Archivo de la etiqueta: Cirmar Films

El cinematógrafo en la ciudad de México (1917)

Durante el año de 1917 la cinematografía tuvo un importante despunte en la capital, como lo constatan las noticias que de ello se publicaron en Cine-Mundial. Tres son los reporteros que durante el año escriben para este rotativo: José Luis Navarro, Salvador Ignacio Díaz y Miguel Saucedo. Se publican cinco columnas sobre la cinematografía en la capital: febrero, abril, octubre, noviembre y diciembre, con la peculiaridad que todas mencionan los salones donde se exhiben y los títulos proyectados. Para octubre, con Miguel Saucedo como corresponsal de planta, ya se delinea una columna más seria que le dedica amplio espacio a las incipientes bases de una industria del cine nacional.

La primera nota, de la pluma de José Luis Navarro, quien también era el corresponsal en Guadalajara, apareció en el ejemplar de febrero (Vol. II, No. 2, p. 87). La primera parte es un alegato en favor del cine, basado en la importancia y aceptación que éste ha tenido en la sociedad capitalina, seguido por una recapitulación de lo acontecido a finales de 1916 y los salones y filmes exhibidos. Al final comenta sobre la inauguración, el 11 de enero de 1917 del cine Olimpia.

Cine-Mundial de enero de 1917
Cine-Mundial de enero de 1917

La marcha del cinematógrafo en México

De las industrias de creación reciente, la que más ha prosperado y la que mayor auge toma cada día es la del cinematógrafo. Nadie es capaz de suponer siquiera a dónde irá a parar su constante desarrollo.

Cuando se inició la nueva etapa en que se dio a conocer por vez primera el espectáculo cinematográfico, que en una cinta conserva estereotipados personajes y cosas en movimiento, nadie creía que su desarrollo llegara al extremo en que se encuentra hoy día, y los que, resueltamente, por miras de personal interés, se declararon oposicionistas a la rápida invasión de este género de diversiones, tuvieron que convencerse más tarde de que todos sus esfuerzos resultaban infructuosos, en vista de que el público daba a este sano recreo su preferencia, convirtiéndolo en su entretenimiento favorito.

Así, a medida que la industria cinematográfica ha venido perfeccionándose, la afición del público ha ido en aumento y el triunfo del cine sobre los demás espectáculos ha sido enteramente definitivo. Y es que el cinematógrafo, que en un principio marcaba un solo derrotero, el del entretenimiento como solaz y recreo, ahora descubre nuevos horizontes y su aplicación como medio de enseñanza científica no tiene límites. Su lente escrutador registra los maravillosos secretos de la naturaleza, desde la conformación de seres pequeñísimos hasta el soberbio panorama de los helados mares antárticos.

En lo que atañe a nuestro país si bien es cierto que la fabricación de películas se encuentra aún en pañales, pues que solamente existen cuatro casas productoras, también es verdad que la importación de cintas cinematográficas extranjeras ha sido verdaderamente sorprendente e inesperado. La acción de las casas alquiladoras se ha multiplicado de tal modo que no es difícil encontrar, aún en el más remoto poblado, empresarios que se dediquen exclusivamente a la importación de películas. Y tanto es así, que últimamente una de las principales compañías cinematográficas establecidas en la capital de México, va a editar películas nacionales para dar a conocer de un modo metódico nuestras bellezas artísticas, históricas y naturales. Esta compañía está apoyada por la Dirección Gral. de Bellas Artes, quien le ha marcado un interesante itinerario para que haga un recorrido por toda la República; prueba es esta evidentísima del gran incremento que ha tomado la cinematografía en nuestro país.

Actualmente no ha encontrado otra restricción que la prohibición de películas de carácter policíaco, debido a que en ellas tomaban escuela los individuos de dudosa moralidad cuyas malévolas tendencias eran fácilmente inclinadas a la realización de actos delictuosos semejantes a la trama urdida, imprudentemente exhibida en la pantalla. Casi todos los ayuntamientos locales, siguiendo el ejemplo de la capital, han prohibido terminantemente la exhibición de tales cintas.

En resumen, el movimiento cinematográfico en nuestro país, en aumento siempre, ocupa un puesto importante entre los demás espectáculos conocidos hasta hoy.

********

En los últimos meses del año que finaliza han llamado la atención del público metropolitano las notables películas de factura norteamericana “Soborno” y “El Diamante Celestial” y posteriormente “El peligro amarillo,” exhibidas en el “Salón Rojo” y en los principales cines de México. Hasta ahora se ha estado notando la importación de películas norteamericanas a México, no siendo dudoso que el creciente entusiasmo que se ha despertado en la capital por la presentación de films de esta procedencia cunda a los demás Estados, donde probablemente se encontrarán empresarios dispuestos a presentarlas al público sin escatimar gasto alguno.

Debido a las competencias de las empresas de cines hemos visto pasar por la pantalla durante los meses de Octubre a Diciembre hermosas producciones cinematográficas interpretadas por eminentes artistas como la Bertini, Pina Menichelli, Lydia Boreli y la Hesperia.

Damos en seguida una ligera reseña de los cines y teatros de la capital que han presentado al público las mejores producciones cinematográficas y teatrales.

“Salón Rojo.”—”El Diamante Celestial,” en 30 episodios; “Misterio matrimonial,” en 6 partes y en colores, de la casa PATHE; “La hija de Neptuno” o “La Sirena Desnuda,” en 8 partes; “Soborno”; “La fuerza del amor,” en 4 partes (PATHE); “Sangre Córcega,” 3 partes; “La Guerra europea, campo austro-alemán-turco-búlgaro,” en 6 partes.

