Archivo de la etiqueta: Luis Mario Moncada

Cine Regis

Luis Mario Moncada en su Diccionario histórico del teatro en México, 1900-1950 menciona que el cine Regis estaba:

ubicado en Av. Juárez, en una de las construcciones anexas al hotel de mismo nombre, fue inaugurado el 14 de junio de 1924 con la presentación de la cupletista Teresa Zazá, algunos números de variedad y exhibiciones cinematográficas.
Con capacidad para alrededor de mil espectadores, funcionó casi al mismo tiempo para temporadas teatrales y exhibiciones cinematográficas. En 1929 sirvió de sede para la primera temporada oficial de la Comedia Mexicana. Más adelante cambió su nombre por el de teatro Imperial y posteriormente por el de cine Regis, nombre que conservó hasta 1985, cuando fue destruido por el terremoto del 19 de septiembre.

Fotografía de la Fototeca INAH, tomada del libro La Ciudad de México que el cine nos dejó de Carlos Martínez Assad

En Antiguos monumentos del séptimo arte de Fernando Bañuelos, director de la revista digital Cine3, nos detalla que este memorable cine fue…

construido en una parte del elegante Hotel Regis, en cuyos vapores, rezaba la leyenda urbana, se decidía la vida política de México, en la avenida Juárez número 77. Fue inaugurado en 1924 y fue uno de los más selectos de la época, ya que las personas que a él asistían eran de clase alta y sus estrenos eran verdaderos acontecimientos sociales.
El acceso era de pequeñas dimensiones; resaltaba su marquesina la cual era un referente urbano, el cual se transformaba constantemente por los anuncios, diseñados de acuerdo con las tenencias estilísticas en boga.
El anecdotario popular reseña que en la cafetería del hotel Regis, aledaña a la sala de cine, “despachaba” Emilio Fernández. En las mesas de este restaurante “El Indio” escribió los guiones de sus películas más importantes y se reunía con el fotógrafo Gabriel Figueroa y con el guionista Mauricio Magdaleno para darle vida al único genero auténticamente mexicano, “el nacionalista”.
Al sucumbir ante los embates del terremoto de 1985 al igual que el inmenso hotel que lo albergaba no sólo se destruyó un legendario inmueble, sino que el terremoto también desapareció los lugares donde se tejieron cientos de historias ligadas al cine mexicano. Actualmente el terreno donde se encontraban el hotel y el cine Regis están ocupados por la Plaza de la Solidaridad.

Sobre la marquesina un luminoso anuncio del filme Creo en Dios.
El cine Regis en marzo de 1930. Fotografía de la Fototeca INAH

Según Emilio García Riera en su Historia Documental del Cine Mexicano Creo en Dios (Fernando de Fuentes, 1940) se estrenó el 9 de abril de 1941 en el cine Olimpia, pero la foto nocturna del cine Regis nos muestra claramente el anuncio de esta película, al igual el cartel a la derecha de la entrada. También parece ser una foto bastante anterior; más bien del fin de los veinte o inicio de los treinta, si la comparamos con la superior: mismo toldo, marquesina y vela. Es obvio que no es la misma película a la que se refiere García Riera. La película que se anuncia en la marquesina es, según María Luisa Amador y Jorge Ayala Blanco en su Cartelera Cinematográfica (1930-1939), la producción norteamericana The Godless Girl que se tradujo como Creo en Dios. La dirigió Cecil B. de Mille con Lina Basquette, George Duryea, Noah Berry. Esta cinta producida por la Pathé en 1928 se estrenó en el cine Regis en marzo 20 de 1930 y duró una semana en cartelera por lo que la foto la podemos fechar entre marzo 20 y 27 de 1930.

Cine Manuel Briseño

Luis Mario Moncada en su Diccionario Histórico del Teatro en México, 1900-1950 nos relata que estaba:

…ubicado en la décima calle de Guerrero, entre Camelia y Luna y su fecha de inauguración es discutida, no así su reputación de teatro de género ínfimo. Si bien Olavarría fija agosto de 1908 como su fecha de inauguración, María y Campos menciona una función en dicho teatro en septiembre de 1907. Como quiera que sea, durante el tiempo que permaneció en funcionamiento para el teatro estuvo dedicado a la representación de revistas, particularmente de corte “sicalíptico”, razón por la que en más de una ocasión recibió amenazas de clausura. De hecho durante la segunda década del siglo sufrió algunos cierres temporales, aunque no existe seguridad de que se hayan producido por algún tipo de censura oficial. Algunas de las figuras que desfilaron por su escenario fueron Rosa Fuertes, Prudencia Grifell y Enrique Quijada, entre otros. Hacía 1915 se transformó en cine.

Fotografía: http://moralex-cine.blogspot.com/2010/11/cine-briseno.html

Según Miguel Ángel Morales, apasionado de la fotografía, la pintura, el teatro y el cine, en especial del popular, me comenta:

Yo conocí el cine Manuel Briseño que estuvo en la avenida Guerrero, en la colonia del mismo nombre. Se accedía por unas enormes escaleras. Yo tengo la misma fotografía que subiste. Ya no recuerdo si esa copia, tamaño tarjeta postal, la adquirí o me la obsequió Gustavo García, quien sí recuerdo que se regaló la del Cine María Guerrero, que a su vez venía en fotos de los años veinte que venía en un álbum que le obsequió Guillermo Tovar y de Teresa . Este cine también estuvo sobre la calle Guerrero, por lo que me imagino que lo demolieron para construir el que conocí. Hacia la década de los diez el mismo Briseño proyectó, por breve temporada, películas pornográficas o lo que en ese entonces se consideraban como tales.

Por su parte José Santos Valdés Martínez, estudioso de la historia del teatro en México me participó que:

Todavía en los años 70 alcancé a ver una función en este cine Briseño. Originalmente fue teatro (1907). Para 1932 se convirtió en cine. Se quemó en 1955. Creo que en los ochentas se llamó Cine Nacho Torres. Luego en los noventa se dividió en dos, Ecocinemas Guerrero 1 y 2. Ya no recuerdo cuándo, en esta etapa, su banqueta se convirtió en una especie de paseo de las estrellas de la lucha libre, Todavía cuando su demolición, caminaba uno sobre los bloques con las manos de los luchadores impresas en el concreto con su respectivo nombre. Hoy es una unidad habitacional. Y pensar que hubo una época en la que le hizo competencia al Apolo de Mosqueta, al Vicente Guerrero enfrente en Mosqueta y Guerrero, y al Casino, después Capitolio en la esquina con Magnolia. Me parece que lo creó un hijo del industrial del zapato llamado don Manuel Briseño. La madrina en la inauguración fue la diva Rosa Fuertes. Actuaron, bailaron y cantaron en su escenario divas como Amparo Pérez y Elena Luca.