidiano del malo en los westerns de la época muda era en la inmensa mayoría de los filmes un mexicano con un obvio mensaje racista –, resulta curioso que el protagonista se enamore de la bailarina mexicana y sale despavorido cuando está a punto de casarse con la hija del granjero, representación clásica de la pureza protestante, contrastada con la idea del americano promedio tiene de la belleza exótica de la mujer mestiza, mujer de la cual se enamora. Aunque que el último reseñista, tal vez por ser el personaje una bailarina, la considera española. También es notorio el doble papel que interpretan algunos actores.

Las siguientes tres reseñas no traen firma, sin embargo por su contenido, una fue escrita por alguien que vio la película y relata de forma general la trama. Una segunda la escribió algún redactor de la revista y la tercera reproduce un memo oficial de los estudios productores.

La última reseña recomienda quitar algunos “toques vulgares” del filme, sin mencionar cuáles son éstos. Pero la alaba como una “buena película.” A continuación las tres reseñas y un fotograma del filme.

Photo: Moving Picture World (Volume 27), Jan-Mar 1916; January 15, 1916, page 445

The Moving Picture World (Volume 27), JAN-MAR 1916; January 15, 1916, page 445:

Jerry in Mexico (Cub)

The adventures of Jerry, the principal character in the Cub Comedy releases, whose proclivities continually get him into trouble, are continued in the Cub Comedy scheduled for release on the Mutual program for January 21. The picture is called “Jerry in Mexico” and transfers the scene of Jerry’s troubles from the states to the country just across the border. George Ovey plays Jerry in this as in all other Cub pictures.

Jerry has found the states too hot for him, after a series of painful incidents, and decides that Mexico offers a haven of rest. Instead it proves just the opposite. His trouble begins when upon entering a Mexican cafe the Mexican belles insist upon making him the object of their affections. Were it not for the objections of the girl’s sweethearts everything would have been glorious for Jerry, but being hot tempered creatures the aforesaid sweethearts proceed to show their rights. Then Jerry goes through a series of exciting adventures which terminate only when he is able to make his way to safety back into the states.

The story as outlined has been worked into a number of rapidly occurring comedy situations, which Director Milton Fahrney has staged in his best style.

George Ovey brings forth his usual number of laughs. His supporting company includes Jefferson Osborne, George George, Janet Sully, Belle Bennett and a host of supernumeraries.

The Moving Picture World (Volume 27), JANMAR 1916; January 15, 1916, pages 486 and 488:

JERRY IN MEXICO (Dec. 31). – The cast: Jerry (George Ovey); Black Gomez (George George); Sheriff (Jefferson Osborne); Mexican (Jefferson Osborne); first Mexican (Louis FitzRoy); second Mexican (Arthur Jackson); third Mexican (Joseph Von Meter); Farmer Brown (Robert Kenyon); Butler (Arthur Jackson); Bartender (Gordon MacGregor); Constable (Gordon MacGregor); Juanita (Belle Bennett); Agie (Louise Horner); Mexican Woman (Janet Sully).

Jerry has lost his job in the movies and is chased out of the United States into Mexico. He sneaks back over the line. His only support is a tree against which he is leaning. Here he reads and appropriates for future use a notice tacked thereto which offers a reward of $500 for the capture of Black Gomez, a bandit. At the boundary line post, one side reading “U. S.” and the other “Mexico” he meets Farmer Brown who is staggering along the road under a heavy load of trouble. Jerry learns that Gomez has captured Brown’s daughter Agie and robbed him; if Jerry saves his daughter he may have her for his wife, and Brown produces her photo. Jerry throws a sickly smile when he looks at it. With the reward in mind Jerry promises Brown, leans exhausted against the sign post, which, not being well secured, turns as he keeps turning with it, until the signs are in reverse position.

