Los rollos del cine revolucionario

La imagen del poder

Al mismo tiempo que la industria cinematográfica satisfacía las necesidades de lucro de las empresas que la constituían, servía de medio de expresión de su particular visión del mundo. En efecto, el potencial propagandístico del cine fue descubierto de inmediato por los hermanos Lumière, quienes dedicaron gran parte de su producción a la representación de la vida cotidiana de la burguesía francesa y del escenario del poder, en el que abundaban las coronaciones de la realeza y los desfiles militares. 5 No olvidemos que fueron justamente los enviados de los hermanos Lumière quienes introdujeron el cinématographe en México en agosto de 1896. 6 Tampoco, que fue Gabriel Veyre quien rodó las primeras “vistas de movimiento” del presidente Porfirio Díaz, concretando un estilo y una forma narrativa que imitaron los primeros camarógrafos nacionales —Henri Moulinié, Salvador Toscano, Carlos Mongrand, Guillermo Becerril e hijos, Francisco Sotorriba, Enrique Rosas, Enrique Echániz, Julio Kemenedy, los hermanos Alva y Antonio F. Ocañas—, quienes se sumaron a la tarea de glorificar la figura del anciano dictador. 7 Éste se convirtió en el “primer actor” del cine mudo mexicano, las “vistas” protagonizadas por él entre 1896 y 1910 sólo fueron superadas en número y longitud por las películas dedicadas a las populares corridas de toros.

Porfirio Díaz intuyó desde la primera velada de cinématographe en el Castillo de Chapultepec, aquel 6 de agosto de 1896, que el invento podía serle un aliado poderoso. La multiplicación posterior de su imagen mediante el cinematógrafo tuvo la influencia que adivinaba y hasta el final de su régimen se apoyó en el cine para evitar, entonces, que cayera más su figura tambaleante. He aquí un cuadro que concentra las películas dedicadas a su persona o a quienes lo rodeaban o se asimilaban a ella, desde las filmadas por Gabriel Veyre en 1896, hasta las que se le tomaron en 1910. Todas ellas son documentales, aunque algunas son simples noticias filmadas y otras, verdaderos reportajes.