“Trianón Palace.”—”La Amazona disfrazada,” en 7 partes; “El Idilio Roto,” en 3 partes, y “Heroísmo de Amor,” en 4 partes, interpretadas por la Bertini; “El hombre desnudo,” por Pina Menichelli; “Idilio interrumpido,” y varias otras.

“Cine Palacio.”—”La máscara de la muerte,” “El pecado ajeno,” “My Little Baby,” “El sol a media noche,” “Honradez que mata” y varias otras de mérito.

“Teatro Alcázar.”—”El Jockey de la muerte” y el “Vagamundo,” por Chaplin.

“Cine Victoria.”—”La divina comedia,” en 8 partes.

“Cine Palacio Blanco.”—”El Histrión,” en 5 partes y “En las alas del amor”, en 4.

“Cine Garibaldi.”—”La Sirena desnuda,” en 8 partes; por Anita Kellerman. “La última danza,” 4 partes, por la Naperkavoska.

“Cine Venecia.”—”Los contrabandistas”, en 6 partes, por la Hesperia, y “Max enamorado,” en 3 partes.

El sábado 11 del presente se inauguró el amplio y ventilado “Cine Olimpia,” con vistas de gran arte interpretadas por las artistas Bertini, Pina Menichelli, Boreli y Hesperia. Tuvo un éxito completo “El pequeño escribiente Florentino,” en dos partes, adaptación del célebre libro “Corazón” o “Diario de un niño.”

                José Luis Navarro.

Enero de 1917.

La segunda noticia se publica en el ejemplar de abril (Vol. II, No. 4, pp. 188-189) sin que sepamos quién es el corresponsal en la capital que envía la nota. Se remite a las salas de cine y su programación. Hace hincapié en la creación de tres compañías de cine nacionales.

Cine-Mundial de abril de 1917
Cine-Mundial de abril de 1917

De México

Las películas que más interés han despertado en los últimos meses han sido “Las Aventuras de Elena,” de la casa de Pathé, en nueve episodios e interpretada por Pearl White, actriz que goza en esta de numerosas simpatías. Dicha cinta fué estrenada en el “Salón Rojo.” Además “La Moneda Rota,” de la Universal, con Grace Cunard como protagonista, y “Los Misterios de Nueva York,” que sigue dando entradas fabulosas a los empresarios y cuya protagonista es también Pearl White.

En el “Cine Olimpia,” que se dedica exclusivamente a la proyección de películas italianas, se han mostrado entre otras “El Fuego” y “Tigre Real” por Pina Menichelli.

En el cine “Vicente Guerrero,” cuyo propietario es el señor Enrique Orcillo, y que es uno de los más favorecidos por el público, se dieron las películas en serie que arriba he mencionado.

Respecto a producción nacional, lo que existe aquí es lo siguiente: tres compañías han empezado a hacer ensayos y parece que muy pronto exhibirán sus primeras producciones. Estas son: la “Compañía Lenox,” cuya primera actriz es la señorita Dora Vila (actualmente primera actriz del Teatro Mexicano), La “Mimí Derba,” y la “Consuelo Cabrera,” que apenas están empezando a montar sus estudios. Pero hasta la fecha no puede decirse que exista una verdadera producción nacional.

Corresponsal.

México, Marzo de 1917.

Es hasta el número de octubre (Vol. II, No. 10, p. 519) que se vuelve a mencionar a la ciudad de México. En esta ocasión resulta que es el redactor de Semana Cinematográfica, Salvador Ignacio Díaz, quien firma la columna publicada en Cine-Mundial. Un breve recuento de lo hecho por las cinco productoras nacionales que han iniciado trabajos en este año; seguido por las exhibiciones de material extranjero.

Cine-Mundial de octubre de 1917
Cine-Mundial de octubre de 1917

CRÓNICA DE MÉXICO

La cinematografía artística está tomando gran incremento en esta república.

Actualmente hay cinco casas trabajando en impresionar películas: México- Lux-Film S. A.; Azteca Film (Rosas, Derba y Cía) Cirmar Film; Arrondo Film y La Bandera Film.

La primera estrenó ya su primera cinta intitulada “La luz,” tríptico de la vida moderna, interpretado por la bellísima artista Emma Padilla, que posee un parecido asombroso con Pina Menichelli, y por el Sr. Ernesto Agüeros. Prepara también el estreno de una gran película de conjuntos, escénicos, cuyo nombre aún no se ha decidido y que está interpretada por una bella artista, llamada Gilda Chavarri.

La segunda, la Azteca, estrenó ya dos películas: “En Defensa Propia” y “Alma de Sacrificio,” las dos interpretadas por Mimí Derba, como protagonista, y por María Caballé y Emilia del Castillo, como segundas partes.

La tercera (La Cirmar) estrenó su primera película “El Amor que triunfa,” adaptación cinematográfica de la popular zarzuela “El amor que huye.” La reducción es muy feliz y está bien interpretada por la seductora María Caballé.

La Arrondo-film anuncia el próximo estreno de “Maciste, Tourista,” película mexicana en la que funge como protagonista un atleta apellidado Ugartechea, el cual tiene más o menos el aspecto del Maciste auténtico.

La Bandera-Film hizo un ensayo con los alumnos de la “Escuela Nacional- de Arte Teatral y Cinematográfico,” el cual tiene pequeños defectos, pero en conjunto resultó buena la película.

Las alumnas que más se distinguen son las señoritas Carmela Patino y Susana Aurelia Quiñones.

