Archivo de la categoría: Lupita Tovar

Première de La voluntad del muerto en el cine Balmori

El cine Balmori estuvo en Álvaro Obregón 121 y se inauguró el 12 de septiembre de 1930, con lunetario, anfiteatro y palcos; poseía 1878 asientos. El estilo exterior era un gran arco y un tejado al estilo de París, Mansard, diseñado más por estética, pues este tipo de techos se construían para que la nieve escurriera. Claro que si acaso al cine Balmori le habrá nevado un par de veces encima, pero el estilo es el estilo, y además así hubo muchas casas en la colonia Roma en ese tiempo.

Un par de meses después de inaugurado se estrena la cinta en el cine Balmori donde se mantiene en cartelera dos semanas. Lupita Tovar asiste a la première de La voluntad del muerto ese significativo día.  De Lupita Tovar, The Sweetheart of Mexico, obra de Pancho Kohner, hijo de Lupita Tovar:

Cartel español de La Voluntad del muerto

The next day, November 20, 1930, was the opening of La Voluntad del Muerto at the Cine Balmori.

That evening I came out of the apartment with Mr. Alarcón, dressed in my elegant white dress with the white fur. I could hardly get through the throng of photographers waiting outside. He had hired two cars; all of my family was going.

When we arrived at the theater, the Boy Scouts were playing their drums, and photographers’ flashbulbs blinded me. My knees shook as I walked in. I felt like I was going to faint.

Carlos Noriega Hope, the editor of El Universal Ilustrado, the most important newspaper in Mexico, greeted me at the entrance to the theater. He was master of ceremonies that evening. Carlos escorted me to a dressing room filled with flowers. Then he walked onstage, said glowing words about me, and brought me out.

There was tremendous applause. I had never been on a stage before. White pigeons were released and bouquets of flowers were handed to me. This was more than a dream come true. This was truly a miracle.

I looked at the sea of people and saw my family and many familiar faces from school. Pepe was sitting in the front row. I stood there petrified, a lump in my throat. I tried to say how happy I was; I never imagined I would get such a welcome.

The picture started and I went back to the dressing room. Halfway through the film, a phone call came from Hollywood. Paul had gathered Mr. Laemmle and a group of artists to talk to me over a loudspeaker. Among the people with him congratulating me was Ramón Novarro. I thought my heart was going to jump out of my mouth! Paul talked to me several times. I heard later that Carl Laemmle had turned and whispered to Paul, “This was all so you could talk to the girl, wasn’t it?”

When the picture was over, there was a tremendous ovation. I was supposed to attend a dinner in my honor, but my father grabbed me by the arm, muttering, “No, this is enough. We’re going home.”

Programa de mano del cine Doré de Madrid donde se anuncia La voluntad del muerto

Ficha filmográfica de La voluntad del muerto: Producción: Universal (USA, 1930). Productor: Paul Kohner. Dirección: Enrique Tovar Ávalos y George Melford (versión en inglés). Fotografía: George Robinson. Argumento: Basado en la obra de teatro The Cat and the Canary de John Willard y. Adaptación: Gladys Lehman. Adaptación al español: Baltasar Fernández Cué. Intérpretes: Antonio Moreno (Pablo), Lupita Tovar (Anita), Andrés de Segurola (Crosby), Roberto E. Guzmán (Enrique), Manuel Granado (Carlos), Lucio Villegas (Doctor), Agostino Borgato (Hendricks), Conchita Ballesteros (Cecilia), María Calvo (Susana) y Soledad Jiménez (Mammy).

Cine Balmori en los años 30. Foto: INAH

La voluntad del muerto es un remake en español del filme The Cat and the Canary (1927) y una versión hispana de The Cat Creeps (1930) que hoy se considera perdida. Su filmación fue en julio y agosto de 1930. Enrique Tovar y George Melford hicieron también mancuerna para filmar el Drácula hispano en 1931, así como Lupita Tovar quien fue estrella de ella.

