Archivo de la etiqueta: Salón Iris

Las funciones del 20 de noviembre de 1910. La Calle de mayo 21, 2012

Un poco antes de las elecciones de 1910, Francisco I. Madero fue encarcelado en Monterrey y posteriormente trasladado a San Luis Potosí, siendo acusado de haber pronunciado un discurso en el que injuriaba al Presidente Díaz. Con Madero fuera del escenario, Porfirio Díaz es reelecto presidente de México y hasta ese momento, Madero es puesto en libertad a condición de que abandonara la ciudad. Decide ir hacia San Antonio, Texas, cruzando por Laredo, y ahí lanza el manifiesto conocido como Plan de San Luis Potosí con el que denuncia el fraude electoral de junio, desconoce los poderes constituidos, y en su artículo 7, incita al pueblo a tomar las armas para derrocar la dictadura:

el día 20 de noviembre desde las seis de la tarde en adelante, todos los ciudadanos de la república tomarán las armas para arrojar del poder a las autoridades que actualmente gobiernan. Los pueblos que estén retirados de las vías de comunicación lo harán la víspera.

Y este plan que subrayaba el principio de: “sufragio efectivo, no reelección” fue el acicate para que la Revolución diera inicio. El 20 de noviembre de 1910, según lo planeado, Madero cruzó la frontera entre Estados Unidos y México para iniciar la revuelta en Ciudad Porfirio Díaz (hoy Piedras Negras, Coahuila), pero no tuvo éxito y le fue preciso regresar a territorio estadounidense. A pesar del aparente fracaso, durante las semanas siguientes cambió el panorama y la revuelta comenzó a extenderse a lo largo de la República Mexicana.

Ese domingo 20 de noviembre de 1910, fecha emblemática en la historia nacional, la apacible ciudad de Toluca no vivió signos que indicaran el inicio del suceso bélico que marcaría el siglo XX mexicano. La invitación a levantarse en armas no tuvo eco alguno en la tranquila y conservadora población toluqueña.  Eso queda probado al quedar constancia de que los dos principales teatros de la ciudad escenificaron funciones cinematográficas ese día. Tanto el teatro Principal como el Edén proyectaron vistas en dos funciones que ambas administraciones – Empresa Ferríz e Isunza por el primero y Empresa Cinematográfica por el segundo – programaron para la misma hora: “á las 4 y media en punto y á las 9 en punto”. Es la empresa del Principal la que organiza junto con la exhibición de vistas, rifas zoológicas en cada una de sus funciones para deleite de los infantes; 200 premios en la primera función y 100 en la segunda.

Los precios diferían y el Principal resultaba más caro que el Edén, al menos en las butacas para la gente pudiente y para la función vespertina, pues en las butacas populares y la función nocturna, las pagas eran muy similares como se puede apreciar al comparar los precios:

Precios de entrada por la tarde: Plateas con 6 entradas, $2.40; Luneta numerada, $0.40; Primeros, $0.30; Segundos, $0.15; Galería, $0.10. Precios de entrada por la noche: Plateas con 6 entradas, $1.50; Luneta numerada, $0.25; Palcos Primeros, $0.20; Palcos Segundos, $0.10; Galería, $0.05. (Teatro Edén).

Pagas por la tarde: Plateas con 6 entradas, $3.00; Lunetas en general, $0.50; Palcos Primeros, $0.25; Palcos Segundos, $0.15; Delanteros de Segundos, $0.05; Galería, $0.10. Pagas por la noche: Plateas con 6 entradas, $1.50; Entrada á Patio, $0.25; Palcos Primeros, $0.20; Palcos Segundos, $0.10; Delanteros de Segundos, $0.05; Galería, $0.05. (Teatro Principal).

Los dos carteles que anuncian las respectivas funciones fueron impresos en Toluca por la Tipografía “1910” que se ubicaba en Av. Villada 24 para el Edén y por la Oficina Tipográfica del Gobierno en la Escuela de Artes para el Principal.

Ambos teatros presentaron sus funciones en tres partes y proyectaron 18 vistas distribuidas de la siguiente manera:

El Edén: Primera parte: Venganza del herrero, Rinfa (sic) de jardín, Cieguecita, Lago Garda,  La dama de las camelias, 1ª y 2ª partes. Segunda parte: Rapto de Oscar, Perro sarnoso, Guarda-bosque, Jugadores modernos, Precioso sombreo y Navegación terrestre. Tercera parte: Maldita guerra, Pequeño genio. Cantinero Napoleón, Pequeño Boby, Tiempo de guerra y Gregoria.