Jerry reaches a Mexican roadhouse which happens to be owned by Gomez. Gomez has brought in Agie and sent her to a room. All the girls fall in love with the flirtatious Jerry, but Juanita takes him to herself and entertains him royally. On reaching his room Jerry writes a note to Juanita saying he will be at her window later and fly with her. By mistake he slips the note under Agie’s door. Garbed in a female costume he finds in his room, Jerry
boldly attempts to leave the house through the only exit, the barroom, but is chased by the irate Gomez and his pals. He evades them, returns and plants a ladder at what he believes Juanita’s window. Just as he reaches the top of the ladder Juanita lets fly the contents of a water pitcher onto his head. Thinking he had made a mistake in the room, Jerry plants the ladder at another window, which proves to be Agie’s, for she had found the note and was read to flee and is heavily veiled. Close to the United States border they are held up by Gomez. Jerry points to the sign, Gomez is astonished to read “U. S.,” weakly yields his gun to Jerry and obeys orders to step over the line – but really into the land of the free. Meeting a constable a little further on Jerry tells him about Gomez being in the reward. With Agie still veiled Jerry hurries to a Justice of the Peace, but when she raises her veil he is almost prostrated, but manages to make a safe getaway on a constable’s bicycle.

The Moving Picture World (Volume 27), JAN-MAR 1916; January 22, 1916, page 625:

JERRY IN MEXICO (Cub), Jan. 14. – This is a very acceptable farce comedy featuring George Ovey. A few rather vulgar touches might well be eliminated, but barring these, the picture will be found to be a good one. It treats of Jerry’s journey across the border line of Mexico to rescue the daughter of a farmer, who has been kidnapped by bandits. Jerry falls in love with a pretty Spanish dancer, but in trying to elope with her makes a sad mistake and gets the homely daughter of the farmer instead of his sweetheart.

Melita’s Ruse (1912)

Melita’s Ruse (Méliès) en la portada

Esta cinta tuvo mucha promoción, al menos en el Moving Picture World. Producida por Méliès, la historia es bastante banal como lo puede comprobar el lector al leer las reseñas de la época y las fotografías. Es de notar que tuvo una portada, una contraportada y un par de reseñas.

Emilio García Riera tan sólo lista la película en su obra México visto por el cine extranjero (p. 31):

1206 / 59. Melita’s Ruse (1912). P: EU, Méliès. 1 rollo. Se supone la presencia de mexicanos.

Según la página del IMDb, Melita’s Ruse fue dirigida por Gastón Méliès, hermano de Georges y la protagonizó Francis Ford. Fue estrenada en Estados Unidos el 22 de enero de 1912.

Melita’s Ruse (1912) en la tercera de forros del Moving Picture World No. 7, February 17, 1912, Volume 11

The Moving Picture World, Volume 11, Jan-Mar 1912, No. 5, February 3, 1912, p. 396:

MELITA’S RUSE (Melies). Good photography and impressive mountain scenery form the principal charm of this latest Melies offering. The story of the picture is of secondary interest and cannot be considered a dramatic masterpiece, but the photography and scenes pull it through. The idea of the story is based on the well-known theme of an innocent man who takes flight for the unlawful action of another and thereby becomes a fugitive and an outlaw. In moving pictures this situation sometimes makes one impatient at the lack of judgment shown by a man who will run away when some other man makes a gun-play. But the fact remains that it is a thing that occurs very often and has always been a part of human nature.

Moving Picture World, Volume 11, Jan-Mar 1912, No. 5, February 3, 1912, p. 396

To the spectator it usually seems a foolish thing to run away at another’s misdeed. But that is because the spectator does not place himself in the other man’s place. Some men are excitable: they act upon impulse and never view the situation in a calm way until it is, perhaps, too late. It is safe to say that nearly every man who reads this will remember a time when, as a boy, he fled when some other boy threw a stone through a window. The boy who throws the stone seldom gets caught; but it is usually some unoffending boy who fled, upon impulse, with other boys, and being caught he bears the full blame. Such, in a general way, is the idea of Melita’s Ruse, except that Melita is a girl, the sweetheart of Pedro. She assisted Pedro when he became a fugitive in a serious case with which he was not connected. He ran away when there was really no need of his doing so. But, as we have said, some men get excited and act upon impulse, and thereby hangs the tale. Pedro’s sweetheart by a clever ruse assists him to escape across the American border into Mexico where Pedro is apparently obliged to pass the remainder of his days.

