Carteles de septiembre de 1910

Cartel del domingo 4 de septiembre de 1910 (Teatro Edén)

LUGAR: Teatro Edén

CIUDAD: Toluca.

EMPRESARIO: EMPRESA DE CINEMATOGRAFOS.

PRECIOS: PRECIOS POR LA TARDE: Plateas con 6 entradas, $1.80; Luneta numerada, $0.30; Palcos 1os., entrada eventual, $0.20; Palcos 2os., entrada eventual, $0.10; Galería, $0.05. PRECIOS POR LA NOCHE: Plateas con 6 entradas, $1.20; Luneta numerada, $0.20; Palcos 1os., entrada eventual, $0.15; Palcos 2os., entrada eventual, $0.10; Galería, $0.05.

IMPRESOR: TALLERES DE “EL LAPIZ,” TOLUCA.

TÍTULO DE LA FUNCIÓN: TARDE Y NOCHE. Por la Tarde á las 4.30. ¡¡Aunque llueva!! ¡Por la Noche á las 9 en Punto! El mismo programa de la tarde. AUNQUE LLUEVA.

  • PRIMERA TANDA:
  • El Nuevo Sombrero.
  • Ladrona de alhajas.
  • HISTORIA DE UN QUESO.
  • El Saboyanito.
  • Casamiento en bicicleta.
  • MARISCAL VILLAR.
  • SEGUNDA TANDA:
  • Venganza del Herrero.
  • Vestido de Julia.
  • EXTRAÑA AVENTURA.
  • Desde París.
  • Sediento insaciable.
  • LOS DOS DESHEREDADOS!!
  • TERCERA TANDA:
  • Fábrica de Papel.
  • Coco y el terremoto.
  • PERRO DEL CIEGO.
  • Pasión por el Billar.
  • Ceremonia religiosa en la India.
  • HOLOCAUSTO!

HORARIO: A las 4 y 30 y a las 9 en punto

NOTA: No hay medias pagas. Los niños que ocupen asiento pagan boleto. No se dan pases. Este programa es susceptible de variación. No se responde por las intermitencias de la luz. No se recibe dinero en las puertas. No se suspende la función por mal tiempo. CONSERVE UD. EL TALON DE SU BOLETO.

PUBLICIDAD: LAS CERVEZAS DE TOLUCA. SON LAS MEJORES QUE SE ELABORAN EN EL PAIS.

FUENTE: Archivo Histórico Municipal de Toluca, Ramo “diversiones públicas”, Sección 4, Caja 7, 1909-1914, docto. 175.

Cartel del domingo 4 de septiembre de 1910 (Teatro Principal)

LUGAR: Teatro Principal.

CIUDAD: Toluca.

EMPRESARIO: EMPRESA FERRIZ E ISUNZA.

PRECIOS: ¡Ojo á los Precios Ojo! Plateas con 6 entradas, $3.00; Entrada a Luneta, $0.50; Entrada á Palcos Segundos, $0.15; Entrada General á Galería, $0.10.Mirad las Pagas. Por la Noche: PLATEAS CON SEIS ENTRADAS, $1.50; ENTRADA A LUNETA, $0.25; ENTRADA A PALCOS PRIMEROS, $0.20; ENTRADA A PALCOS SEGUNDOS, $ 0.10; ENTRADA GENERAL A GALERIA, $ 0.05.

IMPRESOR: Talleres de “El Lápiz.” Toluca.

TÍTULO DE LA FUNCIÓN: 2 GRANDES FUNCIONES 2 PARA LA TARDE Y NOCHE. ¡OJO! SELECTO PROGRAMA. ¡OJO!  ¡¡¡VISTAS de la Afamada Casa PATHE!!! Garantizando esta Empresa que la mayor parte de ellas son desconocidas del Público de Toluca. Programa: POR LA TARDE A LAS CINCO EN PUNTO. GRAN RIFA ZOOLOGICA: 100 cajas de dulces y 100 retratos del Cura Hidalgo. POR LA NOCHE A LAS NUEVE EN PUNTO. AUNQUE LLUEVA. LA MISMA FUNCIÓN.

En el intermedio de la 2ª. parte tendrá verificativo la RIFA ZOOLOGICA que tanto agrada á los niños, siendo los obsequios: 100 cajas de dulces y 100 distintivos del CENTENARIO con los retratos del GRAN PADRE HIDALGO, del humilde hijo de Guelatao y Héroe de la Paz y que servirá por sí solo para llevarlo en la solapa como remembranza del famoso grito que nos conquistó Patria y Libertad.

  • PRIMERA PARTE:
  • AGUA Y VINO.
  • Conciencia de Magistrado.
  • Los Niños de Hoy.
  • Compra difícil.
  • El Gran Pecado de la pequeña María.
  • CORRIDA DE TOROS DEL DOMINGO 21

Intermedio de 10 minutos.

  • SEGUNDA PARTE:
  • El Diablo Pensionista.
  • Ejercicios de Fuerza.
  • El Testamento del Tío.
  • Roma.
  • EL INDEFENSO.

Intermedio de 10 minutos

  • TERCERA PARTE:
  • Pescador que ha pescado algo.
  • Matrimonio enano.
  • La Evasión.
  • El Submarino.
  • Bastón Mágico.
  • LA FLOR QUE MATA

HORARIO: A las 5 en punto y á las 9 en punto.

NOTA: Los niños que ocupan asiento pagan boleto. Este programa es susceptible de variación. No se responde por intermitencias de la luz.

PUBLICIDAD: Ninguna.

FUENTE: Archivo Histórico Municipal de Toluca, Ramo “diversiones públicas”, Sección 4, Caja 7, 1909-1914, docto. 174.

Cartel del domingo 25 de septiembre de 1910 (Teatro Edén)

LUGAR: Teatro Edén

CIUDAD: Toluca.

EMPRESARIO: EMPRESA DE CINEMATOGRAFOS.

PRECIOS: Muchos OJO á los precios de entrada. PRECIOS POR LA TARDE: Plateas con 6 entradas, $1.50; Luneta numerada, $0.25; Palcos 1os., entrada eventual, $0.20; Palcos 2os., entrada eventual, $0.10; Galería, $0.05. PRECIOS POR LA NOCHE: Plateas con 6 entradas, $1.00; Luneta numerada, $0.20; Palcos 1os., entrada eventual, $0.15; Palcos 2os., entrada eventual, $0.05; Galería, $0.03.

IMPRESOR: TALLERES DE “EL LAPIZ.” TOLUCA.

TÍTULO DE LA FUNCIÓN: ¡2 GRANDES FUNCIONES 2! TARDE Y NOCHE. NOVEDADES-ESTRENOS. POR LA TARDE, A LAS 4 Y 30. AUNQUE LLUEVA. ¡Por la noche, á las 9 en Punto! EL MISMO PROGRAMA DE LA TARDE. AUNQUE LLUEVA.

