Archivo de la categoría: Charles Amador

Carlos Amador nunca fue Billy West

Anuncio de página entera publicado el 3 de noviembre de 1917 en el The Moving Picture World

En respuesta a las dudas que pudo haber creado el artículo anterior de Federico Dávalos Orozco sobre Carlos o Charles Amador, imitador de Charlie Chaplin y a quien supuestamente también se le conoció como Billy West, como el mismo Amador divulgó, dejo a continuación, con pruebas visuales y documentales, que Amador nunca fue Billy West y lo que trató fue de embaucar a los cándidos cinéfilos mexicanos de los años 20 del siglo pasado, ya sea por vanidad, como promoción profesional o ambas.

Entre ellas, algunos de los anuncios de la King-Bee Company, productora de los cortos de Billy West que se publicaron en The Moving Picture World junto uno de los cortos que la compañía filmó. También incluyo un artículo con los datos de los directivos de la compañía: el propio Billy West; el gerenta de ventas, Nat Spitzer; el productor, Louis Burstein y el gerente de finanzas, Louis Hiller. El artículo publica una fotografía donde aparece un Billy West sin su clásica caracterización de Chaplin.

Billy West nació el 22 de septiembre de 1892 en Rusia y murió en Hollywood el 21 de julio de 1975. Fue un actor, productor y director del cine mudo norteamericano y se le recuerda como un muy buen imitador de Charles Chaplin.

Staff de la King-Bee Company donde aparece sentado al centro Billy West; Oliver Hardy en el suelo a la derecha.

Nació con el nombre de Roy B. Weissburg y lo cambió a Billy West a su llegada a Estados Unidos. Actuó en varios cortos, siendo el primero Apartment No. 13 en 1912, pero será hasta 1917, cuando lo contrata la King-Bee Company para satisfacer la demanda de comedias que hacía el genial Charlot. A West lo ven actuar en Chicago donde imitaba a Chaplin en pantomimas en un vaudeville y lo invitan filmar cortos para hacer lo mismo: imitar al gran cómico del bombín y bastón. West se disfrazó idéntico a Chaplin, tanto en vestimenta como en maquillaje y logró dominar a la perfección sus gestos y manera de caminar, al grado de ser en varias ocasiones confundido con el actor inglés.

Anuncio publicado en el The Moving Picture World en febrero 9, 1918

Para 1918 ya había filmado 75 comedias, la mayoría de dos rollos, para la King-Bee Company que tenía su estudio en Fort Lee, New Jersey. En una entrevista de 1969 comentó que llegó a dirigir a Harry Langdon en Double Trouble en 1941, donde utiliza ya el nombre de William West y no Billy, apelativo coloquial.

Cuando Charles Chaplin demandó a Carlos Amador por sus imitaciones donde utilizaba el nombre de Charles Aplin, aquel pidió a West que fuera testigo de la fiscalía, pues aunque éste lo imitaba, por cierto muy bien, nunca dejó de presentarse con su nombre artístico de Billy West, donde quedaba claro que él no era el creador del “vagabundo”.

En alguna ocasión Chaplin vio a Billy West actuar durante una filmación en alguna calle de Hollywood y lo alabó diciéndole “que era un maldito buen imitador”. La mayoría de la comedias que dirigió Arvid E. Gillstrom para la King-Bee Company se parecen mucho a las creadas por Charles Chaplin en el bienio 1916-1917, donde Oliver Hardy (futura pareja cómica de Stan Laurel para ser conocidos en México como El Gordo y El Flaco) tenía el papel de villano que Eric Campbell actuaba para los cortos de la Mutual y Leatrice Joy, el que correspondía a la cándida Edna Purviance. Por cierto, el famoso “Gordo” se presenta como Babe Hardy y no Oliver.

Artículo que publicó The Moving Picture World sobre la King-Bee Company donde menciona a sus directivos y su principal estrella.

A continuación The Candy Kid de 1917 dirigida por Arvid E. Gillstrom, donde Billy West comparte créditos con Ethel Cassity, Oliver Babe Hardy, Leo White, Bud Ross y Leatrice Joy. El corto de dos rollos se filmó en Bayonne, New Jersey y se estrenó el 15 de octubre de 1917:

Para 1922 Billy West se convirtió en su propio productor y dejó de imitar a Chaplin y con otra faceta actoral continuó haciendo comedias; a la larga trabajó detrás de cámaras como director para pequeñas compañías y finalmente para la Columbia Pictures.

