Archivo de la categoría: Yucatán

Filman aspectos carcelarios en Mérida (1918)

Una noticia poco común publicó Cine-Mundial en su número correspondiente a febrero de 1918 (Vol. III, No. 2, p. 94) sobre cuestiones carcelarias llevadas a cabo en Yucatán bajo la administración del general Salvador Alvarado durante el gobierno de Venustiano Carranza:

General Salvador Alvarado (Archivo: INEHRM)
General Salvador Alvarado (Archivo: INEHRM)

Reforma penal en México

Interesante serie instructiva sobre las reformas implantadas en las cárceles y presidios de México

Las actualidades cinematográficas de la Universal, que aquí se exhiben bajo el No. 52, están despertando gran interés entre todos los públicos. La película describe con realismo absoluto los cambios radicales efectuados por el gobierno de Carranza en el sistema mexicano de prisiones, aboliendo la pena capital e impartiendo a las cárceles y presidios un sello correccional en vez de punitivo.

La parte más interesante de la cinta se refiere al presidio de Juárez, en Mérida de Yucatán, que se ha convertido en, un reformatorio modelo bajo los auspicios del Gobernador Alvarado. Según autoridades competentes en la materia, en la época de Porfirio Díaz llegaron a encerrarse en este edificio unos 3,000 penados y en ocasiones hubo celdas donde se hacinaban diez personas. En la actualidad sólo hay noventa y ocho hombres recluidos, cuyo trabajo vende el gobierno y destina las ganancias al sostén de sus familias.

La prisión de Juárez cuenta además con escuela, donde los penados reciben instrucción que más tarde les permite ganarse la vida honradamente al quedar libres, y una enfermería dotada de todos los adelantos modernos.

El cine en Yucatán en agosto de 1917

Un mucho más extenso artículo se publicó en Cine-Mundial en agosto de 1917 (Vol. II, No. 8, pp. 409-410) sobre el quehacer cinematográfico en Yucatán y de manera tangencial, Campeche, pues eran los mismos empresarios los que llevaban el cine a ese estado. Por desgracia no sabemos quién es el corresponsal que envía la nota, que fechada el 16 de junio no se publica sino hasta el número de agosto.

La primera parte de la crónica consiste en una cartelera que lista las películas — películas de episodios norteamericanas y cintas de divas italianas –, así como los teatros y cines que las exhiben junto con los empresarios que las “explotan”. Destacan los siguientes pioneros cinematográficos: Empresa Artaldo Erosa, L. Camer y Cía., Casa Martínez Malpica, Casa Renau y Compañía y su representante Leopoldo Figueroa, Álvarez Arrondo y Compañía, Sr. Shofield y Germán Camus y Cía junto con su representante Vicente R. Cortés. Las salas cinematográficas meridianas de esa época incluyen el Teatro Principal, el Salón Olimpia, el Independencia, el Teatro Peón Contreras y el Teatro Apolo.

La segunda parte esta compuesta por una serie de noticias variopintas que van desde juicios laborales que padece la Cirmar Film con una de sus actrices, el matrimonio de una tiple, la suspensión de la publicación de la Revista del Cinema, el accidente acaecido en un circo, la creación de la Sociedad de Manipuladores de Yucatán y los problemas de piratería que, desafortunadamente, ya eran comunes hace casi un siglo.

El nombre parece indicar que es un cine yucateco.
El nombre parece indicar que es un cine yucateco

De Yucatán, México

Estrenos principales. — Un intento de “reventada.” — La mala fe de una empresa. — Progresos de la cinematografía nacional. — Noticias teatrales y de otros espectáculos. — La boda de una tiple.