PELÍCULAS EXTRANJERAS

Ahora que ha amenguado la importación de películas europeas, es cuando empezamos a saborear las bellas producciones americanas. De las primeras fué “Romance de Gloria,” en la que la bellísima y famosa artista Billie Burke interpreta la protagonista. “Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino” ha obtenido un éxito clamoroso, contadas sus exhibiciones como llenos únicos. “La Máscara Roja,” por Grace Cunard y Francis Ford, ha gustado también mucho. Así como también “El Teléfono de la Muerte” y “Los Peligros del Servicio Secreto.”

Hace unos cuantos días fué estrenada una bonita comedia de la vida mundana: “La Mariposa en la Rueda del Destino,” en la que Vivían Martín raya a gran altura. “El Pasaporte Amarillo,” por Clara Kimball Young, gustó muchísimo, pues es Clara una de las favoritas del público mexicano. Se espera con ansia el estreno de la hermosa factura americana “Cuando toca en lo vivo.”

Entre las películas europeas que mayor éxito han tenido en esta última temporada se cuentan: “La Piccola Fonte,” de la Bertini; “II Discepolo,” de Paul Bourget, por Fabienne Fabregues; “Madame Tallien” (Robespierre), por Lyda Borelli; “Patrie,” de Sardou, por Vera Sergine y Henry Krauss. Se augura un gran éxito al próximo estreno de María Jacobini y Tullio Carminati “El Artículo IV,” escena cómica dirigida por el Conde Negroni.

Seguiré informando.

Salvador Ignacio Díaz.

(Redactor de “Semana Cinematográfica.”)

La columna “Crónica de México” sigue en el número de noviembre (Vol. II, No. 11, p. 577), pero ahora con un corresponsal de la casa, Miguel Saucedo.

Cine-Mundial de noviembre de 1917
Cine-Mundial de noviembre de 1917

CRÓNICA DE MÉXICO.

Es de tal importancia una crónica de los sucesos cinematográficos en esta hermosa ciudad, que sin duda se habrán extrañado muchos lectores y no menos alquiladores de películas, al hojear esta importante revista y no encontrar algo que con esto se refiera, ya que es tan notorio el esfuerzo y triunfo por cimentar en esta ciudad este género de espectáculo. En la actualidad solamente dos teatros no se dedican a este negocio, que poquito a poco ha ido convenciendo por su bondad a los empresarios de todas las poblaciones de importancia.

Como quiera que esta será la primera crónica que se refiera a esta ciudad, justo es hacer historia de quienes han sido los que por sus esfuerzos y actividades han sabido orientar la opinión en un sentido favorable, para que solamente reine entre los espectáculos esta diversión moral y maravillosa. Se han formado compañías poderosas de exhibición, como es la que regenta el Señor J. Granat, que tiene bajo su control la Agencia exclusiva de veinte casas extranjeras productoras de películas, y que dirige en la capital los salones que siguen: el que es principal, llamado Salón Rojo, colocado en la gran arteria, concurrido por la sociedad más selecta; el Teatro Alarcón, donde con las películas más modernas alterna alguna variedad; el Teatro Alcázar, extenso y cómodo local, también concurrido por buen público, y el Cine Garibaldi, uno de los más amplios lugares de diversión. De paso hay que mencionar el esfuerzo titánico que ha desplegado para hacer prosperar su negocio este activo gerente, teniendo que combatir con sus enemigos la zarzuela, la comedia y el drama, que durante mucho tiempo fueron encantos favoritos de los habitantes.

Gracias a él hemos tenido oportunidad de conocer las principales producciones americanas, y gracias también a él, estas cintas han triunfado sobre las producciones europeas, al grado tal que consultando una estadística hacendaría cualquiera sobre la importación de películas extranjeras, se verá sin duda la enorme diferencia en cantidad de películas americanas que han sido explotadas sobre las europeas, y que hoy puedo decir han dominado al público completamente.

Como producciones que más han llamado la atención y que han pasado por los principales salones, contratadas por éste mismo, tenemos que mencionar las siguientes: “Los Misterios de New York,” “El Diamante Celeste,” “La Moneda Rota,” “El Secreto del Submarino,” “Los Apaches del Gran Mundo,” “Sus Padres Oficiales,” “La Mujer Atrevida” “Sangre y Arena,” “Llegan los Campbell,” “La hija del circo,” “El Escándalo” y todas las del genial cómico Charles Chaplin, al lado de otros más.

Una de las cintas que más conmovió al público fué “El Romance de Gloria” en la que figura como protagonista Miss Billie Burke. Esta artista sencilla, estética y hermosa—se decía—no recurriendo a ninguna afectación, sabe dominarnos hondamente, conoce ingenuamente la psicología latina y por esto al solo anuncio de la famosa producción, el público acudía gozoso.

Actualmente existen alrededor de cuarenta salones de cinematógrafo, al lado de algunos teatros de importancia que también ofrecen este espectáculo.

Igualmente hay tres o cuatro casas productoras de películas con temas mexicanos que conocerán más tarde los lectores de todas las Repúblicas hispanoamericanas.

Miguel Saucedo.

Terminan las noticias sobre el quehacer cinematográfico en la capital durante el año con una columna bastante extensa, publicada en el ejemplar de diciembre (Vol. II, No. 12, p. 629), firmada por el corresponsal de planta, Miguel Saucedo. La columna enumera al inicio los asuntos que desglosa: Las cintas norteamericanas con sus actores y actrices, la importancia del argumento, los empresarios y actores nacionales, así como un resumen de lo acontecido en la cinematografía.