  • PRIMERA PARTE:
  • Niño Escuadrón.
  • Cáñamo de la Virgen.
  • Ladrones automóviles.
  • Pretendiente en visita.
  • MAMITA! (Vista de Arte)
  • SEGUNDA PARTE:
  • Barbero por fuerza.
  • Pequeño Tambor República.
  • CARRERA DE CABALLOS.
  • Mucho trabajo para nada.
  • Amor hace engordar.
  • TRES RATEROS. (Vista de Arte)
  • TERCERA PARTE:
  • Pequeño cabrero.
  • Murciélago.
  • BUSCANDO AVENTURAS.
  • Perro Fiel.
  • Suplicio de Cuauhtémoc.
  • RATEROS DE HOTEL. (Vista de Arte)

HORARIO: A las 4 y 30 y a las 9 en punto

NOTA: No hay medias pagas. Los niños que ocupen asiento pagan boleto. No se dan pases. Este programa es susceptible de variación. No se responde por intermitencias de la luz. No se recibe dinero en las puertas. NO se suspende la función por mal tiempo. CONSERVE UD. EL TALON DE SU BOLETO.

PUBLICIDAD: LAS CERVEZAS DE TOLUCA SON LAS MEJORES QUE SE ELABORAN EN EL PAÍS.

FUENTE: Archivo Histórico Municipal de Toluca, Ramo “diversiones públicas”, Sección 4, Caja 7, 1909-1914, docto. 181.

Cartel del domingo 25 de septiembre de 1910 (Teatro Principal)

LUGAR: Teatro Principal.

CIUDAD: Toluca.

EMPRESARIO: EMPRESA FERRIZ E ISUNZA.

PRECIOS: Mirad las pagas. Por la tarde: Plateas con 6 entradas, $3.00; Entrada a Luneta, $0.50; Entrada a Palcos Primeros, $0.25; Entrada á Palcos Segundos, $0.10; Entrada General á Galería, $0.05.Mirad las Pagas. Por la Noche: PLATEAS CON SEIS ENTRADAS, $1.50; ENTRADA A LUNETA, $0.25; ENTRADA A PALCOS PRIMEROS, $0.20; ENTRADA A PALCOS SEGUNDOS, $0.10; ENTRADA GENERAL A GALERIA, $ 0.05.

IMPRESOR: Talleres de “El Lápiz.” Toluca.

TÍTULO DE LA FUNCIÓN: ¡CINEMATOGRAFO PATHE! 2 GRANDES FUNCIONES 2 PARA LA TARDE Y NOCHE. Programa superior al del Domingo pasado. Por la tarde A LAS CINCO EN PUNTO. ¡¡ RIFA ZOOLOGICA!! Con 100 Premios para los Niños. POR LA NOCHE A LAS NUEVE EN PUNTO. Gran Función Cinematográfica repitiéndose todos los estrenos.

En el intermedio de la 2ª. parte tendrá verificativo la RIFA ZOOLOGICA que tanto agrada á los niños, siendo los obsequios: 100 cajas de dulces y 100 distintivos del CENTENARIO con los retratos del GRAN PADRE HIDALGO, del humilde hijo de Guelatao y Héroe de la Paz y que servirá por sí solo para llevarlo en la solapa como remembranza del famoso grito que nos conquistó Patria y Libertad.

  • PRIMERA PARTE:
  • El Falso Heredero.
  • El Pollito.
  • La Conquista del General.
  • El Ramo de Violetas.
  • ASALTO A UN TREN. (Estreno)

Intermedio de 10 minutos.

  • SEGUNDA PARTE:
  • AMOR DEL PRINCIPE LILIPUTIENSE. (Estreno)
  • Las Muñecas del Sr. Lafleme.
  • Mendingante Reconocido.
  • El Derby en Epson. (Estreno)
  • La Emparedada de los Balcanes. (Estreno)

Intermedio de 10 minutos.

  • TERCERA PARTE:
  • Fuga Fallada. (Estreno)
  • Hacia el Laos. (Estreno)
  • Nada de Niños en Casa. (Estreno)
  • Ella Vigila á su Yerno. (Estreno)
  • NIÑOS MAL EDUCADOS. (Estreno)

HORARIO: A las 5 en punto y á las 9 en punto.

NOTA: Los niños que ocupan asiento pagan boleto. Este programa es susceptible de variación. No se responde por intermitencias de la luz.

PUBLICIDAD: Ninguna.

FUENTE: Archivo Histórico Municipal de Toluca, Ramo “diversiones públicas”, Sección 4, Caja 7, 1909-1914, docto. 180.

Blancanieves (2012) de Pablo Berger

A raíz del éxito que obtuvo la cinta francesa The Artist el año pasado, España no se ha quedado atrás y bajo la dirección de Pablo Berger nos muestra una visión cinematográfica con aire español del famoso cuento de los hermanos Grimm: Blancanieves. Igual que la cinta francesa, esta adaptación al mundo de los toros en la España de los años veinte se filmó en blanco y negro y carece de diálogo, el cual se suple con música. Además el actor Daniel Jiménez Cacho tiene un papel protagónico en el filme. A continuación dos escritos sobre el filme: uno español publicado en El País y otro mexicano publicado en Milenio. El primero es un reportaje y el segundo una entrevista el director.

Daniel Jiménez Cacho vestido de torero interpreta al padre. Foto: El País

Reportaje de Gregorio Belinchón publicado en El País el 2 de septiembre de 2012:

Blancanieves oscura

La España de los años veinte, con sus corridas y sus mantillas, ambienta una nueva versión cinematográfica del cuento clásico. El director Pablo Berger tardó cinco años en dar vida a esta obra silente y en blanco y negro con Maribel Verdú como madrastra

La caja es negra, no muy grande, y aparecía como recipiente de sueños, como promesa de tesoros. Pablo Berger (Bilbao, 1963) hizo unas pocas, las suficientes para atraer a la gente a su proyecto. En ellas hay 10 fotos, y junto a cada una de ellas, una frase. Así se presentaba Blancanieves:

  1. Blancanieves es una experiencia sensorial (junto a una foto de una sala de cine).
  2. Blancanieves es un viaje en el tiempo (que acompañaba a un retrato de dos mujeres con sombreros de los años veinte).
  3. Blancanieves es un cuento en imágenes (al lado de una fotografía de enanos toreros realizada por Cristina García Rodero).
  4. Blancanieves es emoción (junto a un retrato de la mítica actriz Gloria Swanson).
  5. Blancanieves es un homenaje al cine (y una fotografía de un rodaje).
  6. Blancanieves es un musical (que acompañaba a una foto de una bailaora flamenca y una guitarra daliniana).
  7. Blancanieves es un melodrama gótico (a su lado, una calavera).
  8. Blancanieves es una historia de amor (con un retrato de otra leyenda del cine, Rodolfo Valentino).
  9. Blancanieves es una coproducción europea (y una fotografía de un hombre de espaldas con un sombrero de copa).
  10. Blancanieves es el personaje de cuento más popular de la historia (con un retrato de Dolores del Río con peineta).
Carruaje de Blancanieves y Los Enanitos Toreros. Foto: El País

Junto a cada frase, una párrafo explicativo, y al final, unos títulos de crédito del futuro proyecto y el currículo del director. Con esa caja, Pablo Berger se reunió hace cinco años con Maribel Verdú: “A mí me encantan los paquetes regalo, no te voy a engañar, y me pareció una presentación increíble”. Berger le pidió ese encuentro antes de que la actriz leyera el guion, para explicarle las sensaciones que quería transmitirle al público en una apuesta más allá de lo arriesgado. Igual que Michel Hazanavicius estuvo casi diez años dándole vueltas en la cabeza a The artist, Berger ha rumiado su Blancanieves ocho años, y los últimos cinco ha luchado por sacar adelante la producción. Así que el día del encuentro entre el director y quien iba a ser su madrastra, hace un lustro, parecía imposible que un filme silente (mudo y con música) y en blanco y negro pudiera llegar a ganar el Oscar y triunfar en taquilla.

Porque Blancanieves es una panoplia de riesgos: silente, en blanco y negro, desarrollada a finales de los años veinte en España, en un mundo de matadores, flamenco y enanos toreros. “Nunca he sido aficionado a los toros”, confiesa su director, “pero poco a poco fui encajando las ideas: Blancanieves debía ser en blanco y negro y muda, y si la hacía así, tenía que transcurrir en los años veinte [la época gloriosa del cine mudo]; y si era en España, el auténtico mundo de la realeza era el de los toros, con sus reyes matadores, su corte cuadrilla, su cortijo castillo de cuento… Además tenía en la cabeza las fotos de España oculta, de Cristina García Rodero, con esa España profunda y visceral, con sus enanos toreros… Y todo eso me llevó al flamenco. El padre de Blancanieves es un torero de ficción inspirado en Belmonte. En la película hay secuencias de toros, pero no es un filme taurino. No soy taurino. Tampoco mi padre me llevó a los toros de niño. Sí es cierto que mi padre veía las corridas por televisión y que yo vi muchas de pequeño con él, en aquel blanco y negro televisivo. Siempre he pensado que los toros son muy cinematográficos. Tienen movimiento y conflicto. Ceremonia narrativa”. Y de flamenco, ¿cómo andamos? “Tampoco soy flamenquito. Aunque hay algo en los sentimientos que transmite el flamenco que no se da en ningún otro tipo de música: su ritmo, su guitarra, sus palmas tribales… lo hacen único e identificable”. Más aún: Berger ha compuesto la letra del tanguillo que se escucha en la película y que con su voz especial desgarra Sílvia Pérez Cruz.

Maribel Verdú es la madrastra. Foto: El País

Blancanieves es un puñetazo. Brutal, contundente. Berger inventa y lee cuentos por las noches a su hija; con esas sensaciones que nacen del asombro infantil, fue madurando el proyecto. “Es mi versión libre del cuento, aunque están sus elementos característicos: la niña huérfana de madre, la madrastra, los enanos, la manzana… y algo parecido al espejo”. Y Cristina García Rodero, e Ignacio Zuloaga, y Julio Romero de Torres, y la guía musical del guitarrista Chicuelo. Para quienes busquen comparaciones con The Artist, más allá de ese blanco y negro y de ser muda, no hay paralelismos. “Con su estreno, pasé algo de miedo. Cuando la vi, me di cuenta de que no se parecían en nada. The Artist es una película deliciosa, aunque alejada de lo que yo he rodado. Eso sí, ha servido como rompehielos en las salas, ha derrotado muchos prejuicios sobre este formato cinematográfico”. Su Blancanieves es racial –con rostros perfectos para ese tono como los de Ángela Molina (la abuela con la que se cría la protagonista), Inma Cuesta (la madre), Daniel Giménez Cacho (el padre torero) o Maribel Verdú (la madrastra) –, es gótica –al estilo de los hermanos Grimm, refundadores de la leyenda germana original– y a su vez es Carmen como la de la ópera de Georges Bizet: tanto que en el filme Blancanieves en realidad se llama Carmen.

Y es un constante goteo de referencias para cinéfilos: “A mediados de los ochenta, en San Sebastián, vi una proyección de Avaricia, el gran clásico del cine mudo de Erich von Stroheim, con una orquesta sinfónica en directo. Me creó unas sensaciones como pocas veces he tenido en una sala. Quiero recrear en el público todas esas emociones, que se sien­tan como cuando le leo el cuento a mi hija de siete años. Y para eso vuelvo a los orígenes, a su aspecto gótico, aunque a una época diferente, a los años en los que surgieron obras maestras como Napoleón, de Abel Gance, o La pasión de Juana de Arco, de Carl Theodor Dreyer, cuando comenzaba la Universal a filmar sus clásicos del cine de terror”. Berger se emociona hablando de cine, de planos de Juana de Arco, de Dreyer, con su intérprete protagonista, María Falconetti; del cineasta Victor Sjöström; de poder estrenar su película en alguna ciudad con orquesta en directo… “Antes que director soy cuentista, así que elijo crear sensaciones”. Que nacen en este drama de los rostros ajados y marcados de los años veinte, de esos caretos de pueblo sin dientes que lo mismo estallan en risotadas histéricas que se retuercen ante el sufrimiento de la niña protagonista. Era la España de hace 90 años y aún sigue ahí, porque es parte de lo que somos.

Macarena García y Los Enanitos Toreros. Foto: El País

Si en los ochenta una proyección de Avaricia desarmó a Berger, a inicios de los noventa España oculta, la serie de fotografías de Cristina García Rodero, le empujó en la misma dirección: “Hay una mirada muy humana y a la vez muy esteta en García Rodero. Ahí estaban los enanos toreros, y todo empezó a encajar”. El caldo de cultivo bullía, pero se cruzaron por el camino muchas otras cosas: sus años como profesor, el rodaje y el estreno de Torremolinos 73 (2003), su primer largometraje. “Escribí el guion de Blancanieves, y cuando me llamó el productor Ibon Cormenzana para ver qué proyectos tenía, se lo pasé con un ‘a ver qué te parece’. Al día siguiente me dijo: ‘Es el mejor guion que he leído en mi vida’. Pero también intuimos lo complicado que iba a ser el puzle financiero, que teníamos que defender su esencia silente y en blanco y negro. Vamos, que nos iba a costar”.