The successive scenes are exceedingly pleasant to look at and the picture will pass muster on that account. One scene is particularly irritating: that of a prisoner escaping through a window while three guards directly outside of it are so interested in a card game they do not see him. The only excuse that could be given for the man to get out of such a predicament would be that the three guards had suddenly gone stone blind and deaf at one stroke. Why do producers do these things, when even little children notice the absurdity of them?

The Moving Picture World, Volume 11, Jan-Mar 1912, No. 6, February 10, 1912, p. 510:

Moving Picture World, Volume 11, Jan-Mar 1912, No. 6, February 10, 1912, p. 510

MELITA’S RUSE (Melies), (Feb. 22).—In a Western saloon Pedro and the boys are playing cards and drinking, when one cheats and there is a gun fight. It all happens so quickly that no one knows who to blame until Pedro, knowing that he shot at least one man, steals quickly from the place and rides furiously off. The others see him go and at once decide he started the fight and is responsible for the probable loss of life. They mount their horses and pursue him. Meanwhile Pedro has succeeded in reaching a spot not far distant. Here he meets his sweetheart, Melita. They both hear the approaching pursuers, and Melita, fearful for her lover, jumps on the same horse and they ride away. Reaching a barn, Melita changes clothes with Pedro, and after telling him to hide in the barn she rides away to mislead the pursuers. They follow her thinking her Pedro, but at last find out their mistake when they overtake her. Forcing her to go with them they search farther and find Pedro in the barn just after he has subdued a young girl and her mother who had entered to collect eggs. Pedro is imprisoned in the sheriff’s house as there is no jail in town. Melita frees him in a novel way and bids him fly to Mexico. The sheriff suspects Melita knows Pedro’s whereabouts and she, offering to show them where Pedro lives, leads them there, knowing he is even now on his way to Mexico. Returning to town in disgust with Melita accompanying them, they are just in time to see, with the aid of a field glass, Pedro crossing the boundary in the valley below. A week later Melita receives a letter from Pedro asking her to join him that the Padre may make them one.

Cartelera del cine en México, 1906 de Juan Felipe Leal

Reseña bibliográfica de Eduardo de la Vega Alfaro tomada de la página de la Librería Porrúa www.porrua.com sobre Cartelera del cine en México, 1906 de Juan Felipe Leal:

Entre las recientes historias (y micro-historias) del cine mexicano, afortunadamente numerosas y significativas, debemos mencionar dos novedosas colecciones dirigidas, escritas y editadas por Juan Felipe Leal con la colaboración de Eduardo Barraza y Carlos Arturo Flores: Anales del cine en México 1895-1911 y Cartelera del cine en México, 1903-1911.

En la serie Anales del cine en México 1895-1911, que sumará más de veinte volúmenes, Leal se ha propuesto entender y explicar el primer cine que surgió en el país en su contexto histórico y social, y ofrecer una narración, temática y cronológica a la vez, que articule aparatos, productores y exhibidores, salas y espectadores, acontecimientos relevantes y obras cinematográficas, comentaristas y críticos. La colección comienza en enero de 1895 con la llegada del kinetoscopio a la capital de la república y termina en mayo de 1911 cuando el dictador Porfirio Díaz se va de México. A la fecha ha publicado ya doce tomos de esta obra.

En la serie Cartelera del cine en México, 1903-1911, que constará de una docena de libros, nuestro autor reconstruye o, mejor dicho, “construye”, año por año, la exhibición cinematográfica en el país con base en notas, artículos, reportajes y anuncios periodísticos; hojas volantes, programas de mano, carteles, cartas, fotografías, fotogramas, fragmentos de películas, catálogos comerciales de las casas productoras y archivos fílmicos. Si bien cada tomo muestra sólo una pequeña porción de la totalidad de las cintas que se proyectaron en la república mexicana cada año, esta porción no deja de ser representativa. La colección inicia en 1903, cuando, según Leal, tiene lugar un auge de las películas “de argumento” y un declive de las vistas “documentales”, y finaliza en mayo de 1911, en plena crisis político-militar. Hasta ahora ha publicado cuatro volúmenes de esta obra.

