Archivo de la etiqueta: Duque de Montpensier

Los inicios del cine en Orizaba

Escrito por la Monja Alférez, seudónimo de alguna orizabeña que sí ama su terruño y divulgadora de la microhistoria de esa ciudad veracruzana**

A finales del siglo XIX, la sofisticación y diversidad cultural de la ciudad de Orizaba era un magneto muy importante para los inmigrantes del mundo. Una de las colonias más importantes en la ciudad fue la francesa.
En 1899, un grupo de empresarios franceses – entre ellos el camarógrafo Carlos Mongrand, allegado a los hermanos Lumière de Paris – arribaron  a la ciudad a probar fortuna y a realizar el primer filme que se haya hecho en Orizaba, Salida de los obreros de la cervecería.

Cervecería Moctezuma de Orizaba

Decenas de películas filmadas y producidas en Orizaba durante más de un siglo y muy pocos conocen la historia de la industria filmográfica de esta ciudad: historia que forma parte importante como base de la industria cinematográfica mexicana.
Hacia 1903, la familia Becerril (Guillermo padre e hijos Manuel y Guillermo) se dedicaba a tomar vistas de la región y mostrarlas a sus habitantes. Entre sus filmes figuran Salida de la misa de las 12 en Orizaba y El jarabe tapatío.
Hacia 1905, el Sr. Gonzalo T. Cervantes, comienza a filmar sus vistas de la región, entre ellas Grupo de señoritas de las principales familias de Orizaba, Jamaica del 5 de febrero en la Alameda de Orizaba, Diez vistas de los lugares más concurridos y poéticos de Orizaba, Vista artística de una niña y la trágica Doce vistas tomadas seis horas después de la catástrofe del ferrocarril mexicano en el puente de Metlac, documento importante de esa terrible catástrofe nacional.

Palacio Municipal de Orizaba, ca., 1920

En el año de 1907, el actor español Manuel Noriega llega a Orizaba junto con su compañía de teatro ambulante y se asocia con los empresarios orizabeños, Juan Aguilar y su hijo Juan C. Aguilar, dueños de los periódicos locales El Reproductor y la Gaceta del Reproductor, además de ser dueños de la imprenta mas importante de Veracruz. Forman una nueva compañía cinematográfica, Aguilar y Breton que produce el primer cortometraje de México, El san lunes del velador, comedia que llegó a ser popular en el todo el país.
Entre 1904 y 1912 el empresario y director Enrique Rosas Aragón (quien mas tarde fundaría la Compañía Azteca Film junto con Mimí Derba en 1917), filma una serie de vistas de Orizaba, La cervecería Moctezuma de Orizaba, Vistas de Orizaba y sus alrededores, Salida de la misa de 12 de la Parroquia de Orizaba, estrenada en la Lonja Orizabeña en 1904; Jamaica escolar en Orizaba, Comité patriótico en el Parque Castillo y Vistas de Orizaba en 1905. En Abril de 1907 Recorrido por las calles de Orizaba en tranvía y en 1912, La Revolución en Veracruz. Dentro de la historia del Cine Mexicano, Enrique Rosas es considerado como pilar de la cinematografía de México en las dos primeras décadas del siglo XX.
En el año de 1906, Salvador Toscano Barreiro, filma el primer reportaje en Orizaba, Fiestas el 5 de mayo en Orizaba.
Hacia 1908, el periódico El Citlaltépetl anuncia el estreno en el Salón del Club Verde las vistas de la Inauguración del Toreo de la Ciudad de México. En ese mismo año el director Juan Carlos Vasallo filma en Orizaba, Accidente en el Km. 253 del ferrocarril México-Veracruz y Jamaica y desfile del 5 de mayo.

También en ese año, el director Juan Carlos Vasallo junto con la empresa fílmica Aguilar y Breton produce Calles de Orizaba, Laguna de Nogales, Rápidos del Río Blanco, Instalación eléctrica y Cervecería Moctezuma en todos sus departamentos. En 1909, la empresa fílmica del empresario Juan C. Aguilar, filma la película – posiblemente con Vasallo a cargo de la cinematografía – Vistas de las fiestas patrióticas de Orizaba. En ese mismo año, la compañía viaja con un grupo de niños en excursión por tren al puerto de Veracruz: el resultado es Excursión a Veracruz por los niños de las escuelas de Orizaba, donde se plasman maravillas de todo este hermoso recorrido ferroviario.
A mediados de 1910, se le encomienda al Duque de Montpensier hacer un reportaje para dar realce a las fiestas del centenario titulado Jaripeo y fiestas en Xalapa. En Septiembre de 1910, la Compañía de Aguilar y Breton filma uno de los eventos para la Celebración del Centenario de la Independencia de México en Orizaba: Jura de la bandera en Orizaba.
Durante la ocupación de Orizaba por las fuerzas Carrancistas y la Casa del Obrero Mundial en 1915, el Ejército Constitucionalista lleva a sus propios filmógrafos y equipo quienes se ocupan de documentar los eventos de las tropas en la ciudad de Orizaba durante la ocupación. Entre ellos se encontraban el pintor Dr. Atl (Gerardo Murillo) y su amigo y rival, el pintor José Clemente Orozco (quien más tarde relataría en una autobiografía el famoso saqueo de Orizaba a manos de los ocupantes a partir del 3 de Marzo de 1915).