Retroceso al primer encuentro con Maribel Verdú. “Siempre me ha preocupado e interesado más el recorrido que el resultado: los rodajes, los ensayos”, dice la actriz madrileña. “Y este sonaba apasionante. Porque además dejaba un poco de lado las mujeres sufrientes que me ofrecen habitualmente por una mala malísima, que lo es sin ningún miramiento, porque sí. Me apunté de inmediato, a sabiendas de que costaría”. Berger: “Con ella al lado teníamos una baza de calidad y popularidad, y el rostro perfecto para Encarna, ese demonio”. Si sirve para hacerse una idea, los hermanos Grimm la definieron así: “Una mujer hermosa, aunque arrogante y presumida, que no podía soportar que alguien la superase en belleza”. Y un personajazo para alguien como Verdú que asegura no tener sentimientos maternales: “Cuidado, que no quiere decir que no me gusten. Yo creo que les caigo bien porque les hablo de tú a tú. Con los niños me hago su amiga; pero como con el resto de la gente, porque creo en tender puentes, en colaborar, en que para la vida la inteligencia emocional se nota. Para trabajar desde luego en esta profesión es fundamental”. Hay otro empaque añadido que aporta la actriz: ese rostro angulado, fascinante, cinematográfico, que tan bien encaja con toda la colección de sombreros lujuriosos, trajes desmelenados, galgos estilizados y miradas dramáticas que le adornan en la película. “Era maravilloso. Pocas veces he tenido un surtido así de vestuario. Me lo pasé bomba con tanto maquillaje”. Aunque el rodaje fuera en verano, aunque en la plaza de toros de Aranjuez –trasunto de un majestuoso coso sevillano– hiciera un calor infernal: allí estaba Verdú feliz con su triple capa de maquillaje, vestido negro y velo. Entre risas, recordando el momento, Verdú apostilla: “No quiero hacer cualquier cosa, como sí hice en el pasado… Pero si se tuerce el futuro, por supuesto, hay que vivir. Espero que la gente vea una de mis películas y entienda por qué escogí el proyecto”.

¿No será en el fondo Blancanieves una bilbainada? Tanto Cormenzana como Berger nacieron allí. “Es como de chulos y de crecidos”, bromea el director. “Puede, y con el tiempo me ha ido creciendo la duda”. En cambio, otros no lo creen así. Tras rechazar una oferta del Festival de Cannes, Blancanieves participará a concurso en el de San Sebastián el próximo 22 de septiembre, antes de su estreno comercial el siguiente viernes, 28 de septiembre. Su proyección ha creado inmensas expectativas, porque algunos ya la consideran la película española del año. Verdú guarda una frase final que aplica a su vida y a Berger: “Creo en la honradez y la honestidad”. A su guionista y director se le escapa una mirada de satisfacción antes de confesar “nervios y miedos”. “Aunque, al final, ha salido lo que quería”.

Macarena García como Blancanieves en su ataúd de cristal. Foto: El País

Entrevista publicada en la columna El Ángel Exterminador del diario Milenio el 19 de septiembre de 2012 por Isabel Cárdenas

La Blancanieves ibérica

Daniel Giménez Cacho roba cámara con su actuación en la cinta del director español Pablo Berger (Bilbao, 1963), en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF) 2012. Blancanieves es un tributo a la cinematografía silente, la trama sucede en el sur de España en los años veinte y ha corrido el rumor en la ciudad canadiense de que tal vez sea nominada al Oscar como mejor película extranjera

Blancanievesmezcla varios géneros a le vez: es un cuento de hadas, un musical, un melodrama, una historia de amor, una comedia y una farsa; un viaje sensorial que te transporta a la infancia; te lleva a través de la maravillosa música del compositor Alfonso de Villalonga y las hermosas imágenes en blanco y negro a la España de los años veinte y, por supuesto, a uno de los cuentos más populares del mundo: Blanca Nieves. Pablo Berger, su director, nos habla al respecto:

Inma Cuesta, la madre y Ángela Molina, la abuela. Foto: El País

¿Por qué escogiste a Daniel Giménez Cacho, un actor mexicano, para interpretar al torero Antonio Villalta, el padre de Blancanieves, y cómo surge la relación con él?

Yo conocí a Daniel por Profundo Carmesí, de Arturo Ripstein, una película maravillosa que me marcó, en la que Daniel está excepcional. A partir de ahí vi que empezó a salir en algunas películas españolas: trabajó con Agustín Díaz Yanez, con Vicente Aranda y me pareció un actor carismático y de una gran fuerza.

Cuando estábamos preparando el casting para el personaje del padre, Antonio Villalta, una especie de Belmonte ficcionalizado (fue el gran torero de la historia de todos los tiempos), la directora de casting puso el nombre de Giménez Cacho sobre la mesa; y como yo soy muy amigo de Agustín Díaz Yanez, quien es posiblemente la persona que más sabe de cine y toros, y además es amigo de Giménez Cacho, me dijo: “Pablo, ni lo dudes, este papel está hecho para Daniel Giménez Cacho, es el único actor en el mundo que va a poder reflejar lo que es una matador de toros. Cómo anda, esa mirada, esa presencia, ese perfil”. Hay algo físico en Daniel que es perfecto para representar a la mayor figura del toreo.

Yo diría que es el Robert De Niro mexicano; es un actor que prepara los papeles a fondo: para este papel vino a España para tomar clases de toreo durante un mes; todos los días, con el traje de luces, en la plaza, en verano, a cuarenta grados, desde que salía el sol hasta que se acababa; para poder sentirse como un torero. También pasó mucho tiempo viendo corridas de toros y preparándose.

Otro personaje que es fundamental y entrañable es el de Ángela Molina, que no está en el cuento de los hermanos Grimm. ¿Cómo decides introducirlo?

Mi filme es una versión libre inspirada en el cuento; el cuento es de tres páginas y un guión son noventa. Hay que crear un mundo de secuencias y de situaciones que no aparecen en el cuento original. Lo único que mantenemos son los personajes principales: hay una madrastra, hay dos Blancanieves (la niña y la adolescente); hay enanitos y hay manzana. Yo me he creado personajes nuevos como el de la abuela de Blancanieves, que es uno de los más importantes. Para este papel conté con la gran Ángela Molina, una de las mejores actrices no solo de España, sino a nivel mundial. Ha trabajado con grandes directores, Buñuel por ejemplo. Es una actriz que en cada toma es diferente, la emoción la tiene a flor de piel.

