Archivo de la etiqueta: Xavier Quirarte

Refulge Metrópolis, joya del expresionismo alemán

Artículo de Xavier Quirarte publicado en Milenio el 14 de agosto de 2011.

Se estrenará en México la versión completa de este filme, que incluye material localizado el año pasado en Buenos Aires y la música original, ejecutada por la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México

Para el director Fritz Lang (1890-1976), a quien el British Film Institute llamó el Maestro de la oscuridad, “cada película tiene una especie de ritmo que sólo el director puede darle. Él debe ser como el capitán de un barco”.

Como buen capitán, llevó a buen puerto cintas como Los nibelungos, El testamento del Dr. Mabuse, M. y Sólo se vive una vez, pero ha sido Metrópolis la obra por la que más se le recuerda. Estrenada en 1927, la película, considerada una de las obras maestras del cine mundial, podrá ser vista en todo su esplendor el 17 de agosto en el Auditorio Nacional, en el marco de la décima Semana de Cine Alemán 2011.

Se exhibirá en una copia de 35 mm restaurada, que incluye el pietaje descubierto hace dos años en Argentina. Además, la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, dirigida por José Luis Castillo, interpretará la música que Gottfried Huppertz escribió para la cinta.

Nelson Carro, subdirector de Programación de la Cineteca Nacional, dice en entrevista que Metrópolis “es una obra clave del cine de anticipación científica y uno de los clásicos del expresionismo alemán. La versión que se exhibirá es muy diferente porque la película tiene casi 30 minutos más, lo que equivale a un 25 por ciento más de lo que se había visto hasta ahora. Es como ver otra película”.

El crítico de cine explica que el material que no se conocía apareció en el Museo del Cine de Buenos Aires. “Cuando Metrópolis se estrenó en Berlín, un distribuidor argentino compró una copia y se la llevó a Buenos Aires. Después de su función inicial en Alemania, la película se reeditó y se le cortó media hora. Las copias que salieron para el resto del mundo ya no la tenían”.

Hace alrededor de 15 años un investigador de cine argentino, Fernando Martín Peña, sospechaba que existía la copia de la obra completa, refiere Carro. “Estuvo rastreando hasta que el año pasado ubicó ese material en una copia de 16 mm. La copia se envió a Alemania y se integró a la película original”.

Al principio críticos e historiadores vieron la noticia con escepticismo y dudaban que realmente existiera, agrega el entrevistado. “Todos pensaban que ese material estaba perdido y que no iba a poder verse nunca. Después llegó el beneplácito de que el material era el original y que ahora había una versión completa”.

La película sufrió muchas desventuras porque “durante la guerra se perdió el negativo original. Entonces las versiones que existían eran reconstruidas a partir de copias positivas que habían subsistido en diferentes lugares. De hecho todo lo que existía de Metrópolis era producto de diversas restauraciones, pero supongo que ésta será la definitiva”.

El nivel de la obra que Gottfried Huppertz (1887-1937) escribió para Metrópolis, asegura el director de orquesta José Luis Castillo, es maravilloso. Es indiscutible que es una gran partitura que, en la tradición de poswagnerialismo —por decirlo de alguna manera—, transita desde el expresionismo hasta la tonalidad expandida. Es una partitura que no sólo destaca en función de la película —porque es un binomio prodigioso—, sino además como pieza musical por sí misma”.

La ejecución de la obra es un trabajo titánico, explica el director, porque “son dos horas y media de película y de música. Hay lugares de transferencia del código cinematográfico al musical. Por ejemplo, hay marchas para los momentos de los obreros o huele a Parsifal (la ópera de Wagner) en los momentos religiosos… En fin, es algo glorioso que al público le va a fascinar”.

Una estética visual vigente

••• Algunos críticos han cuestionado el mensaje ideológico de Metrópolis, película situada en el año 2024 que narra una rebelión de obreros, que viven en galerías subterráneas, contra la clase dirigente que habita en rascacielos. Nelson Carro admite que hay cosas cuestionables.

Sin embargo, “lo más impresionante es esa visión de la sociedad del futuro, inspirada por los rascacielos neoyorquinos, y esa idea de los obreros que trabajan bajo tierra, en oposición a ese mundo exterior del ocio de los ricos y, sobre todo, yo diría, la utilización de todos los recursos visuales del expresionismo”.

El director, que en una entrevista se declaraba una “persona visual” que “experimentaba con los ojos”, creó una cinta que, advierte Carro, “visualmente conserva una vigencia total con sus enormes escenografías, sus escenas de masas, la gran inundación, etcétera. Es un gran cine espectáculo, una superproducción de su época que mantiene su atractivo”.

