Archivo de la categoría: Cine silente en provincia

Eventos, sucesos y noticias sobre cine mudo acontecidos en provincia

El cine en el archivo municipal de Toluca

La investigación histórica referente a los inicios del cine en Toluca requiere un estudio detallado de los archivos locales, especialmente el perteneciente al municipio, pues en él, si escarbamos bien y tenemos suerte, se hallan los permisos, licencias, pagos de impuestos, fotografías, programas y demás documentos correspondientes a los últimos tres lustros del gobierno de Porfirio Díaz. Recordemos que el invento llegó a México en 1895, si nos atenemos al invento de Thomas Alva Edison, el kinetoscopio; y en 1896 si consideramos al cinematógrafo, invento de los hermanos Lumière.

cartel Principal 12 jul 04 bissss
Cartel del Teatro Principal de Toluca

Dentro del rubro de “diversiones públicas” existen infinidad de documentos que nos invitan a transportarnos a la época de nuestros bisabuelos e imaginarnos cómo se divertían. Siendo que Toluca no era paso obligado para llegar al bajío es notoria la calidad y cantidad de espectáculos que se presentaban en los escenarios locales, sobre todo el Teatro Principal seguido por el Teatro Edén.

Se escenificaban una gran variedad de espectáculos que incluían a compañías de ópera, de zarzuela y teatrales; circos, como el Orrín y el Treviño; actos de prestidigitación, hipnotismo y adivinación; conciertos y funciones consistentes en variedades y novedades europeas; los deportes estaban liderados por las corridas de toros, las peleas de gallos, las carreras de caballos y en ocasiones lucha greco romana. Y es en este entorno que el cine hace su llegada a la ciudad.

El archivo municipal de Toluca, con todo y sus limitaciones de infraestructura y organización, posee un rico acervo documental para recrear el camino seguido por el cine desde su primera infancia en la ciudad hasta su consolidación como fenómeno recreacional de la mayoría de los toluqueños.

Los permisos otorgados por la municipalidad a los primeros empresarios transhumantes que llegaron a Toluca para presentar el nuevo invento, así como los recibos dados a los mismos por el pago de impuestos municipales y la correspondencia interna del ayuntamiento que indica quien presidió, de los regidores, las funciones, son los documentos que nos indicarán la línea seguida por el cine en las postrimerías del siglo XIX e inicios del XX.

Incluye el archivo, y ello será el soporte de cualquier investigación, un buen número de carteles cinematográficos. Aquellos que se pegaban en las esquinas para promocionar las funciones. Son éstos los que nos dan valiosa información sobre el evento, pero lo más importante es que en cada uno se enumeran las vistas que se proyectaron y en ocasiones se hace un resumen o sinopsis del argumento de la vista más larga; por lo general de quince minutos. Vistas era el nombre con que se conocían las películas. Al cruzar la información de las vistas publicada en los carteles con las filmografías ya editadas del cine mudo mexicano podemos constatar que hay varias vistas no catalogadas, lo que me indica que fueron filmadas en Toluca por algunos de los camarógrafos/empresarios que visitaron la ciudad. De ello trata una investigación en curso que llevo a cabo.

La llegada del cine a Toluca, 1896-1905; una propuesta

La llegada del cine a Toluca, 1896-1905

(una propuesta de investigación)

Una historia de los inicios del cine en Toluca viene a llenar un vacío que requiere de una minuciosa revisión de hemerotecas y archivos locales. Es necesario rastrear las publicaciones periódicas de la época (diarios y revistas), tanto toluqueñas (Gaceta del Gobierno del Estado de México o la obra de Margarita García Luna, cronista de nuestra ciudad), como algunas nacionales, al igual que una bibliografía selectiva (libros editados por la Filmoteca de la UNAM, el CIEC de la U de G, la Cineteca Nacional, etc.). La centralización de la vida nacional en la capital del país ha dejado lagunas en aspectos de la investigación histórica, específicamente en el rubro del fenómeno cinematográfico.

