Los rollos del cine revolucionario

Enrique Rosas

Enrique Rosas inauguró en la Ciudad de México el Salón París en 1907 y al año siguiente se asoció con los hermanos Alva para producir actualidades, unión que duró hasta finales de 1909. En 1910 partió para La Habana donde se estableció por algún tiempo. En 1912 regresó a México y retomó sus actividades como exhibidor. El 16 de octubre de este último año el general Félix Díaz se apoderó del puerto de Veracruz con el concurso del 21º Batallón y expidió una proclama que desconocía al gobierno del presidente Francisco I. Madero, proponía la formación de un gobierno provisional que convocara a elecciones libres, y arengaba al ejército federal a que se uniera al movimiento. Entonces Rosas filmó el reportaje titulado La revolución en Veracruz (1912), que contenía “[…] todos los episodios de la recuperación del puerto por las fuerzas del gobierno”. 60 Poco después, entre el 9 y el 24 de febrero, rodó en la capital de la república Decena Trágica (1913), un largometraje sobre los acontecimientos en los que perdieron la vida el presidente Madero y el vicepresidente Pino Suárez. 61

A_240_Decena_Trágica_Cd._Méx._(febrero_de_1913)
Imagen No. 34: Un grupo de curiosos rodean a un artillero durante la Decena Trágica en la esquina de las calles de Victoria y Dolores de la Ciudad de México, febrero de 1913. Fotografía de Hugo Brehme.

A continuación, Rosas viajó a Europa donde radicó hasta mediados de 1915, cuando regresó nuevamente al país para sumarse a las fuerzas del general constitucionalista Pablo González, para quien realizó numerosas películas de propaganda política: En el campo de operaciones frente a Cerro Gordo (1915), El general Pablo González y los generales Cos, Robelo, Azuara, y Lechuga, acuerdan el plan de ataque a los zapato-villistas atrincherados en San Cristóbal Ecatepec (1915), La artillería constitucionalista avanzando hacia la Ciudad de México (1915), Cofres de parque de artillería quitados al enemigo (1915), El adiós a uno de los soldados constitucionalistas muertos en la línea de fuego (1915), Puente sobre el Gran Canal del Desagüe destruido por los zapato-villistas (1915), El campo de batalla escombrado de enemigos (1915), Segunda toma de la Ciudad de México por el general Pablo González (1915), El señor general Pablo González en los sitios de campaña (1916) y Documentación nacional histórica, 1915-1916, dividida en seis grandes partes, que mostraba la toma de Cuernavaca, Tlaltizapán y otros pueblos del Estado de Morelos por las fuerzas del general Pablo González. 62

A 241 Entrada constituc. a Cuernavaca (5 de feb. 1916)
Imagen No. 35: Entrada de las fuerzas constitucionalistas a la Ciudad de Cuernavaca el 5 de febrero de 1916, el día de la victoria. Fotografía de José Mora.

Escribe Ángel Miquel: “Junto con Abitia, Rosas fue uno de los pocos documentalistas que decidió cambiar sus viejos hábitos y dar el salto a la filmación de actores en estudios. Para esto, asociado con la actriz de teatro de revista Mimí Derba y patrocinado por Pablo González, fundó en 1917 la Sociedad Cinematográfica Rosas, Derba y Cía., más conocida como Azteca Film. En unos meses, Rosas y Derba edificaron un estudio en la capital y lanzaron al mercado cuatro largometrajes y dos películas más cortas, en lo que parecía ser el despegue de una importante producción. Sin embargo, no fue así. Hacia finales de 1917 los socios se distanciaron y la Azteca Film desapareció. Mimí Derba se retiró del teatro, pero Rosas siguió en el negocio del cine”. 63

A 242 Gral. Pablo Glez. en Huitzilac, Mor. (1916)
Imagen No. 36: El general Pablo González visita el campamento constitucionalista de Huitzilac, Morelos, el 18 de marzo de 1916. Nótese la presencia de un camarógrafo en la esquina superior derecha de la imagen. Fotografía de José Mora.

Rosas rodó algunos documentales más —como la actualidad El Sepelio de Quinito Valverde y del aviador Arnaldo Paniagua (1918) y el montaje documental Emiliano Zapata en vida y muerte (1919)— antes de embarcarse en la realización de la que sería su película más memorable: El automóvil gris (1919). Este largometraje narraba los atracos cometidos en 1915 en residencias de familias adineradas de la Ciudad de México por unos asaltantes que portaban uniformes militares. Rosas combinó convenientemente las partes filmadas con base en el guión argumental con el material documental del fusilamiento de los criminales, mezclando la historia con la leyenda. El filme cumplió sobradamente con el propósito de exaltar la figura del general Pablo González —quien por esos días aspiraba a ocupar la presidencia de México— haciéndolo responsable de la aprehensión y del ejemplar castigo que merecieron los malhechores, y exculpándolo —como autoridad que fue de la capital de la república— de cualquier vinculación con la banda delincuencial.

La última película de Rosas fue el reportaje La caída de Carranza (1920). El cineasta poblano murió el 9 de agosto de 1920.

A_243_Gral._Pablo_González_(1917)
Imagen No. 37: El general de división Pablo González aparece vestido de civil en la portada de El Universal Ilustrado del domingo 2 de noviembre de 1917.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s