Una de las películas que más éxito han alcanzado últimamente ha sido “Los Misterios de Nueva York,” estrenada en el Teatro Principal, de la empresa Artaldo Erosa. La película fué traída de la Habana por los señores L. Camer y Cía. y la exhibieron después en todos los salones de Mérida y Campeche, así como en los principales pueblos de los mencionados estados

La casa Martínez Malpica de Veracruz y México, nos presentó las películas de episodios, “El Tres de Corazones” o “El Signo de la Muerte,” y “Los Misterios de Mira,” cintas que fueron del agrado del respetable. La casa Renau y Compañía, de México, representada en ésta por el Sr. Leopoldo Figueroa, estrenó en el Principal “El Príncipe Enrique” y “La Morsa” o “Alma Esclava,” por la Hesperia, que gustaron muchísimo.

Álvarez Arrondo y Compañía estrenaron en el Principal, “El Ángel de los Obreros” y en el Independencia “El Misterio del Millón de Dólares,” con bastante éxito.

“Pureza,” fué estrenada en el Salón Olimpia, con bastante éxito traída por su representante Sr. Shofield.

Este correcto caballero tuvo que recurrir a las autoridades a reclamar el anuncio falso que hacía otra casa alquiladora de ésta, poco escrupulosa en estos casos, supuesto que ya varias veces lo viene haciendo con otros asuntos que se han estrenado. Sucedió que la imitadora casa quiso sorprender al público con una cinta que se titulaba “Virtud y Pureza,” pero que sólo la anunciaba por “Pureza.”  El Sr. Shofield, presentó ante  las autoridades competentes todos los  comprobantes de la legitimidad de la  película “Pureza” que él presentaba, y probando que la de la otra empresa era falsa completamente. El público se dio cuenta de la mala fe de la casa local alquiladora y reprochó duramente su modo de proceder tan anti-comercial.

La casa Germán Camus y Compañía de México, mandó a la agencia que tiene en ésta representada por Vicente R. Cortés, últimamente “La Ciega de Sorento” por Gustavo Serena; “El Terrible Veneno” por Valentina Frascaroli y Dante Testa; “La Gloria” por Febo Mari y la Frascaroli; “La Gioconda” por Elena Makowska, “La Dama de las Camelias” por Hesperia, “Protea III” (La Carrera Diabólica); “El Judío Errante” de la obra de Eugenio Sué y la sensacional película de aventuras que ha batido el record del éxito “Maciste Soldado” de la Itala.

Todas estas películas de esta casa se estrenan en el “Peón Contreras.” Estas son las películas dignas de mención de las muchas que se han estrenado.

Varias Noticias

El departamento del trabajo de Mérida, condenó a pagar a la Cirmar Film cuatrocientos pesos oro nacional a la artista María de la Luz González, por trabajos hechos en la película “Amor que triunfa.”

La compañía del teatro Principal cumplió ya su compromiso que tenía contraído con la Empresa Erosa habiéndose reunido algunos elementos principales para dar una serie de funciones en el Independencia, de género cómico y dramático.

El Principal, proyectará películas mientras arreglan algo, que por ahora está algo difícil, no siendo cine y variedad que es lo que está salvando a las empresas en su totalidad.

Ha sido suspendida temporalmente la “Revista del Cinema,” que venía editándose en ésta con gran éxito bajo la dirección del conocido cinematografista y empresario Valeriano Ibáñez Cobeño, mientras se dispone de imprenta y fotograbado, pues la que lo editaba ha mudado de dueño y no puede cumplir ese compromiso que tenía la anterior por el mucho trabajo que tiene. Sabemos que van a instalarse otras y reaparecerá de nuevo la mencionada revista.

La primera tiple cómica Mimí Ginés que con tanto éxito trabajó en el Principal se casa con el opulento hacendado Rafael Peón. De estas brevas caen pocas por aquí a los artistas. Cuando esta crónica salga, ya se habrá efectuado el enlace.

El Teatro Apolo inauguró una nueva temporada de Cine-Comedia y Variedades Serra Salvó, en la que figura la primera tiple Lucrecia Martínez con películas de la casa Germán Camus y Compañía.