La tarea emprendida por nuestro autor se antoja titánica pero no por ello menos fascinante. Por ejemplo, los años que abarca la colección Cartelera del cine en México, 1903-1911, comprenden el paso del espectador ocasional a los primeros públicos del cine y el surgimiento de las primeras generaciones de cinéfilos. Múltiples testimonios de aquellos días revelan que fue justamente ese variopinto público de los orígenes el que comenzó a exigir más películas “de argumento” y a rechazar los “cortos” de contenido educativo, informativo y publicitario.

Si en las Carteleras elaboradas por Juan Felipe Leal para 1903, 1904 y 1905 a cada año corresponde un volumen, en la de 1906 la información es tan abundante que el autor se ha visto obligado a agruparla en tres libros: Primera parte (enero- marzo); Segunda parte (abril-junio); Tercera parte (julio-diciembre). Para concluir, quiero destacar que la investigación iconográfica en la que se apoyan tanto la “Presentación” como las cédulas técnicas de la Cartelera del cine en México, 1906. Primera parte (enero-marzo) es en sí misma digna de encomio y estudio.

Some “Bison” Oldtimers

Aún sin que aparezca algún nombre hispano en la lista bajo la fotografía, es interesante ver a varios de los actores con indumentaria mexicana. La fotografía está tomada de The 1922-1923 Film Daily Year Book of Motion Picture, y como bien dice el título Oldtimers. La fotografía considero tendrá unos diez años de antiguedad, así pues fue tomada alrededor de 1911-12 y que la mayoría de los actores en la foto, según el IMDb, estuvieron bajo contrato con la Bison Company durante esos años.

Thomas Ince era el supervisor de la subsidiaria Bison Company o Bison Life Motion Pictures cuya propietaria era la New York Motion Picture Company. Se convirtió en un estudio/rancho especializado en westerns, cuando en 1912, sus estudios de producción Bison Company compraron el Miller Brother 101 Ranch y el Wild West Show para utilizar sus activos y actores en la línea de ensamblaje y producción masiva de filmes y se le rebautizó como Bison 101 Company. Los estudios Bison Company, que se llegaron a ser conocidos como Inceville, después que Ince adquirió 20,000 acres de tierra costera en el cayón Santa Ynez y las colinas circundantes.

Según IMDb, la Bison Company produjo 618 cortos entre 1909 y 1917. La inmensa mayoría de ellas de uno o dos rollos. http://www.imdb.com/company/co0086589/

Establecida en Los Ángeles, California en 1971, Bison Archives adoptó la marca y el logo de Bison Life Motion Pictures o Bison Films, compañía que se fundó en Nueva York en 1909.

Resucitan el cine Lido

Información publicada por Jesús Alejo en Milenio:

El cine Lido tiene una historia que comienza en 1942, proyectado por Charles Lee como una sala de lujo, con más de mil 300 asientos y una torre de más de 20 metros de altura; tras un periodo de bonanza, en los años 70 se remodeló y cambió su nombre por el de Bella Época, hasta que hace poco más de seis años, durante la gestión de Consuelo Sáizar al frente del Fondo de Cultura Económica (FCE), se comenzó a gestar el Centro Cultural Bella Época.

Para respetar los orígenes del lugar, se dejó como parte de la infraestructura una pequeña sala que funcionaba lo mismo para la proyección de películas que para presentaciones editoriales o espectáculos infantiles.

Así, con la finalidad de recuperar la vocación original del espacio en el que se encuentra el Centro Cultural Bella Época, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el FCE y la Cineteca Nacional establecieron un convenio de colaboración a fin de que la institución cinematográfica se encargue de la administración de la pequeña sala que se había mantenido en el centro cultural.

“Había estado atendida con funciones de cine, pero la experiencia y la tradición de la Cineteca Nacional le va a dar mucha mayor visibilidad al Lido y, por lo tanto, mucha mayor afluencia de público y movimiento al de por sí gran movimiento que tiene el Bella Época”, destacó Joaquín Díez-Canedo, durante la presentación de la renovada vocación de la Sala Lido.

De acuerdo con Consuelo Sáizar, titular del Conaculta, se trata de un proyecto que pretende convertir a la Cineteca “verdaderamente nacional”, para lo cual se trabaja en tres grandes rubros: la remodelación a fondo de su casa matriz —al sur de la Ciudad de México—, la digitalización de gran parte del catálogo canónico de la filmografía nacional y una expansión que, por supuesto, incluirá a la Ciudad de México, pero con un horizonte que abarque a varios estados de la República”.

