Archivo de la etiqueta: The Bioscope

The Mexican Filibusters (1911)

Artículo y fotografía publicados en el periódico The Bioscope el 23 de marzo de 1911:

“THE MEXICAN FILIBUSTERS.” A Stirring Kalem Mexican Drama.

As was announced in last week’s issue of THE BIOSCOPE, Messrs. Markt and Co., the sole agents for Kalem films are releasing a special film, entitled “The Mexican Filibusters,” acted by Kalem stock company upon the spot. The theme chosen has been based upon the insurgent uprising in some of the Northern States of Mexico, and the incident featured is the smuggling of arms and ammunition across the Mexican border to the insurgent forces. A pretty love episode has been worked in the story, which has been produced with all the well-known, careful treatment of the Kalem Company’s production.

Oliverez, a supposed representative of the Mexican-American Fruit Company, is the agent of the insurgents. He occupies an office in a Texas town not far from the border-line, and with hin are Monte, his clerk, and Pedro, who is in love with Oliverez daughter, Blanca. A message is received, advising Oliverez that the insurgents will be ready to receive the contraband goods at a certain place along the railway line. Pedro goes off to assist in loading the freight cars, and Monte is told off to assist him, but refuses to help. When Oliverez arrives on the scene, he rebukes Monte for loafing, who, angered at the agent’s tone, quietly slips away, with the intention of informing the secret service agents of the shipment. But Blanca notices Monte’s actions, and follows him, discovering his treachery in time to tell her father, and get the train away before the detectives can stop it. Pedro decides to go with the train and see the stuff through, and is joined by Blanca. Foiled in their first attempt, the service men determine to stop the train en route. But Pedro and Blanca are too shrewd for them. Locking the detectives in the car, they climb over the train down to the tender, and compel the engine driver to ignore the orders of the border patrol to stop. Then they climb over the top of the coach to the freight car, and cut it off at the place where the insurgents are waiting for them. Pedro succeeds in delivering the ammunition and guns before the detectives arrive on horseback. Then, in answer to their questions, he points to a train of pack mules crawling slowly over the mountain pass in the distance, clearly out of reach. Meanwhile, Oliverez has also followed the expedition in his motor-car, and arrives in time to witness the complete discomfiture of the service men. So delighted is he with the complete success of his plan, and the daring and initiative displayed by Pedro, that he is only too glad to accept Pedro as his son-in-law.

Fotograma: The Bioscope, marzo 23, 1911, p. 45

The Moving Picture World del 18 de marzo de 1911 (Vol. VIII, No. 8, p. 602) publicó una breve sinopsis de la cinta:

“Mexican Filibusters” (Kalem).—A picture representing scenes in the late Mexican uprising. It is built around an attempt to run arms and other contraband across the border. Love and jealousy fill an important part in the play. The heroine, to help the man she loves, undertakes a very perilous bit of work in uncoupling the car containing the contraband and getting it across the border. The picture is somewhat melodramatic, but, nevertheless, holds the attention of the audience. It attracts more than ordinary attention because it depicts possible scenes in a disturbance actually in progress.

Emilio García Riera en México visto por el cine extranjero, vol. 2, nos proporciona la siguiente ficha filmográfica:

The Mexican Filibusters. P: EU (Kalem) 1911. 1 rollo. En Texas, Pedro, joven trabajador de la Mexican-American Fruit Co., se enamora de Blanca, hija de Olivérez, agente de la misma empresa. Con fervor patriótico, todos deciden enviar armas a los insurrectos mexicanos en vagones, a través de la frontera. Olivérez amenaza a un tal Monte porque no ayuda a cargar los vagones. En vista de eso, Monte denuncia los envíos al servicio secreto norteamericano. Pese al desprecio que Monte les merece, los del servicio secreto se ven obligados a actuar, pero Blanca se da cuenta de todo y asegura el envío de las armas separando los vagones que las contienen del tren.

El mismo autor, pero en el volumen 1 de su obra menciona que:

…[a]bundaron entre 1911 y 1914 las cintas norteamericanas que se pretendieron benévolas con los revolucionarios mexicanos, como The Clod, The Mexican Filibusters y The Mexican Joan of Arc en 1911, The Mexican Revolutionist y The Revolutionist en 1912, A Girl Spy in Mexico y A Mexican Tragedy en 1913 y The Eternal Duel en 1914.