En estos días es esperado de México el concesionario de la película “Civilización”, que por cierto hay muchos deseos de conocerla.

El martes 12 debutó en el Teatro Circo Yucateco, El Circo Cosmopolita traído de la Habana por el reputado escritor yucateco D. Antonio Mediz Bolio, con un éxito franco.

Hubo que lamentar una desgracia que podía haber tenido fatales consecuencias para el artista mandibulista Agustín Gómez.

Estando suspendido por un cable en la cúpula del Circo, y a mitad de su trabajo, le dio un calambre que le hizo soltar la correa que agarraba con los dientes, cayendo sin sentido al suelo. Se oyó un ¡ay! de la multitud por creérsele muerto; pero afortunadamente tuvo la suerte de caer de costado y herirse en las mandíbulas, herida que requiere poco cuidado. Los doctores Rojas y Castellanos que se encontraban en el Circo, en esos momentos, asistieron al herido y notificaron que afortunadamente la caída no revestía gravedad.

Nosotros creemos que para estos actos tan peligrosos, debía ponerse una red protectora debajo, y así evitarse estos accidentes.

Ha quedado constituida conforme a la ley la sociedad de Manipuladores de Yucatán después de bastante lucha con todos para llegar a un acuerdo definitivo. La idea ha sido bien acogida por el elemento de cinematografistas.

Corresponsal. Mérida, 16 de Junio de 1917.

El amor que triunfa (1917) se estrena en Mérida, Yucatán

Durante 1917 Cine-Mundial, a diferencia del año anterior, publicó mucha más información sobre México. En particular destacan dos columnas enviadas por el corresponsal, anónimo por desgracia, que vive en Mérida, Yucatán. La primera de ellas apareció en el número correspondiente a marzo de 1917 (Vol. II, No. 3, p. 137) y es un recuento de los principales salones dedicados al cinematógrafo y sus dueños o administradores. También da una lista de las películas que hay en cartelera, donde destacan las producciones locales de la Cirmar Films, aunque el corresponsal comete un error al adjudicarle el título de la zarzuela en que está basada la cinta, El Amor que huye y no El amor que triunfa, título de la película.

De Yucatán

En este rico estado de la República Mexicana está muy desarrollado el cinematógrafo. Los principales salones son: el teatro salón “Independencia,” de la empresa Erosa; los salones “Frontera” y “Pathé,” propiedad del Sr. Arturo Moguel; los salones “Variedades” y “Fraternidad,” de la empresa Pablo O. Pantoja; el gran “Cine Palacio,” de la empresa Marcín; el salón “Cine Mérida,” de la empresa Pinelo; el elegante coliseo “Peón Contreras,” que después de una temporada de la compañía Cómico-Dramática “Virginia Fábregas,” se inauguró la de cine estrenándose películas de la casa de Álvarez Arrondo y Compañía.

Las principales producciones cinematográficas últimamente estrenadas son: “Bajo el poder del yugo turco,” Universal; “La sirena desnuda,” de la misma casa; “Odette,” por Francisca Bertini; “La Marcha Nupcial,” por Lidia Boreli y el gran actor italiano Armado Novelli, de la casa Cines Roma; “El tigre real” y “El fuego,” por Pina Menichelli; “Marcela,” por la Hesperia; “El jockey de la muerte,” “Maciste,” de la casa Torino de Roma; “La pantomima de la muerte,” “El club de los coleccionistas” y otras muchas.

Se anuncia la película “Amor que huye,” tomando parte la primera tiple cómica María Caballé, el actor cómico Romualdo Tirado y demás artistas que actúan en el teatro “Principal,” y “Yucatán la tierra del oro verde,” ambas películas de la casa Cirmar Films, propiedad de los señores Cirerol y Compañía.

El Corresponsal. Mérida, Febrero de 1917.