Centenario de Lupita Tovar

Entrevista publicada en el periódico Noticias de Oaxaca por Columba Vértiz de la Fuente el 27 de julio de 2010 con motivo del centenario de la actriz nacida en Matías Romero, Oaxaca y que está próxima a cumplir 102 en julio.

Ayer cumplió un siglo de vida la bella actriz oaxaqueña Lupita Tovar, quien debutó en Hollywood hacia 1929 y dos años después estelarizara Santa, el primer film sonoro del cine nacional que ella recuerda para Proceso como “una experiencia maravillosa”. La Sogem le organiza magno tributo y en Estados Unidos, donde vive con su hijo Pancho Kohner, éste edita ya sus memorias.

El gobierno actual de México y las autoridades del cine mexicano la olvidaron por completo, pero en Estados Unidos donde ella radica, Barack Obama y su esposa Michelle le enviaron una carta para felicitarla por sus cien años de vida.

Se trata de la actriz mexicana Lupita Tovar, protagonista de Santa (1931), de Antonio Moreno, la primera película sonora mexicana.

La empresa 20th Century Fox descubrió a Tovar (quien nació un 27 de julio en Matías Romero, Oaxaca) en su ciudad originaria, por lo que inició su carrera en Hollywood en 1929, rememora ella misma con voz clara y fuerte vía telefónica desde Los Ángeles, California. Allá realizaba pequeños papeles en filmes mudos.

La misiva del presidente de Estados Unidos y la primera dama de ese país dice:

La Casa Blanca, Washington

Feliz cumpleaños 100! Nosotros le deseamos los mejores momentos para esta ocasión.

Usted ha sido testigo de un gran hito en la historia de nuestra Nación, y su vida representa una parte importante de la historia de los Estados Unidos. Como usted ha podido meditar a lo largo de un siglo de recuerdos, esperamos que ello la llene de enorme orgullo y alegrías.

Felicidades en el día de su cumpleaños, y que usted disfrute muchos felices días más en su centenario.

Sinceramente, Barack Obama y Michelle Obama (rúbrica)

El primer largometraje de Tovar en aquella nación (durante la llamada Gran Depresión) fue La voluntad del muerto (1930), de Enrique Tovar Ávalos. Era la versión hispana, porque también se filmó con actores estadounidenses y en inglés, bajo el título The Will of the Dead Man. La historia se ubica en una vieja mansión donde un grupo de personas debe pasar la noche, para poder reclamar una herencia; el problema es que entre ellos hay un asesino.

Luego rodó también la versión en español Drácula (1931), de George Melford. De mayor duración, con unas cuantas secuencias mejor resueltas, según los críticos de entonces, y “un buen aprovechamiento de los escasos recursos” hicieron que esta cinta fuera considerada técnicamente superior a la de lengua inglesa, de Tod Browning.

En la cinta en español el Conde Drácula viaja a Londres y se instala en su recién adquirida abadía de Carfax, junto al sanatorio del doctor Seward. El joven Van Helsing viaja desde Suiza a Inglaterra para estudiar el caso de Renfield, un enfermo con una extraña predilección por la sangre que devora ratas y moscas. Después de matar a una mujer llamada Lucy, Drácula elige como víctima a Eva (Tovar), la hija de doctor Seward, pero Van Helsing descubre que Drácula es un vampiro.

En aquel tiempo no existía el doblaje y los estudios de Hollywood realizaban versiones de algunas de las producciones más importantes, principalmente en español, alemán y francés, para distribuirlas a los mercados hispanos y europeos.

Se le pregunta a Tovar si va a festejar en grande sus cien años, y ella responde muy alegre:

“Vamos a ver…”

–¿Cómo se siente?

–A’i voy… Yo vivo cada día (ríe).

–¿Por qué se dedicó a la actuación?

