Ramona (1910). La Calle de noviembre 12, 2012

Resulta desafortunado que la reputación del pionero cineasta D. W. Griffith esté marcada por la virulencia racista de su cinta épica de 1915 El nacimiento de una nación. La controversia alrededor del filme ha opacado en muchos espectadores que Griffith filmó cintas donde exponía y prejuicios raciales.

Una de esas cintas es Ramona: A Story of theWhite Man’s Injustice to the Indian, hecha durante su estancia en American Biograph. La cinta basada en la popular novela de Helen Hunt Jackson, Ramona cuenta la historia de una mestiza (Mary Pickford) quien es asediada por Felipe (Francis J. Grandon), un próspero español. Ella en cambio está interesada en el indio Alejandro (Henry B. Walthall), un peón. A pesar que la madre desaprueba la relación, Ramona se decide por Alejandro y renuncia a una vida confortable para irse a vivir al pueblo en ruinas de los indios.

Los predicamentos y limitaciones materiales de Ramona y Alejandro se ponen peor cuando un altercado con un hombre blanco, quien quiere sacarlos de su propiedad, hiere en la cara a Alejandro. Mientras tanto Felipe ha decidido ayudar a los dos nativos, y al encontrar a su antiguo amor, Ramona, ella está a punto de iniciar un funeral.

Ramona no fue el primer intento de Griffith para describir a los indios americanos de una forma propositiva. Ya había filmado algunas cintas con temática similar en el norte de Nueva York, siendo la más notable The Red Man’s View de 1909. Sin embargo, en aras de imprimir más drama a sus filmes, Griffith usó estereotipos raciales en otras cintas tal y como sucede en The Battle at Elderbush Gulch de 1913, donde un grupo de colonos blancos son asediados por un grupo de indios borrachos.

Lo que es significativo en Ramona no es solamente que los personajes son divididos en sufridos indios y crueles hombres blancos, sino que describe a los españoles de California como un grupo neutral. Son prósperos y orgullosos, pero no tienen en sus principios nubes mentales que los atormenten con prejuicios raciales como sucede con los blancos. Felipe no tiene problemas en tomar a Ramona como su esposa, aún después de que fue rechazado por ella.

En algunos niveles, la tolerancia de Griffith hacia las relaciones raciales se puede considerar simplista, pero la forma de contar historias cinematográficas en 1910 estaba todavía en su infancia. De analizar los filmes de Griffith, en especial Ramona, en un contexto histórico apropiado la cinta se podría considerar progresiva y bastante efectista. El New York Dramatic Mirror describió The Red Man’s View como “simbólico del destino de la raza india que ha sido paulatinamente expulsada de sus tierras a raíz de los avances del hombre blanco, y como tal está llena sentimientos poéticos and belleza artística”.

Antes de ser llevada al cine, la novela Ramona se adaptó al teatro y durante sus inicios como actor, Griffith actuó en ella en el papel de Alejandro durante una gira de la costa oeste en 1905. Después de la versión fílmica de Griffith la novela ha sido filmada varias veces: en 1916 la dirigió Donald Crisp con Adda Gleason en el papel principal; Edwin Carewe lo hizo en 1920 con Dolores del Río como Ramona y en 1936 Henry King con Loretta Young en el protagónico.

Helen Hunt Jackson no era simplemente un novelista que utilizó el suroeste americano como escenario para los temas populares que desarrolló. Hunt era una activista que cabildeó en el Congreso de Estados Unidos por los derechos de los indios americanos. La tragedia de Ramona es una historia verídica que Hunt Jackson siguió en los periódicos. La inspiró para explorar el valle del río Santa Clara, donde se adentró en las condiciones de las reservaciones y escuelas para los indios americanos. Sus peticiones al Congreso para incrementar el apoyo gubernamental fueron inútiles así que decidió crear una historia de ficción de donde salió Ramona. Comparada con la obra revolucionaria de Harriet Beecher Stowe, La cabaña del tío Tom, Hunt Jackson expusó que “si logro aportar la centésima parte para los indios americanos que logró la Sra. Stowe para los negros, me sentiría agradecida.”