El Principal: Primera parte: El interior de la Tierra, Ocho días, De ausencia, En las cimas del Eugadine, El refugio de los perros. Sánchez pasa los grandes apuros y La Carmelita. Segunda parte: Los tirantes, Señor miope de caza, El comisario desvalijado, Astucias de cow-boy, El anillo de plata y El fantasma del pueblo. Tercera parte: Amor y guasa, El niño de los muñecos, Los escondites del Riaboll, Un miserable y Las estrellitas.

Otra diferencia significativa fue el pago de los impuestos que ambas empresas tuvieron que erogar. En dos recibos fechados ambos el 19 de noviembre de 1910, por la empresa del Edén, el Sr. Rafael Uribe pagó la cantidad de $5.20 por dos funciones “á escenificarse el domingo 20 de noviembre”, mientras que la “Empresa Ferríz é Isunza”, administradora del Principal, pagó $6.00 por igual número de funciones. De este dato se entiende que el Principal fuera más caro que el Edén.

En lo referente a la publicidad, este es el aspecto en que más diferencias existen. Mientras que el cartel del teatro Edén sólo publica una tira en la parte inferior que dice “Tome Ud. CERVEZA DE TOLUCA”, el del Principal imprime una columna paralela donde se consignan más de una docena de anuncios; algunos serios, otros chuscos, pero todos reflejan la idiosincrasia toluqueña y la forma de relacionarse entre sus habitantes y ofrecer sus servicios, pues el público para el cual está orientada la publicidad es eminentemente local. A continuación, la transcripción de los anuncios (mantengo sintaxis y ortografía):

1. DROGUERIA Y FARMACIA. L. Y J. FERNANDEZ. PORTAL DE LA PAZ  12. Antes de comprar en otra parte ocurra á esta casa donde encontrará los mejores precios por sus importaciones directas. NO HAY QUE OLVIDARLO. 2. LA TOLUQUEÑA. GRAN FABRICA DE CONSERVAS ALIMENTICIAS. Premiada con varias Medallas de Oro. Jamones estilos Westfalia, Español y York. Conserva garantizada para todos los climas. APARTADO 39. TOLUCA. 3. “OLD ENGLAND”. SASTRERIA DE PRIMER ORDEN. Avila & Estrada. Portal de la Constitución No. 7. Con casimir superior, trajes sobre medida desde $19.00. Confección garantizada. 4. LA SAMARITANA. ALMACENES GENERALES DE ROPA Y NOVEDADES. La casa que vende más barato en toda la República. AVENIDA LIBERTAD 45. TOLUCA, MEX. 5. LA ECONOMICA. ZAPATERIA. AV. INDEPENDENCIA No. 10. Vender Bueno y Barato ó no Vender. 6. Yo me surto en el LAZO MERCANTIL. Que es la Tienda de novedad. Tomaré el consejo para reponerme pronto. PORTAL DE LA PAZ No. 9. 7. UNGÜENTO DE LA TIA. Esta maravillosa medicina cura toda clase de Llagas, Heridas, Eczemas, Ulceras, Gomas, etc., etc. Constantemente se reciben certificados de las muchas buenas curaciones que se efectúan con este sin rival ¡¡UNGÜENTO DE LA TIA!! ¡No hay que confundirlo con ningún otro! De venta en todas las Droguerías y Boticas de la República. CONSTANTINO ORDOÑEZ. Av. J. V. Villada 83. Toluca, Méx. 8. LA PARISIENSE. CALLE PORFIRIO DIAZ No. 17. CARMEN RIVERO. Taller de Sombreros para Señoras, Señoritas y Niñas. 9. Quiere Ud. comer bien y á precio cómodo. Ocurra al gran Restaurant MONTE CARLO. AV. LIBERTAD 31. JESUS DUARTE. Prop. 10. TALLER DE SOMBRERERIA Y TINTORERIA. AV. JUAREZ LETRA D. TOLUCA, MEXICO. Se tiñe ropa usada con Procedimientos Alemán y Francés. PRECIOS COMODOS. Manuel Alvarez Quevedo. 11. LA MEJOR CARNE. Quiere Ud. buena carne y barata, acuda á la Carnicería situada en la calle de la Concordia núm. 28. Esmero y prontitud. El encargado, MANUEL C. RIOS. 12. LA SOMBRA DE LA PALMA. Gran Fábrica de Sombreros de paja y palma, artefacto de jarciería y palma en general. Ventas por mayor y menor. REFUGIO CAMACHO. TOLUCA, MEX. 13.  J. BARRERA Y Co. SUCR., LEONARDO SANCHEZ. Despacho de Jabón elaborado por el sistema antiguo. Abarrotes del País y Tocinería. Importaciones directas de ABARROTES EXTRANJEROS. (TODOS LOS ANUNCIOS COMERCIALES ESTÁN IMPRESOS EN EL MÁRGEN IZQUIERDO PARALELO A LA INFORMACIÓN SOBRE LAS FUNCIONES. TRES ESPACIOS EN BLANCO TIENEN ESCRITO “DISPONIBLE”).