–Creo que eso ya es cosa del destino. Yo iba a la escuela de gimnasia y un director estadounidense (Robert Flaherty) fue a visitarla, y me vio. Entonces quiso hacer una prueba; no fui la única que la realizó, también hubo alumnas de otros colegios, y saqué el primer lugar.

“Él me descubrió. Nos fuimos voladas a la escuela porque nos avisaron que había visitas. Yo no sabía que eran de los estudios Fox.”

–¿Por qué emigró a Estados Unidos?

–En primer lugar, yo quería salir de Oaxaca porque mi papá era sumamente estricto. Yo vine a Hollywood acompañada de mi abuela materna. Ella siempre estuvo conmigo, hablaba inglés y yo poco a poco aprendí. Memorizaba todos los días cinco palabras y por las noches tomaba un curso de inglés…

–¿Su papá la dejó actuar e ir a Estados Unidos?

–No sé cómo… Quizá porque mi abuela me acompañó.

–¿Qué sintió cuándo actuó por primera vez en Estados Unidos?

–…Mmm…, ya no me acuerdo… ¡fue hace tantos años!

–¿Qué opina de las películas La voluntad del muerto y Drácula que rodó en ese país?

–Fueron los primeros largometrajes hablados en Estados Unidos. En el día, los actores estadounidenses trabajaban la versión en inglés, y en la noche, los latinos teníamos que trabajar la versión en español. Era toda la noche y al amanecer tomaba el tranvía para ir a mi casa.

–¿Vivía lejos de donde trabajaba?

–Sí, tomaba el tranvía y luego tenía que caminar.

–¿Le fue difícil actuar?

–Nunca veía dónde estaba la cámara. Yo no era actriz, sólo remendaba los calcetines de la familia.

–¿Qué sintió cuando se vio en La voluntad del muerto?

–No me reconocía. Me asusté. Tuvo un gran éxito en México.

–¿Y le gustó Drácula?

–¡Sí, sí…!

Sesión de cine en homenaje al centenario de Lupita Tovar
Función de cine en homenaje al centenario de Lupita Tovar

“Santa” en México

Después de Drácula, Tovar viajó al Distrito Federal, donde, bajo la dirección de Antonio Moreno (Madrid, España, 26 de septiembre de 1887-Beverly Hills, California, 15 de febrero de 1967), estelarizó Santa, el primer largometraje con sonido directo del cine mexicano, basada en la novela de Federico Gamboa.

El cineasta Moreno fue contratado por la Compañía Nacional Productora de Películas. El canadiense Alex Phillips estuvo en la dirección de fotografía. Los hermanos Joselito y Roberto Rodríguez se hicieron cargo del sonido con un equipo de su invención, y la música fue de Agustín Lara.

Actúan también Juan José Martínez Casado, Carlos Orellana, Donald Reed y Mimí Derba.

Hubo cuatro versiones de Santa: en 1918, de Luis G. Peredo con Elena Sánchez Valenzuela y era totalmente muda; la de 1931, con Lupita Tovar; otra de 1943, de Ramón Peón con Carmen Montejo, y la de 1968, de Emilio Gómez Muriel, con Julissa.

¿Qué recuerda de Santa? –continúa Proceso la charla telefónica con la actriz de labios delgados, ojos grandes y nariz respingada.

–¡Fue una experiencia maravillosa! Era un entusiasmo enorme de todos realizar la primera película sonora en México. Intervenimos en ella con mucho cariño.

Santa se estrenó el 30 de marzo de 1932 en el cine Palacio y duró tres semanas en la cartelera.

–¿Le gustó el personaje que usted hizo de prostituta en Santa?

–Sí.

–¿Qué le gusta de Santa?

–No sé qué decirle… No me siento nada bien, tengo que descansar. Estoy muy cansada. Me perdona, pero ya no puedo seguir hablando. Adiós.

Tovar también grabó en México Marihuana, el monstruo verde (1936), de José Bohr; María y El rosario de Amozoc (1938), de Chano Urueta; Miguel Strogoff, el correo del Zar (1943), de Miguel M. Delgado y Resurrección (1943), de Gilberto Martínez Solares.