En Crónica del cine mudo mexicano del investigador Gabriel Ramírez, éste comenta lo siguiente sobre la película y su producción:

María Caballé
María Caballé

En Mérida, la activa Cirmar Films emprendería a principios de 1917 su segundo largometraje, El amor que triunfa basado en la zarzuela Amor que huye de Pardo y Torregrosa, e inspirada en la pieza La dicha ajena de los hermanos Álvarez Quintero. La dirección sería de Cirerol Sansores y la fotografía de Martínez de Arredondo, siendo los intérpretes principales la primera tiple cómica María Caballé y el actor cómico Romualdo Tirado. A éstos los secundaban los miembros de la compañía de opereta y zarzuela que actuaban en aquellos días en el Teatro Principal. La película, a la que seguramente aportó parte del presupuesto el empresario Artaldo Erosa, fue estrenada en avant première en el Teatro Peón Contreras el 15 de abril de 1917. (1)

En la ciudad de México se estrenó en el cine Venecia el 7 de julio de 1917. (2)

De El amor que triunfa, el periódico yucateco La Voz de la Revolución decía en un artículo publicado el 16 de abril de 1917, artículo que transcribe Gabriel Ramírez en su obra El cine en Yucatán:

… Y los marcos que encuadraban las escenas ofrecieron perspectivas preciosas tomadas aquí, en las áridas tierras yucatecas, y efectos de luz bellísimos. Interiores, como el de ‘El Cabaret Vienés’, marinas como la de la playa, paisajes como el de la terraza del Castillo de San Carlos y la entrada a ésta, la escena del lawn tennis, nos hicieron olvidar por unos instantes que la película era filmada en nuestro terruño, tantas veces acusado de ausencia de bellezas… Yucatán podrá ostentar con orgullo sus nombres como los primeros en la República que, escasos de recursos y tan sólo por obra de su voluntad vigorosa, han podido rendir producciones artísticas que en las pantallas se confundirán con las importadas de Europa… (3)

Ramírez en la misma obra transcribe un artículo de la revista yucateca El Entreacto:

El miércoles en la noche se estrenó […] El amor que triunfa […]. Esta película de la conocida casa yucateca Cirmar Films fue impresionada por los distinguidos aficionados Sr. Cirerol y Martínez de Arredondo, los que han alcanzado un triunfo, pues, en honor de la verdad, la película estrenada no tiene nada que envidiar a las más aplaudidas de las que producen las mejores marcas europeas y americanas.

Los artistas que toman parte en esta película son muy conocidos de nuestro público y entre ellos figuran la idolatrada del público meridiano, María Caballé. Todos ellos se han excedido asimismo para que la obra resulte perfecta. Ante el público desfilan cuadros verdaderamente bellísimos, tomados de distintos lugares de nuestra ciudad, entre ellos en el Parque del Centenario, los jardines hermosísimos de las suntuosas moradas de los señores Alonso Guerra y Pedro de Regil y, por último, las playas de Progreso.

El argumento de la obra no puede por menos que ser interesantísimo y en él se pone de manifiesto el buen gusto de los señores Martínez de Arredondo y Cirerol, que han demostrado que con voluntad todo se consigue. Para aquellas personas que hayan visto las anteriores cintas impresionadas por estos señores y no conozcan la estrenada el miércoles, diremos que no hay punto de comparación entre las anteriores films y El amor que triunfa, pues esta cinta es un éxito completo que debe orgullecer a los que la impresionaron y es honra para Yucatán.

El público numerosísimo que concurrió al estreno, al aparecer en la pantalla María Caballé, le hizo una ovación, teniendo la orquesta que tocar dianas. Los aplausos se repitieron a cada escena y al terminar eran unánimes las manifestaciones de entusiasmo. Al concluirse la exhibición […] y antes que el público abandonara el teatro, se impresionó una cinta de la concurrencia, la que será exhibida en breve al público.

