Archivo de la etiqueta: Salón Rojo

Triunfan “cinematografistas” en México a pesar de la revolución (1914)

La situación de los empresarios “cinematografistas” de la ciudad de México fue boyante por lo que se desprende de la nota aparecida en The Motion Picture News del 18 de julio de 1914 (Vol. X, No. 2, p. 175). Según la noticia “especial” para el rotativo la guerra no hizo mella en el negocio del cine.

El negocio del cine no fue afectado por la revolución y la nota recalca la importancia del Salón Rojo que cobra un tostón por tanda, equivalente a 25 centavos de dólar donde se podía comer un helado así como degustar una opípara cena y asistir a cualquiera de sus tres salas de proyección. También hace mención de las carpas en los barrios populares donde los precios rondan los diez centavos plata.

El Salón Rojo tuvo una ganancia de diez mil pesos por la exhibición de la pelea Jeffries-Johnson ; mientras que el dueño español del cine Internacional obtuvo cinco mil pesos por la proyección de unos ataques zapatistas en Milpa Alta. La vista de las escenas de la revolución maderista dio una ganancia de 27 mil pesos al ser exhibida en la capital, Puebla, Guadalajara y Monterrey. El teatro María Guerrero y otros de la periferia, según los empresarios del ramo, obtienen del total de sus entradas, alrededor de 40% en ganancias.

A la población de la ciudad de México, que fluctuaba en alrededor de 600 mil almas, le gustaba las escenas de aviación, los eventos deportivos del Jockey Club y del Club Reforma y las siempre atractivas corridas de toros que nunca faltaban en las proyecciones de vistas, así como los eventos militares de la revolución.

Son las cintas norteamericanas seguidas por las francesas las que más atraen a los asistentes, sin que tengan mucha predilección por asuntos educativos o culturales, ya que los mexicanos no entendían los intertítulos en inglés que por aquella época no se traducían ni se subtitulaban.

El Salón Rojo
El Salón Rojo

EXHIBITORS THRIVE IN MEXICO DESPITE WAR

Revolutions of Four Years Fail to Disturb the Prosperity of “Cinematografías,” Which Made Money When Other Business Houses and the Regular Theatres Were Forced to Close – American Films Are the Favorites

Special to The Motion Picture News.

Mexico City-, Mex., July 8. Revolutions and banditry which have swept Mexico during the past four years have failed to affect the largest amusement factor in the lives of Mexicans—outside the bullfights—the motion picture houses.

At the beginning of the series of revolutions, in November, 1910, eleven “cinematografias,” as the motion picture houses are called in Spanish, were in operation in this city.

Other business houses went by the board, every theatre except the Principal, was compelled to close its doors by the depressing effect of the various uprisings, but the picture houses apparently are making as much money as ever.

The range from the magnificent Salón Rojo—or Red Hall—with its wide balconies overhanging San Francisco avenue, its large refreshment parlor where anything to eat from ice cream to a seven-course dinner can be obtained, and its three film halls operating simultaneously, down to the little street show set up on a canvas-covered lot in the suburbs.

Prices range with the size and location of the motion picture houses. The Salón Rojo charges a “toston,” or fifty cents, silver (25 cents American currency) admission, but this entitles the ticket-buyer to spend as much time as he likes in the balconies, watching the parade of fine carriages and beautiful women in Avenida de San Francisco, and to see all three of the shows as often as he likes.

In the suburbs and in the outskirts of the main city—which, by the way, shelters 600.000 inhabitants—admission to the tent-houses presenting one, and rarely, two films, is as low at ten cents, silver (five cents, U.S. currency).

Enormous crowds pack both the high-priced and the cheap movies, and some of their best attractions are films of their own wars. Profits have been large in the motion picture business in Mexico City.

The proprietor of the Salón Rojo cleared $10,000 net profit on the films of the Jeffries-Johnson fight, while the Spanish owner of the “Cine Internacional,” a hall which has no other attraction than its films, netted $5,000 on a picture he made during a raid of the Zapatista bandits on Milpa Alta, about twenty miles from Mexico City.