Tranvías en la avenida Libertad, Orizaba, Ver.

En 1925, la compañía constructora que se encontraba a cargo de la erección de las torres eléctricas del ferrocarril entre las ciudades de Esperanza y Orizaba, encargo a un grupo colectivo de filmógrafos locales realizar un documental sobre la construcción de este importante avance en la historia del Ferrocarril Mexicano. El documental se llamo Trabajadores de la Compañía Electrificadora en el Ferrocarril Mexicano en Orizaba. Hacia el año de 1926, el capitalino Gabriel García Moreno llegaría a fundar la primera compañía fílmica de largometrajes en la ciudad de Orizaba, el Centro Cultural Cinematográfico, S. A. de Orizaba.
Nacido en el pueblo de Tacubaya el 23 de Febrero de 1897. Descendiente directo del dictador ecuatoriano (1860-1875) del mismo nombre. Su familia se exilió en México al final de la dictadura. Su padre murió cuando los tres hijos eran muy jóvenes. Su madre tuvo que trabajar como costurera para costear los estudios de sus hijos. A los 18 años, Gabriel consigue trabajo como camarógrafo de un cine local. Con ellos costea sus estudios como contador y los de sus hermanos. Pronto trabaja en un banco de Tacubaya por lo que tiene que viajar por todo el país. En Hermosillo, Sonora conoce a la hermosísima Hortencia Valencia con quien se casa en 1921. Los dos regresan a vivir a Tacubaya y es ahí donde Gabriel se interesa aún más en la cinematografía. En 1922, escribe y produce su primer filme. Mas tarde, en 1925, sus cuñados Octavio y Oscar Valencia le ayudan a comprar su primera cámara cinematográfica. Ese mismo año filma su primer largometraje, El buitre con Hortencia como la primera actriz y Carlos Villatoro en el papel masculino. Carlos, un joven enigmático y muy guapo actor, acababa de regresar a México luego de haber estudiado actuación y dirección de filmes en Nueva York. La película tuvo un gran éxito y esto persuadió a Gabriel a continuar con su nueva profesión. Ese mismo año presenta su documental Carnaval de la ciudad de México.
En 1926 viaja a Orizaba para entrevistarse con unos ricos empresarios que había conocido como empleado bancario el año anterior y los persuade para invertir en la naciente industria cinematográfica nacional. Entre los empresarios orizabeños se encontraba el dueño de una compañía  tabacalera, William Mayer, un empresario cervecero, un vendedor de autos y otros miembros del Club Rotario de Orizaba. Con cien mil pesos como capital el Centro Cultural Cinematográfico, S. A. de Orizaba abre sus puertas en el antiguo Molino de La Marquesa en 1926 a un costado del Puente de San Antonio, con dirección en Avenida Poniente 8, No 21.

Invitación al reestreno musicalizado de El puño de hierro en el CECUT de Tijuana

Inmediatamente, Gabriel puso en marcha la filmación del que sería su segundo éxito de taquilla, Misterio. Para este film, contrató al veterano actor y torero Manuel de los Ríos y a su nueva estrella el apuesto Carlos Villatoro. El resto de la compañía lo componían actores de la localidad, como lo fueron Lupe Bonilla, las bellas hermanas Ibáñez, Clarita y Angelita y el niño prodigio Guillermo Pacheco entre otros artistas locales y de su propia familia: su esposa Hortencia Valencia, sus cuñados Octavio y Oscar Valencia. Como camarógrafo, Gabriel contrató a un personaje que, fuertemente se especula, llegaría a ser el gran fotógrafo mexicano de los años 40 y 50, Manuel Carrillo. La cinta Misterio está perdida, sólo un rollo subsiste; en él se puede apreciar una fiesta con jóvenes bailando Charleston y otros personajes como un detective y un mago. Este filme tuvo un gran éxito en el país y ayudo a promover su siguiente y más exitosa película, El tren fantasma. La entretenida y dinámica historia aunada a las muy buenas actuaciones del veterano Manuel De Los Ríos, de la bella orizabeña Clarita Ibáñez en el papel principal y especialmente la del guapísimo Carlos Villatoro como galán de la película, hicieron que el filme tuviera un tremendo éxito de taquilla. Incluso se llegó a presentar en Los Ángeles años más tarde. Una historia muy interesante donde múltiples escenas peligrosas fueron hechas por los propios actores. Escenas que propulsarían a Calos Villatoro como galán de México por excelencia en los siguientes años.
Alentado por el éxito obtenido, Gabriel García Moreno, decide tomar una temática más seria y profunda para su siguiente película. Un historia de intrigas, detectives, amor, bellos personajes y problemas sociales que envolvían a la alta sociedad mexicana: la adicción a la drogas. La película, El puño de hierro, hoy en día está considerada como una obra maestra de la cinematografía mundial, pero en Orizaba los pocos que no abandonaron el hermoso Teatro de la Llave el 21 de Mayo de 1927 – día del estreno – la abuchearon.

** http://www.youtube.com/user/MonjaAlferez09 — página y seudónimo de alguna orizabeña que ama su terruño.