Archivo de la categoría: Instituciones

Eventos y noticias relativas a instituciones que tienen asuntos culturales relacionados con el cine y en especial con el mudo.

La Cineteca Nacional cumplirá 40 años de su creación

Nota publicada con información de la agencia Notimex:

La Cineteca Nacional cumplirá 40 años de su creación

Preservar la memoria fílmica nacional y mundial, así como promover la cultura cinematográfica en el país, fueron los pilares que cimentaron la creación de la Cineteca Nacional, recinto que conmemorará 40 años de haber sido inaugurado en su sede original y tres décadas de abrir sus puertas en sus instalaciones actuales.

Fue el 17 de enero de 1974 cuando la Cineteca se inauguró en uno de los foros de Los Estudios Churubusco, ubicados en Calzada de Tlalpan y Río Churubusco (actual sede del Centro Nacional de las Artes), con la proyección de la película El compadre Mendoza (1933), de Fernando de Fuentes.

Adscrita, en ese entonces a la Dirección de Cinematografía de la Secretaría de Gobernación, la Cineteca estaba integrada por dos salas de proyección abiertas al público: Salón Rojo y Sala Fernando de Fuentes, ésta última con capacidad para más de 700 personas.

Además, tenía un área de exposiciones periódicas, una hemeroteca-biblioteca especializada, una librería, un restaurante y bóvedas de seguridad para el almacenamiento de filmes, así como un taller de mantenimiento y reparación de películas.

En 1976 se creó la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC) y la Cineteca Nacional pasó a formar parte de ella, bajo la dirección de Margarita López Portillo; un año después, la institución se convirtió en miembro activo de la Fédération Internationale des Archives du Film (FIAF).

En esa época, el recinto, que se había convertido en una de las salas de arte favoritas del público que buscaba una alternativa al cine comercial, exhibía clásicos de la cinematografía nacional e internacional, así como diversos ciclos como “Terror en los 70”, “Seis obras de Stanley Kubrick”, “Peter Lilienthal”, “Ernst Lubitsch” y “La época del expresionismo”, por mencionar algunos.

Con una gran expectativa por parte de los cinéfilos que solían llenar las salas de la Cineteca, en 1980 se realizó el Primer Foro Internacional de la Cineteca Nacional, con la proyección de la cinta Nosferatu el vampiro, de Werner Herzog, y desde ese entonces hasta la fecha, el encuentro ha mantenido su misión de difundir películas que apuestan por nuevas formas de expresión temática y narrativa.

El 24 de marzo de 1982 es un día que ha quedado en la memoria de cinéfilos, cineastas y trabajadores de la Cineteca, pues esa tarde, mientras cientos de personas veían La tierra de la gran promesa, del polaco Andrzej Wajda, de manera repentina salió fuego de la pantalla de la Sala Fernando de Fuentes.

La primera Cineteca Nacional en Calzada de Tlalpan y Río Churubusco
La primera Cineteca Nacional en Calzada de Tlalpan y Río Churubusco

La explosión en una de las bóvedas que guardaba dos mil rollos de película a base de nitrato de celulosa, propagó el fuego por todas las instalaciones. Después de 16 horas las llamas consumieron más de seis mil cintas, el 99 por ciento del archivo fílmico nacional y extranjero que resguardaba la institución.

Meses posteriores al incendio, se creó el Comité Pro-Reconstrucción de la Cineteca, en el que participaron productores, distribuidores, sindicatos y diversos organismos con la meta de obtener dinero para construir la nueva sede y recuperar el material perdido.

Se buscó un nuevo espacio para la Cineteca, el lugar elegido fue la Plaza de los Compositores de la avenida México Coyoacán, en el antiguo pueblo de Xoco al Sur de la ciudad. El nuevo recinto, obra del arquitecto Manuel Rocha, fue inaugurado el 27 de enero de 1984.

El inmueble poseía cinco bóvedas para la preservación del acervo fílmico y no fílmico, un Centro de Documentación e Investigación, responsable de catalogar, clasificar, conservar y difundir publicaciones, documentos e información referente al quehacer cinematográfico, así como cuatro salas de exhibición, con capacidad para 550 espectadores cada una.

Diez años después del siniestro, en 1992, la Cineteca inició la construcción de cinco bóvedas para el almacenamiento del acervo fílmico, con los controles de seguridad, humedad y temperaturas que la Fédération Internationale des Archives du Film (FIAF) exige a todo archivo fílmico, las cuales se inauguraron en 1994.