Films of the Madero revolution, made by agents of the owner of the Salon Rojo and shown through the smaller “movie” houses in Mexico City, Guadalajara, Puebla, and Monterey, made a net profit, according to the manager’s report to the government, of $27,000.

Of foreign films, those of the United States predominate, but many made in France are shown. These usually appear first in the larger houses in the center of the city, and then are shown in the tent houses, the María Guerrero Theatre, and similar small amusement places. Owners of these houses figure on about forty per cent of their gross income being net profit.

The people of this capital have developed a taste for news films and for Western dramas. They care little for educational films, largely because the majority do not understand the captions, which are written in English.

The bullfight has been reproduced frequently and well by the native movie-makers; indeed, not an important fight is held without being put onto the films of some one of the larger houses.

Aviation meets, military movements and sports of the Reforma and Jockey Clubs likewise have been filmed, and have attracted crowded houses, where similar foreign films would draw only foreigners to see them.

The field in Mexico City, and most of the larger towns of the republic, is controlled by the owners of the Salón Rojo, though the proprietor of the Cine Internacional has made some inroad into the business of the “one-man trust.”

El negocio cinematográfico en la ciudad de México (1908)

The Moving Picture World publicó un par de artículos sobre la cinematografía en México. El primero es un reporte del consul general sobre las probabilidades empresariales del negocio para norteamericanos y concluye que no es viable para sus coterráneos el negocio en México. El segundo, bastante extenso, describe cómo el público capitalino aprecia el cinematógrafo y menciona a los empresarios del Salón Rojo.

El primer artículo es el reporte del consul de Estados Unidos Gottschalk, quien emite su opinión sobre el negocio del cine en México. Sin mencionar la marca, habla de El Buen Tono, compañía de cigarros muy en boga en esa época, la cual promueve el cinematógrafo mediante cupones que vienen en sus diversas marcas de cigarrillos. También menciona que existen tres o cuatro cines donde asiste lo mejor de la sociedad, pero existen muchos más en diversos puntos de la ciudad, así como dos cinematógrafos callejeros para fines publicitarios. El precio promedio es de 25 centavos. Recalca que el público mexicano preferie las películas francesas y el cine norteamericano no es del agrado del público mexicano. El reporte consular en The Moving Picture World de febrero 22 de 1908 (Vol. II, No. 8, p. 141):

Cinematographs in Mexico

Consul-General A. L. M. Gottschalk reports that he has frequently been addressed for information concerning cinematograph, shows in Mexico City, and the prospects open to Americans in that line, which leads him to write:

“The invariable answer is that Mexico City is no exception to the general favor which such exhibitions enjoy in Spanish-American capitals. There are three or four well-known shows of this kind which are patronized by the best of Mexican society. The charge is 25 centavos (approximately 12% cents) for admittance, including a seat without distinction of location. Some few private families on such occasions as birthdays and other family celebrations, will hire the cinematograph and have it brought to their homes for an afternoon or evening performance.

“Apart from the well-patronized establishments described there are innumerable smaller ones dotting the city. One or two cinematographs are maintained for advertising purposes upon the public streets; and they alternate interesting views with paid advertisements: One large cigarette-making establishment in this city has a well-conducted cinematograph theater, to which admission is obtained only by the presentation of a given number of the coupons which accompany their cigarettes. All these cinematographs are of foreign make. The views used are almost exclusively of French make. They often depict scenes in continental European life, which are apparently the only kind which appeal to the public. I do not think there is any field for an American cinematograph establishment in this city; nor would our American views touch a responsive chord in the average Mexico City audience.”