Nuestra más entusiasta enhorabuena a los señores Cirerol y Martínez de Arredondo por su inmenso éxito, que sin duda se repetirá en México a donde por el próximo vapor que pase por Progreso, será enviada la notable película. (4)

Hipólito Seijas, seudónimo de Rafael Pérez Taylor, dedica un par de reseñas a la cinta en su columa “Por la Pantalla” que se publicaba en diario El Universal; la primera el 10 de mayo de 1917:

Romualdo Tirado
Romualdo Tirado

Sin Título (dedicado a la Cirmar Film “EL AMOR QUE TRIUNFA”)

La producción de cinematografía en nuestro país toma cada vez mayor auge. En México es Rosas-Derba, “La Luz”, y en Yucatán es la empresa “Cirmar Film”.

Esta compañía que ha venido trabajando en el silencio desde el año de 1910, ha pasado casi desapercibida en esta ciudad, y tal cosa es injusta, supuesto que todo esfuerzo nacional debe ser cantado.

“Cirmar Film” ha filmado “La voz de su raza”, argumento socialista que se desarrolla en una de las haciendas henequeneras de Yucatán; “Tiempos Mayas” que es una reminiscencia histórica, altamente sentimental, adonde un indígena al calor del bohío, describe, a sus nietos, la historia de las ruinas de Uxmal; en “1810 o los libertadores”, episodio histórico de nuestra Independencia, y por último, la película “El amor que triunfa” y cuyos intérpretes son María Caballé, Amparo C. de Sánchez, Carlota Millanes, María de la Luz González, Matilde Liñán, Ángel de León y Romualdo Tirado.

Los directores de la empesa Manuel Cirerol y Carlos Martínez, han puesto todo su empeño en esta película que causará sensación en México por estar trabajada por conocidos artistas amigos nuestros.

“El amor que triunfa” es una novela corta de amor que tiene sus detalles dramáticos y comienza por una serie de escenas cómicas desempeñadas por Tirado. Este es un marido que no hallando la tan cantada felicidad en el hogar, sale en busca de alegría en el paraíso donde Pierrot y Colombina tienen sus sitiales. Va en busca de una “Bella Lucerito”, tiple amable, que no regatea caricias por una cena o un fistol. El alba los sorprende en plena orgía, y recordándose de que tiene mujer, deja a la amante y huye a su hogar.

Ángel, su hijo, padece de melancolía y sufre visitas y sermones de estirados frailes; pero llegan pidiendo hospedaje, dos lindas mujercitas, como una “chanzon parisién” y no tiene la señora más remedio que darles alojamiento. Con este motivo, María Caballé, una graciosa “divette” en boga y “La Lucerito” se llevan al padre que es buen marido y al joven Ángel que es un dechado de humildad.

En la playa, se bañan la Caballé y la Lucerito, cuando la sobreviene un accidente a la primera y Ángel la salva, enamorándose de ella y se casa, a pesar de los aspavientos de su madre, de la protesta clerical y de la sociedad anatematizadora.

Según informes que tenemos, los artistas están discretos y el triunfo de la película será un hecho, más cuando hay verdaderos deseos de ver a la Caballé en la cinta cinematográfica, admirando la nueva manifestación de sus aptitudes artísticas.

La película se exhibirá a principios de la semana entrante, en uno de los salones aristocráticos de esta capital. (5)

El 18 de junio de 1917, Hipólito Seijas dedica un segundo comentario a la cinta, sin embargo está diluido entre otras notas, tales como NOTICIAS EXTRANJERAS, EXTRAORDINARIOS y NUESTRO MOVIMIENTO CINEMATOGRÁFICO:

La tiple María Caballé
La tiple María Caballé

NUEVA PELÍCULA

La otra noche por atención de los señores Martínez Arredondo, vimos la película “El amor que triunfa”, interpretada por María Caballé, la señora Millanes, Tirado y otros artistas españoles.