Cuatro de esas bóvedas resguardan más de 15 mil títulos de la cinematografía mundial, entre largometrajes y cortometrajes nacionales e internacionales, en formatos de 35 y 16 milímetros, tanto positivos como negativos.

Mientras que la quinta bóveda resguarda archivo videográfico y archivo iconográfico: el primero está formado por una colección de casi 35 mil ejemplares, y el segundo, por más de 365 mil piezas de materiales tales como fotografías, carteles, fotomontajes, diapositivas y negativos.

También forman parte de la colección antiguos equipos de proyección, mesas de edición y otros objetos.

Desde 1996 la Cineteca se desincorporó de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía para formar parte del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), organismo que en 2011 impulsó la modernización y ampliación de las instalaciones y los espacios públicos.

La Cineteca Nacional en la actualidad
La Cineteca Nacional en la actualidad

El proyecto de ampliación incluía siete salas de exhibición, el Foro al Aire Libre “Gabriel Figueroa”, una bóveda de 700 metros cuadrados, un laboratorio de restauración digital, un Museo del Cine, la Videoteca y el Cerebro Digital de la Imagen, así como un amplio estacionamiento.

Fue el 16 de enero de 2012 cuando la Cineteca Nacional cerró sus puertas al público para iniciar obras de remodelación y ampliación; aunque en un primer momento se tenía prevista su reapertura en agosto de ese mismo año, ésta se pospuso hasta el 7 de noviembre.

La reapertura se hizo por etapas, en la primera de ellas se inauguró el Foro al Aire Libre “Gabriel Figueroa”, con la proyección de la versión restaurada del clásico de Steven Spielberg, Tiburón, mientras que en la Sala 7 “Alejandro Galindo”, se realizó la premier nacional de la cinta mexicana El sueño de Lú, de Hari Sama.

Algunos de los espacios pendientes de inaugurar son el Museo del Cine, la Videoteca y el Cerebro Digital de la Imagen, sin que hasta ahora se tenga una fecha precisa de la culminación de los trabajos.

Actualmente, la Cineteca Nacional es dirigida por Alejandro Pelayo, quien sustituyó a Paula Astorga, en noviembre pasado. Otros directores que han estado al frente de la institución son: Fernando Macotela, Mercedes Certucha Llano, José Tobías Alegría, Guadalupe Ferrer, Mario Aguiñaga, Luz Fernández de Alba, Magdalena Acosta y Leonardo García Tsao.

Restaura la Filmoteca de la UNAM cintas inéditas de la Revolución Mexicana

Nota firmada por Juan Carlos Talavera y publicada en la sección de cultura del periódico La Crónica el 17 de enero de 2014:

Restaura la Filmoteca de la UNAM cintas inéditas de la Revolución Mexicana

57
Fotografía: La Crónica de Hoy.

La Filmoteca de la UNAM concluyó la restauración del negativo original de la película La mujer del puerto, de Arcady Boytler, considerada una de las primeras cintas del cine sonoro mexicano, así como cincuenta minutos con escenas inéditas y otras poco conocidas de la Revolución Mexicana, provenientes de los archivos Salvador Toscano y hermanos Alva, recibidos por esta institución en 2013, detalló a La Crónica Francisco Gaytán, subdirector de Rescate y Restauración.

En las imágenes de la Revolución aparecen personajes como Francisco I. Madero, Álvaro Obregón, Venustiano Carranza, Emiliano Zapata, y distintas escenas captadas durante la Decena Trágica y el terremoto del 7 de junio de 1911, en la ciudad, dijo en entrevista. Cabe señalar que ambos materiales serán dados a conocer en una gala el próximo viernes 31 de enero en el Centro Cultural Roberto Cantoral.

La proyección abrirá con 15 minutos de material silente sobre la Revolución Mexicana –que será musicalizado por el Ensamble Cine Mudo–, donde se apreciarán escenas del Zócalo de la ciudad de México de 1898, 1900 y 1905; un desfile con carros alegóricos de 1910; y el paseo triunfal de Madero con escenas multitudinarias de júbilo popular por el triunfo de la Revolución.

Así como algunas escenas de la llegada de Aquiles Serdán a México para recibir a Madero en 1911; y de la manifestación realizada en la cuidad aquel 1 de mayo de 1913 para conmemorar el primer Día del Trabajo.