Cine-Mundial de diciembre de 1917
Cine-Mundial de diciembre de 1917

Crónica de México

Predominio absoluto de las películas norteamericanas sobre las europeas. — Se debe casi exclusivamente al trabajo de los actores y actrices yanquis. — Algo acerca de los argumentos. — Desfilarán por estas páginas los empresarios y actores mexicanos. — Resumen del movimiento cinematográfico

Consultemos una estadística cualquiera. Consultemos a los empresarios, a los alquiladores de películas. Simplemente, interroguemos al primero que encontremos y digámosle: “¿Qué piensa Ud. sobre las películas que ha mirado?” Y después de sondear todas estas diversas opiniones concluiremos cómo es de inconsciente y dominadora la influencia en nuestro sentimiento latino de los dramas, actores y estilo americanos, y que actualmente sin sentirlo nos conmueven y dominan completamente. Viene la pregunta:

¿Qué hay de superior en las películas americanas?

¿Por qué el público, no sólo metropolitano, sino de todos los Estados en general, las prefiere?

La contestación es demasiado compleja; pero se adivina, sin embargo, en el fondo del problema el esfuerzo titánico y desesperado de los empresarios que hicieron triunfar y sobreponer el estilo mencionado sobre el europeo, mejor dicho sobre el francés e italiano que durante tanto tiempo ocuparon únicamente el interés del público. Justificar esto es fácil: No hay sino recordar las crónicas, las opiniones de dos años atrás y encontraremos elogios y “reclames” extensos, únicamente dedicados a las películas europeas, pues las americanas aun no aparecían sino como deformidades de la cinematografía, según se decía a menudo.

Diremos algo más, a pesar de que en muchas de éstas, está tomado el argumento de autores franceses; sin embargo, basta con que se sepa que los actores son americanos para que el público acuda solícito a divertirse. ¿En qué, pues, se encuentra el placer? Yo lo diré: según opinión de muchos “dilettanti,” se debe esto a la naturalidad, sencillez y verdad con que vive su papel el actor americano.

Recuerdo ahora la recomendación tan vieja como verdadera de Don Miguel de Cervantes Saavedra, que por boca de Don Quijote hacía a este respecto: “Llaneza, muchacho, que toda afectación es mala.”

Yo pregunto ahora: ¿Hay alguna persona que encuentre afectación en los protagonistas de alguna película de nuestra vecina república? Yo creo que no. Es cierto que hay algunos tipos que no corresponden y que además no están de acuerdo con la naturaleza del argumento, pero esos no son sino secundarios papeles, que por esta causa han de pasar inadvertidos para la fina atención de los directores, a quienes el papel principal les roba todo su cuidado.

He tenido oportunidad de entrevistar al señor G. Granat, representante y gerente general de la principal sociedad alquiladora de películas, a quién pienso dedicarle una crónica por su labor en el cinematógrafo. Su larga experiencia en el negocio y sus profundos conocimientos lo ponen en la posibilidad de emitir su opinión sobre esta tesis. Cree él que fuera del inconveniente del sistema adoptado comúnmente en la ya dicha república americana, de que los episodios sean muy numerosos, en vez de traer ventajas, como se piensa, aquí pasa lo contrario. Fácilmente se pueden adivinar. Si por alguna causa de fuerza mayor “no sé ve” el principio del drama, resulta que ya no se asiste por haber perdido el encanto; otro tanto sucede, cuando en vez de ser los primeros episodios son los intermedios, de tal manera que dejando de concurrir una o dos noches al salón donde se exhibe alguna película de episodios, la entrada disminuye, y es que el público busca el salón donde en una sola noche pueda ver el principio y desenlace de alguna historia.

Ya iré presentando a los lectores de esta revista los principales empresarios de esta capital y actores mexicanos, al mismo tiempo que sabremos sus opiniones sobre las películas americanas que, a no dudarlo, habrá gustos para todos los estilos.

Pero en resumen: el hecho innegable es que el mayor tanto por ciento de películas importadas se lo llevan las que nos vienen de allende el Bravo.

********

Respecto a las novedades que durante este mes hemos tenido oportunidad de apreciar mencionaré, desde luego, como principal la vista impresionada en el frente inglés, y que corresponde a la toma de Messines y de Arras, por las fuerzas británicas. Esta película se está exhibiendo en el elegante Salón Rojo, y se ha visto más concurrido de lo que lo está siempre. El empresario, señor G. Granat, a quien se le debe esa importación, conocedor de su negocio que regentea, ha hecho publicar y difundir profusamente unos bien editados cuadernos que encierran todo el argumento de las batallas mencionadas.

En el mismo salón se anuncia una vista americana, que hará época; figura como actor principal un miembro de la aristocracia de esa república. Ya informaré. Está pasando “En el Palacio del Rey,” hermosa vista histórica que ha llevado mucho público.

En el amplio y elegante Teatro Alarcón están pasando el “Teléfono de la Muerte” y otras vistas, americanas también.

En el Cine-Garibaldi, pasan las siguientes películas, también americanas: “Los Apaches del Gran Mundo,” “Amor Salvaje” y “La Mujer Misterio.”

En el Teatro Alcázar: “La Revancha del Píllete” y “En las Pampas del Amazonas.”

Respecto a las casas productoras, en estos días no han anunciado nada nuevo, fuera de “La Tigresa,” en la que figura como protagonista la elegante artista Sara Uthoff.

Miguel Saucedo.

El cine en Yucatán en agosto de 1917

Un mucho más extenso artículo se publicó en Cine-Mundial en agosto de 1917 (Vol. II, No. 8, pp. 409-410) sobre el quehacer cinematográfico en Yucatán y de manera tangencial, Campeche, pues eran los mismos empresarios los que llevaban el cine a ese estado. Por desgracia no sabemos quién es el corresponsal que envía la nota, que fechada el 16 de junio no se publica sino hasta el número de agosto.