Nuestra película trabajaba con un concepto que yo llamo “Hollywood ibérico”; necesitaba grandes estrellas del cine español; y como es una película muda, podían ser grandes estrellas del cine de habla hispana, como es el caso de Daniel. Tenían que ser grandes actores: Imma Cuesta, Daniel Giménez Cacho, Pere Ponce, José María Pou, Maribel Verdú.

Daniel Jiménez Cacho en Blancanieves. Foto: Milenio

Cuéntame del personaje de Blancanieves niña y la adolescente.

Como soy muy ambicioso quería que el personaje de la niña fuera un poco como el caso de Lo que el viento se llevó para buscar a Scarlett O’Hara. Hicimos un llamado a nivel nacional, en el que cualquier niña se pudiese presentar, hicimos castings en Madrid, Barcelona y Sevilla; también a través de Facebook e internet. Las posibles candidatas podían mandar sus videos y sus fotos; grabamos y vimos a miles. Curiosamente, la niña que hace de Blancanieves de niña no había ido un casting en su vida, no es una niña actriz, si que era del grupo de teatro de su colegio, pero era su primer casting. Al verla entrar por la puerta, su cara y sus ojos nos hablaban. Cuando dijimos acción y ella empezó hacer su prueba era como una bombilla que se iluminaba y no podías quitar tu mirada de ella…

La Blancanieves adolescente es una joven actriz, Macarena García, ella ha trabajado mucho en televisión, pero Blancanieves es su primera película. Estoy convencido de que va a ser una de las grandes estrellas de nuestro cine. También tomó clases de toreo durante un mes y lo sorprendente es que nuestro asesor taurino, un matador de toros (José Luis Seseña), me dijo que tanto Daniel como Macarena eran muy buenos estudiantes y que estaba impresionado en que poquito tiempo habían conseguido aprender el arte del toreo.

¿Por qué escogiste el Festival de Cine de Toronto para la première mundial de tu película?

Los festivales son como las mujeres, ellos te eligen a ti (dice riéndose)… Yo creo que sí, que las mujeres lo eligen a uno, por lo menos en mi caso. Un director cuando hace una película quiere la mejor plataforma para presentarla. Mi primera opción obviamente era Toronto, porque es la gran puerta al mercado americano que todos sabemos es la gran industria; pero no solamente el mercado americano, porque hay compradores de todos el mundo: de Japón, de Francia, de Alemania, de Venezuela, de México, de Australia…

Los habitantes de Toronto aman el cine; hay cines en todas las esquinas, unas pantallas gigantescas, una calidad de proyecciones increíble, se forman unas colas inmensas y, sobre todo, el público quiere descubrir nuevos talentos, nuevas películas. Yo me siento muy afortunado de que Blancanieves ha sido muy bien recibida.

Muy altas probabilidades tiene Blancanieves de representar a España en los premios Oscar como mejor película extranjera y en los Ariel mexicanos.

Chocolate Smoke Gang pone música a El inquilino (1926) de Alfred Hitchcock

Filmada en 1926 para los Gainsborough Studios de Michael Balcon, El inquilino (The Lodger: A Story of the London Fog) fue la primera película de suspenso dirigida por Hitchcock y su primer éxito comercial y de crítica. Hecha al poco tiempo de su regreso de Alemania, se nota la influencia del expresionismo alemán de obras como El gabinete del Dr. Caligari (1919) de Robert Weine y Nosferatu (1922) de F. W. Murnau. Estos filmes que utilizan escenarios estilizados y angulados, así como marcados contrastes entre luz y sombras para mostrar los estados sicológicos alterados, serían a la postre las mayores influencias en el novel director.

El inquilino fue escrita por Eliot Stannard, basada en la novela de Marie Belloc Lowndes (hermana del poeta Hilaire Belloc), y tuvo como protagonista a Ivor Novello – popular actor de la época y quien sería la estrella de la siguiente película de Hitchcock, Downhill (1927) – en el papel del misterioso inquilino de quien se sospecha es el asesino. Novello volvió a interpretar al mismo personaje en un remake sonorizado dirigido por Maurice Elvey en 1932. June Tripp, la joven actriz que protagoniza a la hija de la casera, Daisy fue la segunda de una serie de actrices que se tiñeron de rubio ante la insistencia de Hitchcock – la primera fue Virginia Valli en The Pleasure Garden (1925). Joe, el policía y prometido de Daisy externa en un intertítulo: “me encanta el cabello rubio, igual que El vengador”. Pronto se vio que Hitchcock tenía gustos similares.

El inquilino fue un gran éxito, y logró ubicar a Hitchcock como un director reconocido. Sin embargo se consideró que la cinta no se estrenara. Después de una proyección interna, el distribuidor C. M. Woolf le espetó al director “su película es tan mala, que la vamos a enlatar y olvidarnos de ella”. Al final la cinta se estrenó, gracias al apoyo del productor Michael Balcon y al joven cinéfilo y futuro crítico y teórico cinematográfico, Ivor Montagu. Mientras que Hitchcock volvió a filmar algunas contadas escenas, Montagu redujo el número de intertítulos a una cuarta parte, además de incluir en ellos diseños del artista E. McKnight Kauffer. Esa fue la versión que se mostró a la prensa en septiembre de 1926, donde la publicación especializada, Bioscope, la describió en términos brillantes: “Es posible que este filme sea la mejor cinta británica jamás filmada”.

Esta cinta es la primera en que Hitchcock muestra su atracción sicológica hacia la relación entre sexo y asesinato, entre éxtasis y muerte. Relación que marcará el resto de su obra.

Notable resulta que en esta película aparezca por primera vez el propio Hitchcock en sus clásicas apariciones cameo, como un editor de periódico – según comentó el mismo director, eso se debió a que no llegó el actor que haría ese breve papel. Hitchcock aparece sentado de espaldas en un escritorio mientras habla por teléfono a los tres minutos de iniciada la cinta. Alma Reville, asistente de dirección y futura esposa de Hitchcock, pues contraen matrimonio el 2 de diciembre de 1926, poco antes del estreno de la cinta, también hace un breve cameo.

Originalmente, la cinta debería terminar con la ambigüedad de no saber si el inquilino era culpable o no. Sin embargo, cuando Ivor Novello fue considerado para el papel del inquilino, el estudio demando hacer algunas alteraciones al guión. Según recordó Hitchcock años después: “el estudio no permitió ni siquiera considerar a Novello como villano y tuvimos que hacer algunos cambios al guión para mostrar sin lugar a dudas que él era inocente.” Al final, Hitchcock siguió las instrucciones dictadas, pero evitó mostrar al verdadero villano en la pantalla.

El inquilino se estrenó el 14 de febrero de 1927 en Londres y el 10 de junio de 1928 en Nueva York.