Av. Juárez a la altura de el Palacio de Bellas Artes (circa 1910)
Av. Juárez a la altura del Palacio de Bellas Artes durante su construcción. (circa 1910)

El segundo artículo, de una extensión no común para noticias mexicanas, se concentra en cómo el público mexicano ha aceptado el cine como el entretenimiento más popular y esgrime las razones para ello. Las cintas que más gustan son de magia, cómicas y de crímenes; aquellas que representan la vida cotidiana no son muy del afecto de las audiencias, a diferencia del público norteamericano que sí las aprecia. Recalca el artículo que el 60% del público que asiste al cine está compuesto por mujeres y niños y resulta el negocio de entretenimiento más rentable. Como ejemplo menciona que el Salón Rojo fácilmente tiene una ganancia de $35,000 dólares anuales. Existen cerca de veinte cines y un par de ellos al aire libre junto a La Alameda con una asistencia de cerca de 5,000 personas. La zarzuela ha sido desplazada por el cinematógrafo y los moralistas que atacaban el “género chico” pensaron que nunca desaparecería.

Asalto y robo de un tren de 1903 (The Great Train Robbery), cinta de Edwin S. Porter fue vista por casi todo mundo y se convirtió en la punta de lanza para el despegue del cine en México. Comenta que Salvador Rueda inició sus exhibiciones en el Circo Orrin, luego el Teatro Arbeu, para finalmente, junto con su socio Quintana, inaugurar el Salón Rojo donde ha tenido un tremendo éxito. La extensa crónica sobre el despunte del cinematógrafo se publicó en The Moving Picture World de abril 11 de 1908 (Vol. II, No. 15, p. 321):

Moving Pictures Popular With People of Mexico

The exhibition of moving pictures has become the most popular amusement in Mexico.

The real cause of this preference is not easy to ascertain. While Mexican people are so fond of this exhibition as to give liberal support to more than twenty saloons all over the city; is it because people love life, represented in a simple and realistic manner; to see things as they really are? But the cinematograph, just as it is seen in the States, is very far from being a real representation of life. The most popular pictures are rather imaginative; the transformation of a woman into a butterfly; the magician who performs wonders, using very rough tricks; the comic scenes in which things are always arranged in the most conventional way; awful crimes, assaults, murder, and robbery, in which the public can watch the most minute details —all this is very far from being real normal life.

Pictures of real life meet with a great success only when they represent scenes from exotic life; when people and buildings and everything are represented in a different way. Scenes of any picturesque town of the Far East, the passing of a fleet through the Suez channel, the review of the troops of India, are always watched with great interest, while the public scarcely pays any attention to pictures representing its own daily life.

The cinematograph gives the appearance of reality to purely imaginative things, and probably in this paradoxical quality is the secret of its great success. This quality makes it, undoubtedly, very popular among children and women. More than 60 per cent, of the total audience is made up of women and children, though men, who are only “big children,” as it is said like also to see imaginative scenes covered by a real appearance.

The cinematograph is, anyway, the most popular—and the most profitable—amusement in Mexico. More than twenty shows are run in the city, besides two machines established around the Alameda, in the open air, and watched every evening by more than five thousand people who come from the most distant suburbs of the city.

In less than five years the cinematograph has become the king of amusements, and it has defeated even the most powerful adversaries, notably the zarzuela. Five years ago the zarzuela was thought to be the only amusement widely acceptable in Mexico. Nearly ten theaters were successfully run every evening.

Moralists were alarmed at the growing of the so-called “género chico,” which is considered as the lower style of theatrical work, and at the inferiority shown by the most successful of these small zarzuelas. The “género chico” bore the scepter of amusements, arid no one expected that it could be displaced by any other attraction.

Four years ago the cinematograph appeared. The first exhibitions were made in a timid way, between the acts at the Orrin’s circus. They were not very successful at the beginning.

Sometime later, however, a very interesting picture was exhibited, representing the robbery of a train, made at some place in California by a band of desperadoes. The picture was very fine and very exciting. Everyone in Mexico saw it, and from then the success of the cinematographer has been assured, by the same set of pictures that swept the United States and Europe with its popularity—the California train robbery scene.

Meanwhile the moving pictures had been exhibited at some places in the republic, where they became favorite, even before they were shown and popular here. At Puebla, Veracruz, Torreon, the amusement was well attended and the business was profitable. It was a curious thing that the pictures were first known at some smaller places, and were brought from there to the city by interested empresarios.