Se requiere reconstruir, aplicando la metodología histórica, las primeras proyecciones cinematográficas escenificadas en Toluca haciendo énfasis en las características de los empresarios trashumantes, los filmes exhibidos, los locales utilizados para las funciones, las notas de la prensa local y, sobre todo, la reacción del público toluqueño ante el invento. Es innegable la influencia que el cine en sus inicios tuvo en la vida cotidiana decimonónica y Toluca, a fines del siglo XIX y principios del XX, no fue la excepción. La intención de una investigación de esta índole es lograr describir cualitativamente lo que el cine, como fenómeno masivo de comunicación, dejó en una sociedad provinciana porfirista, su influencia cultural, social, económica y política.

carteles en una esquina de Toluca

Carteles en una esquina de Toluca

Las fechas limitantes de la investigación no son gratuitas, ya que la llegada del cine a México se da en agosto de 1896 y se toma como fin del proyecto 1905, pues para entonces el cine se ha definitivamente afincado en la sociedad y esta bastante bien cimentado como fuente de entretenimiento de nuestros bisabuelos, sin demeritar la influencia social, cultural y hasta política que tuvo el invento en su primera infancia. Esta investigación ayudará a un mejor entendimiento de lo que fue el cine como vehículo de socialización, amén de que nos permitirá una mejor lectura acerca de la influencia que tuvo en la vida cotidiana de una típica ciudad de provincia en las postrimerías del porfiriato.

El objetivo general de la investigación es determinar a partir de indicadores cuantitativos a los empresarios itinerantes que por primera vez ofrecieron funciones de cine en Toluca, las películas que exhibieron, la ubicación y descripción del inmueble que se habilitó como sala de cine, las críticas cinematográficas en diarios locales, las crónicas sobre el nuevo invento durante el porfiriato tardío toluqueño, privilegiando el aspecto iconográfico, ya que para llamar la atención del público, los pioneros del cine se anunciaban en diarios y revistas de formas bastante llamativas.Kinetoscopio

            La meta inmediata a conseguir sería cuantificar la información sobre: camarógrafos itinerantes, películas presentadas, salas de cine y crónicas y críticas cinematográficas comprendidas dentro del período 1896-1905 y de ser posible publicar los primeros análisis y resultados cuantitativos.

Por lo que respecta a estudios previos que privilegien el cine como fuente de estudio histórico en el Estado de México existen tres: dos breves ensayos aparecidos en Castálida, revista del Instituto Mexiquense de Cultura, uno en 2005 titulado “Actividades en el Cine Coliseo Revolución, 1939-1949” escrito por José Alfredo Germán Islas y el otro de Alfonso Sánches Arteche “Llega el cine a Toluca” en 1994. El tercero es “De la pantalla a la vida cotidiana: exhibición cinematográfica en Tenango del Valle, Estado de México (1927-1989)” de Cuitláhuac Martín Gómez Salinas en Microhistorias del cine en México, Eduardo de la Vega Alfaro (ed.). Fuera de estos tres estudios históricos sobre el cine en el Estado de México no sé de otro.  

Las hemerotecas locales tanto estatales y municipales son los reductos a los encaminaré la investigación para ir a las fuentes primarias: diarios locales, semanarios y los archivos municipales para los permisos que cualquier individuo necesitaba para presentar algún espectáculo público. Las crónicas y críticas cinematográficas nos darán pauta para una lectura social y cultural del fenómeno.

Desde aquel lejano 1973 en que Aurelio de los Reyes publicó Los orígenes del cine en México (1896-1900) mucha agua ha corrido bajo el puente y la investigación histórica especializada en el fenómeno cinematográfico no es la excepción y ahí está, cual testigo mudo del acontecer histórico el I Coloquio de Historia del Cine Regional en México que tuvo lugar en la Universidad de Guadalajara en 2001.

                                                                       derchak54@yahoo.com.mx