La primera parte de la crónica consiste en una cartelera que lista las películas — películas de episodios norteamericanas y cintas de divas italianas –, así como los teatros y cines que las exhiben junto con los empresarios que las “explotan”. Destacan los siguientes pioneros cinematográficos: Empresa Artaldo Erosa, L. Camer y Cía., Casa Martínez Malpica, Casa Renau y Compañía y su representante Leopoldo Figueroa, Álvarez Arrondo y Compañía, Sr. Shofield y Germán Camus y Cía junto con su representante Vicente R. Cortés. Las salas cinematográficas meridianas de esa época incluyen el Teatro Principal, el Salón Olimpia, el Independencia, el Teatro Peón Contreras y el Teatro Apolo.

La segunda parte esta compuesta por una serie de noticias variopintas que van desde juicios laborales que padece la Cirmar Film con una de sus actrices, el matrimonio de una tiple, la suspensión de la publicación de la Revista del Cinema, el accidente acaecido en un circo, la creación de la Sociedad de Manipuladores de Yucatán y los problemas de piratería que, desafortunadamente, ya eran comunes hace casi un siglo.

El nombre parece indicar que es un cine yucateco.
El nombre parece indicar que es un cine yucateco

De Yucatán, México

Estrenos principales. — Un intento de “reventada.” — La mala fe de una empresa. — Progresos de la cinematografía nacional. — Noticias teatrales y de otros espectáculos. — La boda de una tiple.

Una de las películas que más éxito han alcanzado últimamente ha sido “Los Misterios de Nueva York,” estrenada en el Teatro Principal, de la empresa Artaldo Erosa. La película fué traída de la Habana por los señores L. Camer y Cía. y la exhibieron después en todos los salones de Mérida y Campeche, así como en los principales pueblos de los mencionados estados

La casa Martínez Malpica de Veracruz y México, nos presentó las películas de episodios, “El Tres de Corazones” o “El Signo de la Muerte,” y “Los Misterios de Mira,” cintas que fueron del agrado del respetable. La casa Renau y Compañía, de México, representada en ésta por el Sr. Leopoldo Figueroa, estrenó en el Principal “El Príncipe Enrique” y “La Morsa” o “Alma Esclava,” por la Hesperia, que gustaron muchísimo.

Álvarez Arrondo y Compañía estrenaron en el Principal, “El Ángel de los Obreros” y en el Independencia “El Misterio del Millón de Dólares,” con bastante éxito.

“Pureza,” fué estrenada en el Salón Olimpia, con bastante éxito traída por su representante Sr. Shofield.

Este correcto caballero tuvo que recurrir a las autoridades a reclamar el anuncio falso que hacía otra casa alquiladora de ésta, poco escrupulosa en estos casos, supuesto que ya varias veces lo viene haciendo con otros asuntos que se han estrenado. Sucedió que la imitadora casa quiso sorprender al público con una cinta que se titulaba “Virtud y Pureza,” pero que sólo la anunciaba por “Pureza.”  El Sr. Shofield, presentó ante  las autoridades competentes todos los  comprobantes de la legitimidad de la  película “Pureza” que él presentaba, y probando que la de la otra empresa era falsa completamente. El público se dio cuenta de la mala fe de la casa local alquiladora y reprochó duramente su modo de proceder tan anti-comercial.

La casa Germán Camus y Compañía de México, mandó a la agencia que tiene en ésta representada por Vicente R. Cortés, últimamente “La Ciega de Sorento” por Gustavo Serena; “El Terrible Veneno” por Valentina Frascaroli y Dante Testa; “La Gloria” por Febo Mari y la Frascaroli; “La Gioconda” por Elena Makowska, “La Dama de las Camelias” por Hesperia, “Protea III” (La Carrera Diabólica); “El Judío Errante” de la obra de Eugenio Sué y la sensacional película de aventuras que ha batido el record del éxito “Maciste Soldado” de la Itala.

Todas estas películas de esta casa se estrenan en el “Peón Contreras.” Estas son las películas dignas de mención de las muchas que se han estrenado.

Varias Noticias

El departamento del trabajo de Mérida, condenó a pagar a la Cirmar Film cuatrocientos pesos oro nacional a la artista María de la Luz González, por trabajos hechos en la película “Amor que triunfa.”

La compañía del teatro Principal cumplió ya su compromiso que tenía contraído con la Empresa Erosa habiéndose reunido algunos elementos principales para dar una serie de funciones en el Independencia, de género cómico y dramático.

El Principal, proyectará películas mientras arreglan algo, que por ahora está algo difícil, no siendo cine y variedad que es lo que está salvando a las empresas en su totalidad.

Ha sido suspendida temporalmente la “Revista del Cinema,” que venía editándose en ésta con gran éxito bajo la dirección del conocido cinematografista y empresario Valeriano Ibáñez Cobeño, mientras se dispone de imprenta y fotograbado, pues la que lo editaba ha mudado de dueño y no puede cumplir ese compromiso que tenía la anterior por el mucho trabajo que tiene. Sabemos que van a instalarse otras y reaparecerá de nuevo la mencionada revista.

La primera tiple cómica Mimí Ginés que con tanto éxito trabajó en el Principal se casa con el opulento hacendado Rafael Peón. De estas brevas caen pocas por aquí a los artistas. Cuando esta crónica salga, ya se habrá efectuado el enlace.

El Teatro Apolo inauguró una nueva temporada de Cine-Comedia y Variedades Serra Salvó, en la que figura la primera tiple Lucrecia Martínez con películas de la casa Germán Camus y Compañía.