Se casó el 1932 con el productor checoslovaco Paul Kohner y se retiró del cine en 1945 para dedicarse a su familia. Sus hijos son la actriz Susan Kohner (nominada al Óscar en 1964 por Imitación de vida), y el productor de televisión y cine Pancho Kohner. Es abuela de los productores estadounidenses Chris y Paul Weitz, famosos por películas como Antz, The Nutty Profesor y American Pie, entre otras.

Publican sus memorias

Es otro día, y su hijo Pancho Kohner también toma el teléfono desde Los Ángeles. A la pregunta de cómo ve a su mamá en sus cien años, platica entre risas en inglés y español, combinando mucho las palabras:

“Mi mamá siempre está de buen humor aunque tenga cien años. No sé cómo le hace, pero siempre está feliz. Está contenta con su vida y no se queja de nada. Es fantástico llegar a cien años, no cualquiera llega.”

–¿Qué me puede decir de su mamá en Hollywood?

–Aquí realizó 35 películas, en Inglaterra una, otra en España; pero las más importantes son las mexicanas y sobre todo, Santa.

Para él, Drácula (que proyectara en marzo pasado para conmemorar sus 50 años la Filmoteca de la UNAM, en su formato original, encontrado en la Filmoteca de la Habana) es el largometraje más importante que su mamá realizó en Estados Unidos:

“Los Estudios Universal encontraron el negativo y ya se hizo en DVD. Mi mamá recibe cinco o diez cartas cada semana de gente que ha visto el filme.”

Cuenta que él ha escrito un libro sobre los cien años de Lupita Tovar y que por estos días saldrá la edición en inglés:

“Son las memorias de mi madre, son cien años de vida increíble. Se habla de Oaxaca, Hollywood… Luego cuento lo de Europa, como la película de España. Después de Alemania, mis papás estuvieron en París. Mi papá fue primero productor, después agente de actores y directores. Hay 40 páginas escritas y 150 fotos y publicidad de todos los filmes.”

Aún no sabe cuando se publicará en México.

–¿Qué importancia tiene el libro?

–Trata de la historia del cine: de Hollywood y de México, y la historia de ese siglo, como la Segunda Guerra Mundial; pero sobre todo, es una historia de amor, de mi mamá y mi papá. Desde el momento que mis papás se vieron, se enamoraron. Estuvieron casados 60 años, mi padre falleció hace 22 años.

“Él ayudó mucho a mi mamá con su carrera y después mi mamá ayudó mucho como agente a mi papá, quien hablaba cinco idiomas. Fue checoslovaco, pero hablaba italiano, español, en fin, y representó mucho a los actores y talento de Europa y México. Y la vida de los dos fue muy internacional, siempre viajando a todos lados y también nos llevaban.”

–¿Cómo es que Lupita Tovar trabajó en Santa?

–La cinta tuvo mucho éxito, pero… En ese año los Estudio Universal enviaron a Alemania a mi papá, y él llamó a mi mamá porque se quería casar con ella, y ella se fue a Alemania, y en 1932 se casaron y vivieron allí cinco años, en la temporada (sic) de Adolfo Hitler. En 1937 regresaron a Los Ángeles.

–¿Qué le parece Santa?

–La película es hoy muy fuerte, como cuando la filmaron en 1931.

En 2006, Tovar recibió un homenaje de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos, por su aportación a la industria del cine.

–¿Es muy conocida Lupita Tovar en Estados Unidos?

–Sí, hay como 12 millones de latinos aquí.

–¿Nunca quiso ella regresar a México?

–No, aquí tiene a sus seis nietos y siete bisnietos, y habrá otro más en febrero.

Y así ve Pancho a Lupita Tovar:

“Es muy hermosa, muy hermosa. Siempre ha sido muy bella.”

