Steven Severin musicalizará Vampyr (1932) de Carl Theodor Dreyer

Vampyr (Vampyr – Der Traum des Allan Grey) es una cinta de horror franco-alemana de 1932 dirigida por el director danés Carl Theodor Dreyer. La cinta fue escrita por Deyer y Christen Jul basada en elementos de la colección de historias sobrenaturales In a Glass Darkly de J. Sheridan Le Fanu. Vampyr fue financiada por Nicolas de Gunzburg quien estelariza la cinta bajo el nombre de Julian West junto con un elenco no profesional de actores. Gunzburg interpreta a Allan Grey, un estudiante de ocultismo quien arriba a la villa de Courtempierre, que está bajo el influjo de un vampiro.

Vampyr fue un reto para Dreyer de filmar pues fue su primera película parlante y tuvo que ser grabada en tres idiomas. Para sobreponerse a este problema, se utilizó muy poco dialogo en el filme y casi la totalidad de la narración está hecha con técnicas de cine mudo e intertítulos. La cinta se filmó en locaciones y para reafirmar la atmósfera, Dreyer optó por una técnica fotográfica borrosa y lavada, realizada por el fotógrafo Rudolph Maté. La edición del audio se realizó en Berlín donde las voces, efectos sonoros y música fueron añadidos a la cinta.

Vampyr tuvo un estreno retardado en Alemania y se estrenó el filme ante audiencias con opiniones negativas tanto de público como de críticos. Dreyer editó la película después del estreno alemán y tuvo mejor recibimiento en Francia. La cinta se consideró como un trabajo menor de Dreyer, pero la crítica actual ha sido mucho más favorable, sobre todo respecto a los efectos visuales y la atmósfera que crea el filme.

Tras el éxito obtenido el año pasado con La sangre de un poeta, Steven Severin regresa a México para volver a participar en el ciclo BandaSonoras: Cine mudo a ritmo de rock, organizado por Conaculta Cine, a través de laCineteca Nacionaly elInstituto Mexicano de la Radio(IMER), en coproducción con Independent Recordings. En esta ocasión, estrenará en México el score que realizó para una de las películas clásicas del cine mudo universal: Vampyr, uno de los trabajos más destacados del cineasta danés Carl T. Dreyer, que se exhibirá en dos funciones, 17:30 y 20:00 horas el próximo sábado 13 de octubre en la Sala 5 de The Movie Company, sede alterna de la Cineteca Nacional.

Reconocido por su trabajo como artista solista y miembro fundador de la legendaria banda inglesa post punk, Siouxsie and The Banshees, Severin se vio inmerso en el trabajo de una de las películas considerada obra maestra del cine de horror.

Atraído por la propuesta en blanco y negro de principios de los años treinta de Dreyer, el ex integrante del afamado Bromley Contingent sonoriza una cinta que desarrolla el tema del vampirismo en una historia con aura de cuento de terror, dotada de elementos sobrenaturales.

Severin presenta una fascinante síntesis de sonido e imagen, elevando la apreciación de la naturaleza surrealista y enigmática de la obra original. Vampyr, inquietante cuento de Carl Theodor Dreyer sobre el miedo y la obsesión encuentra en su contraparte sonora la puntuación adecuada en la nueva banda sonora de Severin; un paisaje sonoro altamente atmosférico que transporta rítmicamente al espectador con las imágenes oníricas en la pantalla.

La tercera de las películas mudas que musicaliza Severin, dentro de su serie de acompañamientos sonoros titulada Music for silents, expone un profundo análisis de la psique humana, sus miedos y obsesiones con uno de los temas que más fascinación y atracción han generado en el público a lo largo de distintas generaciones: la existencia de los hombres murciélagos, mejor conocidos como vampiros o también vulgarmente llamados chupasangre. Más que una de las películas o series de moda sobre vampiros adolescentes o jóvenes “malévolos” con intenciones buenas, la cinta deDreyer ofrece otra dimensión, amplificada en intenciones emotivas e intelectuales con la música de Steven Severin.