Griffith pudo haber hecho el guión por sí mismo en aras de abogar por los indios americanos, pero quería que el nombre de Hunt Jackson fuera incluida en el proyecto debido a la fama que había obtenido a raíz de la publicación de la novela. Para ello convenció a los ejecutivos de la Biograph de pagarle cien dólares a Hunt Jackson por los derechos de la novela. Para Richard Schickel, biógrafo de Griffith, esta pudo ser la primera venta de derechos literarios para hacer una película en la historia del cine.

Imagen

Para ser más verídica, Griffith filmó la cinta en Camulos en el Condado de Ventura, California, donde la historia sucede en realidad.

En 1910 la sede de la industria fílmica estaba todavía localizada en los estados de Nueva York y Nueva Jersey. Griffith fue uno de los primeros cineastas en filmar en el oeste del país al considerar favorable el clima y los escenarios que ofrecía California. Con un equipo de alrededor de treinta técnicos y actores se aventuró en California durante el invierno de 1910 para filmar varios proyectos. Ramona fue la penúltima cinta que filmó durante este viaje, pero fue, de acuerdo a Schickel, “el clímax”.

Aunque varios directores de cine habían incursionado en California en el pasado y filmado algunas escenas en ese lugar, fue Griffith quien tuvo la distinción de filmar la primera película completa en Hollywood: In Old California (1910), la segunda cinta filmada durante este viaje.

Es de llamar la atención que las cintas que Griffith filmó para la Biograph durante 1910 pudieran comprimir toda una novela en un solo rollo. Ramona tiene una duración de 17 minutos.

En términos de preservación, Ramona es una cinta especial porque es una de los pocos filmes de la Biograph que sobreviven con todos los intertítulos. En base a los ellos, la narrativa de Ramona resulta ilógica para las audiencias modernas. Como era la norma en esa época, los intertítulos aparecían antes de cada escena y básicamente su función era narrar lo que iba a suceder en la siguiente escena. Esto era normal, pues todavía no se desarrollaban las formas puramente visuales para contar una película y las audiencias requerían de un poco de ayuda para entender la trama. Las cintas dirigidas por Griffith, hoy en día no requieren de los intertítulos para ser comprendidas; aspecto que las cintas de otros directores no tienen y a carencia de ellos resultan difíciles para el espectador su comprensión.

Emilio García Riera en México visto por el cine extranjero, vol. 1 (pag. 32) reproduce un párrafo de la obra The Movies de Richard Griffith y Arthur Mayer:

Cuando Griffith empezó a tomar primeros planos (close-ups) no sólo de las caras de los actores, sino de objetos y de otros detalles del decorado, demostró que era la toma (the shots), y no el actor, la unidad básica de expresión en el cine. Cuando al plano general (full-shot) y al primer plano añadió los planos extremadamente alejados (extreme long-shots) de Ramona (1910), completó la combinación “plano alejado-plano medio-plano cercano” que se mantiene hoy como el modo clásico de abordar el material de cualquier escena cinematográfica. Cuando a tales descubrimientos añadió el método de ensamble y composición de esas partes de películas con acciones tomadas desde distancias variables, quedaron establecidas las bases de la técnica moderna.

Ficha filmográfica: Ramona (1910) Estados Unidos. Subtítulo: A Story of the White Man’s Injustice to the Indian. Un rollo / 995 pies. Producción: Biograph Company. Distibuidor: Biograph Company. Dirección: D. W. Griffith. Basada en la obra homónima de Helen Hunt Jackson. Fotografía: G. W. Bitzer. Intérpretes:  Mary Pickford (Ramona), Henry B. Walthall (Alejandro), Kate Bruce (la madre), Francis J. Grandon (Felipe), W. Chrystie Miller (cura), Charles H. West (hombre en la capilla), Dorothy West (mujer en la capilla), Frank Opperman, Gertrude Claire, Mack Sennett (explotador blanco). Estrenada en Estados Unidos el 23 de mayo de 1910.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s