Entrevista a Lupita Tovar en NPR. La Calle de junio 11, 2012

El próximo mes (julio 27), Lupita Tovar cumplirá 102 años y por ello es que retomo esta entrevista que National Public Radio (NPR) de Estados Unidos hizo a la Santa de la versión de 1931 dirigida por Antonio Moreno y considerada la primera película mexicana con sonido directo. La entrevista es de hace cuatro años y se efectuó el 15 de febrero de 2008. A continuación la versión al español de la entrevista. (Traducción: Luis Recillas Enecoiz)

Lupita Tovar, la sensual ‘novia’ mexicana de la pantalla

La sensual estrella mexicana de la pantalla Lupita Tovar apenas era una adolescente cuando recibió su gran oportunidad: docenas de aspirantes a actriz se reunieron en la ciudad de México para una audición organizada por un buscador de talentos americano, pero la belleza de cabellera negra se destacó del resto cuando se le pidió imaginar a su madre recién fallecida.

“Lágrimas comenzaron a rodar por mis mejillas,” le comenta Tovar, ahora de 97 años, a la anfitriona Renee Montagne.

“Entonces [el buscador de talentos] se levantó y me dijo, ‘nos vemos en Hollywood’”.

En Hollywood, la época silente tocaba a su fin. Los estudios norteamericanos, olfateando dinero en los mercados extranjeros, estaban ansiosos de encontrar talentos para películas parlantes [talkies se les nombró en sus inicios] en otros idiomas. Tovar protagonizó el éxito mudo The Cat Creeps [Rupert Julian y John Willard (1930)] en donde se le adjudicó su apodo de la novia de México, así como una versión en español de Drácula. En esta última se compartía el set – filmando en el turno nocturno – con la versión de Bela Lugosi. No obstante los demás elementos de la producción eran decididamente diferentes.

“Mi vestuario era el más sexy que haya existido,” ríe Tovar, recordando los negligés transparentes que usó. “Era un vestuario diferente” a los diseños recatados que usó Helen Chandler en la versión en inglés, Tovar nos dice. “Yo, yo era muy sexy.”

El siguiente papel de Tovar también requirió de un vestuario atrevido. En Santa [Antonio Moreno (1931)], la primera película mexicana hablada, interpreta a una muchacha provinciana que es seducida y después abandonado por un apuesto soldado, para finalmente convertirse en la más famosa prostituta en México. La cinta fue tan exitosa que el gobierno mexicano emitió un timbre postal con Tovar como Santa.

Foto: proyectonaschy.wordpress.com

En 1932 Tovar se casó con Paul Kohner, un inmigrante checo quien fuera el productor de la versión en español de Drácula [Tod Browning (1931)], para después convertirse en uno de los más connotados agentes de Hollywood. Estuvieron casados 56 años, tiempo durante el cual Tovar continuó filmando películas para la Columbia Pictures.

Aunque ya no está en activo en los sets cinematográficos, su familia continúa trabajando en el negocio del cine. Su hijo Pancho es productor y su hija Susan, actriz quien recibió ya una nominación al Oscar por su trabajo en Imitation of Life [Douglas Sirk (1959)]. Sus nietos Chris y Paul Weitz se han labrado un nombre como directores en Hollywood con American Pie y About a Boy.

Por lo que respecta a Lupita, ella no tiene remordimiento alguno: “Algunas veces, tu sabes, estoy en casa y durante las noches me pongo a pensar sobre mi vida y me pregunto, ‘¿cambiaría algo de mi pasado?’ No, haría todo otra vez igual a como lo hice.”