Basada en la obra de Sheridan Le Fanu de 1872, Carmilla, -que definió el género de cuento de vampiros y precedió a Drácula deBram Stoker por 25 años-, Vampyrsigue la suerte de Allan Gray, un joven estudiante de lo oculto. Gray llega a un pueblo donde descubre poco a poco que la región está maldecida por unos seres extraños y sobrenaturales. En una noche, el joven protagonista recibe un misterioso visitante nocturno quien hace entrega de un paquete con la etiqueta “Abrirse después de mi muerte”, desde ese momento los acontecimientos se tornarán cada vez más oscuros e inquietantes. Catalogada como una película muda de gran valor estético -a pesar de haberse encontrado en el filo de la transición del cine mudo al cine sonoro, y editada un año después de queBela Lugosi protagonizó Drácula, la versión de los estudios Universal, Vampyr es considerada una obra maestra, ejemplo alternativo sobre el vampiro cinematográfico, creando una atmósfera intensa, una pesadilla que atormenta la mente mucho después de que las luces se enciendan.

Atraído por la propuesta en blanco y negro de principios de los años 30 de Dreyer, el ex integrante del afamado Bromley Contingent sonorizará una cinta que desarrolla el tema del vampirismo en una historia con aura de cuento de terror, dotada de elementos sobrenaturales.

Vampyr es un inquietante cuento de Carl Theodor Dreyer sobre el miedo y la obsesión, que encuentra en su contraparte sonora la puntuación adecuada en la nueva banda sonora de Severin; un paisaje sonoro altamente atmosférico que transporta rítmicamente al espectador con las imágenes oníricas en la pantalla.

Siouxsie & the Banshees es considerada una de las agrupaciones más alternativas y como única sobreviviente de la escena punk de Londres de finales de los años 70, la cual logró evolucionar, innovar y obtener éxito hasta su desaparición a mediados de los 90.

Tras la desaparición de la banda, Severin se ha dedicado casi exclusivamente a la composición para cine y televisión, y la edición de otros proyectos como solista, además de hacer varias colaboraciones.

Desde 2008 ha realizado acompañamiento electrónico en vivo para cine mudo, sorprendiendo a audiencias en todo el mundo que esperan lo inesperado del hombre que ha cruzado caminos con diversas luminarias como John Cale, Alan Moore, Lydia Lunch, Marc Almond, Merce Cunningham, Robert Smith y The Tiger Lillies.

A continuación parte de una entrevista que otorgó Severin:

Cuál es tu criterio para seleccionar un filme para musicalizarlo?

Bueno, existe un número limitado de material. Por lo que corté con todas aquellas trabajadas hasta el cansancio, tales como Metropolis y Nosferatu, y escogí algo de lo que quedaba. Y al comenzar a trabajar así, todo se daba solo. Me gustó mucho hacer The Seashell and The Clergyman. No tenía casi nada de narrativa, es uno de los primeros filmes surrealistas jamás filmado. A continuación, después de haber analizado otra vez La sangre de un poeta, me pareció obvio que esta haría una buena secuela. Cuando vi Vampyr comencé a ver conexiones entre las tres cintas. Hay un solo protagonista varón en las tres películas, suceden en mundos que no tienen mucho sentido y no los puedes controlar de forma alguna. Viven al margen de los eventos. Por ello es que se me figuró una pequeña trilogía.

¿La trilogía está terminada ya o seguirá buscando filmes con la misma temática?

Creo que es un buen momento para hacer un alto y revisar lo hecho. Terminado esta gira y puesto en el mercado el CD, me tomaré un descanso y pensaré sobre qué sigue. Bien puede ser una extensión de la trilogía o me puedo ir en otra dirección. Todavía no decido qué hacer.

Uno de los detalles interesantes de Vampyr es que el protagonista, Nicolas de Gunzburg, quien aparece en la película bajo el nombre de Julian West, se convirtió en una figura importante de la moda de Nueva York, y tuvo una vida diferente después de Vampyr?

Esa es una conexión con La sangre del poeta, porque esa obra fue financiada por la misma clase de aristocracia que financió Un perro andaluz. Parece existe una tendencia a fines de los veinte e inicio de los 30 de este tipo de películas de arte con financiamiento independiente. Hasta pudieron influir entre ellas, quien sabe. Es muy probable que Dreyer haya vista estas cintas.

No solamente fueron cintas independientes, como ya dijiste antes, contenían inusuales y hasta estructuras anti-narrativas. Todavía estaban en los inicios del cine cuando era posible sentir la necesidad de experimentar debido a que la gramática formal no era regla todavía.