En estos días es esperado de México el concesionario de la película “Civilización”, que por cierto hay muchos deseos de conocerla.

El martes 12 debutó en el Teatro Circo Yucateco, El Circo Cosmopolita traído de la Habana por el reputado escritor yucateco D. Antonio Mediz Bolio, con un éxito franco.

Hubo que lamentar una desgracia que podía haber tenido fatales consecuencias para el artista mandibulista Agustín Gómez.

Estando suspendido por un cable en la cúpula del Circo, y a mitad de su trabajo, le dio un calambre que le hizo soltar la correa que agarraba con los dientes, cayendo sin sentido al suelo. Se oyó un ¡ay! de la multitud por creérsele muerto; pero afortunadamente tuvo la suerte de caer de costado y herirse en las mandíbulas, herida que requiere poco cuidado. Los doctores Rojas y Castellanos que se encontraban en el Circo, en esos momentos, asistieron al herido y notificaron que afortunadamente la caída no revestía gravedad.

Nosotros creemos que para estos actos tan peligrosos, debía ponerse una red protectora debajo, y así evitarse estos accidentes.

Ha quedado constituida conforme a la ley la sociedad de Manipuladores de Yucatán después de bastante lucha con todos para llegar a un acuerdo definitivo. La idea ha sido bien acogida por el elemento de cinematografistas.

Corresponsal. Mérida, 16 de Junio de 1917.

El amor que triunfa (1917) se estrena en Mérida, Yucatán

Durante 1917 Cine-Mundial, a diferencia del año anterior, publicó mucha más información sobre México. En particular destacan dos columnas enviadas por el corresponsal, anónimo por desgracia, que vive en Mérida, Yucatán. La primera de ellas apareció en el número correspondiente a marzo de 1917 (Vol. II, No. 3, p. 137) y es un recuento de los principales salones dedicados al cinematógrafo y sus dueños o administradores. También da una lista de las películas que hay en cartelera, donde destacan las producciones locales de la Cirmar Films, aunque el corresponsal comete un error al adjudicarle el título de la zarzuela en que está basada la cinta, El Amor que huye y no El amor que triunfa, título de la película.

De Yucatán

En este rico estado de la República Mexicana está muy desarrollado el cinematógrafo. Los principales salones son: el teatro salón “Independencia,” de la empresa Erosa; los salones “Frontera” y “Pathé,” propiedad del Sr. Arturo Moguel; los salones “Variedades” y “Fraternidad,” de la empresa Pablo O. Pantoja; el gran “Cine Palacio,” de la empresa Marcín; el salón “Cine Mérida,” de la empresa Pinelo; el elegante coliseo “Peón Contreras,” que después de una temporada de la compañía Cómico-Dramática “Virginia Fábregas,” se inauguró la de cine estrenándose películas de la casa de Álvarez Arrondo y Compañía.

Las principales producciones cinematográficas últimamente estrenadas son: “Bajo el poder del yugo turco,” Universal; “La sirena desnuda,” de la misma casa; “Odette,” por Francisca Bertini; “La Marcha Nupcial,” por Lidia Boreli y el gran actor italiano Armado Novelli, de la casa Cines Roma; “El tigre real” y “El fuego,” por Pina Menichelli; “Marcela,” por la Hesperia; “El jockey de la muerte,” “Maciste,” de la casa Torino de Roma; “La pantomima de la muerte,” “El club de los coleccionistas” y otras muchas.

Se anuncia la película “Amor que huye,” tomando parte la primera tiple cómica María Caballé, el actor cómico Romualdo Tirado y demás artistas que actúan en el teatro “Principal,” y “Yucatán la tierra del oro verde,” ambas películas de la casa Cirmar Films, propiedad de los señores Cirerol y Compañía.

El Corresponsal. Mérida, Febrero de 1917.

En Crónica del cine mudo mexicano del investigador Gabriel Ramírez, éste comenta lo siguiente sobre la película y su producción:

María Caballé
María Caballé

En Mérida, la activa Cirmar Films emprendería a principios de 1917 su segundo largometraje, El amor que triunfa basado en la zarzuela Amor que huye de Pardo y Torregrosa, e inspirada en la pieza La dicha ajena de los hermanos Álvarez Quintero. La dirección sería de Cirerol Sansores y la fotografía de Martínez de Arredondo, siendo los intérpretes principales la primera tiple cómica María Caballé y el actor cómico Romualdo Tirado. A éstos los secundaban los miembros de la compañía de opereta y zarzuela que actuaban en aquellos días en el Teatro Principal. La película, a la que seguramente aportó parte del presupuesto el empresario Artaldo Erosa, fue estrenada en avant première en el Teatro Peón Contreras el 15 de abril de 1917. (1)

En la ciudad de México se estrenó en el cine Venecia el 7 de julio de 1917. (2)

De El amor que triunfa, el periódico yucateco La Voz de la Revolución decía en un artículo publicado el 16 de abril de 1917, artículo que transcribe Gabriel Ramírez en su obra El cine en Yucatán:

… Y los marcos que encuadraban las escenas ofrecieron perspectivas preciosas tomadas aquí, en las áridas tierras yucatecas, y efectos de luz bellísimos. Interiores, como el de ‘El Cabaret Vienés’, marinas como la de la playa, paisajes como el de la terraza del Castillo de San Carlos y la entrada a ésta, la escena del lawn tennis, nos hicieron olvidar por unos instantes que la película era filmada en nuestro terruño, tantas veces acusado de ausencia de bellezas… Yucatán podrá ostentar con orgullo sus nombres como los primeros en la República que, escasos de recursos y tan sólo por obra de su voluntad vigorosa, han podido rendir producciones artísticas que en las pantallas se confundirán con las importadas de Europa… (3)

Ramírez en la misma obra transcribe un artículo de la revista yucateca El Entreacto:

El miércoles en la noche se estrenó […] El amor que triunfa […]. Esta película de la conocida casa yucateca Cirmar Films fue impresionada por los distinguidos aficionados Sr. Cirerol y Martínez de Arredondo, los que han alcanzado un triunfo, pues, en honor de la verdad, la película estrenada no tiene nada que envidiar a las más aplaudidas de las que producen las mejores marcas europeas y americanas.