Programa de la edición matutina del 15 de Febrero de 2008:

RENEE MONTAGNE: Nuestra ocasional serie The Long View delinea personajes con una larga trayectoria y esta semana la dedicamos al negocio de la farándula. A sus 97 años, Lupita Tovar mantiene una mirada que abarca toda una vida. Siendo una niña en México pudo ver a las tropas de Villa. Ya adolescente en la ciudad de México fue descubierta al despuntar el cine parlante. Un buscador de talentos asistió a su escuela y se encontró entre las docenas de jóvenes que se presentaron a las audiciones. Su momento cumbre sucedió cuando el buscador de talentos le pidió imaginara que su madre había fallecido, inmediatamente comenzó a sollozar.

LUPITA TOVAR: Las lágrimas comenzaron a rodar, tú sabes. Entonces él se levantó y lo único que me dijo fue “nos vemos en Hollywood”.

MONTAGNE: La sala de estar de Lupita Tovar en su casa de Los Ángeles está llena de recuerdos de aquellos tempranos días del inicio de Hollywood. Reconocimientos se aglutinan encima del piano de cola, al igual que las fotografías de la belleza de cabellera negra que era y aún es. La acogedora escena contrasta con los espeluznantes escenarios de sus primeras grandes cintas – la exitosa película muda The Cat Creeps, “que la hizo merecedora en su patria del título de la ‘novia de México’ y la versión en español de Drácula.”

Foto: proyectonaschy.wordpress.com

(Banda sonora de Drácula)

MONTAGNE: La joven actriz llegó a protagonizar Drácula porque los estudios de Hollywood se dieron cuenta que podían hacer dinero con versiones en lenguas extranjeras, así que cuando la Universal filmó Drácula con Bela Lugosi, una versión con elenco de habla hispana esperaba en las sombras.

TOVAR: Trabajábamos por las noches, de las 7:00 de la noche a las 7:00 de la mañana. La versión en inglés se rodaba durante el día.

MONTAGNE: ¿En los mismos sets?

TOVAR: En el mismo set.

MONTAGNE: El mismo donde Bela Lugosi estaba haciendo la versión en inglés.

TOVAR: Sí, sí. Bela Lugosi estaba durante el día.

MONTAGNE: ¿Se llegaron a encontrar?

TOVAR: No, nunca lo conocí. Iniciaba a las 7:00. Tenían telarañas por todos lados y lo convertía en un lugar muy lúgubre, tú sabes, así que me asustaba cuando entraba al set. Siempre me gustó llegar temprano. Así que cuando llegaba me sentaba en la oscuridad. Y como a las 3:00 de la mañana, cuando ya estábamos bastante cansados, muy cansados, algo caía a mi lado. Era una barra de chocolate Hershey que el electricista dejaba caer desde arriba.

MONTAGNE: Sin duda un admirador. ¿Aparte del lenguaje, existían otras diferencias entre las dos versiones de Drácula?

TOVAR: Sí, el vestuario. Mi vestuario era, sin duda, más sexy. Me dieron negligés que eran transparentes, tú sabes. Era un vestuario diferente al utilizado en la versión americana. Helen Chandler era muy, tú sabes, muy…

MONTAGNE: Ella es muy recatada.

TOVAR: Y yo, yo era muy sexy.

MONTAGNE: El siguiente papel importante de Lupita Tovar fue la primera película sonora mexicana. Santa estaba basada en un característico modelo de una muchacha provinciana que todavía usaba trenzas.

(Banda sonora de Santa)

MONTAGNE: Se enamora de un apuesto soldado quien la seduce y posteriormente la abandona.

TOVAR: Así es.

MONTAGNE: Muy inocente

TOVAR: Muy inocente para luego convertirse en la más famosa prostituta de México. La verdad, no tenía ni idea.

MONTAGNE: ¿Sobre qué trata la historia?

TOVAR: Sobre que trataba la historia. Con ese nombre pensé que se trataba de una santa.

MONTAGNE: Así que se dijo, Santa, suena como un buen proyecto.

TOVAR: Sí, inmediatamente dije que sí.

MONTAGNE: En esa película es usted una belleza, tiene 21 años

TOVAR: Tenía 20

MONTAGNE: 20.

