Latinos en el cine mudo de Hollywood. La Calle de octubre 1, 2012

Históricamente, los latinos han sido raramente protagonistas en alguna película de Hollywood, y sus personajes típicamente han sido marginados y poco desarrollados cuando han aparecido. El uso de los estereotipos ha sido la mayor faceta de la representación latina en el cine, particularmente durante la era del Hollywood clásico. En pasadas décadas, personajes latinos han sido presentados especialmente como sexuales, aniñados o agresivos. Sin embargo algunos filmes mostraban una imagen más positiva o compleja de los latinos, aunque la historia completa no se conoce todavía dada la poca investigación académica en esa área. Los más conocidos investigadores del cine latino norteamericanos incluyen a Chon Noriega, Charles Ramírez Berg, Ana M. López, Clara Rodríguez y Rosa Linda Fregoso.

Los más antiguos estereotipos negativos de los latinos en el cine tienen una relación directa con la historia de los latinos y específicamente con los mexicano-americanos en los Estados Unidos. Los mexicanos y, luego, los mexicano-americanos eran vistos como un dique para el expansionismo de los colonos europeos durante el siglo XIX; nociones como el Destino Manifiesto circularon en la literatura fronteriza, y otros artefactos de cultura popular propiciaron poner a los mexicano-americanos como inferiores en inteligencia e integridad y por lo que carecían de los derechos ciudadanos. Las primeras películas simplemente reafirmaron estos estereotipos americanos en el imaginativo de los mexicano-americanos y mexicanos. Filmes de décadas posteriores extendieron dichos estereotipos a centroamericanos y sudamericanos.

En las primeras décadas después del nacimiento del cine americano en las postrimerías de los 1890, algunos latinos se involucraron en la creación de películas o aparecieron como actores en dichos filmes. Sin embargo, todos estos individuos provenían de una clase económica privilegiada, además de ser descendientes de españoles. Durante este periodo no existe todavía industria cinematográfica centralizada; filmar películas era una tarea de emprendedores y visionarios diseminados por todo el país produciendo y creando películas mudas. Contados son los americanos de origen hispano que actuaron en estas películas silentes podemos incluir a Myrtle González (1891-1918) y Beatriz Michelena (1890-1942), quien también produjo los filmes de aventuras donde actuó.

Anuncio publicado en Photoplay Magazine de marzo de 1915

Conforme se reducía el número de compañías productores que llegaron a dominar la industria fílmica entre 1910 y 1930, ver a latinos detrás de cámara o en la producción no sucedió sino hasta bien entrados los años 70.

Los más antiguos filmes donde aparecen personajes latinos son los westerns mudos; por lo general interpretaban al villano greaser a quien el héroe blanco enfrentaba. Un par de películas que siguen este lineamiento incluyen Tony the Greaser (1911) y The Greaser’s Revenge (1914). El vocablo greaser, de uso común en ese tiempo, era usado para referirse a bandidos mexicanos o a otros flojos y poco confiables personajes mexicanos. Tales representaciones comenzaron un patrón hollywoodense que caracterizó a los latinos como los otros en contraste con los blancos. Estas imágenes no se exportaban a países latinoamericanos sin infinidad de protestas de parte de ellos. Quejas y un boicot a los filmes de Hollywood por parte del gobierno mexicano a principios de los años 20 del siglo pasado, orilló a los productores a disociar características negativas del latino con cualquier identificación nacional a algún país, originando representaciones pan-latinas, que aún mantenían un dejo de denigración.

A mediados de la década de 1920 hubo un boom para los actores latinos de tez clara con un poco de experiencia. Inspirados por la inmensa popularidad del actor italiano Rodolfo Valentino (1895-1926), el original latin lover, los productores cinematográficos le dieron oportunidad a algunos latinos, donde incluimos a los mexicanos Ramón Novarro (1899-1968), Dolores del Río (1905-1983), Gilbert Roland (1905-1994) y Lupe Vélez (1908-1944). Estos actores y actrices fueron protagonistas de muchas películas, la más de las veces como pasionales y sensuales tipo latin lovers, y se convirtieron en estrellas internacionales del cine mudo de finales de los años 1920.

Raquel Torres, 1930

Menos conocido, pero importantes en el quehacer cinematográfico de la época fueron Rosita Delmar nacida en Chihuahua, Mary Emery de Monterrey, Mona Rico y George Lewis, originarios de la ciudad de México y Raquel Torres oriunda de Hermosillo.

Recomiendo ampliamente México visto por el cine extranjero, 1894-1940 y México visto por cine extranjero, filmografía 1906-1940 que corresponden a los dos primeros tomos que Emilio García Riera publicó en una coedición de Editorial ERA y la Universidad de Guadalajara. Tampoco tiene desperdicio la página http://www.tcm.com/2009/lif/index.jsp de Latino Images in Film.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s