Los artistas que toman parte en esta película son muy conocidos de nuestro público y entre ellos figuran la idolatrada del público meridiano, María Caballé. Todos ellos se han excedido asimismo para que la obra resulte perfecta. Ante el público desfilan cuadros verdaderamente bellísimos, tomados de distintos lugares de nuestra ciudad, entre ellos en el Parque del Centenario, los jardines hermosísimos de las suntuosas moradas de los señores Alonso Guerra y Pedro de Regil y, por último, las playas de Progreso.

El argumento de la obra no puede por menos que ser interesantísimo y en él se pone de manifiesto el buen gusto de los señores Martínez de Arredondo y Cirerol, que han demostrado que con voluntad todo se consigue. Para aquellas personas que hayan visto las anteriores cintas impresionadas por estos señores y no conozcan la estrenada el miércoles, diremos que no hay punto de comparación entre las anteriores films y El amor que triunfa, pues esta cinta es un éxito completo que debe orgullecer a los que la impresionaron y es honra para Yucatán.

El público numerosísimo que concurrió al estreno, al aparecer en la pantalla María Caballé, le hizo una ovación, teniendo la orquesta que tocar dianas. Los aplausos se repitieron a cada escena y al terminar eran unánimes las manifestaciones de entusiasmo. Al concluirse la exhibición […] y antes que el público abandonara el teatro, se impresionó una cinta de la concurrencia, la que será exhibida en breve al público.

Nuestra más entusiasta enhorabuena a los señores Cirerol y Martínez de Arredondo por su inmenso éxito, que sin duda se repetirá en México a donde por el próximo vapor que pase por Progreso, será enviada la notable película. (4)

Hipólito Seijas, seudónimo de Rafael Pérez Taylor, dedica un par de reseñas a la cinta en su columa “Por la Pantalla” que se publicaba en diario El Universal; la primera el 10 de mayo de 1917:

Romualdo Tirado
Romualdo Tirado

Sin Título (dedicado a la Cirmar Film “EL AMOR QUE TRIUNFA”)

La producción de cinematografía en nuestro país toma cada vez mayor auge. En México es Rosas-Derba, “La Luz”, y en Yucatán es la empresa “Cirmar Film”.

Esta compañía que ha venido trabajando en el silencio desde el año de 1910, ha pasado casi desapercibida en esta ciudad, y tal cosa es injusta, supuesto que todo esfuerzo nacional debe ser cantado.

“Cirmar Film” ha filmado “La voz de su raza”, argumento socialista que se desarrolla en una de las haciendas henequeneras de Yucatán; “Tiempos Mayas” que es una reminiscencia histórica, altamente sentimental, adonde un indígena al calor del bohío, describe, a sus nietos, la historia de las ruinas de Uxmal; en “1810 o los libertadores”, episodio histórico de nuestra Independencia, y por último, la película “El amor que triunfa” y cuyos intérpretes son María Caballé, Amparo C. de Sánchez, Carlota Millanes, María de la Luz González, Matilde Liñán, Ángel de León y Romualdo Tirado.

Los directores de la empesa Manuel Cirerol y Carlos Martínez, han puesto todo su empeño en esta película que causará sensación en México por estar trabajada por conocidos artistas amigos nuestros.

“El amor que triunfa” es una novela corta de amor que tiene sus detalles dramáticos y comienza por una serie de escenas cómicas desempeñadas por Tirado. Este es un marido que no hallando la tan cantada felicidad en el hogar, sale en busca de alegría en el paraíso donde Pierrot y Colombina tienen sus sitiales. Va en busca de una “Bella Lucerito”, tiple amable, que no regatea caricias por una cena o un fistol. El alba los sorprende en plena orgía, y recordándose de que tiene mujer, deja a la amante y huye a su hogar.

Ángel, su hijo, padece de melancolía y sufre visitas y sermones de estirados frailes; pero llegan pidiendo hospedaje, dos lindas mujercitas, como una “chanzon parisién” y no tiene la señora más remedio que darles alojamiento. Con este motivo, María Caballé, una graciosa “divette” en boga y “La Lucerito” se llevan al padre que es buen marido y al joven Ángel que es un dechado de humildad.

En la playa, se bañan la Caballé y la Lucerito, cuando la sobreviene un accidente a la primera y Ángel la salva, enamorándose de ella y se casa, a pesar de los aspavientos de su madre, de la protesta clerical y de la sociedad anatematizadora.

Según informes que tenemos, los artistas están discretos y el triunfo de la película será un hecho, más cuando hay verdaderos deseos de ver a la Caballé en la cinta cinematográfica, admirando la nueva manifestación de sus aptitudes artísticas.

La película se exhibirá a principios de la semana entrante, en uno de los salones aristocráticos de esta capital. (5)

El 18 de junio de 1917, Hipólito Seijas dedica un segundo comentario a la cinta, sin embargo está diluido entre otras notas, tales como NOTICIAS EXTRANJERAS, EXTRAORDINARIOS y NUESTRO MOVIMIENTO CINEMATOGRÁFICO:

La tiple María Caballé
La tiple María Caballé

NUEVA PELÍCULA

La otra noche por atención de los señores Martínez Arredondo, vimos la película “El amor que triunfa”, interpretada por María Caballé, la señora Millanes, Tirado y otros artistas españoles.