La Cineteca Nacional del siglo XXI

Artículo de Xavier Quirarte publicado en Milenio el 13 de julio de 2011. ¡Enhorabuena por la Cineteca Nacional!

Con una inversión de 380 millones 400 mil pesos, que incluye la construcción de cuatro salas, la remodelación de las actuales, un laboratorio de restauración digital, la ampliación de las áreas verdes y nuevas oficinas, se anunció ayer el proyecto de Cineteca Nacional del siglo XXI.

En conferencia de prensa celebrada ayer, Consuelo Sáizar, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), recordó que en 1982 las antiguas instalaciones, ubicadas en Río Churubusco, sufrieron un terrible incendio. “La Cineteca Nacional era uno de los grandes proyectos culturales del siglo XX. Dos años después, la nueva Cineteca abrió sus puertas en el lugar que hoy estamos y ha crecido hasta afianzarse como un centro indispensable de preservación, divulgación de las artes cinematográficas, rescate e investigación”.

Sin embargo, desde hace varios lustros la institución resulta insuficiente para cumplir con sus necesidades, agregó Sáizar, por lo que era necesario llevar a cabo un proyecto de renovación. En este sentido, dijo, “se dotará a la Cineteca de las mejores herramientas posibles para preservar el importante legado fílmico de México”, lo que le permitirá “consolidarse como un recinto cinematográfico líder en el mundo”.

Indicó que el proyecto, encargado a los arquitectos Michel Rojkind y Gerardo Salinas, significará más que un remozamiento, “pues aumentará la superficie construida y la destinada a la preservación de la memoria fílmica”. Se construirán cuatro salas, lo que suma mil butacas a las de las seis ya existentes, por lo que se alcanzará una cantidad de 3 mil 50 butacas. También se erigirán dos nuevas bóvedas con capacidad para 25 mil rollos de película cada una y un laboratorio de restauración digital.

Las obras, que se llevarán a cabo de otoño de este año a otoño de 2012, no implicarán un aumento al costo del boleto, aseguró Sáizar. “La idea es que siga siendo una Cineteca con marcado espíritu juvenil. La idea es que, además de que se tenga la posibilidad de ver cine, dándole mucha importancia al nacional, se tenga un espacio público que los jóvenes puedan recorrer”.

Se construirán más de 28 mil metros cuadrados, de los cuales la cuarta parte estará destinada a áreas verdes. Como una innovación, se crearán foros de usos múltiples en los que se realizarán funciones gratuitas al aire libre para un público de cerca de 700 espectadores.

Paula Astorga, directora de la Cineteca Nacional, indicó que para la institución este proyecto es “un reto muy importante que reúne las peticiones del público asistente y las necesidades de nuestra industria, desde la producción del cine nacional, que no encuentra suficientes pantallas, hasta la diversificación de la cartelera comercial que las distribuidoras nos ofrecen con un esfuerzo cada vez mayor. También atiende las necesidades de los festivales de cine que son sucesos fundamentales para esta institución y con gusto albergamos”.

Astorga destacó la importancia de contar con un laboratorio de restauración digital, ya que en los de revelado en México han dejado de trabajar material en blanco y negro, problema que se acrecienta cada vez más. Por ello se contará con un laboratorio integrado, que permitirá hacer restauración digital, en vez de mandar los materiales a Estados Unidos o Canadá. “Nos va a dar la oportunidad no sólo de restaurar, sino de ir digitalizando nuestras propias colecciones, con el objetivo de que la divulgación de estos materiales pueda estar mucho más al alcance de todos”.

Hacia un Museo del Cine

La Cineteca Nacional es mucho más que un sitio para la proyección de películas, afirmó la titular del Conaculta. “En su acervo están depositadas 365 mil piezas, que incluyen una colección de carteles, fotografías, diapositivas y negativos. También alberga 7 mil guiones y 14 mil libros sobre cine. Entre estos tesoros está la colección completa de la revista Cahiers du Cinema, objetos como vestuario personal de Dolores del Río e históricos de nuestros grandes realizadores, como Roberto Gavaldón o documentos del director ruso Arcady Boytler”.

La funcionaria afirmó que la Cineteca Nacional, institución a la que denominó “faro de la ilusión colectiva”, es “un sitio de reflexión indispensable, una fuente de material iconográfico, un baluarte de nuestra memoria visual”. Y más adelante, mencionó que en un par de meses se darán a conocer los detalles sobre la construcción del Museo del Cine, que será albergado por la Cineteca Nacional como parte de un proyecto integral.