Y cerrará con la proyección completa de La mujer del puerto (1933), filmada por el ruso Arcady Boytler, avecindado en México a finales de los años 20, con la actuación de Andrea Palma, considerada la primera gran actuación en un filme sonoro mexicano.

Cabe señalar que la restauración de ambos materiales fue financiada por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), como parte de los trabajos de preservación de cine mexicano que realizan en conjunto, aunque el material permanecerá en lo sucesivo en las bóvedas especiales de la Filmoteca, para su preservación, estudio y difusión.

2014-01-16_11-01-44___4327
Fotografía: La Crónica de Hoy

INÉDITOS

En números, la Filmoteca logró restaurar 48 mil fotogramas del material de la Revolución captado por los hermanos Alva y Salvador Toscano, considerado el primer camarógrafo y cineastas del cine mexicano de principios del siglo XX, apunta Francisco Gaytán.

Este material conservado por la Fundación Toscano, fue donado a la Filmoteca en 2013, sin embargo se encontraba en un soporte de nitrato de celulosa, el cual es de buena calidad fotográfica pero muy delicado y altamente inflamable, por lo que fue trasladado a un  soporte moderno de poliéster para garantizar su perdurabilidad.

—¿Cómo fue el proceso de restauración de los dos materiales?

—Primero realizamos la restauración física y fotoquímica del material, es decir, se limpió y ese viejo material de 35 mm fue trasladado a uno nuevo. También se arreglaron las roturas en las perforaciones de los fotogramas y se trasladó la información fotográfica de la película a una nueva película componiéndola de la mejor manera para que nos diera la mayor cantidad de información.

“Y con la ayuda financiera de AMACC logramos hacer la restauración digital, que permitió transformar la información fotográfica de la película de 35 mm –de imagen y sonido en el caso del largometraje– a datos para su depósito en disco duro, Blue-ray y cintas LTO 5, que pueden ser impresas en un nuevo material cinematográfico. Después se realizó un internegativo para película de 35 mm de alta resolución y a un positivo que permitirá su proyección en pantalla”, detalla.

58
fotografía: La Crónica de Hoy

—¿Sólo es material de la Revolución?

—Los materiales formaron parte de las colecciones Toscano y de los hermanos Alva, que también fueron pioneros del cine, y todo el material se sitúa entre 1908 y 1929.

—¿Qué muestra este material respecto de otros que ya han sido restaurados por la Cineteca Nacional?

—Da una lectura sociológica de cómo vivían los ricos, los pobres, cómo era la ciudad, cómo se iba transformando y cómo después viene el levantamiento, el gozo de la gente por la llegada de Madero a la ciudad y los grandes desfiles, se observa cómo se reúne la gente para vitorearlo en la estación de tren.

—¿Sólo se trata de material inédito?

—Parte de este material se conoció en aquella época porque Toscano y los Alva hicieron sus propios documentales, o en la película Memorias de un mexicano (1950), realizada por Carmen Toscano. Pero otra parte sí son nuevos porque se consideraron sobrantes de edición, los que permanecieron guardados y no habían sido restaurados.

La proyección de los fragmentos de la Revolución Mexicana, filmados por Salvador Toscano y los hermanos Alva, así como La mujer del puerto de  Arcady Boytler se proyectarán el viernes 31 de enero en el Centro Cultural Roberto Cantoral, ubicado en Puente de Xoco s/n, puerta A. Entrada libre.

Publican de manera póstuma libro de Gustavo García

Con información de la agencia Notimex y publicada en El Universal:

Publican de manera póstuma libro de Gustavo García

En Viendo la luz el crítico reunió microhistorias sobre los cines de la Ciudad de México, de autores como Salvador Novo y Sergio Pitol

Viendo la luz, Gustavo GarcíaUna serie de microhistorias sobre los cines de la Ciudad de México, contadas por autores como Martín Luis Guzmán, Salvador Novo, Jorge Ibargüengoitia y Sergio Pitol, entre otros, fueron recopiladas por el investigador y crítico de cine Gustavo García (1954-2013) en el libro Viendo la luz… Salas de cine en la literatura mexicana .

El ejemplar fue publicado de manera póstuma y será presentado el 13 de enero próximo en la Cineteca Nacional por la escritora Guadalupe Loaeza, el crítico de cine Rafael Aviña, y la hija de Gustavo, Alejandra García.