Página de The Moving Picture World de noviembre 3, 1917 donde se anuncian los estrenos de la King-Bee Company. The Candy Kid aparece en penúltimo lugar

Aunque para estas alturas, segunda década del siglo XXI, donde dudo mucho que todavía exista alguna confusión sobre estos dos personajes, no quería dejar pasar la ocasión para dar a conocer el material sobre Billy West y sus cortos cómicos de la King-Bee Company. Carlos Amador, a la luz de los años, será recordado como un mal imitador del imitador Billy West, así como un pésimo actor y peor director como se puede constatar en el artículo de Federico Dávalos Orozco donde se analiza Terrible Pesadilla.

Charles Amador, el Chaplin mexicano

Artículo de Fedrico Dávalos Orozco que publicó Intolerancia, revista de cine, núm. 07, agosto-septiembre 1990, pp. 82-84:

Charles Amador, el Chaplin mexicano

A finales de 1929 llegó a la ciudad de México, proveniente de los Estados Unidos, Carlos o Charles Amador, conocido por sus imitaciones de Chaplin. Su intención era hacer unas películas en nuestro país. La prensa lo recibió con entusiasmo. Se trataba de otro mexicano que había “triunfado” en Hollywood como Dolores del Río, Ramón Novarro, Lupe Vélez, etc., y que ahora honraba su origen filmando en su patria. Declaró que abriría un concurso para elegir a la actriz que – tal vez – cantaría en su primera producción mexicana. (1)

Charles Amador en Terrible Pesadilla

Por lo que se dice en el párrafo anterior, Amador quería filmar películas sonoras con música y canciones; sin embargo, de su labor no quedó constancia en la prensa. La narración de la experiencia mexicana de Amador hubiera concluido aquí si no se hubieran localizado, en Puebla, hace aproximadamente quince años, cuatro rollos de ocho de una comedia de largometraje filmada y protagonizada por Charles Amador: Terrible pesadilla. Considerando la fecha de su arribo a México y que la compañía productora dedicó la cinta al presidente de la República Ing. Pascual Ortiz Rubio y al gobernador poblano Leónides Andrew Almazán, es probable que la cinta se filmara en Puebla en el año de 1930. Terrible pesadilla parecía llevar en el título su propia autocrítica. Suma de tropiezos, la cinta es un ejemplo significativo del trabajo de Amador como imitador de Chaplin. Entre otras cosas, reunía versiones muy precarias de algunos de los hallazgos cómicos del cine norteamericano: Keystone Cops, las bañistas de Sennett, los pastelazos, las “riesgosas” escenas de los autos que se atraviesan a los tranvías, etc.

Aunque la copia rescatada en Puebla y que preserva la filmoteca de la UNAM es muda, contiene algunos fotomontajes ahí mismo depositados que la anuncian como sonora. En Terrible pesadilla, Amador, el deslucido Charlot azteca encarna a Phill Otto Malo, frustrado aviador. Siendo esperado ansiosamente en la ciudad de Puebla se estrella antes de llegar a su destino. En consecuencia enfrenta varias peripecias: vestido de torero acude a una plaza de toros; en un cabaret coquetea con un travesti creyéndolo mujer, los Keystone Cops acuden al cabaret ante una amenaza de bomba; finalmente, Amador es despertado de su “terrible pesadilla” en un banca del parque por un policía. De los rollos que se conservan (1º, 4º, 5º y 8º) vale la pena destacar la escena de una bailarina danzando el jarabe tapatío de puntitas en zapatillas de ballet (Carmen Desfasiaux) en un cabaret. Sorprendentemente, el sustrato humorístico de la cinta se apoya en los innumerables intertítulos que la plagan. Un humor más bien elemental, lleno de retruécanos y chistes de dudoso gusto.

A continuación, como ilustración del humor verbal de Amador, reproduzco los créditos de Terrible pesadilla transcritos por la filmoteca Luis Buñuel de Puebla:

LA CÍA. CINEMATOGRÁFICA MEXICANA “EL ÁGUILA”, S.A.

