Cine mudo en pleno siglo XXI. La Calle de enero 23, 2012

Desde la década de los años treinta del siglo pasado no se había filmado una película muda que fuera tan bien recibida y criticada como lo ha sido The Artist (2011), filme franco-belga del director Michel Hazanavicius con Jean Dujardin, Bérénice Bejo, John Goodman y Malcolm McDowell entre otros. La fotografía es de Guillaume Schiffman y la música original fue compuesta por Ludovic Bource, amén de utilizar melodías clásicas de la época. Por cierto, la actriz Bérénice Bejo es esposa del director.

La historia se sitúa en Hollywood de 1927 cuando la estrella del cine silente George Valentin recapacita si la llegada del cine parlante lo hará caer en el olvido de los espectadores. Recordemos que The Jazz Singer de 1927 fue dirigida por Alan Crosland y se estrenó en 1927 y es la primera película con sonido directo. George Valentin se enamora de Peppy Miller, una joven bailarina, quien se convierte en estrella al despuntar la nueva era del cine. Lo más interesante del filme es el homenaje a los inicios del cine y a sus iniciadores. A aquellos grandes actores y actrices del cine mudo. Hay una escena en la película donde se utilizan escenas de La marca del zorro (1924) con Douglas Fairbanks, pero sustituyen la imagen del original con Jean Dujardin. Filmada en blanco y negro nos remite a esos cándidos años de nuestros abuelos y bisabuelos.

Resulta inverosímil que una película muda en blanco y negro sea una de las más ganadoras de los festivales a donde ha sido invitada. La obra ha obtenido varios premios – Jean Dujardin como mejor actor en el Festival de Cannes y en los Golden Globe ganó como mejor película – y es seria aspirante a obtener el Oscar.

Para aquellos amantes de la cinematografía silente es pertinente recordar aquella locura de Mel Brooks, Silent Movie de 1976 y como acertadamente titularon era una película muda. La última película silente premiada en algún festival cinematográfico fue Wings de William A. Wellman que ganó el Oscar a mejor película en 1928. También recordemos que Charles Chaplin siguió reacio a filmar sus obras con sonido y todavía a mediados de los treinta del siglo pasado continuaba sin utilizar el sonido, salvo en casos especiales.

El director y guionista Michel Hazanavicius, cuyos primeros trabajos fueron para la televisión, recordó que siempre había querido filmar una película muda y gracias a un par de obras bastante triviales, pero muy redituables en lo económicos: OSS 117: Le Caire, nid d´espions y OSS 117: Rio ne répond plus, logró obtener el financiamiento para esta “locura” en pleno siglo XXI. Es de notar también que la fotografía es en blanco y negro y la producción se desplazó a Los Ángeles para filmar en las locaciones originales de la época.

Entre los premios obtenidos por The Artist destacan la de mejor actor en el Festival de Cannes a Jean Dujardin; de la Boston Society of Film Critics a Ludovic Bource por la música; La Broadcast Film Critics Association a la mejor película, la mejor música a Bource, mejor director a Michel Hazanavicius y mejor vestuario a Mark Bridges;  el premio Capri, Hollywood a Bérénice Bejo por mejor actriz y la mejor película del año; el Chicago Film Critics Association  le otorgó a Hazanavicius el premio al mejor guión; Bource ganó como mejor compositor el European Film Awards;  por parte del Washington Area Film Critics Association, mejor película y mejor partitura musical; del London Film Critics Circle se llevó mejor actor, dirección y filme del año; mejor película del National Board of Review; mejor director del New York Film Critics Circle; el premio del público en el Festival de Cine de San Sebastián; en los Golden Globes obtuvo mejor película, mejor música y mejor actuación.

Ha sido nominada en casi todos los festivales importantes del mundo, tanto el filme, su director y guionista, los actores, fotógrafo, etc. En fin un verdadera pléyade de nominaciones y premios que pocas películas logran en su vida.

La historia, con algunas variantes, nos recuerda la famosa A Star is Born en sus dos versiones: la de 1954 dirigida por George Cukor con Judy Garland y James Mason y la de 1976 que fue dirigida por Frank Pierson con Barbra Streisand y Kris Kristofferson. La primera es superior en todo a la segunda y el trabajo de sus protagonistas es excelente.

Así pues, los invito a ver una muy buena película tal y como las disfrutaban nuestros ancestros. The Artist es un gran viaje al cine de antes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s