Margarita de Orellana en su obra La mirada circular. El cine norteamericano de la Revolución mexicana 1911-1917 toma la información de The Moving Picture World, vol. VIII, núm. 9, marzo 4, 1911, p. 491:

La historia se inicia en una junta en Texas, presidida por el señor Olivérez que se hace pasar por representante de la Mexican-American Fruit Co. Uno de los integrantes de la junta, Pedro, está enamorado de la hija de Olivérez, Blanca. La junta decide mandar armas a los insurgentes mexicanos del otro lado de la frontera. Con fervor patrio los hombres de la junta aparecen cargando un furgón de tren con cajas de armas. Sin embargo, Olivérez se percata de que uno de sus hombres, Monte, no trabaja y lo amenaza. Esto despierta el espíritu vengativo de Monte, quien va a denunciar el contrabando con las autoridades norteamericanas. A pesar de que ven con desprecio a este traidor las autoridades se ven obligadas a actuar. Monte no se dio cuenta de que Blanca lo había visto entrar a la oficina del Servicio Secreto Norteamericano justo a tiempo para dar aviso a los mexicanos. Los estadounidenses llegaron a la estación en el momento en que el tren partió.

Concluye Margarita de Orellana en la misma obra (p. 146-147) que:

[d]esde que se inició la Revolución los rebeldes compraban armas a Estados Unidos. Cuando Madero sube al poder el gobierno norteamericano prohíbe la exportación de armas, excepto al nuevo gobierno, pero, cuando Woodrow Wilson es electo presidente de Estados Unidos e interviene en los asuntos de México a raíz del asesinato de Madero y la actitud intransigente de Huerta, prohíbe la exportación de armas a todas las facciones de la Revolución. El contrabando de armas no cesó y en algunas ocasiones era tolerado cuando se trataba de los enemigos de Huerta: los constitucionalistas. Wilson quería la caída de Huerta a toda costa. Tolerar el contrabando era una forma indirecta de apoyar a los ejércitos que luego derrocarían al dictador.

Es claro que aun en el cine la tolerancia ante el contrabando era justificada como un acto de patriotismo. Lo que sí se condenaba  era la traición de un mexicano contra los suyos, tema que apareció con frecuencia en el cine norteamericano, no sólo en las películas sobre la Revolución Mexicana sino en filmes que trataban otros temas donde estaban implicados los mexicanos.

La película ocasionó que el gobierno mexicano pidiera se evitara filmar cintas con temática revolucionaria por no estar de acuerdo con la forma en que la industria cinematográfica norteamericana presentaba la revolución segun consta en una nota de The Moving Picture World de 1 de abril de 1911 (Vol. VIII, No. 13, p. 704):

Local Producers Censorship? — The recent Kalem film, “The Filibusters,” has stirred up a local hornets’ nest. The film was a forerunner of a series planned of the Mexican Revolution. Objections to the film have been pouring into the district attorney’s office ever since its release. Most of the objections, it is hinted, have come through the influence of the Mexican Consul. Another rumor is to the effect that the district attorney is acting upon secret orders from Washington to discourage the making of films having for a subject the Mexican Revolution on the ground that the film stories are seditious to the interests of the Mexican government.

The International Labor Agency, at 419 North Main Street, had twenty-five Mexicans at Glendale last week posing for the Kalem Company, and the Pathé Company at Santa Monica Canyon are said to be using a greater number in the production of war films. District Attorney Fredericks yesterday said that rigid censorship will be exercised on all moving picture films dealing with the Mexican Revolution.

Labor agencies have been requested to discontinue supplying men for this work. The writer saw the film in question and in it caw nothing objectionable and much that was commendable. In the first place there was no bloodshed and brutality as alleged. The story was unusual and interesting and very well acted and directed. At this writing the local government court officials and attorneys have taken no action in the matter. If objections are to be raised to such films, the objections should come from government officials, who are most concerned, and not from county officials, who are exceeding their authority in interfering with a legitimate industry the individuals composing which have broken no laws.

La cinta fue dirigida por Kenean Buel y en los papeles principales, Carlyle Blackwell como Pedro y Alice Joyce como Blanca. La película es parte de la colección 2011 National Film Preservation Foundation y forma parte del DVD titulado Treasures 5: The West 1898-1938.