TOVAR: Por que eso sucedió en 1930. Yo nací en 1910.

MONTAGNE: ¿Cuál es su más grato recuerdo acerca de la filmación de Santa?

TOVAR: Fue como estar en familia. No había dinero y mi madre se quejaba porque le pidieron prestada una mecedora y nunca la regresaron. Tú sabes, nos ayudábamos unos a otros con el maquillaje, con todo. Fue muy divertido.

MONTAGNE: Los trajes que utilizan las prostitutas en el burdel eran bellísimos.

TOVAR: Te diré, cada quien diseñó los suyos.

MONTAGNE: Así que cada una hizo el suyo.

TOVAR: Sí.

Carlos Villarías es Drácula y Lupita Tovar, Eva Seward en Drácula (George Meldford, 1931)

MONTAGNE: Así que Santa se convirtió en un hito del cine mexicano, por…

TOVAR: Sí, fue la primera película sonora hecha en México, tú sabes.

MONTAGNE: ¿Es cierto que se emitió un timbre postal en México con tu imagen?

TOVAR: Sí, creo que la tengo sobre el piano, por allí.

MONTAGNE: ¿La puedo ver?

TOVAR: Sí.

MONTAGNE: Esto es grandioso. Su timbre. Su timbre postal.

TOVAR: Ese es mi timbre, sí.

MONTAGNE: Allí está usted como una glamorosa prostituta en el burdel. Y ese es…

TOVAR: Ese es Martínez Casado quien interpretó al torero.

MONTAGNE: ¿El torero que se enamora de usted?

TOVAR: Sí.

MONTAGNE: El hombre que se enamoró de Lupita en la vida real fue un inmigrante checo quien fue el productor de la versión en español de Drácula. Paul Kohner se convertiría en un agente que durante los años 50 representó a John Huston, Orson Wells e Ingmar Bergman. Pero en 1932 Kohner se fue a Europa a hacer cine, y con él, Lupita Tovar. Se casaron en Berlín. Cuando Usted y su marido, Paul Kohner se van a Berlín, es el momento en que Hitler comienza su ascenso al poder.

TOVAR: Es cuando Hitler llega al poder. Entonces me ofrecieron hacer una película. El productor me envió el argumento y me preguntó, ¿le gustaría hacer el filme? A lo que respondí que sí. Me dijo, existe una sola condición. Durante el rodaje tendrá que vivir en un hotel bajo el nombre de Tovar, no el de Kohner.

MONTAGNE: ¿Y eso por qué?

TOVAR: Porque mi marido era judío. Me levanté. Tomé el argumento y le dije, ‘usted sabe lo que puede hacer con él. Y salí caminando. Mi marido se carcajeó como un diablo. Pero tú sabes, nunca puedo mantener la boca cerrada. Si algo no me gusta, lo diré, nunca me callo.

MONTAGNE: Y filmó muchas otras películas durante algún tiempo.

TOVAR: Claro. Trabaje para la Columbia. Hice Ten Cents a Dance, que fue un gran éxito. Hice un montón de westerns. Hice South of the Border con Gene Autry.

MONTAGNE: ¿Echo de menos la actuación? ¿Estar en las películas?

TOVAR: No lo he pensado mucho. Creo que en la vida una siempre está actuando. Sí, a veces, tú sabes, estoy en las noches a solas y comienzo a recordar, ¿cambiaría algo de mi vida? No. Haría exactamente lo que hice, sí.

(Banda sonora con música)

MONTAGNE: Lupita Tovar estuvo casada con Paul Kohner 56 años. Su hijo Pancho es productor; su hija Susan, actriz nominada al Oscar por Imitation of Life. Y es probable que hayan escuchado de sus nietos Chris y Paul Weitz, quienes se han forjado un nombre en Hollywood con American Pie y About a Boy. Ustedes pueden ver algunas glamorosas fotos fijas publicitarias de Lupita Tovar en NPR.org. Esto ha sido NPR noticias.