Foto: http://www.mubi.com

Misma calidad

En ese contexto se inserta la integración de la Sala Lido como parte de la Cineteca Nacional; para ello, se concreta un nuevo espacio de exhibición descentralizado, que funcionará con los estándares de calidad tanto en la programación como en la parte técnica y de servicio que caracteriza a la Cineteca, en palabras de su directora, Paula Astorga.

“La sala va a funcionar bajo la completa administración de la Cineteca Nacional, tanto en la taquilla —va a tener un costo de 40 pesos—. Es una sala que va a funcionar en formato digital, no tenemos la capacidad de meter un proyector de 35 mm. Los miércoles se va a dedicar al cine y letras, y hacia los fines de semana trabajaremos con estrenos de la Cineteca, con la intención de favorecer a la producción de cine nacional.

Desde la perspectiva de Consuelo Sáizar, se trata de un paso para fortalecer la exhibición del cine mexicano y para refrendar la vocación o intención inicial de vincular el cine, la literatura y la música.

“Con la Sala Lido, Conaculta refrenda su compromiso de fortalecer la industria cinematográfica nacional, mediante el establecimiento de espacios de reflexión y de debate.”

La Sala Lido de la Cineteca Nacional comenzará a funcionar a partir del 25 de noviembre, atendiendo los horarios del Centro Cultural, por lo cual se darán funciones en formato digital lunes, miércoles, viernes, sábado y domingo, a fin de dejar que martes y jueves se mantenga como espacio para las presentaciones editoriales.

La primera programación de la sala —que se puede consultar en la misma página de la Cineteca— se conforma con ocho películas, que son un extracto de la Muestra Internacional de Cine.

Ahora un poco de historia sobre el cine Lido con información tomada de www.mubi.com:

A mediados de diciembre de 1942, un anuncio en primera plana rezaba así:

Foto: http://www.mubi.com

“¿Por qué quiere Lupita que la lleven al Cine Lido? Porque, mujer de gran imaginación, quiere frecuentar centros sociales en los que impera un ambiente que, a más de ser distinguido, eleva la mente y el espíritu a regiones de fantasía.”

Por supuesto, antes del cafecito sentado en las mesas sobre las banquetas y las pedas en los pubs estilo irlandés o en los antros al ritmo de la música Groove Lounge, fué el cine. Diseñado por el arquitecto S. Charles Lee (quién también construyó los cines Lindavista, Chapultepec y Tepeyac, y cuyo lema era: “El show comienza desde la calle”) e inaugurado el 25 de diciembre de 1942, el cine Lido se convirtió en el punto de referencia para los vecinos (y no tan vecinos) del lugar. La composición arquitectonica del enorme recinto evidenciaba las influencias del entonces tan de moda estilo art deco y el spanish revival, siendo el elemento compositivo más caracteristico de este inmueble una torre de más de 20 metros de altura, semejante a un minarete que preside la entrada al lugar, la cual se encontraba enmarcada por una gran marquesina. En el inmueble se proyectaban los últimos estrenos procedentes de Hollywood y solían darse programas dobles dedicados a tal o cual artista o director de la época, con las infaltables (en ese entonces, claro) programaciones de matinee dedicadas a los escuincles del hogar.

Foto; http://www.mubi.com

Este nuevo “Centro de reunión de todas las damas elegantes”, contaba con luz negra, clima artificial, (todo un un verdadero lujo entonces) sistema de ventilación, así como con un buen numero de entradas y salidas de seguridad, con capacidad para recibir a 1325 espectadores. Desde su inauguración, el cine Lido era, junto con el cine Lindavista, una de las principales manzanitas de la discordia entre productoras y distribuidoras cinematográficas nacionales y extranjeras, las cuales les dedicaban planas enteras en los diarios más importantes del país en las que, de paso, anunciaban los estrenos exclusivos que se peleaban por destinar para cada una de estas salas. El cine Lido inició sus actividades con la proyección de la cinta A caza de novio, (Her cardborad lover), de Georges Cukor y protagonizada por Norma Shearer y Robert Taylor.