Así es, exactamente. Además también está la dimensión de que solo están tratando de llegar utilizar el sonido de forma adecuada. La estética de Vampyr es muy de cine mudo: los close-ups, las expresiones y aún los intertítulos. Hay mucho de la lectura del libro y muy poco dialogo. Así que fue obvio que quitáramos el dialogo por completo y solo usar subtítulos.

Aparentemente Dreyer basaba ciertas escenas en pinturas, no solo de la escuela surrealista, pero también de pinturas clásicas. Esto es necesariamente un área de interés para usted, el arte y el surrealismo en particular.

Un poco antes de que me hablara estaba leyendo algo sobre cómo Dreyer mostraba a una de las actrices protagonistas algunas reproducciones de pinturas de Goya mientras estaban en plena filmación. No mencionaba cuáles, pero obviamente eso tenían…quiero decir, ¿qué otras influencias pudieron tener en esa época? No había rock ‘n roll.

Buen punto. ¿Qué pasos tomas para componer una partitura? ¿Cuál es tu punto de inicio con un filme como este?

Al inicio hay que mirar y volver a mirar e investigar, hasta que llego a conocer el filme de atrás para adelante. Entonces la composición de la música se torna bastante rápido. Tomo alguna escena que al instante me atrae en términos musicales y comienzo desde ahí. Es como un rompecabezas. Solo tienes que llenar los espacios en blanco y pensar. Esta pieza puede funcionar aquí con algunos arreglos. Sientes el ritmo conforma avanzas. Eso es lo que me sucedió con las tres películas que escogí: voy construyendo hacia arriba en términos de tiempo. Cuando por primera vez tuve la idea de musicalizar filmes me asustó componer música para 90 minutos seguidos. ¿Cómo podía tener a la audiencia atenta durante 90 minutos? Así que comencé con filmes más cortos; Vampyr tiene solo 72 minutos de duración. No es tan larga como cualquier película actual.

Comento acerca de hacer mucha investigación: ¿busca referencias fuera de la película?

Leo muchas críticas de ella y cualquier cosa que emane de ella. Vampyr está basada en el cuento Carmilla de Sheridan Le Fanu, así que lo leí. Todas estas cosas…Ahora que tienes internet puedes seguir, seguir y seguir.

Supongo que el problema radica en saber cuándo parar y ponerse a trabajar.

Exacto. Cuando tienes algo así de viejo, mucha gente lo ha estudiado y tratado de explicar. Hay muchas preguntas sin contestar en la película.

Cuando tocas en vivo, ¿tus presentaciones cambian de noche a noche?

No mucho. El corazón de la obra sigue siendo la misma, porque no soy muy dado a improvisar.

La siguiente ficha filmográfica está tomada de IMDb:

Vampyr. Producción: Alemania-Francia. Carl Theodor Dreyer y Julian West. Distribución: Vereinigte Star-Film GmbH. Dirección: Carl Theodor Dreyer. Guión: Christen Jul y Carl Theodor Dreyer, basado en la obra In a Glass Darkly de Sheridan Le Fanu. Intérpretes: Julian West (Allan Grey), Maurice Schutz (Bernard), Rena Mandel (Gisèle), Jan Hieronimko (doctor Marc), Sybille Schmitz (Léone), Henrietta Gerard (Margarite Chopin), Albert Bras (el criado), N. Babanini (su mujer), Jane Mora (la enfermera), Georges Boidin (el cojo). Música: Wolfgang Zeller. Fotografía: Rudolph Maté. Edición: Tonka Taldy y Carl Theodor Dreyer. Estrenada en Alemania el 6 de mayo de 1932 y en Francia en septiembre de 1932.

 

 

Un pensamiento en “Steven Severin musicalizará Vampyr (1932) de Carl Theodor Dreyer”

  1. Carl Theodor Dreyer (1889-1968) is Danish cinema’s most celebrated director and is still, to this day, an inspiration to artists, filmmakers and audiences worldwide. On the occasion of http://www.carlthdreyer.dk (English version http://www.english.carlthdreyer.dk), a comprehensive website on the filmmaker’s life and work launched May 2010, the Danish Film Institute spoke with three prominent Danish directors about their relationship to Dreyer: In this video Christoffer Boe (“Reconstruction”, “Everything Will Be Fine”) talks about Dreyer’s sense of perfection and how his films are like churches — awe-inspiring and setting an ideal that is grotesquely high. Carl Theodor Dreyer is the maker of “La Passion de Jeanne d’Arc”, “Vampyr”, “The Word”, “Gertrud” and other classics.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s