En entrevista, Jorge García-Robles, director de la editorial Uva Tinta, explicó que Viendo la luz forma parte de la colección “Microhistorias mexicanas” , integrada por ocho volúmenes en los que se recuperan diversos temas relacionados con el Distrito Federal.

Fue a finales de 2012 cuando García-Robles habló con Gustavo García para proponerle la realización de un libro dedicado a las salas cinematográficas, “desde un principio le entusiasmó la idea de hacer una antología de autores que hayan escrito sobre las salas de cine en México” , recordó.

Con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) el proyecto fue tomando forma, y luego de más de un año de investigación, Gustavo fue entregando los capítulos del libro, hasta que tuvo que ser hospitalizado de emergencia.

Todos los textos incluidos en el libro fueron elegidos por García, entre los que destacan los ensayos, crónicas, artículos y fragmentos de obras literarias escritas por autores como Luis G. Urbina, Ramón López Velarde, Amado Nervo y Federico Gamboa.

Autores como Salvador Novo, Jorge Ibargüengoitia, Eraclio Zepeda y Sergio Pitol también son incluidos en esta serie de relatos que narran cómo los cines en la Ciudad de México se fueron convirtiendo en parte de la cotidianidad del mexicano, y se fue creando todo un fenómeno social alrededor de estos espacios arquitectónicos.

“Conocí a Gustavo en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM hace más de 20 años, siempre fue un hombre comprometido con su mayor pasión: el cine, así que desde el día que le propuse realizar el libro mostró gran entusiasmo” , recordó García-Robles.

En su oportunidad, Claudia Elena Hernández Ojesto-Martínez, viuda de Gustavo García, señaló que concluir Viendo la luz no fue nada fácil para el también catedrático, debido a sus problemas de salud, “recuerdo que Gustavo se sentía muy mal pero nunca dejó un trabajo abandonado” .

Indicó que hasta tres días antes de ingresar al hospital continuó dando clases de cine a mujeres de la tercera edad y trabajando en los textos del libro, “fue difícil para él porque trabajó en él incluso cuando ya estaba enfermo, porque deseaba verlo publicado” .

Comentó que antes de enfermar, Gustavo trabajaba en otros proyectos, entre ellos, el libro El desnudo femenino en el cine nacional , en colaboración con Mauricio Hammer y Roberto Fiesco, así como un guión cinematográfico con Ismael Rodríguez hijo, y un texto de memorias de Ismael Rodríguez.

Gustavo García, quien falleció el 7 de noviembre pasado debido a una complicación respiratoria tras una cirugía de abdomen, fue licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM, profesor de Historia del Cine Mexicano en el CUEC (1980-1990) y de Géneros Periodísticos, Guión de Radio e Historia del Cine en la carrera de Comunicación Social en la UAM-Xochimilco.

La Universidad Autónoma del Estado de México abre licenciatura en cinematografía

Artículo de Claudia Hidalgo publicado en Milenio Diario (2/I/2014):

En agosto inicia licenciatura en Cinematografía

Estará en la Facultad de Artes de la UAEMex. Tendrá el equipo básico y poco a poco se irá dotando de la infraestructura necesaria, indicó Alfredo Barrera Baca
Rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México
Rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México

En agosto arrancará la licenciatura de Cinematografía en la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex), con el equipo básico y poco a poco se irá dotando de la infraestructura necesaria para que los estudiantes cuenten con todo lo suficiente para su formación.

El secretario de Docencia,  Dr. Alfredo Barrera Baca, señaló que por el tipo de carrera requieren de una fuerte inversión en equipo que no tienen en este momento, pero que adquirirán poco a poco, conforme se amplíe la matrícula y avance la primera generación.

“Es una inversión importante, afortunadamente vamos a comenzar en la Facultad de Artes donde tenemos la licenciatura de Arte Digital y tenemos un estudio de video grabación semi profesional, iluminación y cámaras profesionales con las cuales podemos iniciar”, acotó.

A partir del segundo año en adelante si van a requerir la ampliación de la Facultad de Artes, algún auditorio y otras instalaciones; por el momento pueden adaptarse con los espacios que tienen.

Esta carrera y la de Música, serán los dos nuevos programas que ofertarán el siguiente año. Para el ciclo 2015-2016 habrá otras opciones, como son las relacionadas con la aeronáutica y nuevas especializaciones acordes a la región y a las necesidades del mercado.