Cuadro No. 1

Películas tomadas al presidente Porfirio Díaz, 1896-1910 8

Título

Año

Productores

1. Carmen Romero Rubio de Díaz y familiares en carruaje en el Paseo de la Reforma

1896

Gabriel Veyre

2. Comitiva presidencial del 16 de septiembre

1896

Gabriel Veyre

3. Grupo en movimiento del general Díaz y su familia

1896

Gabriel Veyre

4. El presidente de la república despidiéndose de sus ministros para tomar un carruaje

1896

Gabriel Veyre

5. El presidente de la república entrando a pie al Castillo de Chapultepec

1896

Gabriel Veyre

6. El presidente de la república entrando en coche al Castillo de Chapultepec

1896

Gabriel Veyre

7. El presidente de la república recorriendo la Plaza de la Constitución el 16 de septiembre

1896

Gabriel Veyre

8. El presidente de la república saliendo a pie al Castillo de Chapultepec

1896

Gabriel Veyre

9. El presidente de la república con sus ministros el 16 de septiembre en el Castillo de Chapultepec

1896

Gabriel Veyre

10. El presidente de la república en carruaje regresando al Castillo de Chapultepec

1896

Gabriel Veyre

11. El presidente de la república paseando a caballo en el Bosque de Chapultepec

1896

Gabriel Veyre

12. Llegada del presidente Díaz a su palacio en el Castillo de Chapultepec acompañado de sus ministros

1897

Henri Moulinié

13. El general Porfirio Díaz paseando por el Bosque de Chapultepec, despidiéndose de sus ministros

1899

Salvador Toscano

14. El general Porfirio Díaz y sus ministros

1899

Carlos Mongrand

15. Revista del general Díaz

1899

Guillermo Becerril e hijos

16. Fiestas presidenciales en México

1900

Guillermo Becerril e hijos

17. Fiestas presidenciales en Puebla

1900

Guillermo Becerril e hijos

18. Visita del general Díaz a Puebla

1900

Guillermo Becerril e hijos

19. La llegada del general Porfirio Díaz al Palacio Nacional de México

1901

Francisco Sotorriba

20. El general Porfirio Díaz paseando en el hermoso caballo que le regaló S. M. la reina regente de España

1901

21. El señor general Díaz y su esposa paseando a caballo por el Bosque de Chapultepec

1901

Carlos Mongrand

22. Paseo del general Díaz en Chapultepec

1903

Hermanos Becerril

23. El señor general Díaz y su esposa paseando a caballo en el Bosque de Chapultepec

1903

Carlos Mongrand

24. Las fiestas presidenciales de México

1904

Salvador Toscano

25. Desfile frente a Palacio Nacional, México

1905

Salvador Toscano

26. Fiestas presidenciales en Mérida

1906

Enrique Rosas

27. Viaje a Yucatán

1906

Salvador Toscano

28. El general Porfirio Díaz dirigiéndose a las tribunas el 2 de abril

1906

Salvador Toscano

29. Un 16 de septiembre en México

1906

Salvador Toscano

30. Inauguración del tráfico internacional en el Istmo de Tehuantepec

1907

Salvador Toscano

31. Las fiestas con motivo de la inauguración de la ruta de Tehuantepec

1907

Jorge A. Alcalde-Enrique Echániz Brust

32. Inauguración del tráfico internacional por el Istmo de Tehuantepec

1907

Hermanos Alva

33. Desfile del 2 de Abril

1907

34. El desfile militar del 5 de Mayo o La fiesta cívica del 5 de Mayo

1907

Jorge A. Alcalde-Enrique Echániz

35. Ceremonia del 18 de julio

1907

Jorge A. Alcalde-Enrique Echániz

36. El 15 de Septiembre

1907

Jorge A. Alcalde-Enrique Echániz

37. Colocación de la primera piedra de los edificios de la Exposición Nacional para 1910 en Puebla

1907

Salvador Toscano

38. Revista del cuerpo de artillería que desfiló frente a Palacio Nacional

1908

Julio Kemenedy

39. Llegada de los restos y entierro del general Mena

1908

Julio Kemenedy

40. Desfile militar del 5 de Mayo

1908

41. Inauguración del Ferrocarril a las Pirámides de San Juan Teotihuacán

1908

Julio Kemenedy

42. Exposición de Coyoacán

1909

Enrique Rosas

43. Entrevista Díaz-Taft

1909

Hermanos Alva

44. Fiestas del centenario de la Independencia

1910

Hermanos Alva

45. Fiestas del centenario de la Independencia

1910

Salvador Toscano y Antonio F. Ocañas

46. Toma de posesión del general Porfirio Díaz y del señor Ramón Corral como presidente y vicepresidente de la república, respectivamente.

1910

Salvador Toscano

47. Tras de tomar posesión, el general Porfirio Díaz se dirige en su carruaje al Castillo de Chapultepec.

1910

Salvador Toscano

Cuando hablamos de la visita de Veyre y Bon Bernard a la casa presidencial en 1896, aludí a la influencia que pudieron haber tenido algunas cintas en el ánimo de don Porfirio para que accediera a ser fotografiado por los galos días después. Eran El zar y la zarina yendo a la coronación de Moscú, Comitiva imperial en Buda-Pest o El general Saussier, generalísimo del ejército francés, que le fueron proyectadas en el Alcázar de Chapultepec. Dichas vistas despedían el aura dorada de las cortes europeas, y lo habrían convencido a él y a sus ideólogos de las virtudes propagandísticas del cinematógrafo.