El inquilino (The Lodger: A Story of the London Fog); en Estados Unidos se tituló The Case of Jonathan Drew, (1926) Británica. B & N; ocho rollos / 7685 pies. Producción: Gainsborough Pictures, Limited. Productores: Michael Balcon y Carlyle Blackwell. Director: Alfred Hitchcock. Guión: Eliot Stannard, basado en la obra de teatro Who is He? y la novela The Lodger de Marie Belloc Lowndes. Directores artísticos: C. Wilfred-Arnold y Bertram Evans. Asistente del director: Alma Reville. Fotografía: Baron Ventimiglia y Hal Young. Intertítulos: Ivor Montagu. Diseño de los intertítulos: E. McKnight Kauffer. Editor: Ivor Montagu. Intérpretes: Ivor Novello (el inquilino), June (Daisy Bunting, una modelo), Malcolm Keen (Joe Betts, detective de la policía), Marie Ault (Sra. Bunting, la casera), Arthur Chesney (Sr. Bunting), Eve Gray (víctima), Alfred Hitchcock (editor de noticias al teléfono), Alma Reville (radioescucha). Sinopsis: Un asesino serial conocido como El vengador anda suelto en Londres, donde asesina mujeres rubias. Un misterioso individuo llega a la casa del matrimonio Bunting para rentar una habitación. La hija de los Bunting es una modelo rubia quien tiene una relación con uno de los detectives asignados al caso. El policía está celoso del inquilino y comienza a sospechar que probablemente es el asesino.

El ensamble Chocolate Smoke Gang musicalizará este clásico silente de Alfred Hitchcock, el próximo sábado 29 como parte del ciclo Bandas Sonoras: Cine Mudo a Ritmo de Rock.

Chocolate Smoke Gang – el proyecto más propositivo de la escena del jazz contemporáneo, además de ser un poderoso ensamble de jazz de vanguardia donde la improvisación se encuentra de forma lúdica con la composición contemporánea. La cita es el próximo sábado en la Sala 5 de The Movie Company, sede alterna de la Cineteca Nacional.

Reconocidos dentro de la escena de jazz contemporáneo como uno de los proyectos más propositivos y avant garde en la actualidad, la banda invita a los espectadores a experimentar el viaje sonoro de su presentación en vivo a través de los potentes sonidos característicos del free jazz combinados con ritmos alternativos y una gran capacidad de improvisación.

Liderado por el contrabajista Carlos Maldonado Cisneros Malcisne conocido por su trabajo en Los Dorados, el ensamble cuenta en su alineación con Marcos Miranda en el clarinete bajo y otros alientos; Remi Álvarez en los saxofones tenor y soprano; Gabriel Puentes en la batería y Alexander Bruck en la viola y violinófono.

Para su presentación en Bandas Sonoras, el quinteto promete un repertorio exclusivo que acompañará cuadro a cuadro las imágenes de El inquilino, tercer largometraje mudo de Alfred Hitchcock y con el cual inició su carrera en el thriller, género cinematográfico al que dedicaría toda su vida.

Carlos Amador nunca fue Billy West

Anuncio de página entera publicado el 3 de noviembre de 1917 en el The Moving Picture World

En respuesta a las dudas que pudo haber creado el artículo anterior de Federico Dávalos Orozco sobre Carlos o Charles Amador, imitador de Charlie Chaplin y a quien supuestamente también se le conoció como Billy West, como el mismo Amador divulgó, dejo a continuación, con pruebas visuales y documentales, que Amador nunca fue Billy West y lo que trató fue de embaucar a los cándidos cinéfilos mexicanos de los años 20 del siglo pasado, ya sea por vanidad, como promoción profesional o ambas.

Entre ellas, algunos de los anuncios de la King-Bee Company, productora de los cortos de Billy West que se publicaron en The Moving Picture World junto uno de los cortos que la compañía filmó. También incluyo un artículo con los datos de los directivos de la compañía: el propio Billy West; el gerenta de ventas, Nat Spitzer; el productor, Louis Burstein y el gerente de finanzas, Louis Hiller. El artículo publica una fotografía donde aparece un Billy West sin su clásica caracterización de Chaplin.

Billy West nació el 22 de septiembre de 1892 en Rusia y murió en Hollywood el 21 de julio de 1975. Fue un actor, productor y director del cine mudo norteamericano y se le recuerda como un muy buen imitador de Charles Chaplin.

Staff de la King-Bee Company donde aparece sentado al centro Billy West; Oliver Hardy en el suelo a la derecha.

Nació con el nombre de Roy B. Weissburg y lo cambió a Billy West a su llegada a Estados Unidos. Actuó en varios cortos, siendo el primero Apartment No. 13 en 1912, pero será hasta 1917, cuando lo contrata la King-Bee Company para satisfacer la demanda de comedias que hacía el genial Charlot. A West lo ven actuar en Chicago donde imitaba a Chaplin en pantomimas en un vaudeville y lo invitan filmar cortos para hacer lo mismo: imitar al gran cómico del bombín y bastón. West se disfrazó idéntico a Chaplin, tanto en vestimenta como en maquillaje y logró dominar a la perfección sus gestos y manera de caminar, al grado de ser en varias ocasiones confundido con el actor inglés.

Anuncio publicado en el The Moving Picture World en febrero 9, 1918

Para 1918 ya había filmado 75 comedias, la mayoría de dos rollos, para la King-Bee Company que tenía su estudio en Fort Lee, New Jersey. En una entrevista de 1969 comentó que llegó a dirigir a Harry Langdon en Double Trouble en 1941, donde utiliza ya el nombre de William West y no Billy, apelativo coloquial.

Cuando Charles Chaplin demandó a Carlos Amador por sus imitaciones donde utilizaba el nombre de Charles Aplin, aquel pidió a West que fuera testigo de la fiscalía, pues aunque éste lo imitaba, por cierto muy bien, nunca dejó de presentarse con su nombre artístico de Billy West, donde quedaba claro que él no era el creador del “vagabundo”.

En alguna ocasión Chaplin vio a Billy West actuar durante una filmación en alguna calle de Hollywood y lo alabó diciéndole “que era un maldito buen imitador”. La mayoría de la comedias que dirigió Arvid E. Gillstrom para la King-Bee Company se parecen mucho a las creadas por Charles Chaplin en el bienio 1916-1917, donde Oliver Hardy (futura pareja cómica de Stan Laurel para ser conocidos en México como El Gordo y El Flaco) tenía el papel de villano que Eric Campbell actuaba para los cortos de la Mutual y Leatrice Joy, el que correspondía a la cándida Edna Purviance. Por cierto, el famoso “Gordo” se presenta como Babe Hardy y no Oliver.

Artículo que publicó The Moving Picture World sobre la King-Bee Company donde menciona a sus directivos y su principal estrella.