Como se podrá ver, la vida en Toluca, ese emblemático día, no sufrió cambio alguno con respecto a lo que era habitual en un domingo familiar. La gente, al igual que hoy, dedicó parte del día de asueto a asistir al cinematógrafo. Tampoco se puede descartar que hubiera otras funciones en los salones Morelos o Iris, que ya desde 1909 funcionaban con cierta regularidad, uno en la Av. Independencia y el otro en el Portal de La Paz, pero al no haber documentación que lo asiente, solo tenemos la certeza que dos teatros proyectaron vistas ese “mítico” 20 de noviembre.

Cinematógrafos en Toluca a inicios del siglo XX. La Calle de abril 30, 2012

Común fue que en Toluca la mayoría de las funciones cinematográficas a finales e inicios del siglo XX se realizaran en los teatros Principal y Edén. El primero estuvo ubicado sobre la actual avenida Hidalgo casi esquina con Matamoros; el segundo en la esquina de forman hoy en día Morelos y Allende, sin embargo en aquella época no existía la avenida Morelos y la pequeña callejuela se le conocía como Mina. Durante los primeros diez años del nuevo invento, hasta 1905, las vistas que se presentaban en la ciudad de Toluca usaron para casi todas las funciones los teatros antes mencionados, con esporádicas funciones en otros locales adaptados para presentarlas. Entre ellos el hotel El León de Oro y el salón del Centro Cosmopolita.

Para la segunda década de vida del cinematógrafo los espacios dedicados a proyectar vistas se diversificaron y se comenzó a utilizar locales especialmente dedicados al cine. Sin ser espacios construidos para la proyección de películas, sí se llegaron a adaptar locales para este tipo de espectáculos.

Los portales de Toluca.

En junio de 1906, sin especificar el número de funciones y los días en que se llevarán a cabo, José B. Moyano pidió licencia para una serie de exhibiciones cinematográficas de forma gratuita para anunciar los cigarros del Buen Tono en casa de la Sra. Luisa Gyo en la plaza de los Mártires.

Eduardo Alva, representante de la Compañía de Anuncios por Cinematógrafo, solicitó en abril de 1907 licencia para dar exhibiciones gratuitas cada tercer noche en la calle de Porfirio Díaz en la fotografía que lleva su nombre para anunciar “Empresas Industriales y Comercio”.

Para junio se le extiende licencia a Mario Montesinos para dar una serie de funciones cinematográficas en el Salón de patinar sito en la calle Porfirio Díaz.

En julio de ese mismo año, Arturo Zarco del Valle, representante de la Compañía Cigarrera del “Buen Tono”, solicita licencia para establecer exhibiciones cinematográficas con el objeto de anunciar la casa que representa en la calle primera de Zavala por el término de doce días.

Para noviembre de ese año la empresa Romero Hermanos y Cía. abrió un cinematógrafo en el portal de la Paz No. 16. Para ello pidió licencia por un año con una iguala mensual de $20.00. Se pude considerar este cinematógrafo como el primer local especialmente dedicado al cine, pues los teatros Principal y Edén eran utilizados para presentar variedades, zarzuelas, ópera y actos de prestidigitación por mencionar algunos de los espectáculos que se presentaban

Para abril de 1909 en la calle de Independencia No. 10 frente al callejón del Carmen, los señores Yrusteta y Nava piden licencia para abrir el Cinematógrafo Morelos. Este mismo mes, Manuel Romero pidió que la concesión que tenía para dar funciones cinematográficas en el Salón de Patinar ubicado en la calle de Porfirio Díaz para en lo sucesivo hacer uso de ella en su nuevo establecimiento sito en la casa No. 80 de la avenida Independencia.

Para junio de 1909, los socios Alberto Isunza y Alberto Ferriz é Ibañez solicitan licencia para abrir el Salón Iris en el portal de la Paz No. 13.

Para fines de la primera década del siglo XX, la ciudad de Toluca llegó a tener varios cines. Si bien estos cinematógrafos fueron instalados en locales no construidos para ex profeso para ello, sí se puede concluir que la sociedad toluqueña le dio su aceptación tácita a esta nueva forma de entretenimiento.

Alrededor de los portales se inauguraron varios cinematógrafos: dos en el portal de la Paz, dos en la calle de Porfirio Díaz, uno en la avenida Independencia, uno en la plaza de los Mártires y uno en la calle de Zavala. Si bien no todos estos establecimientos cinematográficos fueron duraderos sí podemos concluir que la sociedad de Toluca consideró el cinematógrafo como una diversión familiar y la respuesta se puede constatar con la apertura de varios locales específicamente orientados a la proyección de vistas.