El invento llegó en un buen momento que favoreció esa disposición de ánimo: primero, Porfirio Díaz ejercía el poder de manera absoluta; según Luis González: “[…] de 1888 a 1903 será el poder sin más, la autoridad indiscutible, la última palabra, el cállese y no replique. Será el presidente-emperador”. 9 Ni los gobiernos locales ni los otros poderes federales, y menos aún la oposición, pudieron evitar que el poder se concentrara en la persona de Díaz. En segundo lugar, como en otras naciones de América Latina, el positivismo se convirtió en ideología oficial del gobierno, en lo que pesaba la influencia de Francia así como la capacidad de ese cuerpo de pensamiento para justificar que el “progreso”, la industria moderna y sus beneficios, se hicieran posibles mediante regímenes políticos autoritarios. El progreso era hijo de la ciencia, y el método científico la única vía de conocimiento.

El cine, como descubrirían los “científicos”, los ideólogos del régimen porfirista, estaba señalado con dos características de ese progreso y de la ciencia: utilizaba la electricidad, el invento asombroso de finales del siglo pasado, y la cámara, se pensaba, era incapaz de mentir. El ojo de la cámara era objetivo y abarcador; nada se le escapaba. Un testigo íntegro. ¿Quién podía dudar de la veracidad de una película filmada en el lugar de los hechos, compuesta por escenas reales?

Y como el progreso avalado por la ciencia era el valor social más alto, y como el cine era un instrumento científico sin objeción posible, era fácil transmitir por este medio la imagen rectora del régimen y contribuir a la virtual veneración de su símbolo más alto, el Presidente. A ello no podían aspirar ni la fotografía (reservada a ciertos círculos) ni la prensa (en un país con más de 80 por ciento de analfabetos).

Don Porfirio se convirtió en el “actor más importante del momento”, como anotara Andrés de Luna, “cuando se proyectaban las brevísimas películas en las que aparecía solo o con sus ministros era aplaudido y vitoreado por sus simpatizantes”. 10

Díaz paseando a caballo
Imagen No. 2: El presidente de la república paseando a caballo en el Bosque de Chapultepec (1896).

Por otra parte, el México que ofreció el cine primerizo de acuerdo con la imagen de don Porfirio, era un México apacible y próspero, libre de contradicciones y conflictos sociales. Ni una imagen de las huelgas de Cananea y Río Blanco, ni una escena de miseria en los alrededores de la Ciudad de México que no fuera estampa turística, ni un vislumbre de la represión de los indios yaquis o de la concentración de los indeseables en el Valle Nacional. “Orden y Progreso”, como rezaba aquí y en otras partes de América Latina, la divisa positivista.

Además del Porfirio Díaz solitario, montado a caballo en Chapultepec, o del Porfirio Díaz en grupo, acompañado de su mujer y su allegados en triviales y no por ello menos solemnes episodios, de las breves cintas iniciales; nos encontraremos al Porfirio Díaz estadista y benefactor inaugurando instituciones sociales, abriendo vías férreas, levantando puentes, entablando tratos diplomáticos de trascendencia, de los reportajes de mayor metraje de años posteriores.

La adhesión de los espectadores conseguida mediante la reproducción fílmica de la imagen de Díaz, se complementaba con los valores morales y patrióticos difundidos a las masas. El traslado de la campana de la Independencia del Museo de Artillería al Palacio Nacional, un grupo de indios al pie del Árbol de la Noche Triste, evoluciones de cadetes y rurales, la Villa de Guadalupe, asentaban en la imaginación colectiva los símbolos patrios, familiarizaban al pueblo con la historia nacional y, de paso, ponían un remate resplandeciente: el régimen del general.

04-Alumnos-de-Chap.-en-la-esgrima
Imagen No. 3: Alumnos de Chapultepec en la esgrima del fusil (1896).

Como trataremos de probar en colaboraciones posteriores, el documental nacional de la Revolución mexicana heredó del cine primerizo sus elementos esenciales: encuadres y perspectiva, profundidad de campo, montaje, manera de narrar los hechos y orientación propagandística. La continuidad estuvo asegurada tanto por las exigencias de los nuevos poderes como por la permanencia de los camarógrafos: los hermanos Alva, los hermanos Becerril, Enrique Echániz Brust, Antonio F. Ocañas, Enrique Rosas y Salvador Toscano, antes apologistas del “Héroe del 2 de Abril”, producirían ahora películas dedicadas a la exaltación de los nuevos caudillos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s