Los Juegos Olímpicos en el cine mudo. La Calle de julio 30, 2012

Toda la información vertida en esta semblanza olímpica proviene del blog The Bioscope.

Atenas, 1896:

Los primeros Juegos Olímpicos de la edad moderna, los de Atenas 1896 no fueron filmados. Los juegos escenificados en Atenas del 6 al 15 con la asistencia de 241 atletas de catorce naciones tuvieron algo de noticioso alrededor del mundo, sobre todo para los clasicistas y atletas, pero la industria cinematográfica estaba en sus inicios y no tenía los medios para recrear las noticias mundiales. El cine todavía no llegaba a Grecia, ya que fue en abril 23 cuando Edison en Estados Unidos presentó su “vitascopio”, y los hermanos Lumière, únicos candidatos posibles, no consideraron enviar operadores a Atenas. Cuando se ven en la televisión escenas adjudicadas a los juegos atenienses, estas imágenes son de los juegos de 1906 y no de los primeros en 1896. En el archivo de Burton Holmes se consignan en los Travelogues imágenes coloreadas a mano del evento bajo el título The Olympic Games in Athens.

París, 1900:

Los Juegos Olímpicos de 1900 fueron casi un desastre, después del modesto triunfo de Atenas. Organizados de forma simultánea a la Exposición Universal de París, los juegos fueron vistos de forma marginal, y al ser organizados de forma harto caótica y pobremente promovidos muchos de los atletas ni si quiera sabían que competían en Juegos Olímpicos. No resulto sorpresivo, por ello, que ninguna película se filmara del evento (varias se filmaron de la Exposición Universal de París, pero ninguna muestra competencias atléticas).

Sin embargo, breves escenas existen filmadas por Etienne-Jules Marey quien con su invento de la “cronofotografía” decidió comparar los métodos de algunos deportistas americanos y franceses. Alvin Kraenzlein (oro en atletismo), Richard Sheldon (oro en atletismo) y Ray Ewry (saltador) fueron algunos de los atletas filmados. Las películas son una sucesión de fotogramas que no duran más de unos pocos segundos. Estas imágenes mostraron la superioridad de la dinámica en la técnica americana sobre la corrección militar de los atletas franceses. Estas breves escenas sobreviven hoy –hay copia de ellas en el National Media Museum.

St. Louis, 1904:

Si París fue un desastre para los nacientes Juegos Olímpicos, San Luis fue peor. Otra vez los juegos se empalmaron con la Exposición Universal de San Luis, y otra vez se errores de inicio a fin, con poco sentido de identidad de los juegos, además de la distancia que alejó muchos atletas de viajar a América. No hubo filmación alguna del evento deportivo.

Atenas, 1906:

Estos juegos intercalados de 1906 fueron organizados para compensar a Grecia que se sentía  defraudada porque los Juegos Olímpicos no se celebraban permanentemente en Atenas. Fueron un relativo éxito y lograron poner la idea de ellos de manera seria en la palestra internacional. También atrajo a las compañías cinematográficas. Gaumont y Pathé de Francia, The Warwick Trading Company de Gran Bretaña y Burton Holmes de Estados Unidos filmaron breves vistas de los juegos. Tres filmes de un rollo sobreviven. El filmado por la Gaumont y en custodia del British Film Institute, BFI se concentra en la inauguración y gimnasia; un segmento filmado por la Pathé y descubierto en The Corrick Collection en Australia incluye las ceremonias de inauguración y clausura, lucha, ciclismo, gimnasia y entrega de medallas; y el segmento anónimo en el BFI muestra el salto de altura.

Londres, 1908:

Estos juegos se empalmaron con la Franco-British Exhibition para la cual se construyeron White City y varios estadios. Esta vez los juegos fueron bien acogidos por los organizadores. Los juegos fueron filmados por la Pathé, en lo que parece fue un trato de exclusividad. The Charles Urban Trading Company filmó eventos afuera de los estadios, incluyendo la maratón, pero dentro de los estadios era la Pathé, hecho que presagiaba arreglos futuros. Sobreviven unos diez minutos de filmación en la base de datos de la British Pathé, y con copia en el BFI. Se filmó el salto de garrocha, wáter polo y arco femenil sin mencionar a los deportistas. La mitad del pietaje se concentra en la maratón, en especial en el corredor italiano Dorando Pietri, quien lo ganó, para ser descalificado por haber recibido ayuda al desplomarse frente a la línea de meta. Estas escenas las captó de forma muy clara el filme. Por primera vez en pantalla nos emocionamos frente a la enjundia Olímpica.