El salón Rojo. Foto: Fundación Tosacano
El salón Rojo. Foto: Fundación Toscano

One of those empresarios, Salvador Rueda, the proprietor of the Salón Rojo, realized that the enterprise should be even more profitable in the city, and about two years ago presented the first exhibitions, as an independent performance at Orrin’s circus. Previously the exhibition had been made only as a part, not the most important, of a vaudeville program. Mr. Rueda introduced it as the principal part of the program, and in a few weeks he made considerable profit, as Orrin’s circus is the place of largest capacity in the city, and was filled to the roof nightly. The season given there by Mr. Rueda did not last more than a few weeks, but in that time he had come to realize that the business could be handled on a big scale. He rented the Arbeu theater for a few days, and met with equal success.

At that time he was able to secure a long lease on the place where the Salón Rojo is now located and established there the first salon in the city, which for its splendid location has been for more than a year one of the most profitable.

It is difficult to ascertain how much Mr. Rueda and his partner, Mr. Quintana, have cleared at the Salón Rojo; but an estimate of about $35,000 a year is not considered exaggerated.

After Mr. Rueda, many people invested in the same business, and the future for the cinematograph reached its climax about eight months ago, when more than ten of the salons were run in a section covering not more than ten blocks of the central part of the city.

Many of them were closed, but they did not disappear. They only moved to the suburbs, where they continue to be the most popular amusement.

The cinematograph became a real “peril” for the theatrical companies, and even that of the Principal was compelled to adopt it between the acts, and even to retire entirely for some weeks, until the company was duly reinforced, and its bid for popularity opened in a new and indeed more expensive way.

El Salón Rojo anuncia su programación (1916)

La única noticia publicada en Cine-Mundial en 1916 sobre la ciudad de México apareció en el número de noviembre (Vol. 1, No. 11, p. 475) y está dedicada a la programación que ofrece el Salón Rojo. Las divas italianas son las grandes estrellas que sigue el público capitalino. El corresponsal nos es desconocido, sin embargo pudo haber sido el mismo José Luis S. Navarro de Guadalajara, Jalisco.

Salón Rojo de Jacobo Granat
Salón Rojo de Jacobo Granat

De Méjico

El “Salón Rojo” ya ha comenzado a anunciar el estreno de “La sirena desnuda,” el gran espectáculo cinematográfico de la “Universal” que tanto éxito ha alcanzado.

Entre las películas que se ofrecerán al público en la segunda quincena del mes, se destacan las siguientes: “Marcela” por la Hesperia, “El hombre desnudo” por Pina Menicheli, “La Falena” por Lyda Borelli, “El bandolero de Ziria” de la “Aquila-Film,” “Tigre Real” por la Menicheli, “Nelly, la bailarina de la taberna negra,” por la Bertini, “Romanticismo” por Mary Cleo Tarlarini, los últimos episodios de “La moneda rota,” “Herida de amor” por la Robinne y “La castaña de oro” por la Mistiguett.

“La última representación de gala del Circo Wolfson,” que acaba de estrenarse, ha obtenido un éxito completo.

Casi todas las empresas alquiladoras se preparan a iniciar una campaña activa durante la temporada invernal y en el próximo número ya podré dar mayores detalles sobre las novedades que están en vísperas de ofrecerse al público.

Méjico, Octubre de 1916. El Corresponsal.

Jacobo Granat, creador del primer cine en México

Alicia Gojman Goldberg

Fuente: Extracto del texto “Los inmigrantes judíos frente a la Revolución Mexicana”, presentado en la XIII Reunión de Historiadores De México, Estados Unidos y Canadá – 2010.

Jacobo Granat (Lember, Austria 1871- Auschwitz, Alemania 1943) llegó de Austria en 1900 a invitación de un tío Jacobo Kalb que llegó a México desde 1885 y se estableció en el puerto de Veracruz. Granat empezó a trabajar como joven soltero con ganas de prosperar y aprovechar las buenas condiciones que el gobierno de Díaz ofrecía a los europeos. El clima difícil y la soledad lo enviaron a conocer la capital a la que llegó a principios del año de 1902. Su capacidad de desarrollar negocios lo llevó a decidirse por dar al público una sana diversión que empezaba a propagarse también en Europa. El cine fue el negocio que Granat desarrolló a partir de 1906, comprando la primera sala a la que llamó El Salón Rojo.