PRESENTAN A CHARLES AMADOR EN

TERRIBLE PESADILLA 

REPARTO:

CHARLES AMADOR . . . . . PHILL OTTO MALO

CARMEN ORTIZ . . . . . MARY HUANA

ELÍAS DE HANAN . . . . . JUAN GALLARDO

CARMEN DESFASIAUX . . . . . MERRY CHRISTMAS

ROBERTO GEVARA . . . . . NAPOLEÓN CHURRUCA

AMBROSIO ROJAS . . . . . CATARINO HUARACHE

CARLOS DESFASIAUX . . . . . CORNELIO DEL TORO

HONORATO REYES . . . . . BARTOLINO BELÉN

IGNACIO DÍAZ . . . . . CACAHUATE SALADO

ESCRITA Y DIRIGIDA POR: CHARLES AMADOR

FOTOGRAFÍA DE: RODOLFO ROSAS          TÍTULOS DE: CARLOS LEÓN

ADAPTACIÓN MUSICAL DEL MAESTRO ERNESTO MANGAS V.

DISTRIBUIDOR EXCLUSIVO: ELÍAS DAVID HANAN

4 NORTE 1405                                   PUEBLA, PUE.

&   &   &   &   &

LA CÍA CINEMATOGRÁFICA MEXICANA “EL ÁGUILA”, S. A.

TIENE EL HONOR DE DEDICAR CON TODO RESPETO SU PRIMERA PRODUCCIÓN EN PRO DEL ARTE NACIONAL, AL CIUDADANO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA INGENIERO DON PASCUAL ORTIZ RUBIO.

IGUALMENTE HACEMOS PRESENTE NUESTRA DEDICATORIA AL C. DR. DON LEÓNIDES ANDREW ALMAZÁN, GOBERNADOR DEL ESTADO DE PUEBLA.

Charles Amador en otra escena de Terrible pasadilla

Pero, ¿quién era Carlos Amador? Los datos sobre su vida y obra son escasos y confusos. En sus presentaciones en nuestro país afirmó que él era Billy West y Charlie Aplin, ambos conocidos imitadores de Chaplin, especialmente el primero. Sin embargo, las fuentes históricas consultadas hasta el momento afirman que son dos personas distintas. A Billy West se le considera hijo de inmigrantes rusos y a Carlos Amador un “actor mexicano” que usó el seudónimo de Charlie Aplin.

Si a lo anterior agregamos que los datos biofilmográficos de ambos son extrañamente coincidentes surge la necesidad de profundizar la investigación para dilucidar el misterio que rodea la vida de Carlos Amador: imitador de Chaplin ¿acaso engañó a sus paisanos haciéndose pasar por Billy West, el “mejor” imitador del cómico inglés?; o bien, ¿acaso engañó a los norteamericanos pues era más prestigioso ser un inmigrado ruso que un emigrado mexicano? Esperamos en poco tiempo poder dilucidar la verdad. Mientras tanto, presentamos algunos datos sobre el Chaplin mexicano, según él mismo los difundió a través de gacetillas periodísticas.

A los tres años fue llevado por sus padres a Los Ángeles, donde más tarde comenzó su carrera cinematográfica como extra. Según sus propias declaraciones en las imitaciones de Chaplin se hizo llamar Billy West, aunque ocasionalmente también se le conoció como Charles Aplin. Según afirmación propia, la primera caracterización de Chaplin la hizo trabajando al lado del actor Douglas Fairbanks en The Nut (Theodore Reed, 1921) (2)

A mediados de 1923 visitó en plan de trabajo la capital mexicana acompañado de Dolly de Wayne representando “escenas cómicas tal como si estuviera frente a la cámara de los estudios cinematográficos” (3) en el teatro Olimpia. Su acto cómico complementaba la proyección de El joven rajah (The Young Rajah, 1922 de Phil Rossen). Una gacetilla decía al respecto lo siguiente:

Una excelente película de leyendas orientales con la mejor interpretación de Rodolfo Valentino, El joven rajah, y la presentación personal del gran imitador de Charles Chaplin, Billy West (su verdadero nombre Carlos Amador)… (4)

Para estas fechas, 1923, Amador declaraba tener en su haber tan sólo dos cintas imitando a Chaplin. (5) En cambio, hacia 1925 ya tenía filmadas “varias docenas de rollos”.