Aunque es cierto que los empresarios y el operador son mexicanos, los artistas en cambio no lo son, por tanto la película no puede ser nacional sino extranjera. (6)

El argumento está basado en la conocida zarzuela titulada “El amor que huye” y las leyendas están bien escritas y traen el regocijo por su oportunidad y chiste en que están escritas.

La parte fotográfica es bastante buena y la relativa a los paisajes es maravillosa.

Está dividida en siete partes y si la redujéramos a cuatro, sería mucho más interesante, porque existen escenas cansadas que matan el efecto artístico que produce en el público la parte fotográfica.

Tirado está soberbio en su papel y Ángel León, el aspirante a clérigo, trabaja con bastante descreción.

María Caballé no tiene gran cosa y sólo luce su bello palmito, en cambio la señora Millanes interpretó su personaje de Marquesa ampulosa con banstante veracidad.

Será exhibida próximamente en un cine de la capital. El público, como siempre, dará su fallo definitivo de esta película, que fue impresionada en Mérida. (7)

En agosto de ese mismo año, la Cirmar Films perdió un juicio laboral y el departamento del trabajo de Mérida condenó a la empresa a pagar “cuatrocientos pesos oro nacional” a María de la Luz González por “trabajos hechos en la película” El Amor que triunfa. (8)

Ficha filmográfica de El amor que triunfa:

Producción (1917): Carlos Martínez de Arredondo y Manuel Cirerol Sansores; Cirmar Films (Mérida, Yucatán). Dirección: Manuel Cirerol Sansores. Argumento: Manuel Cirerol Sansores, sobre la pieza La dicha ajena, de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero; y la zarzuela El amor que huye, de Julio Pardo (letra) y Torregrosa (música). Fotografía: Carlos Martínez de Arredondo. Decorados: Roberto Galván. Intérpretes: María Caballé, Romualdo Tirado, Ángel de León, Matilde Liñán, María de la Luz González, María Luisa Bonoris, Alfredro Varela, Felipe Bravo “El Guayabo”, Fernando “Nono” Hübe, Ernesto Mangas, pareja Areu, Carlota Millanes, Amparo A. de Sánchez, señoras González, Pérez Crucet, Fernández, Adolfo Marín, Sánchez Dorantes. Metraje: 2,300 metros; 5/7 rollos. Fecha de estreno: 15 de abril de 1917, teatro Principal, Mérida, Yucatán. (9)

NOTAS:

(1) Gabriel Ramírez, Crónica del cine mudo mexicano, Cineteca Nacional, México, 1989, p. 56.

(2) María Luisa Amador y Jorge Ayala Blanco, Cartelera cinematográfica, 1912-1919, UNAM, México, 2009, p. 80.

(3) “La industria de la película en Yucatán,” La Voz de la Revolución. 16 de abril de 1917. Citado por Gabriel Ramírez en El cine en Yucatán, Documentos de Filmoteca No. 3, UNAM, 1980, p. 40 en Manuel González Casanova, Las vistas: una época del cine en México, INEHRM, Museo Casa de Carranza, 1992, p. 60.

(4) El Entreacto, 20 de abril de 1917 en Gabriel Ramírez, Crónica del cine mudo mexicano, Cineteca Nacional, México, 1989, p. 57.

(5) Manuel González Casanova, Por la pantalla. Génesis de la crítica cinematográfica en México, 1917-1919, UNAM, México, 2000, pp. 215-216.

(6) La afirmación de Seijas de que la película El amor que triunfa producida y dirigida por Carlos Martínez de Arredondo en Yucatán, era extranjera por haber sido interpretada por actores extranjeros, provocó la ira de don Carlos quién, años después, en 1944, todavía lo recordaba con enojo a pesar de que en otra parte de esas declaraciones predominaba la confusión en las fechas, y aún en el orden en el que realizó sus propias películas:

[…] más yo aspiraba a estrenar antes, [que el estreno de La Luz], y al mismo tiempo que invité a los cronistas de los principales diarios a una exhibición privada, tomé en arrendamiento el Teatro Principal. Las crónicas fueron todas encomiásticas en alto grado, y sólo tuve el pesar de que el señor Hipólito Seijas expresara que “lástima que la película no fuera mexicana”, a lo que le repuse que mi película sólo podía dejar de ser mexicana en concepto suyo, si dejaba de considerar al Estado de Yucatán como parte integrante de la República de México. No obstante le agradecí y sigo agradeciendo los elogios que hizo de mi película El amor que triunfa, la cual fue estrenada, no recuerdo si dos o tres días antes que La Luz.*

* “Yucatán, precursor del cine nacional.” Carlos Martínez de Arredondo. Enciclopedia yucatense, T. V. 1946. [Artículo reproducido completo en: Las vistas: una época del cine en México, Manuel González Casanova, INEHRM, México, 1992, pp. 101-105].

En Manuel González Casanova, Por la pantalla. Génesis de la crítica cinematográfica en México, 1917-1919, UNAM, México, 2000, p. 435.

(7) Manuel González Casanova, Por la pantalla. Génesis de la crítica cinematográfica en México, 1917-1919, UNAM, México, 2000, pp. 253-254.

(8) Cine-Mundial, agosto 1917, Vol. II, No. 8, p. 409.

(9) Gabriel Ramírez, Crónica del cine mudo mexicano, Cineteca Nacional, México, 1989, p. 256.

Yucatán en los Estados Unidos (1917)

Pocos fueron los artículas de fondo, por llamarlos de algún modo, que Cine-Mundial publicó sobre México. Éste fue el primero, si descontamos las columnas de los corresponsales diseminados en diversas regiones hispano-parlantes y las gacetillas donde se aglutinaban datos inconexos sobre variados temas, pero todos relacionados con el cine.

Más un alegato político-social y probablemente con fines de alabanza al Gral. Alvarado, el siguiente artículo nos menciona la empresa Mexine que fundaran Roberto Altamirano Turnbull y Luis G. Mota y la filmación que realizan en Yucatán bajo los auspicios del gobierno estatal. El texto y las fotos son de Cine-Mundial de diciembre de 1917 (Vol. II, No. 12, pp. 607 y 610).

Yucatán en los Estados Unidos

Albino Doval

El experimento de Yucatán no pierde actualidad. A pesar de las intrigas diplomáticas, los estragos de los submarinos, la lucha encarnizada en Francia y Bélgica, la revolución rusa, las derrotas, victorias, invasiones, planes de campaña y toda la gama de proyectos de agresión y defensa que obsesionan al mundo desde que estalló la guerra, puede asegurarse que no existe país civilizado donde no haya estadistas escudriñando los métodos del General Alvarado y estudiando sus fines con la vista fija en el experimento en democracia que se desarrolla en Yucatán.

Fotografías que acompañan el artículo publicado en Cine-Mundial de diciembre de 1917 (Vol. II, No. 12, p. 607)
Fotografías que acompañan el artículo publicado en Cine-Mundial de diciembre de 1917 (Vol. II, No. 12, p. 607)

Al romperse las hostilidades entre el Japón y el Imperio Moscovita, hombres de saber ungidos por la fama sostuvieron la teoría de la superioridad de razas. Mientras la prensa europea, y sus ecos en América, dedicaban columnas enteras a demostrar que las “razas comedoras de arroz” jamás podían competir en el campo de batalla con las que se alimentaban de carne, los nipones, ignorando sin duda que su inferioridad mental y física estaba ya aceptada por la “ciencia,” batían a los rusos en el Yalú, embotellaban su escuadra en Puerto Arturo y les arrebataban a Corea. Esta teoría del arroz, lejos de perder, continúa sumando adeptos, y es cosa de hacer cotos porque a nuestros amigos del Oriente no les dé por cambiar de dieta, ¡si se les ocurre comer carne, nos tragan a todos!