Así decía la crónica: “A partir de 1906, en la unión de las calles de San Francisco y Coliseo, en un edificio de características eclécticas, pero más tendiente al neoclásico, que remataba con una hornacina amparado la imagen de basalto de la Virgen de Guadalupe, las puertas del extraordinario Salón Rojo se abrieron, después de una acuciosa restauración destinada a la comodidad de los futuros parroquianos. Este lugar de esparcimiento, nacido en el último periodo del paternalista porfiriato, cuando la energía eléctrica dominaba ya la escena de las grandes orbes…supliendo todo aquello que antes necesitaba de la mano del hombre o la bestia… apareció este gran salón…” (1)

Jacobo Granat

Su ubicación fue inmejorable ya que ocupó la Casa de Borda, construcción palaciega edificada por don José de la Borda hacia 1775. Aquella mansión, se encuentra en las calles de Bolívar y Madero, aunque el señor Borda nunca la vio terminada ya que murió en 1778 y jamás imaginó que su obra llegaría a ser icono de la cinematografía mexicana. Del baile popular, de la música y de los juegos de azar. En ese año de 1906 el periódico El Imparcial describía el lugar diciendo lo siguiente:

“El local es bien amplio, fue decorado elegantemente y en él se arregló un foro en el que durante los intermedios de las exhibiciones para darles mayores atractivos un grupo de artistas cantará romanzas de los mejores repertorios francés, italiano y español. Tiene una variada y numerosa selección de vistas cinematográficas. Las tandas comenzarán desde las cuatro de la tarde y durarán hasta las once de la noche…” (2)

El Salón Rojo fue por muchos años lugar de diversión y esparcimiento para los aristócratas, burgueses, fifís, rotos y estirados de los primeros años del siglo XX, es decir para los allegados a la élite porfiriana. El periodista Alfonso de Icaza recordaba que inicialmente ocupaba el local bajo del edificio, extendiéndose años más tarde al piso superior y así lo describió:

“…Constaba de tres salones de proyección y varios más con espejos que deformaban la figura y otras pequeñas diversiones, así como uno destinado a mesas, donde se servían platillos y refrescos. Para subir al segundo piso había una escalera eléctrica, que se veía muy favorecida por la gente menuda. En general el “Salón Rojo” era amplio y cómodo….” (3)

Para 1915, el Salón Rojo fue identificado como el principal cine de la capital y pocos años después en 1921, aumentó sus atractivos al inaugurar un salón de baile, donde las orquestas de más fama durante los años veinte formaron parte de los carnets musicales. Los anuncios en los diarios ofrecían a la clientela baile por 25 centavos los días jueves y domingos, y para atraer a más personas celebraba un concurso de baile amateur en varios géneros como el danzón, el tango o el vals. También mantuvo su prestigio como lugar de exhibición de películas de estreno, fue posiblemente este foro el mejor lugar de su tipo durante la época del cine silente. En su nombre se apoyaron los artistas mexicanos y extranjeros más renombrados, a los cuales el Salón Rojo apoyaba con postales de color sepia, en blanco y negro, que se vendían a pasto en la taquilla principal.

Pero también este espacio fue utilizado como foro para realizar conferencias y mítines de todo tipo, ya que Jacobo Granat era muy dado a participar en todos los eventos culturales de la ciudad pero además estaba al tanto de las ideas revolucionarias de Madero al cual conoció personalmente y con el que trabó una estrecha amistad. Francisco Madero le solicitó en varias ocasiones a Granat la posibilidad de utilizar la sala principal del Salón Rojo para llevar a cabo varios mítines en los cuales propagó sus ideas de cambio y libertad democrática.