Para la licenciatura en Música, dijo, viajaron a Texas para visitar la Universidad del Norte y el Colegio de Música, donde les fue muy bien, pues la intensión original era solo conocer cómo trabajan en esas instituciones la formación de los alumnos, y cuales son las características que tiene su escuela.

No obstante, acotó, durante los dos días que estuvieron ahí lograron interesarlos y que ofrecieran apoyar la operación de los estudios, de manera conjunta para garantizar mayor efectividad.

Para esta área cuentan con recursos que les etiquetó el gobierno federal, de manera que podrán construir algunos espacios considerados como básicos para formar jóvenes en esta área. “Ya estamos trabajando el proyecto arquitectónico porque son áreas muy especializadas por la acústica y otras características que necesitan”, refirió.

Se ha perdido 75% del cine mudo

Nota publicada en Elpais.com.co el 4 de diciembre de 2013:

En EE.UU. se ha perdido el 75 % de las películas de la era del cine mudo

Sin embargo, algunas de estas producciones son encontradas en países como España, México y Argentina, donde eran distribuidas incluso con versiones en español.

La mayor parte de las películas estadounidenses del cine mudo se ha perdido, pero hay copias de alrededor de 700 en archivos de otros países, según un informe que divulgó este miércoles la Biblioteca del Congreso.

Apenas 3.311 de las 10.139 películas producidas y distribuidas en EE.UU. entre 1912 y 1929 existen todavía en el país, y de ellas sólo 1.575 en su formato original de 35 milímetros, añadió el estudio dirigido por el historiador David Pierce.

“Fue una época creativa en la cinematografía e incluyó una vibrante producción de películas y documentales con directores y actores españoles y latinoamericanos”, dijo a Efe Steve Leggett, de la Junta Nacional de Preservación del Film, que encargó el estudio.

“Paradójicamente, numerosas producciones estadounidenses que se han perdido en este país sobreviven en los archivos de España o de Argentina y otros países”, añadió.

“Esto es porque se enviaron copias para la exhibición en el exterior y era muy caro remitirlas de vuelta, de modo que allá quedaron”, explicó Legett, quien añadió que hubo en EE.UU. versiones en español de películas como Drácula.

“Estados Unidos está muy agradecido a esos otros países que, en un esfuerzo costoso, han preservado las películas y quisiéramos ampliar un proyecto para la repatriación de esos materiales”, añadió.

El informe identificó una docena de películas mudas estadounidenses que se han preservado en Madrid, incluidas The Bait (1916), Danger (1928), Good Night, Paul (1918) y No Woman Knows (1921).

En México se han localizado cinco películas de esa era, incluidas For The Honor of Old Glory; The Stars And Stripes in Mexico, de 1914; Barbarous Mexico, de 1913; Following The Flag In Mexico, de 1916, y con título en español El Robin Hood de México, de 1928.

The Moving Picture World, Vol. XV, Jan-Mar 1913, p.
The Moving Picture World, Vol. XV, Jan-Mar 1913, p. 1186

Leggett explicó que la pérdida de ese acervo cinematográfico responde a causas varias, incluido el hecho de que con el paso al cine con banda sonora tanto los estudios como las distribuidoras asignaron poco valor a las películas mudas, las cuales quedaron en el abandono.

“También contribuyó el hecho de que se usaba un tipo de película de nitrato, que se deteriora, y que las películas eran un material muy inflamable”, añadió. “Muchas películas se perdieron en incendios de estudios y cines”.

Una estrella española en la era del cine mudo estadounidense fue María Alba, una catalana nacida y bautizada en 1910 como María Sanjuana y cuya carrera de veinticinco películas comenzó con el filme mudo Road House en 1928 y concluyó ya en el cine sonoro en 1946 con su papel en La morena de mi copla.

Bajo el título de The Spanish Dancer en 1923 saltó a la fama muda la polaca Pola Negri en el papel de la bailarina gitana Maritana. Hay copias de este filme, todavía, en la Filmoteca Española, en Madrid, en el Archivo Nacional de Canadá, en Ottawa, y en otros países.

La temática hispánica inspiró la versión, en 1915, de The Spanish Jade, dirigida por Wilfed Lucas, con un elenco de apellidos anglos en papeles con nombres como Manuela, Don Luis, Don Bartolomé, Tormillo, Gil Pérez y Sebastián.

La fascinación con los vecinos del sur también empezó temprano en la era del cine mudo: el informe da cuenta de un film de 1914 titulado A Romance of the Mexican Revolution.