Estocolmo, 1912:

Los juegos de 1912 fueron los más exitosos hasta la fecha. Veintiocho naciones, 2,407 atletas (sólo 48 mujeres), un triunfo la organización y un evento seguido de forma regular alrededor del mundo como nunca antes. La responsabilidad de filmar los juegos fue A. B. Svensk, Ameridanska Film Kompanient quien comisionó a la Pathé en exclusiva, sin controversia de por medio, la filmación de breves cortos noticiosos. La totalidad de lo filmado se resguarda en el archivo de Sveriges Television. Ahora, sí se nombra a los atletas y se trasmite un sentido de competencia y logros deportivos. En los primeros dos rollos resguardados en el BFI National Archive se ven gimnasia de exhibición femenina (la gimnasia femenina como deporte olímpico inicia en 1928). Siguen escenas de gimnasia masculina por equipo e individual; el lanzador de jabalina sueco Eric Lemming, ganador con el primer lanzamiento de más de 60 metros; esgrima, caminata de 10,000 metros y el lanzamiento de bala, ganado por al norteamericano Harry Babcock. El segundo rollo muestra dobles masculinos de tenis, futbol (Gran Bretaña gana a Dinamarca, 4-2), lucha greco-romana, lanzamiento de martillo, salto de altura y la maratón, corrido en un día muy caluroso que orilló a la mitad de los corredores a abandonar la carrera. Filmado con extremo detalle, el drama de la maratón se crece, la tensión de la competencia deportiva empuja el filme a encapsular esta sensación. La carrera la ganó Kenneth McArthur de Sudáfrica.

Amberes, 1920:

Los VI Juegos Olímpicos debieron ser escenificados en Berlín. Los juegos se cancelaron sin sorpresa alguna, sin embargo existen filmaciones de los atletas alemanes entrenando para los juegos. Después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), los juegos fueron otorgados a Bélgica, que probablemente no estaba preparada para organizarlos después de todo lo que pasó durante la guerra, por lo que los juegos de 1920 fueron organizados de forma apresurada y barata. A pesar de ello, el creciente interés a nivel mundial que despertaban no dejaba de incrementarse, además de la asistencia de varios atletas que dejaron huella en el olimpismo: El volador finlandés Paavo Nurmi, el norteamericano Charley Paddock, ganador de los 100 metros y la tenista francesa Suzanne Lenglen. Según un artículo publicado en The New York Times (28/XI/1923), del cual no hay confirmación ni información sobre las compañías involucradas, se habla de una concesión en exclusividad para Amberes, desdeñada por las protestas de otros productores cinematográficos, sin embargo ello confirma el interés norteamericano por filmar los juegos, y por ende mayor interés de los medios de comunicación. Desafortunadamente, pocos rollos noticiosos sobreviven que muestran algunos de los eventos deportivos.

Paris y Chamonix, 1924:

Los segundos juegos llevados a cabo en París son más conocidos por el público moderno gracias a la película Chariots of Fire (1981). Existe un aliciente en seguir las peripecias de los corredores británicos que recrea el filme ganador de un Oscar, Eric Liddell y Harold Abrahams, que son muy realistas por los detalles. Estos fueron los primeros juegos en ser seguidos y cubiertos a profundidad en filmes. La exclusividad le fue otorgada a Rapid-Film of France. Como se reportó en 1920, existía una controversia sobre otorgar la exclusividad de los derechos de filmación, con los norteamericanos siendo los más agraviados, al grado de amenazar con retirar a su equipo de rugby del juego contra Francia a menos que se les permitiera filmar. Al final se les concedió el permiso (el equipo norteamericano ganó de forma sorpresiva), pero el episodio sacó a relucir que el comité organizador en su ansiosa necesidad de allegarse más ganancias, consideró la venta de derechos de exclusividad, pero eso hizo aflorar los sentimientos de aquellos que consideraban que los juegos no podían ser exclusividad de nadie.