La multitud se agolpa afuera del Salón Rojo para vitorear a Francisco I. Madero. Imagen: Fundación Salvador Toscano

Jacobo Granat siempre estuvo presente en esas conferencias y escuchaba atentamente a su amigo deseando que lo que estaba proponiendo se convirtiera en realidad. Supo de su entrada a la ciudad, de la caída de Díaz, y de su partida posterior hacia Paris. Para entonces sus negocios habían prosperado y era dueño de otros cines como el Cine Olimpia, para cuya colocación de la primera piedra se permitió invitar nada más y nada menos que a Enrico Caruso y frecuentaba el Club Austro Húngaro en la Avenida Juárez.

En 1912 fue uno de los personajes que apoyó decididamente la creación de una comunidad permanente en México, a la cual nombraron Alianza Beneficencia Monte Sinaí en la cual se reunieron todos los judíos que entonces radicaban en la ciudad, apareciendo Jacobo Granat como su primer presidente. Para que esa comunidad pudiera dar todo el servicio que requerían sus miembros, Granat solicitó en 1916 al presidente Carranza la apertura de un panteón para la Colonia Israelita de México recién formada, en la zona de Tacuba. (4)

Las dificultades que tuvieron que enfrentar los fundadores de la Alianza Monte Sinaí con las autoridades gubernamentales- debido a los constantes cambios en el poder- para obtener el reconocimiento oficial de la institución, así como la obtención del permiso de funcionamiento del panteón, fueron innumerables. Fue el 29 de enero de 1916, cuando se recibió una carta en donde oficialmente se otorgaba el permiso de funcionamiento por parte de la oficina del gobierno, cuyo titular era el Lic. Adolfo Carrillo. “Se presume que debido a las buenas relaciones del Honorario Jacobo Granat con varios políticos de la época, se había logrado la obtención del permiso de funcionamiento y se continuaban las gestiones para el reconocimiento oficial de la Sociedad.” (5)

En una entrevista realizada con el señor Elías Capón éste comentó lo siguiente:

“El señor Jacobo Granat era un empresario muy importante en el ramo de las salas de cine. Entre otros tenía el Salón Rojo, y éste era constantemente solicitado por diferentes políticos para efectuar sus mítines o reuniones. En una ocasión el presidente Madero, con quien llevaba buenas relaciones, le pidió esa sala para anunciar allí su Plan de Ayala…(sic)” (6)

El 14 de abril de 1913 se acordó formar la mesa directiva de la Sociedad la cual quedó integrada con Jacobo Granat como presidente e Isaac Capón como tesorero. Ambos lograron formar una firme mancuerna para el trabajo comunitario. Sin embargo sus múltiples ocupaciones no le dejaban tiempo a Granat para realizar todo el trabajo así que ” en una ocasión en el año de 1915, al ver mi tío (Isaac) que el señor Jacobo Granat como Presidente de Monte Sinaí no podía dedicarle el tiempo suficiente a su puesto, le pidió que le cediera el cargo por algún tiempo, a lo que Jacobo Granat accedió entendiendo que el futuro de la Sociedad era primero…” (7)

Para Jacobo Granat la situación del país lo tenía consternado. Su familia había llegado desde 1885 cuando Jacobo Kalb tío materno llegó al país desde la ciudad de Lvov, en Polonia. Gracias a su insistencia a partir de 1900 de la ciudad de Lemberg, arribaron sus sobrinos los Kalb que se habían establecido en Veracruz donde él radicaba. Al pasar a la ciudad de México lo siguieron sus familiares que ya tenían varios hijos que habían nacido en México como Jack en 1907 que creció y se educó en el colegio alemán y su padre que empezó a trabajar en la Casa Boker. Todos mantenían buenas relaciones con la sociedad mexicana y vivían en el centro de la capital.