A continuación The Candy Kid de 1917 dirigida por Arvid E. Gillstrom, donde Billy West comparte créditos con Ethel Cassity, Oliver Babe Hardy, Leo White, Bud Ross y Leatrice Joy. El corto de dos rollos se filmó en Bayonne, New Jersey y se estrenó el 15 de octubre de 1917:

Para 1922 Billy West se convirtió en su propio productor y dejó de imitar a Chaplin y con otra faceta actoral continuó haciendo comedias; a la larga trabajó detrás de cámaras como director para pequeñas compañías y finalmente para la Columbia Pictures.

Página de The Moving Picture World de noviembre 3, 1917 donde se anuncian los estrenos de la King-Bee Company. The Candy Kid aparece en penúltimo lugar

Aunque para estas alturas, segunda década del siglo XXI, donde dudo mucho que todavía exista alguna confusión sobre estos dos personajes, no quería dejar pasar la ocasión para dar a conocer el material sobre Billy West y sus cortos cómicos de la King-Bee Company. Carlos Amador, a la luz de los años, será recordado como un mal imitador del imitador Billy West, así como un pésimo actor y peor director como se puede constatar en el artículo de Federico Dávalos Orozco donde se analiza Terrible Pesadilla.

Charles Amador, el Chaplin mexicano

Artículo de Fedrico Dávalos Orozco que publicó Intolerancia, revista de cine, núm. 07, agosto-septiembre 1990, pp. 82-84:

Charles Amador, el Chaplin mexicano

A finales de 1929 llegó a la ciudad de México, proveniente de los Estados Unidos, Carlos o Charles Amador, conocido por sus imitaciones de Chaplin. Su intención era hacer unas películas en nuestro país. La prensa lo recibió con entusiasmo. Se trataba de otro mexicano que había “triunfado” en Hollywood como Dolores del Río, Ramón Novarro, Lupe Vélez, etc., y que ahora honraba su origen filmando en su patria. Declaró que abriría un concurso para elegir a la actriz que – tal vez – cantaría en su primera producción mexicana. (1)

Charles Amador en Terrible Pesadilla

Por lo que se dice en el párrafo anterior, Amador quería filmar películas sonoras con música y canciones; sin embargo, de su labor no quedó constancia en la prensa. La narración de la experiencia mexicana de Amador hubiera concluido aquí si no se hubieran localizado, en Puebla, hace aproximadamente quince años, cuatro rollos de ocho de una comedia de largometraje filmada y protagonizada por Charles Amador: Terrible pesadilla. Considerando la fecha de su arribo a México y que la compañía productora dedicó la cinta al presidente de la República Ing. Pascual Ortiz Rubio y al gobernador poblano Leónides Andrew Almazán, es probable que la cinta se filmara en Puebla en el año de 1930. Terrible pesadilla parecía llevar en el título su propia autocrítica. Suma de tropiezos, la cinta es un ejemplo significativo del trabajo de Amador como imitador de Chaplin. Entre otras cosas, reunía versiones muy precarias de algunos de los hallazgos cómicos del cine norteamericano: Keystone Cops, las bañistas de Sennett, los pastelazos, las “riesgosas” escenas de los autos que se atraviesan a los tranvías, etc.

Aunque la copia rescatada en Puebla y que preserva la filmoteca de la UNAM es muda, contiene algunos fotomontajes ahí mismo depositados que la anuncian como sonora. En Terrible pesadilla, Amador, el deslucido Charlot azteca encarna a Phill Otto Malo, frustrado aviador. Siendo esperado ansiosamente en la ciudad de Puebla se estrella antes de llegar a su destino. En consecuencia enfrenta varias peripecias: vestido de torero acude a una plaza de toros; en un cabaret coquetea con un travesti creyéndolo mujer, los Keystone Cops acuden al cabaret ante una amenaza de bomba; finalmente, Amador es despertado de su “terrible pesadilla” en un banca del parque por un policía. De los rollos que se conservan (1º, 4º, 5º y 8º) vale la pena destacar la escena de una bailarina danzando el jarabe tapatío de puntitas en zapatillas de ballet (Carmen Desfasiaux) en un cabaret. Sorprendentemente, el sustrato humorístico de la cinta se apoya en los innumerables intertítulos que la plagan. Un humor más bien elemental, lleno de retruécanos y chistes de dudoso gusto.

A continuación, como ilustración del humor verbal de Amador, reproduzco los créditos de Terrible pesadilla transcritos por la filmoteca Luis Buñuel de Puebla:

LA CÍA. CINEMATOGRÁFICA MEXICANA “EL ÁGUILA”, S.A.

PRESENTAN A CHARLES AMADOR EN

TERRIBLE PESADILLA 

REPARTO:

CHARLES AMADOR . . . . . PHILL OTTO MALO

CARMEN ORTIZ . . . . . MARY HUANA

ELÍAS DE HANAN . . . . . JUAN GALLARDO

CARMEN DESFASIAUX . . . . . MERRY CHRISTMAS

ROBERTO GEVARA . . . . . NAPOLEÓN CHURRUCA

AMBROSIO ROJAS . . . . . CATARINO HUARACHE

CARLOS DESFASIAUX . . . . . CORNELIO DEL TORO

HONORATO REYES . . . . . BARTOLINO BELÉN

IGNACIO DÍAZ . . . . . CACAHUATE SALADO

ESCRITA Y DIRIGIDA POR: CHARLES AMADOR

FOTOGRAFÍA DE: RODOLFO ROSAS          TÍTULOS DE: CARLOS LEÓN

ADAPTACIÓN MUSICAL DEL MAESTRO ERNESTO MANGAS V.

DISTRIBUIDOR EXCLUSIVO: ELÍAS DAVID HANAN

4 NORTE 1405                                   PUEBLA, PUE.

&   &   &   &   &

LA CÍA CINEMATOGRÁFICA MEXICANA “EL ÁGUILA”, S. A.

TIENE EL HONOR DE DEDICAR CON TODO RESPETO SU PRIMERA PRODUCCIÓN EN PRO DEL ARTE NACIONAL, AL CIUDADANO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA INGENIERO DON PASCUAL ORTIZ RUBIO.

IGUALMENTE HACEMOS PRESENTE NUESTRA DEDICATORIA AL C. DR. DON LEÓNIDES ANDREW ALMAZÁN, GOBERNADOR DEL ESTADO DE PUEBLA.

Charles Amador en otra escena de Terrible pasadilla

Pero, ¿quién era Carlos Amador? Los datos sobre su vida y obra son escasos y confusos. En sus presentaciones en nuestro país afirmó que él era Billy West y Charlie Aplin, ambos conocidos imitadores de Chaplin, especialmente el primero. Sin embargo, las fuentes históricas consultadas hasta el momento afirman que son dos personas distintas. A Billy West se le considera hijo de inmigrantes rusos y a Carlos Amador un “actor mexicano” que usó el seudónimo de Charlie Aplin.