Aunque parezca hecha como una obra unitaria, Les Jeux Olympiques Paris 1924 de la Rapid-Film fue editada en tres partes en Francia (recreación de los Antiguos Juegos, Juegos de Verano y Juegos de Invierno en Chamonix); en Gran Bretaña en 2 rollos dedicados a varios deportes. Recién restauró el Comité Olímpico Internacional a su forma original tres horas y media de película. Mucho de lo filmado es rutina, pero eventos individuales son adecuadamente mostrados y en ocasiones de forma formidable. En particular es emocionante el futbol, donde el ganador de la medalla de oro, Uruguay muestra un acompañamiento técnico años luz en comparación con los robustos jugadores de los equipos europeos. Los 100 metros, ganados por Abrahams, es de lo más destacado, con detalles como los atletas escarbando para acomodar el tacón. Se usa la cámara lenta de manera magistral (en especial en los 3,000 metros steeplechase). La maratón es un tour de force, un verdadero drama, con bien observados detalles como las ansiosas miradas de los oficiales en el stand de las bebidas (donde se ve la gracia de las autoridades francesas que ofrecen junto agua, vino).

Se muestran varios de los atletas estrellas: Nurmi y su gran rival finlandés Ville Ritola, los norteamericanos Jackson Scholz (sprinter) y Helen Wills (tenista), pero desafortunadamente del futuro Tarzán, Johnny Weismuller, sólo podemos ver su larga figura sumergirse en long shots. Les Jeux Olympiques Paris 1924 producido por Jean de Rovera no es una obra de arte, pero como un documento deportivo, captura mucha grandeza.

Amsterdam y St. Moritz, 1928:

Los últimos Juegos Olímpicos de la época del cine mudo se llevaron a cabo en Amsterdam (verano) y St. Moritz (invierno) en 1928. Los juegos ya estaban firmemente arraigados en el público a nivel mundial. La idea de un filme dedicado a los juegos ya se había establecido como una regla. A una compañía alemana, Olympia-Film Ag, se le adjudicó originalmente el contrato, pero fuertes objeciones se levantaron, la OFA se retiro por razones financieras y el comité organizador termino firmando un contrato con la compañía italiana, Istituto Luce. Por primera vez se escogió un director con una “casa de arte” con pedigree (Leni Riefenstahl y su Olimpia de 1936 no es la primera filmación de unos Juegos Olímpicos, ni la primera con un director de renombre como comúnmente se cree). El director fue el alemán Wilhem Prager, quien tuvo un notable éxito en 1925 con su documental deportivo de la Kulturefilme, Wege zu Kraft und Schönheit (Formas para endurecer y embellecer), filme donde Riefenstahl hace un breve rol.

La película de Prager (preservada en  el EYE, Film Institute in the Netherlands) es bastante eficiente, además de tener algunas innovaciones, tales como marcar junto a los corredores de distancia su nombre mientras se desplazan. El filme muestra a Nurmi y Ritola otra vez; a Boughera El Ouafi, el nativo de Argelia (pero corriendo para Francia), ganador de la maratón; el bullicioso Lord Burghley (interpretado por Nigel Havers en Chariots of Fire) quien ganó los 200 metros con vallas; y el primer asiático en ganar una medalla de oro, el japonés Mikio Oda, quien ganó en salto triple. Pero debido al pésimo manejo que el comité organizador hizo, los empresarios holandeses boicotearon el filme oficial y pocos lograron verlo.

Anuncios de revistas sobre cine

Resulta interesante que varias publicaciones periódicas especializadas en cine tienen anuncios en The Moving Picture World. Revistas de Holanda/Bélgica (De Kinematograaf), Gran Bretaña (The Kinematograph Weekly y The Bioscope), Alemania (Das Lichtbild-Theater), Italia (Il tirso al cinematografo y La Cinematografia Italiana ed Estera) y Estados Unidos (Photoplay Magazine y Moving Picture World):

The Moving Picture World (Volume 27), Jan-Mar 1916, p. 734
The Moving Picture World (Volume 27), Jan-Mar 1916, p. 512
The Moving Picture World (Volume 27), Jan-Mar 1916, p. 864
The Moving Picture World (Volume 27), Jan-Mar 1916, p. 863
The Moving Picture World (Volume 27), Jan-Mar 1916, p. 664

 

The Moving Picture World (Volume 11), Jan-Mar 1912, pp. 73
The Moving Picture World (Volume 12), Apr-Jun 1912, pp. 279
The Moving Picture World, Volume 11, Jan-Mar 1912, pp. 749