Cuando estalló el cuartelazo en 1913 la mayoría de los judíos vivían en el rumbo de la Ciudadela. Todo empezó cuando Bernardo Reyes y Félix Díaz intentaron un golpe de Estado en contra del presidente Francisco I. Madero y terminó el 19 cuando se acallaron los combates y los integrantes del gobierno fueron aprehendidos. La muerte de Reyes benefició a Victoriano Huerta quien asumió el poder y por sus órdenes fueron asesinados Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez.

Alfonso de Icaza periodista y nieto de Antonio de Icaza un prominente comerciante comentó lo siguiente: “Yo salí a la calle, y tras oir misa, fui, en unión de otros familiares a Tacubaya, a recoger unas primas, entre ellas mi actual esposa, que hacía ejercicios de encierro en casa de unas monjitas.

Hubo que emprender la caminata a pie y nos impresionó profundamente ver un carro “rabón cargado de cadáveres”. (8)

Para Jacobo Granat que vivía en la calle de Bolívar esquina con la ahora calle Venustiano Carranza fue un gran golpe al ver lo que estaba sucediendo en las calles de la capital. Tomó el teléfono y llamó a casa de los Kalb para salvar a su familia. El episodio lo relata Jack su sobrino de la siguiente manera:

Cuando la Revolución estalló en 1913, que fue el principio del derrocamiento del General Porfirio Díaz y la muerte de Madero, vivíamos entonces en la Plaza de la Ciudadela, conocida con ese nombre porque allí se encontraba una escuela militar o un cuartel general que lo nombraban la Ciudadela por lo muy protegido que estaba… recuerdo que fue un domingo… del mes de febrero, de los primeros días de febrero, yo había salido a comprar unos dulces con el “domingo” que me daba mi padre en aquel entonces eran como 3 o 4 centavos.. regresé y le dije a mi padre: hay muchos soldados en las calles, y no lo acababa de decir cuando empezó el tiroteo en la Plaza de la Ciudadela… como a las 12 del día. Mi tío Jacobo Granat llamó por teléfono y le dijo a mi padre que agarrara a los dos niños yo de seis años y mi hermano de dos. Que tomara un coche y se viniera a su casa. El vivía en la calle de Bolívar esquina con Venustiano Carranza, era entonces Capuchinas, vivía en un primer piso. Mi papá le preguntó si valía la pena salir a la calle y le contestó que era peor quedarse, porque ahí estaba el tiroteo y estaban tirando con granadas y cañoncitos. Mi padre y madre empacaron en unas petacas nuestras cosas y se alquiló un coche, el taxi de entonces. Y el coche cerró unas cortinas, para en caso de que lloviese y las bajaron y no nos permitieron asomarnos. Unos caballos eran los que llevaban el carro y pasamos los días del combate en casa del tío y dijo: hay que irnos de México. Y nos vamos a Veracruz. Allí permanecimos unos 35 a 40 días. Nuestra casa al regresar a México tenía dos boquetes de granada o de bala de cañón chico. Gracias a mi tío estábamos vivos. (9)

Para Jacobo Granat fue un gran golpe, haber esperado tanto de su amigo Madero y de un cambio en el país, que su muerte lo dejó muy frustrado y entristecido. Después de algunos años decidió vender sus cines y fue el señor Jenkins el que compró todo su emporio. Ya no se sentía cómodo en el país, además su esposa como buena vienesa añoraba los cafés y las pastelerías de su lugar natal. Después de algunos años de indecisión partió de regreso a Europa. Los Kalb permanecieron en México.

En Austria sufrieron la anexión de ésta a Alemania y el antisemitismo tremendo que se desató a raíz de la subida de Hitler al poder y la declaración de guerra a Polonia en septiembre de 1939 iniciaba la Segunda Guerra Mundial. De pronto ya no pudieron volver a México y sus parientes tampoco lograron salvarlos. Muy pronto fueron enviados a un campo de concentración en Alemania y murieron en 1943 en las cámaras de gas en Auschwitz. (10)

Notas:

1 Flores y Escalante, Jesús, Salón Rojo, Vida cosmopolita en la Ciudad de México, en Revista Relatos e Historias en México, México, número 19, marzo 2010.