Aunque es cierto que los empresarios y el operador son mexicanos, los artistas en cambio no lo son, por tanto la película no puede ser nacional sino extranjera. (6)

El argumento está basado en la conocida zarzuela titulada “El amor que huye” y las leyendas están bien escritas y traen el regocijo por su oportunidad y chiste en que están escritas.

La parte fotográfica es bastante buena y la relativa a los paisajes es maravillosa.

Está dividida en siete partes y si la redujéramos a cuatro, sería mucho más interesante, porque existen escenas cansadas que matan el efecto artístico que produce en el público la parte fotográfica.

Tirado está soberbio en su papel y Ángel León, el aspirante a clérigo, trabaja con bastante descreción.

María Caballé no tiene gran cosa y sólo luce su bello palmito, en cambio la señora Millanes interpretó su personaje de Marquesa ampulosa con banstante veracidad.

Será exhibida próximamente en un cine de la capital. El público, como siempre, dará su fallo definitivo de esta película, que fue impresionada en Mérida. (7)

En agosto de ese mismo año, la Cirmar Films perdió un juicio laboral y el departamento del trabajo de Mérida condenó a la empresa a pagar “cuatrocientos pesos oro nacional” a María de la Luz González por “trabajos hechos en la película” El Amor que triunfa. (8)

Ficha filmográfica de El amor que triunfa:

Producción (1917): Carlos Martínez de Arredondo y Manuel Cirerol Sansores; Cirmar Films (Mérida, Yucatán). Dirección: Manuel Cirerol Sansores. Argumento: Manuel Cirerol Sansores, sobre la pieza La dicha ajena, de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero; y la zarzuela El amor que huye, de Julio Pardo (letra) y Torregrosa (música). Fotografía: Carlos Martínez de Arredondo. Decorados: Roberto Galván. Intérpretes: María Caballé, Romualdo Tirado, Ángel de León, Matilde Liñán, María de la Luz González, María Luisa Bonoris, Alfredro Varela, Felipe Bravo “El Guayabo”, Fernando “Nono” Hübe, Ernesto Mangas, pareja Areu, Carlota Millanes, Amparo A. de Sánchez, señoras González, Pérez Crucet, Fernández, Adolfo Marín, Sánchez Dorantes. Metraje: 2,300 metros; 5/7 rollos. Fecha de estreno: 15 de abril de 1917, teatro Principal, Mérida, Yucatán. (9)

NOTAS:

(1) Gabriel Ramírez, Crónica del cine mudo mexicano, Cineteca Nacional, México, 1989, p. 56.

(2) María Luisa Amador y Jorge Ayala Blanco, Cartelera cinematográfica, 1912-1919, UNAM, México, 2009, p. 80.

(3) “La industria de la película en Yucatán,” La Voz de la Revolución. 16 de abril de 1917. Citado por Gabriel Ramírez en El cine en Yucatán, Documentos de Filmoteca No. 3, UNAM, 1980, p. 40 en Manuel González Casanova, Las vistas: una época del cine en México, INEHRM, Museo Casa de Carranza, 1992, p. 60.

(4) El Entreacto, 20 de abril de 1917 en Gabriel Ramírez, Crónica del cine mudo mexicano, Cineteca Nacional, México, 1989, p. 57.

(5) Manuel González Casanova, Por la pantalla. Génesis de la crítica cinematográfica en México, 1917-1919, UNAM, México, 2000, pp. 215-216.

(6) La afirmación de Seijas de que la película El amor que triunfa producida y dirigida por Carlos Martínez de Arredondo en Yucatán, era extranjera por haber sido interpretada por actores extranjeros, provocó la ira de don Carlos quién, años después, en 1944, todavía lo recordaba con enojo a pesar de que en otra parte de esas declaraciones predominaba la confusión en las fechas, y aún en el orden en el que realizó sus propias películas:

[…] más yo aspiraba a estrenar antes, [que el estreno de La Luz], y al mismo tiempo que invité a los cronistas de los principales diarios a una exhibición privada, tomé en arrendamiento el Teatro Principal. Las crónicas fueron todas encomiásticas en alto grado, y sólo tuve el pesar de que el señor Hipólito Seijas expresara que “lástima que la película no fuera mexicana”, a lo que le repuse que mi película sólo podía dejar de ser mexicana en concepto suyo, si dejaba de considerar al Estado de Yucatán como parte integrante de la República de México. No obstante le agradecí y sigo agradeciendo los elogios que hizo de mi película El amor que triunfa, la cual fue estrenada, no recuerdo si dos o tres días antes que La Luz.*

* “Yucatán, precursor del cine nacional.” Carlos Martínez de Arredondo. Enciclopedia yucatense, T. V. 1946. [Artículo reproducido completo en: Las vistas: una época del cine en México, Manuel González Casanova, INEHRM, México, 1992, pp. 101-105].

En Manuel González Casanova, Por la pantalla. Génesis de la crítica cinematográfica en México, 1917-1919, UNAM, México, 2000, p. 435.

(7) Manuel González Casanova, Por la pantalla. Génesis de la crítica cinematográfica en México, 1917-1919, UNAM, México, 2000, pp. 253-254.

(8) Cine-Mundial, agosto 1917, Vol. II, No. 8, p. 409.

(9) Gabriel Ramírez, Crónica del cine mudo mexicano, Cineteca Nacional, México, 1989, p. 256.