En octubre de 1925 las cortes fallaron en su contra en un litigio promovido por Chaplin, viéndose obligado a cambiar su indumentaria. Los abogados de Amador hicieron una sorprendente defensa de los “derechos” de su defendido para caminar, vestir y maquillarse como Chaplin. Acopiaron una detallada y comprobable cantidad de datos y testimonios señalando que el mostacho, vestuario (sombrero de hongo, bastón de caña, saco, pantalones, zapatos), maquillaje, caminado de pato, etc., no eran exclusivos de Chaplin y habían sido utilizados por diversos comediantes de manera aislada o en diversas combinaciones. El demandante aceptó todas las consideraciones históricas, pero apuntó que incluso si otros habían empleado elementos de su vestuario, el vestuario en su conjunto, unido al nombre de Chaplin eran de su exclusiva propiedad y que conforme a la ley de competencia desleal tenía el derecho de protegerse de los imitadores. Así la corte falló contra Charles Amador y su personaje Charles Aplin, obligándolo a modificar su vestuario. (6)

El falso Chaplin, Carlos Amador

Emilio García Riera menciona una cinta actuada por Amador en 1925, A Day in Tijuana, dirigida por Robert MacKenzie. (7)

Seguramente una investigación más acuciosa nos aportará datos muy interesantes sobre la trayectoria de este mexicano en Hollywood. A diferencia de otros nacionales buscadores de fama en el emporio norteamericano que se forjaron directamente bajo la luz de reflectores como actores o bien asimilaron los diversos oficios relacionados con la producción, Charles Amador ha sido prácticamente olvidado. Aparentemente fracasó su intento de afianzarse en México y no se conocen noticias de sus actividades posteriores.

Notas:

  1. El Universal Ilustrado, núm. 656, diciembre 5 de 1929, pp. 18 y 43.
  2. El Universal Ilustrado, Ibídem; Revista de Revistas, núm. 690, julio 29 de 1923, pp. 12-13.
  3. El Universal Ilustrado, núm. 55, mayo 24 de 1928.
  4. Excélsior, julio 28 de 1929.
  5. Revista de Revistas, núm. 690, julio 29 de 1923; El Universal, abril 18 de 1923.
  6. McCabe, John. Charlie Chaplin. Garden City, N.Y. Doubleday, 1978, pp. 87-88.
  7. García Riera, Emilio. México visto por el cine extranjero, vol. 1. Era-Universidad de Guadalajara. México, 1987, p. 132.

Sobre este filme, Emilio García Riera en el primer volumen de su Historia documental del cine mexicano (p. 17) “no deja pie con bola” al comentar de Terrible pesadilla que:

[e]n efecto, parece una pesadilla – más patética que terrible – lo que se ve en las partes de esta comedia que logró rescatar la Cinemateca Luis Buñuel de Puebla en lo años sesenta y que vienen a ser la mitad, más o menos, de lo muy mal filmado por el jalisciense Amador. Parece ser que Amador, un torpe imitador de Charles Chaplin, trató en vano de hacer sonora su película, y aun logró que Ernesto Mangas le compusiera una “adaptación musical” para acompañar, por ejemplo, una escena de cabaret en la que una bailarina interpreta el jarabe tapatío con modos de ballet (de puntas) y vestida con sombrero charro y falda de china poblana recogida hasta las rodillas. A falta de sonido, Amador acudió a Carlos León (supongo que era el conocido periodista y muy dudoso humorista de ese nombre) para que le redactara unos intertítulos de cuya consternante “gracia” dan idea los nombres de los personajes; sólo se salvó de un nombre sin “chiste” uno de los productores de la cinta, Elías Hanan, que se llamó en la película Juan Gallardo, como el torero de la novela Sangre y arena, del español Vicente Blasco Ibáñez, interpretado en 1922 por Rodolfo Valentino para Hollywood.

Charles Amador en el set de El inocente con Adela Sequeyro Perlita de cabello rubio y Emilio Tuero con sombrero bajo el brazo

Según el  IMDb, Amador murió en Chula Vista en 1974 y le adjudica dos comedias más. Una de ellas, filmada en 1930, también la consigna Moisés Viñas en su Índice general del cine mexicano y se tituló El inocente con Emilio Tuero y Adela Sequeyro Perlita. La otra, solamente es mencionada por el IMDb y se tituló El día del trabajo, filmada en 1935. En ésta, Amador comparte créditos con Ana María Bengoa y Elvira Gosti, quien posteriormente, en 1937, actuó en La mancha de sangre de Adolfo Best Maugard.