Con México ha venido pasando algo análogo. Los comentaristas del exterior, desconocedores por lo regular de los problemas que confrontan a los gobernantes mexicanos en la tarea de encauzar la vida nacional por el nuevo derrotero, siguen, casi siempre inconscientemente, la política calumniosa que por razones de interés adoptan algunos órganos de gran circulación.

Se ha dicho, y aun se dice, que el mexicano es ingobernable. Este absurdo se apoya en innúmeras premisas, a cual más descabellada. Hubo aquí catedrático de universidad que atribuyó todos los infortunios de México a la predilección de sus naturales por las inocentes tortillas de maíz. ¿Qué diría este sabio si llega a probar uno de esos “chilitos serranos,” que son, en verdad, toda una revuelta en miniatura?

Cine-Mundial de diciembre de 1917.
Cine-Mundial de diciembre de 1917.

Las sandeces que se han publicado sobre México, encaminadas todas a defender la necesidad de un dictador que gobernara con mano de hierro o la intervención decisiva de elementos extranjeros en la política interior del país, no hubieran obtenido cabida en la prensa mundial de no existir en el movimiento constitucionalista cierta tendencia que hiere en lo vivo a las clases dominantes. En México se ha encumbrado la primera revolución efectiva de América, hecha de abajo para arriba. Es una revolución donde el caudillaje juega papel secundario y va dirigida contra determinadas injusticias económicas. De aquí nace la hostilidad contra el experimento mexicano, cuyo exponente más fiel es el gobierno autónomo de Yucatán. El atentado contra la propiedad, derecho sacrosanto a juicio de los que se hallan en mejores condiciones de imponer su criterio, es algo imperdonable, y los innovadores de la vecina república estarían hoy pasándolo muy mal si los países que con mayor tesón han mantenido ese derecho no se hubieran visto obligados a atropellarlo ante una amenaza mayor.

Pero si México ha salvado el gran escollo de la oposición extranjera a todo cambio político de índole radical, quedan todavía en algunas naciones, especialmente en aquellas cuya influencia y posición geográfica justifican y exigen, en beneficio de todos, relaciones íntimas de comercio y amistad, rencillas y prejuicios engendrados por las campañas periodísticas a que antes se ha aludido.

Cine-Mundial de diciembre de 1917 (Vol. II, No 12, p. )
Cine-Mundial de diciembre de 1917 (Vol. II, No 12, p. 607 )

Por eso es de estimarse como labor altamente meritoria la que realiza en la actualidad laempresa cinematográfica que ostenta la marca Mexine. Formada por elementos peritos en el ramo, entre los cuales son dignos de especial mención los señores Roberto A. Turnbull y Luis G. Mota, y con el apoyo decidido de las autoridades, han impresionado una cinta de largo metraje cuya exhibición en los Estados Unidos surtirá magnífico efecto. El argumento consiste en una visualización histórica de los Estados de Yucatán, Tabasco y Campeche. Muestra las imponentes ruinas de la antigua civilización maya, más: avanzada, a juicio de muchos eruditos, que la de Egipto o Babilonia en la era de su florecimiento; los monumentos y fortalezas legados por la Conquista, que sirvieron de baluarte primero contra los naturales, que defendían su independencia con ahínco, y después contra las naciones enemigas y la horda de corsarios y piratas que infestaron aquellos litorales durante más de un siglo; la industria henequenera, cuya inagotable riqueza se ha sobrepuesto a todos los obstáculos; las ciudades principales, los ríos caudalosos, los puertos de embarque para el exterior; y, por último, arroje sobre el lienzo una descripción gráfica de los resultados que produce en la práctica el régimen de gobierno del General Alvarado y los que con él coadyuvan a la liberación económica, que es la única real, de las masas populares por medio de la escuela, la sanidad y la intervención directa del estado entre patrón y obrero para extirpar los sistemas expoliadores que en época aún muy cercana eran la base del comercio en México.