Si a lo anterior agregamos que los datos biofilmográficos de ambos son extrañamente coincidentes surge la necesidad de profundizar la investigación para dilucidar el misterio que rodea la vida de Carlos Amador: imitador de Chaplin ¿acaso engañó a sus paisanos haciéndose pasar por Billy West, el “mejor” imitador del cómico inglés?; o bien, ¿acaso engañó a los norteamericanos pues era más prestigioso ser un inmigrado ruso que un emigrado mexicano? Esperamos en poco tiempo poder dilucidar la verdad. Mientras tanto, presentamos algunos datos sobre el Chaplin mexicano, según él mismo los difundió a través de gacetillas periodísticas.

A los tres años fue llevado por sus padres a Los Ángeles, donde más tarde comenzó su carrera cinematográfica como extra. Según sus propias declaraciones en las imitaciones de Chaplin se hizo llamar Billy West, aunque ocasionalmente también se le conoció como Charles Aplin. Según afirmación propia, la primera caracterización de Chaplin la hizo trabajando al lado del actor Douglas Fairbanks en The Nut (Theodore Reed, 1921) (2)

A mediados de 1923 visitó en plan de trabajo la capital mexicana acompañado de Dolly de Wayne representando “escenas cómicas tal como si estuviera frente a la cámara de los estudios cinematográficos” (3) en el teatro Olimpia. Su acto cómico complementaba la proyección de El joven rajah (The Young Rajah, 1922 de Phil Rossen). Una gacetilla decía al respecto lo siguiente:

Una excelente película de leyendas orientales con la mejor interpretación de Rodolfo Valentino, El joven rajah, y la presentación personal del gran imitador de Charles Chaplin, Billy West (su verdadero nombre Carlos Amador)… (4)

Para estas fechas, 1923, Amador declaraba tener en su haber tan sólo dos cintas imitando a Chaplin. (5) En cambio, hacia 1925 ya tenía filmadas “varias docenas de rollos”.

En octubre de 1925 las cortes fallaron en su contra en un litigio promovido por Chaplin, viéndose obligado a cambiar su indumentaria. Los abogados de Amador hicieron una sorprendente defensa de los “derechos” de su defendido para caminar, vestir y maquillarse como Chaplin. Acopiaron una detallada y comprobable cantidad de datos y testimonios señalando que el mostacho, vestuario (sombrero de hongo, bastón de caña, saco, pantalones, zapatos), maquillaje, caminado de pato, etc., no eran exclusivos de Chaplin y habían sido utilizados por diversos comediantes de manera aislada o en diversas combinaciones. El demandante aceptó todas las consideraciones históricas, pero apuntó que incluso si otros habían empleado elementos de su vestuario, el vestuario en su conjunto, unido al nombre de Chaplin eran de su exclusiva propiedad y que conforme a la ley de competencia desleal tenía el derecho de protegerse de los imitadores. Así la corte falló contra Charles Amador y su personaje Charles Aplin, obligándolo a modificar su vestuario. (6)

El falso Chaplin, Carlos Amador

Emilio García Riera menciona una cinta actuada por Amador en 1925, A Day in Tijuana, dirigida por Robert MacKenzie. (7)

Seguramente una investigación más acuciosa nos aportará datos muy interesantes sobre la trayectoria de este mexicano en Hollywood. A diferencia de otros nacionales buscadores de fama en el emporio norteamericano que se forjaron directamente bajo la luz de reflectores como actores o bien asimilaron los diversos oficios relacionados con la producción, Charles Amador ha sido prácticamente olvidado. Aparentemente fracasó su intento de afianzarse en México y no se conocen noticias de sus actividades posteriores.

Notas:

  1. El Universal Ilustrado, núm. 656, diciembre 5 de 1929, pp. 18 y 43.
  2. El Universal Ilustrado, Ibídem; Revista de Revistas, núm. 690, julio 29 de 1923, pp. 12-13.
  3. El Universal Ilustrado, núm. 55, mayo 24 de 1928.
  4. Excélsior, julio 28 de 1929.
  5. Revista de Revistas, núm. 690, julio 29 de 1923; El Universal, abril 18 de 1923.
  6. McCabe, John. Charlie Chaplin. Garden City, N.Y. Doubleday, 1978, pp. 87-88.
  7. García Riera, Emilio. México visto por el cine extranjero, vol. 1. Era-Universidad de Guadalajara. México, 1987, p. 132.

Sobre este filme, Emilio García Riera en el primer volumen de su Historia documental del cine mexicano (p. 17) “no deja pie con bola” al comentar de Terrible pesadilla que:

[e]n efecto, parece una pesadilla – más patética que terrible – lo que se ve en las partes de esta comedia que logró rescatar la Cinemateca Luis Buñuel de Puebla en lo años sesenta y que vienen a ser la mitad, más o menos, de lo muy mal filmado por el jalisciense Amador. Parece ser que Amador, un torpe imitador de Charles Chaplin, trató en vano de hacer sonora su película, y aun logró que Ernesto Mangas le compusiera una “adaptación musical” para acompañar, por ejemplo, una escena de cabaret en la que una bailarina interpreta el jarabe tapatío con modos de ballet (de puntas) y vestida con sombrero charro y falda de china poblana recogida hasta las rodillas. A falta de sonido, Amador acudió a Carlos León (supongo que era el conocido periodista y muy dudoso humorista de ese nombre) para que le redactara unos intertítulos de cuya consternante “gracia” dan idea los nombres de los personajes; sólo se salvó de un nombre sin “chiste” uno de los productores de la cinta, Elías Hanan, que se llamó en la película Juan Gallardo, como el torero de la novela Sangre y arena, del español Vicente Blasco Ibáñez, interpretado en 1922 por Rodolfo Valentino para Hollywood.

Charles Amador en el set de El inocente con Adela Sequeyro Perlita de cabello rubio y Emilio Tuero con sombrero bajo el brazo

Según el  IMDb, Amador murió en Chula Vista en 1974 y le adjudica dos comedias más. Una de ellas, filmada en 1930, también la consigna Moisés Viñas en su Índice general del cine mexicano y se tituló El inocente con Emilio Tuero y Adela Sequeyro Perlita. La otra, solamente es mencionada por el IMDb y se tituló El día del trabajo, filmada en 1935. En ésta, Amador comparte créditos con Ana María Bengoa y Elvira Gosti, quien posteriormente, en 1937, actuó en La mancha de sangre de Adolfo Best Maugard.