2 Ibidem, p. 81.

3 Idem., p. 82.

4 Cfr. Smeke, Jacobo y Sofía Mercado, Historia de una Alianza, México, Comunidad Monte Sinaí, 2000..

5 Historia de una Alianza, op.cit., p. 44

6 Ibidem Entrevista a Elías Capón por Sofía Mercado, México junio de 1995. Historia de una Alianza, op. cit., p. 45.

7 Idem. P. 52

8 Martínez, Assad, Carlos, Las otras visiones del cuartelazo de 1913 en Revista Relatos e Historias en México, México, número 19, marzo 2010, apud. En Alfonso de Icaza, Así era aquello… Sesenta años de vida metropolitana, México, Botas, Alonso editores, 2007, pp. 175-177

9 Archivo de Historia Oral CDICA, Entrevista de Historia Oral a Jack Kalb realizada por Anita Viskin, México 25 de abril de 1988. (coord. Alicia Gojman de Backal).

10 Ibidem.p.6.

En en libro Sobre el Judaísmo Mexicano: Diversas Expresiones de Activismo Comunitario escrito por Shulamit Goldsmit y Natalia Gurvich Peretzman adicionan otro dato importante en la biografía de Granat, la de productor y director:

Jacobo Granat, conocido en la historia de la filmografía mexicana como el “exhibidor cinematográfico más importante” de principios del siglo XX, desde junio de 1909 fue el dueño del conocido Salón Rojo, que jugó un papel preponderante en la historia del cine en México. Entre muchas otras cosas fue director, productor y editor de un documental sobre Jalisco en 1921.

Respecto a esta cinta Aurelio de los Reyes en Filmografía del cine mudo mexicano, volumen II, 1920-1924, con información proporcionada por Guillermo Vaidovits en El cine mudo en Guadalajara apunta que fue producida por Granat, S. A. y fotografiada por Rodolfo Rosas. Se estrenó en febrero 2 de 1921 en los cines Ópera y Royal de Guadalajara y concluye:

La cinta Pro Jalisco, cuyo nombre es muy acertado, pues hace labor de nuestra provincia, reproduce primero los velos de aeroplanos y el torneo automovilístico, en el hipódromo del Rosario, en el cual venció Yáñez. Refleja después la corrida de toros de Gaona y Pastor donde Gaona mostró sus elegancias, y finalmente, salpicado aquí y allá toda la cinta, como una demostración del progreso industrial y comercial de Jalisco, aparecen fotografías de varias de las negociaciones de diversa índole, establecidas en Guadalajara, con leyendas de las clases de operaciones que hacen…

Revista Relatos e historias en México

En el número 19 correspondiente al mes de marzo de la revista Relatos e historias en México se incluyen dos artículos sobre cine mudo mexicano. Uno de ellos, de la pluma de Jesús Flores y Escalante, nos recuerda el Salón Rojo, emblemático cinematógrafo que se localizaba en la esquina de  las actuales calles de Madero y Bolivar. El segundo, escrito por Carlos Silva y titulado Tomó su cámara y se fue a la bola, habla de Jesús H. Abitia, camarógrafo y cineasta del periodo revolucionario.

Más que la información, que no aporta nada nuevo a lo ya escrito con anterioridad, el material iconográfico es de primera calidad, pues se incluyen fotografías tomadas por Abitia durante los años 30 y 40 donde nos muestra una ciudad de México tranquila y nada populosa. Igual sucede con las fotografías del artículo sobre el Salón Rojo: nos permiten casi respirar el ambiente que se vivía durante las funciones a principios del siglo XX. 

Da gusto y gratifica que exista interés en divulgar aspectos de la historiografía cinematográfica mexicana del periodo silente. La inclusión de dos artículos en el mismo número referidos al cine mudo, aún siendo éstos bastante cortos y poco profundos, abona a no olvidar y rememorar una ciudad y tiempo hace mucho olvidados y raramente recordados.

De querer ahondar en cualquiera de los dos temas: el cine Salón Rojo o el cineasta Jesús H. Abitia pueden los lectores encontrar posts en el blog.